Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Especial Día de las Madres (atrasado) por Yumi Muto

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Les traigo este especial atrasado por el día de las madres, los personajes no me pertenecen sino a Kazuki Takahashi-senpai.

Notas del capitulo: Espero les guste, como ya dije anteriormente, feliz día de las madres atrasado, sin mas empecemos!
Era la maana del domingo del mes de Mayo, exactamente ese da se llevara a cabo la celebracin por el da de las madres, en una casa-tienda, en la parte de arriba en la habitacin, se encontraba Yumi la hija mayor de la familia Muto Atemu estaba cepillndose el cabello, ese da tendra mucho que hacer, se hizo una coleta y bajo a desayunar.
-Buenos das Yumi.-saludo el tricolor de lindos ojos amatistas, con un delantal rosa puesto.
-Buen da Oka-san.-correspondi el saludo, la chica se acerc a su madre y le abrazo de repente.-feliz da Oka-san.-dijo con una sonrisa. El tricolor se qued sorprendido pero correspondi inmediatamente el abrazo de su hija.
-Gracias mi nia.-agradeci con una dulce sonrisa.
-Oka-san, Dnde est mi hermano y mi Oto-chan?.-pregunto la chica “inocentemente”, ya que esta saba perfectamente donde y que deberan estar haciendo.
-Pues ellos salieron desde muy temprano dijeron que tenan cosas que hacer, tu padre en el trabajo y tu hermano con tu primo Joes.-respondi mientras desayunbamos juntos en un tranquilo ambiente.
-Amm, cierto yo tambin tengo que salir quede con las chicas ir de compras.-dijo la tricolor recordando que haba quedado con sus primas en algo muy importante.
-Est bien, solo no llegues tarde.-dijo el tricolor con una sonrisa.
En eso suena el telfono de la casa, Yumi se levant a contestar ya que ella ya haba terminado el desayuno.
-S, habla Yumi.-dijo la jovencita cuando alzo el telfono para contestar.
-Hola Yumi, Qu tal?, etto... esta Yugi?.-era la dulce voz del rubio de ojos mieles, cuando pregunto por el tricolor, la chica se imagin que as deberan de haber estado cuando estaban en secundaria, solt una pequea risa ante este pensamiento.
-Que tal To Joey, esprame un momento ya te paso con mi Oka-san.-dijo con una sonrisa la joven, llevando consigo el telfono a donde se encontraba Yugi, el cual estaba lavando los trastes.
-Oka-san, es el To Joey.-dijo la adolescente entregndole el telfono, el tricolor se sec las manos y agarro el telfono contestando con una sonrisa.
-Si, habla Yugi, oh hola Joey Cmo ests?.-se escuchaba hablar a Yugi, este se dirigi a la sala para estar ms cmodo, cuando el oji-amatista sali de la cocina, Yumi empez a retomar lo que su madre estaba haciendo, abri la llave para jaguar los platos ya que solo eso faltaba.
Cuando termino sali de la cocina secndose las manos, vio a Yugi que estaba poniendo el telfono en su lugar.
-Qu necesitaba el To Joey?.-pregunta Yumi a su madre este le sonre.
-Llamo para invitarme a salir con los chicos a tomar algo y pasear un rato.-dijo Yugi con una sonrisa, mientras se sacaba el delantal.
-Oh, que buena idea as no pasaras solo en casa Oka-san.-dijo con alegra la muchacha, el tricolor asinti ante lo dicho.
-Bueno ir a cambiarme y me ir, deberas hacer lo mismo Yumi.-dijo Yugi, la oji-amatista asinti y ambos subieron a sus respectivas habitaciones para cambiarse y estar listos para salir.
Un rato despus ambos ya estaban cambiados y listos para irse. As es como madre e hija salen de la casa-tienda, dirigindose cada uno por diferentes caminos.
Con Yumi
La hija del Rey de los Juegos estaba caminando hasta que llego a una cafetera, en la cual entro y se dirigi al segundo piso de esta, encontrndose con unas 3 chicas y 3 chicos, las chicas alzaron la mano al ver a Yumi.
-Hola Yumi-chan.-saludo una albina de ojos chocolates y dulce sonrisa.
-Hola Amane-chan, chicas…Hola muchachos!.-contesto al saludo la tricolor con una gran sonrisa.
-Lamento la demora, esperaron mucho?.-se disculp la oji-amatista, sentndose a lado de Maly, una chica de cabello rubio cenizo y ojos lavanda.
-No te preocupes recin llegamos.-contesto Ryuma restndole importancia al asunto.
-Bien, ahora tenemos que planear todo.-respondi Yumi con una gran decisin.
Ms tarde
-Fue muy divertido!.-hablo Ryou cuando estaban llegando al hogar del tricolor, haban paseado por los centros comerciales, haban jugado en la Arcada como cuando estaban en secundaria, se haban divertido mucho, pero lo que no saban es que falta la mejor parte.
-Me pregunto si Yumi ya llegara.-dice Yugi buscando la llave para abrir la puerta, cuando la encontr, abrio la puerta invitando a pasar a sus amigos.
-Yumi, Ya llegue!!!.-anuncio el tricolor cerrando la puerta y dejando las compras en la sala. Al rato se escucha unos pasos bajando las escaleras y unas cuantas risas.
-Bienvenido Oka-san! Hola Tios!!.-saludo con la alegra de siempre a su madre y tios, detrs de ella se escucharon otras voces muy conocidas.
-Mama!!!.-tambin aparecieron las primas de Yumi, junto con unos trajes a mano cada una.
-Nias qu hacen aqu?.-pregunto Malik, ya que los dems tambin tenan esa pregunta y ms por los trajes en sus manos.
-Jeje nada importante mama, compramos esto para ustedes, espero les guste.-dijo Maly indicando los trajes, cada una de las chicas se acerc a su respectiva madre y le entrego los trajes.
-Oka-san ve a cambiarte tenemos que irnos pronto o no alcanzaremos.-dijo Yumi mientras empujaba levemente al tricolor, para que fuera a cambiarse.
-Eh? Irnos... a dnde?.-pregunto el albino de lindos ojos caf, mientras se diriga a mi habitacin a cambiarse.
-Luego se lo explicaremos.-dijo Amane, arreglndose el moo que tena en su cabeza.
Cuando los “festejado” subieron a cambiarse, las chicas, las cuales ya estaban cambiadas, se retocaban uno que otra cosa que les falta, el cabello, la ropa, el maquillaje, etc.
Las madres bajaron a la sala ya vestidos con sus respectivos trajes (les dejo a su eleccin los trajes)
-Bien, ya estamos todos listos, ser mejor irnos ya llego la limosina.-hablo Seika una rubia de ojos azules, con un carcter igual al de su madre.
-Vamos.-respondieron alegremente las adolescentes, mientras que sus madres tenan una incgnita por saber que tramaban.
Todos salieron de la casa-tienda, afuera ya les esperaba una gran limosina con un guardaespaldas de la familia Kaiba.
-Buenas tardes Seorita Seika, Joven Joey, seoritas, seores.-saludo respetuosamente el guardaespaldas Ral, hermano menor de Ronald, mientras abra la puerta para que todos entren y dirigirse a su destino.
-Buenas tardes Ral.-correspondieron al saludo, el muchacho ya que tena unos 20 aos pero se vea muy joven haba sido contratado para proteger a Seika y Joes.
Cuando todos entraron la limosina se puso en marcha, ya sabia a donde tenia que ir, por rdenes de la rubia que le haba avisado.
-Bien, ahora s, nos podran decir a dnde vamos? Quiero comer.-hablo el rubio impaciente por no saber que tramaban y por no comer todava.
-Pues es una sorpresa To Joey.-respondi Yumi con una sonrisa mientras miraba la ventana y luego su celular escribiendo algo.
Luego de eso no se escuch ms quejas del rubio, empezaron a hablar sobre varios temas para pasar el tiempo y no aburrirse.
Paso 30 minutos y la limosina se detiene en un pequeo bosque que estaba afuera de la ciudad Domino.
-Bueno ya llegamos.-dijo Seika cuando se detuvo la limosina, en eso la puerta se abre era Ral, cuando todos bajaron, la limosina se fue y los hombres empezaron a seguir a sus “guas” las cuales eran sus hijas.
Se adentraron al pequeo bosque, caminaron y encontraron un “lago” si se podra decir as, para cruzar haban unas piedras rectangulares al lado de este pequeo “lago” haba un rbol con sus hojas rojo anaranjado.*1
Todos pasaron el pequeo lago y siguieron caminando, encontrando una especie de escalera en forma de espiral junto con unas flores y plantas de colores.*2
-Wow, tenemos que subir?.-pregunto el rubio de ojos mieles, recibiendo una afirmacin de las chicas.
Al subir por las escaleras, todos se quedaron sorprendidos por el panorama que tenan justo enfrente. Era un lago rodeado de un montn de flores, tulipanes, rosas de varios colores, nunca haban visto varias flores juntas y de varios colores menos.*3
Despus de apreciar un poco, siguieron caminando por un sendero de rboles su tronco era torcido dando la apariencia de un tnel junto con sus ramas, caminaron tranquilamente y cuando salieron vieron un pequeo jardn con el csped recin podado y unas como cajas con luces dentro de forma cuadrada, tambin haba una casa de dos pisos se podra decir, de color anaranjado casi piel, las luces se encontraban prendidas, todos se acercaron a la puerta.*4
-Pasen.-abri la puerta la albina de ojos chocolates, los chicos hicieron caso, entrando a la casa.
-SORPRESA!!!.-se escuch junto con el confeti y las serpentinas.
Los ukes…cofcof…digo los festejado vieron a sus respectivas parejas junto con sus hijos, alrededor de ellos, tambin estaban arreglados.
Primero se acerc el tricolor de ojos carmes.
-Feliz da Aibou.-dijo dndole un beso mientras sacaba de su espalda una cajita de color carmes con un lazo morado, se separan con una sonrisa y Yugi con un sonrojo en sus mejillas. Yami con ternura le acaricia la mejilla derecha y le muestra el regalo, el oji-amatista acepta el regalo y le da un beso en la mejilla sonrojado.
Ahora es el turno del albino orgulloso.
-Felicidades Yadonushi.-le beso con pasin mordindole el labio inferior sacando un leve gemido al albino menor, este se separ con un pequeo sonrojo, Bakura tambin saca una cajita blanca con un lazo plateado, Ryou acepta el regalo y le da un beso el cual el mayor corresponde gustoso.
Toca el peli-cenizo de mirada perversa
-ngel, feliz da.-igualmente lo beso con salvajismo mordiendo ms fuerte el labio de su pareja sacando un gemido que si se escuch, sonrojando a casi todos los presentes, pero quien ms se sonrojo fue Malik por la vergenza, Marik le da su regalo que era una cajita dorada con un lazo violeta, volviendo a besar al menor.
Finalmente pero no menos importante, el castao egocntrico
-Ven aqu cachorro, feliz da.-dice dndole un beso al principio suave pero luego ms salvaje, cuando se separaron el castao le entrego un regalo su caja era de color azul y su lazo amarillo, el rubio lo recibi con una sonrisa y lo volvi a besar.
-ejem…mmm como que todava estamos aqu…-hablo la tricolor hacindose notar, ya que sus padres y tos estaban en su momento romntico dando cariitos, besitos, etc. Y los pobres adolescentes estaban algo desubicados.
-Eh?...S-si l-lo siento Yumi.-dijo un apenado tricolor con un gran sonrojo en sus mejillas, separndose del abrazo de su pareja.
-No te preocupes Oka-san, ya estoy acostumbrada.-contesto la oji-amatista con una sonrisa y moviendo la mano para que no le tome importancia. Los dems primos y primas de la chica asintieron en acuerdo con la tricolor.
Despus de ese romntico momento que tuvieron las parejas, sus hijos varones empezaron a poner la mesa, claro por rdenes de sus hermanas, mientras que sus padres haban salido afuera de la casa para apreciar como apareca la primera estrella de la noche, junto con la primera estrella asomo una estrella fugaz por los cielos, las parejas cerraron los ojos pidiendo un deseo con lo ms profundo de su corazn como cuando estaban en secundaria, puede que hayan pasado aos pero an seguan creyendo varias cosas.
Mientras las parejas estaban afuera pidiendo su deseo, adentro justo en la cocina, las chicas estaban calentando toda la comida, mientras que los chicos recin haban acabado de poner la mesa y se sentaron en la sala.
-Uff…esto es cansado.-dijo Yael mientras beba un poco de agua.
-Pero si nos hecho as nada holgazn!.-le reclamo su hermana mientras sala de la cocina limpindose las manos.
-Estuvimos arreglando la casa y el jardn para cuando ustedes lleguen, eso es cansado.-volvi a decir el tricolor mientras miraba a su hermana sentarse en otro silln con sus primas.
-Eso no es nada, nosotras estuvimos buscando y escogiendo los trajes para hoy y tuvimos que dejar la cena ya preparada, aparte tuvimos que ver a q hora llegaran para estar nosotras antes en la casa-tienda donde vive Yumi.-hablo enojada Amane, aunque era normal que cambie de humor tan rpido ahora estaba con el humor de su padre, es mejor no hacerla enojar cuando esta as.
-Ya tranquilzate hermana.-le trato de calmar Ryuma, su hermano gemelo, este tena una gran paciencia y gran cariosa no por nada tena su carcter igual al de su madre, l era difcil de hacerlo enoja, igual que su hermana, cuando se enojaba tena el carcter de su padre.
Cuando la albina se tranquiliz, la peli-ceniza decidi salir afuera a avisar.
-Ya esta lista la cena.-aviso Maly, los adultos asintieron y decidieron entrar adems ya estaba haciendo un poco de frio.
As paso la noche, entre risas, comidas, juegos, historias tenebrosas, y un poco de msica, en especial los fuegos artificiales estuvieron geniales, fue un magnifico da de las madres, todos la pasaran genial festejando a ese ser magnifico que nos dio la vida, aunque no sean la gran cosas, nuestras madres nos dieron su amor, su cario y todo su afecto.
-FELIZ DIA!!!
Notas finales: Espero les haya gustado, nos vemos en la próxima!
Sayonara!

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).