Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

pioggia e tempesta una destinazione por Yaoi-chan100

[Reviews - 7]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Disclaimer: KHR no es de mi propiedad

Notas del capitulo:

Y... aquí vamos con un refrito, hehehe, sorry a todos xD pero en verdad no pude aguantarme el escribir una historia cliché, y esta es la del cliché de "matrimonio arreglado" si, lo vi por ahí en facebook y simplemente no pude aguantarme, espero que les agrade, es, sinceramente, un omegaverse, y tendrá también yaoi, mucho yaoi, pair central si, 8059

Dos hombres se encontraban sentados uno frente al otro, apoyando cada uno sus brazos en la mase que había frente a ellos, en la sombra de un kiosco, ambos estaban en completo silencio mientras una mujer les servía a ambos un vaso de té helado para luego sentarse en una silla poco más atrás del hombre de cabello blanco, contemplando en total silencio la reunión que ambos hombres tenían

-¿Entonces es un trato?, mi único hijo omega se comprometerá con tu único hijo-habla el hombre de pelo cano mientras ve que el contrario se cruzaba de brazos con seriedad, pensando en aquello con total calma y seriedad

-Es una buena propuesta hombre, pero los tiempos cambian viejo amigo, los jóvenes ahora deben decidir su futuro, y no quiero imponerle esta obligación a mi pequeño-habla pausadamente el hombre de cabello negro cerrando sus ojos para pensar mejor en aquello

-Entiéndelo, no es por querer imponerle nada a tu hijo o el mío, en mi familia siempre ha habido alfas, él la pasará mal en el futuro al saber que es el único diferente, y seguro será muy perseguido debido a ser peculiar, como mi amigo, te lo pido-le terminó por pedir el hombre canoso mientras recibía un suspiro de cansancio por parte del hombre de cabellos oscuros

Mientras tanto, en otro lugar, se encontraba un chico de unos 5 años de edad, de piel levemente oscura, cabello negro y ojos de color café claro, el joven se encontraba aburrido y fastidiado caminando por los pasillos de aquel castillo que era propiedad del amigo de su viejo padre, no podía hacer nada más que caminar por aquel lugar por dos motivos, el primero, su padre y las sirvientas del lugar le habían dicho que no hiciera algún desastre, en poco, le habían dicho que no jugara, y la segunda razón, era porque se había perdido entre tanta escalera y pasillos, parece que aquel lugar y él se odiaban mutuamente

-Cielos, ¿Por qué mi viejo me trajo a este lugar? ¿Solo por no dejarme solo en Japón?-se preguntaba decaído y en queja el pequeño moreno mientras creía que caminaba en círculos en aquel lugar sin saber dónde estaba el norte, hasta que un ruido lo sacó de su berrinche infantil, el sonido era una melodía leve, pero aquello diferente en el lugar le llamó la atención, sonriendo para si encontrando finalmente a alguien que no fueran las pinturas o estatuas del lugar

Cuando llegó al origen del ruido, podía escuchar detrás de una puerta a alguien tocando algún instrumento que no supo saber cuál era, se asomó lentamente por la puerta, evitando hacer mucho ruido para no ser descubierto por si esto era una de las cosas que tenía prohibido hacer en aquel lugar, mientras buscaba quien hacía el sonido, se encontró con un gran piano de cola, del cual provenía el ruido, y en el asiento frente al piano encontró a un niño, o una niña, no supo saberlo con exactitud, tenía el pelo plateado hasta casi llegar a los hombros y vestía al parecer muy formal

-Suena bien…-murmura sorprendido al escuchar como tocaba la otra persona, hasta que el piano suena totalmente desafinado, haciendo que quien estaba sentado, pegara un leve salto mientras se encogía de hombros, parecía que no le agradaba dicho sonido, mientras que el moreno se cayó de donde estaba apoyado al querer taparse los oídos, igual a él, también aquel sonido le había desagradado

-¿Quién eres?-escucha la dulce y curiosa voz de quien hasta recién estaba tocando el piando, al levantar la cabeza ve que ya estaba caminando hacia él, pudo ver que era un chico quien estaba tocando el piano, la piel del chico aquel era mucho más clara que la suya, y sus ojos eran algo grandes y de un color verde, casi esmeralda, cosa que dejó en silencio y sorprendido al moreno, el cual no supo que hacer o decir, incluso como si hubiera olvidado como hablar-¿eres mudo? No te preocupes por eso, me han enseñado a hablar así, haber… ¿Cómo era?

-N-No, no soy mudo, l-lo si-siento, no quería interrumpir… es solo que me perdí y llegué aquí-habló nervioso el moreno, como si todo aquel aburrimiento y mal carácter se le hubiera ido volando lejos al estar frente a aquel chico de pelo plateado

-Hum… si, es difícil el saber dónde están las escaleras si no se conoce el lugar, ven vamos, yo te llevo a la salida-le sonríe ampliamente el de cabellos plateados mientras le extendía su mano derecha para ayudarlo a levantarse, en aquel momento el moreno se dio cuenta que aún estaba de pecho al suelo, poniéndose algo nervioso por la amabilidad del contrario, pero aceptando de igual manera la ayuda

Ambos caminaron por la mansión en bajada tomados de la mano, siendo en varias oportunidades siendo observados por las sirvientas, aunque aquello no le importara nada al de ojos verdes, le daba un poco de vergüenza al de ojos café, se sentía más que nada nervioso al estar junto al otro niño, una vez llegaron a la entrada principal, se encontraron ambos con los tres adultos, los cuales estaban terminando de hablar de cosas que a ninguno de los dos les interesó en absoluto

-Oh Takeshi ahí estás, acabo de terminar de hablar con mi amigo, podemos volver a Japón ahora como querías-habló con una gran sonrisa el de cabello negro viendo como su hijo llegaba junto con aquel chico de pelo platinado

-Veo que ya conoció a Hayato, espero que el tiempo ahora pase volando para que ambos vayan a vivir juntos, amigo mío-habló el hombre canoso mientras sonreía encantado por ver que al parecer ambos chicos se llevaban perfectamente

-ahhhhh ¿ya nos tenemos que ir?-pregunta en queja Takeshi mientras va con su padre luego de haber soltado a Hayato, el cual le miraba curioso, pero aun así con una sonrisa-recién conocí a alguien que me agrada y ¿ya debemos irnos?

-Oye, oye, Take… Takeshi, no te quejes, papá dijo recién que podré ir donde ti cuando sea más grande, Takeshi debe ser fuerte, no te quejes, sonríe siempre, y así cuando seamos grandes podremos estar juntos y ser amigos, ¿sí?-sonríe ampliamente Hayato a Takeshi, el cual se sonroja levemente, pero termina por asentir casi con euforia por lo dicho por el peli plata, mientras que este se siente alegre al ver como el moreno le sonrió de regreso, tal como le había dicho aquella señora amable hace un par de años, "sonríe siempre que puedas y harás feliz a muchas personas Hayato"

-Bi-bien, si Hayato lo dice, sonreiré hasta que nos volvamos a encontrar, es una promesa-sonríe amplio y confiado el moreno, acercándose a Hayato, extendiendo su brazo derecho y mostrándole el meñique al contrario, el cual copió el gesto del moreno, sellando la promesa de volver a juntarse como amigos en el futuro, y así, ambos, a pesar de haberse conocido recién, volvieron a separar rápidamente sus caminos

Notas finales:

Espero que haya sido de su agrado este, mi primer capítulo escribiendo un cliché, espero no arruinarlo a futuro, see ya~~

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: