Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

The rabbit and the fox

Autor: taetae_95

[Reviews - 2]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Me encontraba vagando por el bosque, me gustaba escaparme de mi casa y estar solo en aquel lugar y explorarlo, oí unas ramas romperse poniéndome en alerta y ponerme en posición de ataque hasta que veo a un niñito salir de un arbusto parecía ser 3 años menor que yo como de unos 4 años estaba llorando y limpiaba sus lágrimas con la manga de su suéter.

 

- ¿Oye que te pasa? - pregunto acercándome a él y agacharme un poco para estar a su altura.

 

- es que, es que, me pe-perdí - dice sollozando.

 

- ¿enserio? te ayudare a regresar, ¿sabes por donde venias? - pregunto y el niega con su cabeza.

 

-No, estaba jugando siguiendo una mariposa y termine aquí - su llanto incremento más.

 

-Ya, ya, no llores te ayudare a buscarla si, pero no llores - digo limpiando las lágrimas de sus mejillas.

 

- es-está bien - dice tratando de parar su llanto, lo tomo de su mano y camino en la dirección de donde venia y empiezo a olfatear el lugar y rastrear su casa lo cual fue fácil estaba como a unos 50 metros de aquí creo o quizás más.

 

Lo tome en brazos y camine hacia su casa, el apoyo su cabeza en mi hombro y rodeo mi cuello con sus brazos y sus orejitas de conejo hacían cosquillas al rozar mis orejas.

 

-Hyung ¿Como se llama? - pregunta levantando su cabeza.

 

-Taehyung- digo sonriendo.

 

-Hyung es muy lindo - dice haciéndome reír y volver a poner su cabeza en mi hombro con sus mejillas sonrojadas.

 

-Gracias conejito y dime cuál es tu nombre también sino no será injusto para Hyung - digo haciéndole cosquillas y se levantará de mi hombre retorciéndose entre risas.

 

- ¡Está bien, está bien! - dice riendo - soy Jungkook - él me sonríe y correspondo su sonrisa y vuelvo mi vista hacia adelante.

 

-Llegamos - lo bajo al suelo y revuelvo su cabello.

 

- ¡Gracias Hyung! - dice abrazándome, se da la vuelta y corre hacia su casa haciéndome sonreír, se detiene a mitad del camino y se gira hacia mi despidiéndose con su mano - ¡adiós! -

 

-Adiós y ten más cuidado - digo imitándolo despidiéndome con la mano, me doy la vuelta y me pierdo entre los árboles regresando a lo más profundo del bosque....

 

 

 

 

14 años después.

 

Estaba sentado en el suelo recostando mi espalda contra un árbol de aquel espeso bosque. Tenía los ojos serrados casi durmiéndome, pero sentí algo apoyándose en mi pierna haciéndome abrir los ojos. Es un conejito blanco que está parado en sus dos patas traseras y sus dos delanteras apoyadas en mi pierna izquierda, me está viendo y eso me parece extraño, los animales siempre me tienen miedo.

 

Yo acaricio su cabeza y el cierra sus ojos dejándose acariciar por mí, estuvimos así un rato hasta que decidí levantarme, mi padre me había pedí cazar algo para la cena y en vez de hacerlo me vine para aquí.

 

-Adiós conejito - digo limpiando mi ropa y empezar a caminar, oí las hojas secas empezar a sonar detrás de mí haciendo que me dé la vuelta y ver al conejito seguirme y llegar hasta mi -oye no me sigas, es peligroso - me pongo en cuclillas mientras le habló y el solo se para en sus dos patitas traseras moviendo las delanteras, es un conejo muy adorable, se veía muy bien cuidado, su pelaje blanco y esponjoso estaba impecable, se ve joven no era tan grande como otros que he visto cuando caso y es muy sociable.

 

Lo miro ladeando mi cabeza y el a mi moviendo su nariz - ser así te traerá problemas con los depredadores - le digo para acariciar de nuevo su cabeza - no me sigas más - digo levantándome del suelo y alejarme, me da un poco de lastima dejarlo ahí sólo, dónde un depredador podría comérselo, pero también no es como si podría traerlo conmigo a una casa llena de carnívoros.

 

Estaba buscando algo que cazar por ahí para poderme ir a la casa cuando empecé oír ramas y hojas secas romperse, algo venían en mi dirección haciendo que me ponga en poción de ataque estaba a 1 metro de mí y se detuvo al llegar a un arbusto no podía ver que era pero sin pensarlo me lance sobre el a atacarlo, no iba a esperar que atacará el primero.

 

Lo derribe provocando que gritara fue ahí donde me di cuenta que era un chico de cabello azabache con orejas blancas de conejo, le gruñí pero el solo río- me asustaste hyung - dice haciendo que yo arqueara una ceja extrañado ¿porque no me tiene miedo?

 

- ¿quién eres? - pregunto, el frunce el ceño y hace un puchero en sus rosados labios.

 

-Que malo eres hyung ¿no me recuerdas? -

 

-No, o porque crees que te estoy preguntando - digo serio.

 

- me dueles hyung, me dueles, sabes lo que me ha costado encontrarte y las muchas veces que me he perdido en este bosque solo por ti-

 

-Bueno, yo no te he pedido que lo hagas -

 

-Aunch...tienes razón, yo decidí hacerlo -

 

- ¿Por que?- pregunto levantándome de encima de él.

 

-Porque desde que te conocí decidí que te casarías conmigo- dice sonriendo.

 

-te equivocas de personas - digo arreglando mi chaqueta.

 

- no, tu eres Taehyung, el chico que me ayudó a regresar a casa cuando me perdí en este mismo lugar hace 14 años - dice sonriéndome sentado desde el suelo. En ese momento lo recordé, él era aquel niñito que lloraba por haberse perdió.

 

Me acerque a él agachándome para estar a su altura y lo agarre del mentón moviendo su cabeza de izquierda a derecha observando su rostro.

 

- si que as cambiado - suelto su mentón y me pongo de pie.

 

- estoy más guapo no - dice coqueto.

 

-Na, me gustabas más de niño -

 

- pedófilo - dice haciendo que riera y el hace un puchero.

 

-Bien niño tengo que irme - digo empezando a caminar.

 

-Espera, puedo verte mañana - dice levantándose del suelo y alcanzarme - llevó siguiéndote toda la mañana en mi forma de conejo sabes.

 

-...entonces ese conejo eras tu...me das miedo - digo haciendo que riera.

 

-Espérame aquí mañana a las 12 del día - dice sonriente como si creyera que yo si vendré mañana - una cosa más - me roba un beso rápido de los labios y se va corriendo entre los árboles, lo observó correr y tropezarse con la raíz de un árbol y caer al suelo para luego levantarse y seguir corriendo y maldecir cosas que no entendí.

 

- que chico más extraño - digo tocando mis labios con la yema de mis dedos, me doy la vuelta y continuó mi camino a casa, le diré a mi padre que no encontré ninguna presa.... 

 

 

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: