Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

error tras error~

Autor: yuram-cham

[Reviews - 57]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

hola! antes que nada gracias por pasar a leer necesitaran muchas fuerzas creanme,

si eres lectora de amor eterno ¡gomen! no podia quitarme esta idea pero despues de mi examen actualizare y sera MUUUY largo, de 16 mil palabras mas o menos.

este fanfic fue en colaboracion con mi amada nira tao quien me brindo muchas ideas que se amaran

asi que a leer!

El manto oscuro cubría el cielo de esa noche tan especial, la música clásica juntos con los sonidos naturales se mezclaban a la perfección en ese velada. En el castillo pacto de sangre se celebraba nada más ni nada menos que los 15 años de Greta.

La joven niña que Yuri y wólfram adoptaron como su hija  había cumplido la edad más importante de toda adolecente convirtiéndose así en una joven hermosa de estatura mediana rizado cabello castaño hasta la cintura y una belleza que muchas envidiaban.

El momento no podía ser más hermoso, Greta platicaba amenamente con su mejor amiga Beatrice quien ahora poseía 16 años la niña ahora no tanto, era una joven exótica para muchos. Tal como Yuri lo dijo se convirtió en una dama preciosa de cabellera rubia lacia, ojos azules y un poco más alta que su adoraba hija.

Pero no todo era perfecto, Yuri y wólfram con cada día habían visto a su amada hija crecer siendo que ellos seguían igual de jóvenes como el día en que se conocieron, a ambos le dolía el pensar que pronto su hija – quien parecía su hermana mejor-  se les fuera de ese mundo. Por lo que decidieron amarla y consentirlas el tiempo que les quedaba.

- Yuri no tomes tanto – le reprendió el rubio algo molesto. Desde que la fiesta dio inicio el menor no se le había separado por miedo a que alguna facilona se le acercara a SU prometido. Cosa que al mayor le molestaba

- vamos wolf hoy es un día especial – renegó el pelinegro. Yuri era feliz tal y como estaba pero ahora tenía 21 años – aunque pareciera de 17-  y necesitaba ciertas distracciones que su prometido le prohibida.

…l le tenía mucho cariño a wólfram en los 6 años que llevaban de prometidos siempre le fue fiel y todo eso. Pero quizás había llegado la hora de ponerle fin a esa farsa. La única razón por la que no lo había hecho era por su hija mas esta ahora era lo suficientemente grande para entenderlo.

- ¡Yuri! ¡Wólfram!- le llamo la joven cumpleañera acercándose a sus padres

- Greta, hija ¿te estas divirtiendo?-  cuestiono Yuri a la joven quien asintió con una sonrisa de oreja a oreja

- oto-san… yo – la chica se mordió un poco el labio ante los nervios- ¿podría ir con Beatrice a un crucero? ¡Solo será un mes!- musito bajito algo sonrojada

Wólfram que no era tan tonto como su prometido se percato de esto y sonrió, él sabía muy bien que su hija estaba enamorada de su amiga. Más tenía miedo a que los prejuicios de Yuri se opusieran a este amor. Por lo que lo callaba hasta esperar el momento adecuado.

- ¡ehhh! Es muy prematuro esto Greta – Yuri no estaba convencido, después de todo era un padre muy sobreprotector y ahí afuera muchos hombres podían hacerle algo a su preciada hija – la cual no era tan débil, dado a que wólfram la entreno personalmente- pero uno como padre no puede ver esos puntos.

- pero. Papa…

- vamos Yuri, déjala ir.  Es su cumpleaños – intervino el rubio a favor de su consentida hija quien le agradeció con todo su corazón su intervención

- pero wólfram, si algo le pasa – alego el moreno  sin planes de ceder.

- Yuri, irán con el papa de Beatrice además llevan seguridad y sabes que nuestra hija está perfectamente prepara para combatir-  concluyo el rubio.

- ahh – el maou miro a su hija quien le hacía ojitos de perrito - ¡está bien! Pero nada de chicos eh

-¡te lo prometo! – y vaya que lo cumpliría - ¡iré hacer mi maleta!

-¡¿Eh?! ¿Tan pronto? – Yuri apenas estaba digiriendo la idea – estas en plena fiesta de cumpleaños

-si Yuri, el papa de Beatrice se irá ahora por que tiene un compromiso ¡me voy! – sin más la joven corrió a su cuarto hacer sus maletas antes de que sus padres se arrepintieran.

- no sé cómo me convenciste de esto – le reprocho Yuri algo molesto mas no enojado solo refunfuñando

- henakocho nuestra hija tiene derecho a vivir

-¡no me digas henakocho! – Eso nunca cambiaba entre ellos – Greta está creciendo muy rápido. Pronto nos dejara

- lo sé, es el ciclo de la vida. Deberíamos apurarnos a casarnos así te podre dar más hijos – alego el rubio cruzados de brazos mas con un pequeño sonrojo en su rostro.

- ¿eh? paso – en el tiempo que Yuri llevaba ahí se había enterado que wólfram podía concebir así como muchos llamados donceles, pero eso no quitaba el hecho de que fuera raro y el no caería en eso

-.. – como todas las veces wólfram tuvo que tragarse su orgullo. En ese tiempo había llegado en más de una ocasión a incitársele a su prometido pero este siempre lo desprecio de mil formas. Cada vez que el intentaba acercarse Yuri se encargaba de hacerle saber que si seguía con este compromiso solo era por Greta… que patético era al aceptar eso.

Después de un rato en el que los prometidos estuvieron platicando con comerciantes su adorada hija bajo para despedirse de todos se notaba la felicidad en cada parte de su rostro cosa que tranquilizo a sus padres.

Mientras Greta se despedía de Yuri, wólfram aprovecho para acercarse a Beatrice quien la esperaba en la entrada.

-buenas noches lord Bielefeld – saludo la joven rubia

- buenas noches Beatrice, por favor dime solo wólfram después de todo algún día serás mi…nuera – el sonrojo de la joven le confirmo sus sospechas

-¿Cómo? – cuestiono la mejor algo preocupada

- es demasiado obvio, Greta solo sonríe así cuando está contigo además no le hace caso a ningún pretendiente – expuso el rubio alzándose los hombros- me sorprende que el atolondrado de Yuri no se diera cuenta

- y usted qué opina

- mientras hagas feliz a mi hija nada más me importa – ambos sonrieron como buenos amigos

- ¡listo Beatrice! – Greta llego a su lado y le entrego el equipaje al chofer quien la subió a la carroza

- cuídate mucho hija, Beatrice te la encargo- ambas asintieron y subieron al vehiculó marchándose en medio de la noche ante la atenta vista de la pareja real.

- vamos adentro -  el rubio asintió y entraron a la mansión dispuestos a seguir con la fiesta hasta que el protocolo dictara que se termino.

- wólfram deberías ir a saludar a tu tío waltorana casi no has hablado con él – propuso el moreno con doble intención.

El rubio agudizo sus ojos, sabía que Yuri quería deshacerse de él para tal vez coquetear con alguna de esas tipas que lo  miraban como las zorras que eran.

- hump no me alegare de tu lado- negó el menor  cruzándose de brazos.

- wólfram, es de mala educación hacerle esa grosería a tu tío que vino tan lejos – alego el moreno haciendo uso de su control.

El rubio sabia que esta vez no ganaría así que acepto de mala gana, dirigiéndose a donde su tío platicaba con unos amigos.

- buenas noches – saludo con elegancia el menor

- ¡sir Bielefeld! Dichosos que nos honra con su presencia – alago uno de los invitados.

- se lo agradezco sir wingott el honor es mío – respondió cortésmente el menor aunque la verdad sabia que toda esa gente solo era una bola de hipócritas… incluyéndolo.

- estamos ansiosos de el día que su majestad lo despose… ¿Por qué se van a casar verdad? – cuestiono el mismo hombre maliciosamente haciendo que el rubio se tensara

- según escuche su majestad no tiene planes de casarse… con usted, debe ser duro estar en esta situación  – comento otro tentando a su suerte, wólfram estaba dispuesto a gritarles unas cuantas verdades por metiches pero la voz de su tío le interrumpió

- me disculparan pero necesito conversar con mi sobrino – el mayor tomo del brazo a su sobrino llevándose lejos antes de que matara o quemara a alguien- wólfram debes controlarte – le reprendió suavemente

- ¡son unos entrometidos! Solo me querían humillar- el rubio apretaba sus puños ante la impotencia de gritarles que estaban equivocados, pues esa era la cruel verdad.

- sobrino si tú quisieras yo-

-no tío – le interrumpió – sabes que yo amo a Yuri y no tengo planes de volver al castillo Bielefeld. Este es mi lugar – sentencio el menor lleno de determinación.

-¿Cuánto mas seguirás aguantando esto? ¿Sabes lo que dicen de ti?- cuestiono waltorana tratando de hacerlo recapacitar.

-¡lo sé! Dicen que soy un arrastrado, que solo quiero la corona, que no tengo orgullo o dignidad, que soy el amante del rey ¡todo eso lo sé! – wólfram jadeo un poco ante el llanto que quería salir, pero su orgullo no lo permitiría.

- ¿y aun así quieres quedarte? – el mayor no podía creerlo, su sobrino aquel joven orgulloso y engreído, ya no estaba. Ahora en su lugar había un chico temeroso lleno de inseguridades, aferrado a un imposible y sin amor propio.

- si yo se que si le doy tiempo el quizás – su habla se corto al ver al enclenque bailando con una joven hija de un comerciante, ambos sonreían y platican muy cercas entre sí – ese idiota – instintivamente su mano se dirigió a su espada que siempre portaba.

-¡wólfram no!- le detuvo su tío- es la fiesta de tu hija aunque ella no esté aquí no puedes hacer esto - el menor pareció entenderlo y aguantándose su coraje se calmo pero sin despegar la vista de ese par

*****

- jaja su majestad baila muy bien – alago la chica con la que danzaba

- no tan bien como usted lady Mariel  – la joven se abrazo mas al moreno quien se puso algo sonrojado al sentir su busto contra su pecho.

- no cree que este ambiente es algo tranquilo, porque no salimos al jardín, ahí podríamos platicar más a gusto – le susurro en su oído. Suavemente

Yuri pareció pensar esa propuesta, ya no era tan tonto como para no saber lo que ella quería pero… ¿Por qué no? era hora de que él también se divirtiera. Después de todo él y wólfram no tenían nada que ver.

- me parece una idea estupenda – acepto coquetamente complaciendo a la chica.

Justo en ese momento la música se detuvo ambos hicieron una leve inclinación como marca la costumbre y la joven salió silenciosamente rumbo al jardín siendo seguida por Yuri.

- ¡wólfram no lo hagas!- le detuvo waltorana al ve que su sobrino estaba dispuesto a seguirlos.

- no me detengas tío, no dejare que esa mujer me quite a mi Yuri – sin hacer caso el menor se dirigió tras su prometido dejando a su tío en la fiesta.

-… no puedo dejarlo solo

****

La luz de la luna iluminaba quedamente los jardines de pacto de sangre, una joven hermosa llego hasta la fuente de dicho lugar siendo seguida por su gran conquista según ella.

- me alegra que aceptara mi invitación – agradeció la mujer girándose para verlo – sir Bielefeld ¿no se molestara?- cuestiono inocentemente

- no tiene por qué molestarse,  entre wólfram y yo no hay nada, el es solo mi amigo por lo que nunca lo podría ver de esa forma – respondió sin saber que el rubio lo estaba oyendo.

- todo el pueblo dice que en algún momento se casaran… ¿es eso falso?- cuestiono la mujer acercándose lentamente al rey.

- es falso, nunca me casaría con un hombre de solo pensarlo me da asco – espeto sin saber que tales palabras eran una daga para el rubio.

- entonces – la joven se acerco hasta unir sus labios con los del moreno quien la tomo de la cintura.

Esos labios se sentían bien pero no le transmitían ningún sentimiento más allá de excitación carnal.

- ¡aléjate de él!- grito el rubio apartando a la mujer bruscamente

- kyaaaa!! – la joven grito aterrada al ver llamas rodeándola en un circulo  a su alrededor.

-¡él es mi prometido! no te le vuelvas acercas ¡¿me entendiste?!- wólfram estaba dolido, nunca se sintió tan miserable en toda su larga vida

-¡wólfram! Te ordeno que la liberes ¡obedece!- Yuri estaba molesto, su sentido de justicia le dictaba que lastimar a una pobre mujer era una falta enorme

-¡cállate! Maldito enclenque infiel ¡¿quieres que la suelte para que te beses con esa?! ¡No lo hare! – grito fuera de sí.

- ¡ya me tienes harto! Suéltala o me harás enojar wólfram von Bielefeld- tales palabras no surtieron efecto en el menor

-¿Qué harás? ¿Pegarme? ¡Hazlo! Solo eso te falta- reto el menor con dolor en su hablar.

 – tú lo pediste, este compromiso se acaba aquí mismo.

-¿qu..e?- el rubio dejo el fuego que rodeaba a la joven quien salió corriendo del lugar aterrada -… Yuri… no, todo menos eso-

-¡¿Qué no lo entiendes?! ¡NUNCA TE AMARE! Te veo solo como un amigo, el pensar en ti de esa forma me da ASCO – grito en un arrebato de coraje sin importarle las lagrimas que amenazan con salir en el rubio.

- ¡no! eso no Yuri, por favor – wólfram hizo un ademan de hincarse, estaba dispuesto a suplicar, a rogarle de rodillas, simplemente no podía vivir sin él. Haría lo que fuera por Yuri. Pero Antes de tocar el suelo una mano le detuvo tomándolo del brazo fuertemente.

-basta wólfram… ya basta – suplico waltorana mientras veía con un odio infinito a Yuri – ya deja de sufrir por este intento de rey, lo has dado todo por el pero es hora de que abras los ojos, el no merece ni una sola de tus lagrimas. Levántate

El rubio miro a su tío con profunda tristeza, bajo su mirada y respiro profundamente tragándose muy dentro de sí todo ese amor y llanto. Su cuerpo temblaba pero por primera vez desde que conoció a Yuri estaba dispuesto hacer lo correcto.

- disculpe los inconvenientes que le di su majestad, el día de hoy yo wólfram von Bielefeld acepto la ruptura de nuestro compromiso, esta farsa llego a su final– sin más el menor hizo una breve reverencia y salió apresurado sin rumbo fijo.

-..Wólfram – susurro incrédulo el moreno, había dicho todo eso en un arrebato de enojo. Sin medir cuanto hirió al menor y ahora no había nada que los uniera.

-¿está contento? Majestad- escupió con rencor infinito el rubio – ha terminado de destruir a mi sobrino... Solo espero vivir para ver cuánto lamentara esta decisión- sin más el mayor salió en busca del menor para evitar que hiciera una tontería.

-… yo… hice lo correcto – musito solo para el mismo tratando de convencerse de esa absurda mentira.

**********

-¡wólfram detente por favor!- waltorana llevaba varios minutos siguiendo a su sobrino quien parecía no escucharlo.

Cuando finalmente lo alcanzo noto que este tenía la mirada perdida en la nada parecía en un transe profundo. Su rostro no expresaba emoción alguna, solo esta tan vacio, que nada podía llenar su perdida.

- ¿qué te hicieron mi niño? – el mayor tomo en brazos al menor mientras ambos caían hincados sobre el verde pasto- llora, ahora estamos solos, llora tu perdida wólfram.

El rubio  se aferro al pecho de su tío y grito su dolor,  sus quejidos rompían el corazón de su tío, mas en ningún momento lloro. Era como si sus lagrimas estuvieran en el limbo y de ahí no saldrían.

-“shinou, sabes que nunca te eh pedido nada, pero ayuda a mi sobrino… este dolor lo consumirá hasta la perdición… si honras a la sangre que llevas ayúdame a que Yuri shibuya page por cada lagrima de mi niño” rogo el mayor abrazando el frágil cuerpo del menor, vaya que les esperaba una dura batalla que librar.

*************

No muy lejos de ahí un “joven” rey escuchaba la petición de su descendencia con el seño fruncido. Nunca en su larga vida sintió tanta decepción ni coraje junto.

-¡¿Qué se ha creído mi elegido?! ¡Le di mi reino! ¡le di un consorte que amar! ¡Todo lo tiene! ¿y así me paga? – Vio por la bola de cristal la escena de waltorana y wólfram abrazados.-  Yuri shibuya has cruzado la línea, si antes si fui amable hoy me conocerás enojado.

- shinou, ¿me mandaste llamar?- intervino murata algo confundido por la llamada urgente.

-los planes han cambiado.

-¿ a qué te refieres shinou?

- tu querido amigo, ha roto el compromiso – explico mirando a Yuri en su esfera.

-¡¿Qué?! - el moreno estaba muy sorprendido- “maldita sea shibuya, ahora sí que pasaste la línea, ni siquiera yo te podre salvar” ¿Qué planeas hacer?- el mayor sonrió ante la pregunta de su sabio

-…. Esta vez no hare ninguna travesura-  su sonrisa se borro – esta vez iré en serio… haz los preparativos para “el” – ordeno seriamente el rubio.

Los ojos de murata se dilataron ¿Qué diablos estaba pensando su esposo al pedirle tal cosa?

-¡estás loco! Shinou hasta tú tienes limitaciones ¡romperás el equilibrio! – murata no creía cuan en serio iba su esposo.

-no importa, prepáralo todo. Tienes una semana- el menor chisto antes de salir de la sala- ahora si Yuri, has cometido tu primer error: romper el lazo que tu unía a mi descendiente, es hora de que veas lo que eso puede ocasionar.

Continuara…

 

 

 

Notas finales:

el siguiente lo subire el proximo fin de semana ya lo tengo escrito asi qe no habra demora.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: