Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Tormenta

Autor: Haregami

[Reviews - 0]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Este es el primer capítulo, aquí se presentan los personajes y el inicio de la trama.

Capítulo 1: Mudanza. 
Era temprano cuando desperté, aún estaba en el coche, de camino a la casa nueva. No dije ni una palabra solo miré por la ventanilla un paisaje verde amarillento con escasa vegetación pero con algo de encanto.
Me presento soy Adrián, todos me llaman Adri, según la gente soy algo bajito aunque mido 1’69, soy rubio-castaño y mis ojos son marrones oscuros, mi piel es clara y no tengo abundante bello corporal, según las chicas soy guapo , o como me dicen algunas “mono”. Suelen tener mucho interés hacia mi, y a pesar de mi inseguridad yo no tengo ningún interés en ellas. 
Bueno prosigamos, al fin tras otra larga hora en el coche llegamos a la localidad, y por consiguiente a nuestra nueva casa, el camión de mudanzas venía detrás. Al aparcar mi madre salió escopetada ha abrir la casa. 
Mamá: ¡Qué emoción!¿Y las llaves?
Papá: Aquí tienes impaciente. Sonrió ligeramente.
Mamá: Adri, hijo no estás emocionado.
Adri: Sí, pero estoy algo cansado del viaje.
Entramos y la casa estaba vacía pero limpia, el equipo de mudanzas bajó las cosas y nos echó una mano, en dos horas la planta baja ya estaba amueblada. Yo fui hasta la buhardilla y decidí que ese sería mi cuarto, además también tenía terraza que estaba pegada a la del chalet de al lado, porque eran chalets adosados. 
Con ayuda de mi padre coloqué las cajas y la cama en mi nueva habitación, en la terraza deje un colchón que había sobrado junto con unos cojines. Me senté en él y me puse a mirar el móvil. Miraba fotos de mis amigos a los cuales no creo que volviera a ver. Mi madre salió y se sentó conmigo.
Mamá: Cielo,  no pasa nada, harás nuevos amigos.
Adri: Bueno… 
Mamá: Además Alicia y tú aún tenéis contacto ¿no?
Adri: Si, debería avisarla de que ya he llegado.

Papá: Sí deberías y a ver que le vas a decir a una chica como ella.
Adri: Papá que es mi mejor amiga.
Papá: Nunca se sabe niño.
Cogí mi scouter y salí rumbo a casa de Alicia, no reconocía el pueblo, pero sabía por donde ir.
Llegué a la casa de Alicia y su madre muy contenta me abrió la puerta ,me abrazó y llamó a Alicia, la cual me comió a besos y abrazos.
Alicia había cambiado desde la última vez, ahora tenía el pelo anaranjado con mechas rojas, pero seguía siendo ella, sus ojos castaños, sus tres pendientes en cada oreja, incluso la pulsera que hicimos hace 6 años.
Alicia y yo decidimos dar un paseo por la calle, al principio estábamos callados, solo se oía el sonido de las ruedas de mi scooter, hasta que ella decidió romper el silencio.
Alicia: Has… Cambiado mucho , rubito.
Adri: Tú también pelirroja.
Alicia: Me alegro de que hayas vuelto, será como cuando éramos niños.
Adri: Sí, será divertido.
Caminamos y sentados en un banco unos 3 chicos y otro de pie con un cuaderno les hablaba. Todos iban vestidos iguales y con un símbolo grabado en la espalda de la camiseta, una estrella roja que a su vez tenía una cruz negra y en el centro dos espadas cruzadas y un martillo en medio.
Mientras nos  alejábamos llegaron más chicos también vestidos igual, de negro y con el emblema, alcancé a leer las siglas P.C.R.
Adri: Ali ¿Quiénes son?
Alicia: El Partido Centralista Revolucionario.
Adri: Pero son chicos jóvenes. ¿Y desde cuándo hay partidos del centro?


Alicia: Ellos son el único partido de centro que existe, y tienen unas ideas muy extremistas y su líder es odioso.
Adri: Su… ¿Líder?
Alicia: Mejor no hablemos de esto.
Adri: Lo que gustes.
Alicia: ¿Sabes volver a casa?
Adri: Sí ¿Por?
Alicia: No nada es que tengo que hacer unos recados, perdona mañana hablaremos.
Alicia me dio un abrazo y se fue a paso ligero, yo monté en el scouter y en cosa de 15 minutos llegué a casa. Al llegar mi madre estaba hablando con nuestra vecina, parecía que ya se conocían.
Mamá: Adri mira qué casualidad nuestra vecina es una muy buena amiga mía.
Adri: Es un placer soy Adrián.
???: Soy María José. Esta es Sofía.
Era una niña pequeña, con un largo pelo negro y unos ojos muy oscuros. 
MJ: Sofía lleva a Adri a conocer a tu hermano, porque no creo que se vaya a mover de su silla.
Sofía: Vale mami, ven( me agarró del brazo).
Entramos a la casa y subimos las escaleras hasta la buhardilla, vaya casualidad que ese chico tuviera la habitación igual situada que yo.
???: Bien, aguantad la aviación aún no ha llegado.
Sofía: Alex, este es el nuevo vecino Adri ala yo me voy.
No terminamos de subir las escaleras cuando ella dijo eso y bajó a toda pastilla.
Alex: Cubrirme, dejo un momento de jugar y desconecto el micro.
Adri: Hola, soy Adrián el nuevo vecino.


La habitación estaba llena de cosas friki y en una esquina había una mesa de dibujo y un escritorio hasta arriba de papeles, y en la pared una bandera negra con el símbolo del P.C.R. El chico se levantó y llevaba la camiseta del partido pero en color blanco y escrito en letras negras bajo el símbolo Presidente Centralista Revolucionario.
Era algo más alto que yo, por lo menos 1’74 para ser exactos, su pelo era negro muy oscuro y sus ojos marrón-verdoso. Me dio un puf para sentarme, él se sentó frente a mí y me extendió la mano.
Alex: Un placer Adri, soy Alex.
Adri: El gusto es mío.
Alex: Ah si no te molesta voy a seguir jugando.
Adri: En absoluto.
Alex: Vale panda de nenazas ya he vuelto.¿¡Qué cómo que han pasado la primera línea!? Es que nadie hace nada bien.
Alex: ¡Los de retaguardia a la segunda línea ya!
Era increíble con siendo un juego se lo tomaba enserio, él daba órdenes a diestra y siniestra y sus compañeros las cumplían, por lo que se ve el presidente del P.C.R era también buen estratega.
Alex: Victoria(suspiró)bueno esta es la última que juego, ala adiós. Por cierto Ulianov dile que nada de alianzas con la izquierda ni la derecha, si sus miembros quieren abandonar su partido unirse al nuestro es otra cosa, pero hay que respetar unos principios… Adiós.
Apagó la consola y echó un sorbo a una lata de refresco que tenía en la mesilla, se giró y me sonrió, por alguna razón yo estaba muy nervioso y comencé a sudar, y no por que estuviéramos en agosto e hiciese calor. Para mi suerte él me dió un refresco y encendió su ventilador que estaba unido a la lámpara.
Adri: G-Gracias.
Alex: De nada… ¿Te encuentras bien?
Adri: Eh, sí, sí , algo cansado del viaje.


Alex: Entiendo… Supongo que no tendrás muchos amigos, así que si necesitas algo este es mi número y ya sabes dónde vivo( río ligeramente)
Adri: Gracias, si necesito algo no dudaré en llamarte.
Sofía:  ¡Adriiiiii!¡Baja que tienes que ir a casa!
Adri: Bueno creo que debo irme.
Alex: Sí
Al levantarme no me di cuenta de que tenía el cordón desatado y me resbalé sobre Alex que aún estaba en su silla, él me ayudó a incorporarme, alcé la vista y allí me miraba fijamente, me sonrojé y él sonrió ligeramente.
Alex: ¿Te has hecho daño?
Adri: N-No, gracias a ti.
Alex: Sí o a mi silla. Río
Me levante y Alex me acompañó a la salida, nos despedimos y entré a casa.
Esa noche no cené, me di una larga ducha fría para despejarme de esa extraña sensación. Subí a la terraza y me tumbé en el colchón a mirar el cielo, las estrellas y la Luna.
Pensaba en todo lo que podía pasar, en que debía conocer a gente nueva, en que debería saber como moverme por el pueblo, en Alicia y en Alex.

 
Notas finales:

Espero que les guste, pronto llegará la segunda parte.

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: