Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Galletas

Autor: Pilikita y Kororito

[Reviews - 15]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

One-shot dedicado a las badeul shippers ♥ ♥ ♥

— Jinyoung te encargo a los chicos, yo me quedaré en la compañía organizando algunas cosas, llegaré más tarde al departamento, nos vemos —avisó el manager bajando del vehículo.

Los cinco se despidieron y continuaron su trayecto de regreso al departamento; a pesar de que sólo habían asistido a un fanmeeting se encontraban agotados, lo bueno es que esa había sido la última actividad del día y ahora podrían disfrutar tranquilamente de sus regalos.

Cuando llegaron empezaron a bajar las bolsas y cajas con cuidado de no tirar ninguna carta o dejar algo olvidado, ya dentro dejaron todo en la sala y distribuyeron los regalos de cada uno.

— Recibiste muchos regalos Gongchan —comentó el mayor de todos acariciándole la cabeza al mencionado.

— No andes de presumido Chan —dijo Sandeul con fingida molestia agarrando un pato de peluche de su parte de regalos.

Baro también se acercó a su montoncito de regalos y tomó un frasco grande de plástico adornado infantilmente de ardillitas, lo abrió para ver el contenido.

— ¡Son galletas, dame! —exigió Sandeul rápidamente.

— No, tú nunca me das de los dulces que te regalan —respondió el otro abrazando el frasco.

— Porque me pides cuando ya no tengo.

— ¿Y tienes que comerte todo en ese mismo momento? —reprochó Baro yendo hacia a su habitación.

— ¡No te vas a escapar, yo quiero galletas! —gritó siguiéndolo.

— Esos dos —suspiró con cansancio el líder viendo cómo se encerraban en la habitación de Baro y el manager.

— Déjalos Jinyoung, ¿Qué más podrían hacer? ¿Una guerra de galletas? —agregó CNU ignorando los gritos de Sandeul dentro de la habitación

 

— ¡Por favor dame! ¡Nunca he comido galletas danesas! —lloriqueaba el de cabello naranja.

— Ya te dije que no porque eres un egoísta, cuando tienes algo de comer sólo piensas en tu estómago —contestó el rapero mientras se llenaba la boca de dichas galletas.

— ¡Te daré lo que quieras! —propuso casi al borde de la desesperación apachurrando en el proceso a su pato de peluche.

Baro lo analizó por un momento, podría conseguir mucha diversión con aquella oportunidad.

— Te doy una galleta si me das un beso en los labios —dijo en broma.

Sandeul sin dudarlo se acercó y le plantó un beso, acto seguido tomó su galleta y comenzó a comérsela.

Baro no podía creerlo ¿De verdad lo había besado sólo por una bendita galleta? El plan era que el otro se negara y lo dejara en paz, no que accediera a besarlo.

— Es la galleta más rica que he comido, es de mantequilla, Baro, ¿Puedo darte otro beso por otra galleta? —pidió con ojitos llenos de ternura.

El rapero sin razonarlo aceptó, recibiendo al instante otro beso, el cuál procuro sentir más que el anterior pero esos escasos 3 segundos fueron muy poco para él, y entonces cayó en cuenta de que lo que estaban haciendo no era correcto.

— ¿Por qué no me regalaron galletas a mí? Yo las estaría disfrutando más que tú.

Y Sandeul sólo estaba pensando en las estúpidas galletas.

— Quiero más galletas Baro ¿Puedo llenarte de besos?

— ¡Ya no, fue suficiente! —reaccionó el otro a tiempo.

— ¿Por qué? ¿No te gustaron mis besos? —preguntó Sandeul poniendo carita de tristeza.

— No es eso pato tonto, no está bien que te prostituyas por comida.

 

CNU estaba ayudando a Gongchan a probarse un suéter tejido a mano y Jinyoung leía las cartas escritas por sus fans cuando escucharon un golpe en el piso y varios gritos.

— Ya se habían tardado —comentó el maknae de forma divertida.

— Voy a detenerlos —agregó el líder dirigiéndose a la habitación de dónde provenía tanto escándalo.

Abrió la puerta y la escena con la que se encontró lo sorprendió completamente:

Sandeul estaba sobre Baro dándole varios besos en la boca y las galletas tiradas por toda la habitación.

— ¿Qué significa esto? —intervino el mayor entre enojado y confundido.

Los involucrados se separaron rápidamente.

— ¡Es culpa de él! —dijeron al mismo tiempo acusando al otro.

Jinyoung se masajeó las sienes tratando de ganar paciencia, cerró la puerta y se dispuso a resolver el asunto de forma más tranquila.

— Sandeul ¿Por qué estabas encima de Baro besándolo?

— Porque yo le pedí galletas y él no me quiso dar, le pregunté que tenía que hacer para que me diera galletas y me dijo que le diera un beso a cambio de una galleta.

— Sólo lo dije en broma, se supone que Sandeul tenía que negarse pero aceptó y no se conformó con dos galletas, quería muchas más pero yo ya no quiero más besos.

Jinyoung miró seriamente a ambos.

— Sandeul, a tu habitación, los dos se quedarán sin galletas.

— ¿Por qué? Esas galletas me las regalaron a mí —. Se quejó Baro molesto.

— No debiste pedirle a Sandeul que te besara a cambio de galletas, sabías que él iba a aceptar, hace cualquier cosa por comida.

— ¡Eso no es cierto! —reclamó Sandeul enojado mientras se comía las galletas que estaban en el suelo.

— ¡Sandeul a tu habitación!

Este se levantó y salió de ahí rezongando.

Ahora Jinyoung miró fijamente a Baro.

— Si te gusta Sandeul deberías ganarte su cariño y no “comprarlo” con comida, si de verdad te interesa díselo directamente, él nunca se dará cuenta porque ya sabes que es muy ingenuo para su propio bien.

— Él no me gusta —negó de forma insegura.

— Eso no te lo crees ni tú —finalizó el líder saliendo de la habitación, dejando a Baro solo con sus galletas tiradas y un pato de peluche todo estrujado.

— Me hubieran regalado mejor un suéter tejido a mano.

Notas finales:

Y ya :c

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: