Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

MUERTE Y SOLEDAD, VIDA Y AMOR

Autor: Serenity_Moon01

[Reviews - 6]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes no son mios solo los tomo sin fin de lucro para adaptarlos a historias alternas a la real.

Este fanfic es lleno de sufrimiento para nuestros queridos hana y kaede. Espero que los disfruten y que me comenten que tal les parece.

Notas del capitulo:

Espero que les guste puesto que lo escribí en una noche así que el fic ya esta terminado.

 

 

TRACK 01

 

Con la mirada perdida y llena de lágrimas recorrer su rostro que sonrojado por las mejillas era llenado de aquel líquido salado producido por su llanto, su cuerpo más débil que de costumbre por la falta de ganas y el deseo de no seguir viviendo, su corazón apretado por el dolor y la soledad que sentía y su mente llena de imágenes que no quería volver a recordar en su vida.

 

No podía creer que todo lo que estaba viviendo era real porque aún no comprendía que era lo que hacía para que la gente no lo quisiera, para que le temiera de esa forma y para que no lo dejaran vivir en paz. Tampoco podía creer que nadie lo amara, porque nadie podía entender que él también quería ser amado y amar de la misma forma, ser correspondido y querido por el simple hecho de ser quien era, pero la gente no comprendía eso.

 

Vagando por las calles como un cuerpo sin vida fue pasando calles sin fijarse en nada ni en nadie, caminaba por el simple hecho de llegar a cualquier lado, ni siquiera a su casa quería ir a dar porque sabía que si a alguien se le ocurría buscarlo sería el primer lugar en donde llegaría, así que, caminaba buscando un lugar en donde nadie lo encontrara, en donde nadie supiera de su existencia y en donde la soledad sería su única amiga, en un rincón donde poder estar solo y sin que nadie lo hiriera.

 

+++

 

Recorría las calles con expresión preocupada y asustada al mismo tiempo, una expresión nada típica en él puesto que sus ojos antes inexpresivos ahora se llenaban de frustración, miedo y angustia, su tez había adquirido una palidez conjugado con un lindo sonrojo por el agotamiento que tenía y su boca entreabierta por el cansancio de llevar horas recorriendo cada rincón de aquella ciudad.

 

Todavía no podía creer como sucedieron las cosas, fue todo tan rápido que ni él mismo creía que pudiera pasar el tiempo tan de prisa, pero así era la vida, cuando menos te lo esperas ya las cosas pasaron sin que te dieras cuenta y sin poder hacer nada por remediarlo, ahora lo único que le quedaba era llegar a tiempo, antes de que algo más grave sucediese y que kami - sama no lo permitiese porque entonces él también estaría perdido y sin nada que hacer.

 

+++

 

Había llegado a un lugar vacío, el cielo ya negro, las estrellas no habían aparecido esa noche mientras que la luna tenía un ligero toque rojo, era como si supiera que algo ocurriría ese día porque hasta el viento soplaba con miedo, el silbido se escuchaba como si de un grito hubiese.

 

Siguió caminando hasta que la arena tocó sus pies que continuaban andando hasta que el agua le llegó, ahí parado en la orilla del mar que pegaba contra la arena tan frágil que parecía que la fuese a romper.

 

Entonces se sentó sintiendo el agua fría del mar que llegaba a la parte baja de su cuerpo, pero nada sintió porque ya nada podía sentir, su alma rota ya tenía y su corazón en mil pedazos, su estómago se retorcía del dolor y el sufrimiento mientras que sus ojos perdidos en punto incierto ya solo soltaban lágrimas sin sentirlas.

 

Su mente ahora si recordaba cada momento, cada minuto y cada segundo de ese día, desde que se levantó hasta que salió huyendo y se encontró en ese lugar, levanto la mano y observó aquel brillo que resaltaba de ella, recordar ese momento como si estuviera todavía allí, en ese momento, ya nada importaba.

 

++ FLASHBACK ++

 

La luz del sol golpeaba el rostro de aquel muchacho que se encontraba tirado en aquella cama con sábanas blancas. Su cabello rojo resaltaba entre tanto color claro y sus ojos castaños se abrieron para dar paso a una expresión de somnolencia en su rostro moreno.

 

Se levanto deshaciéndose de aquellas sabanas descubriendo su buen formado cuerpo que atlético empezó a caminar hacia el baño que lo esperaba para despertarlo por completo.

 

Tomó el grifo del agua que empezó a recorrer su cuerpo en cada rincón, se lavó su cabello, su rostro, su torso atlético y musculoso, su cintura un poco estrecha pero tampoco chica, su espalda marcada hasta que bajó a sus partes íntimas y de ahí hasta las bien formadas y torneadas piernas que largas le indicaban a cualquiera su altura.

 

Al terminar de enjabonarse se encontró de nuevo con el agua que ahora fría caía quitando todo el jabón de su cuerpo limpiando cada poro de su ser.

 

Al salir, cerró el grifo de agua y se envolvió una toalla a la cintura mientras que con otra se secaba el cabello color rubí que tenía. Se dirigió a su cuarto encontrándose con la cama aún deshecha y un bulto de ropa que estaba al lado.

 

Bufó, tenía todavía que levantar su cama y la ropa sucia pero ya después lo haría. Se dirigió a su ropero sacando su uniforme y su ropa interior empezando a vestirse.

 

Cuando termino se sentó en la cama sacando de su mesita de noche un cuaderno de pasta terciopelo negro con letras doradas y lo abrió en la última hoja escrita:

 

"Hoy es el día, ya llegó el momento de que me le declare pero... no sé... siento que algo pasará, es una extraña sensación que no me deja tranquilo, ¿Qué podrá ser? La verdad es que no tengo ni idea pero tengo la sensación de dejar mi cuarto en tremendo chiquero.

 

Me da risa pero lo voy hacer, sacaré mi ropa y la regaré por todo el cuarto haber que pasa cuando llegue y tenga que recoger todo. Pero no... sé si regrese, es que no... estoy seguro de volver este día pero eh de  confesarte algo, siento que algo malo me va a pasar.

 

Mejor ya me voy porque estoy diciendo puras tonterías, espero contarte como me fue hoy y que me esperes ansioso porque yo también lo estaré por contarte mi felicidad."

 

Terminando de escribir cerró el cuaderno acariciando su textura de manera delicada, lo iba a guardar en la mesita pero decidió de repente guardarlo en su bolso deportivo.

 

Terminó de arreglarse y salió del lugar sin desayunar, la verdad es que no tenía ganas de hacerlo. Caminó hacia su escuela, hoy no tendrían entrenamiento temprano así que podía llegar cuando comenzaran las clases pero aun así se levantó temprano, tenía que hablar con la chica a la que iba a declararse.

 

Al llegar a la escuela empezó a dirigirse a la azotea del edificio de los segundos años, subió las escaleras mientras su corazón se aceleraba sin siquiera saber el porque, aún así llegó al lugar tomando el pomo de la puerta.

 

No sabía que escena iba a encontrar cuando al abrir la puerta se encontró algo que le rompió el corazón. El primer golpe de ese día fue encontrar a su mejor amigo con la chica que le gustaba, haruko akagi, pero más que sentir dolor por la chica fue el ver a su amigo en ese lugar.

 

Yohei estaba besando a haruko tomando su cintura y pegada a su cuerpo mientras que la chica tenía rodeado el cuello del chico que con sus manos empezaba a recorrer su espalda.

 

El pelirrojo se quedó de piedra viendo aquella imagen que tanto dolor le estaba produciendo, su mejor amigo ni siquiera le había dicho nada y dejó que se siguiera haciendo ilusiones, pero claro el era el idiota de aquellos dos que no le habían dicho nada. Entre cerró la puerta aún parado en el mismo lugar por lo que escuchó claramente lo que platicaron, el segundo golpe.

 

Haruko, ya sabes que hacer cuando hanamichi se te declare ¿no es así? - pregunto yohei a la chica que aún abrasada a él decía con desprecio.

 

Si, ya se que hacer pero... ¿por qué tengo que fingir amar a alguien que no eres tú? Además... que van a decir de mí cuando me vean a su lado, me despreciarían a mi también como lo hacen ya todos los de la escuela - contestó haruko con expresión de molestia.

 

Porque no quiero que se entere que tu y yo tenemos una relación de medio año me entiendes, además... alguien tiene que darle "animo" y hacerle pensar que hay gente que "lo quiere" - decía recalcando aquellas palabras de animo y querer como si fueran algo que nadie hiciera y eso lo lastimo demasiado.

 

Dejando la puerta entreabierta bajó las escaleras sin darse cuenta de que la persona con la que se cruzaba iba a tomar venganza al ver su rostro triste y las primeras lágrimas en sus ojos cosa que dejó desconcertado a esa persona.

 

El resto del día se la pasó en las azoteas de los primeros, no tenía intención de ver a yohei ni a haruko, pero tenía que recuperarse pues de todas formas no podía faltar a las prácticas porque ahí también los vería. Sacó su cuaderno negro y empezó a escribir en él:

 

"Sabía que algo iba a pasar, pero es tan doloroso darte cuenta de que tu mejor amigo en realidad no desea mas que burlarse de ti... mis lágrimas siguen cayendo y no se que hacer para detenerlas... esa conversación también...

 

me despreciarían a mi también como lo hacen ya todos los de la escuela'

 

Esas palabras de boca de haruko "mi amiga" entre comillas, que dolor saber que en la escuela no me quieren... pero que iba a suceder si ni siquiera padres tengo... mi madre primero y después... mi padre... pero tengo que seguir no me puedo dejar caer por algo como esto...

 

Te dejo porque la hora del entrenamiento a llegado"

 

Se dirigió al gimnasio después de cerrar su mochila y se dirigió a su destino donde ya el tercer y definitivo golpe lo esperaba puesto que aún tenía la esperanza de que ayako y ryota lo quisieran tan siquiera un poco.

 

Al ir recorriendo su camino al gimnasio se dio cuenta por fin de las miradas de todos, en sus miradas había miedo, desprecio, asco y sobre todo, odio hacia él. No lo soportaba, por fin había caído en cuenta de que cualquier esfuerzo que hiciera por caerles bien a todos había sido un completo fiasco.

 

Al llegar a las puertas del gimnasio escuchó risas y después la plática de todos los del equipo junto con haruko, yohei y ayako, aunque también podía deducir que se encontraban ryota y el zorro apestoso, cosa totalmente errónea, puesto que ellos llegarían más tarde por la otra puerta escuchando toda la conversación también.

 

Que risa me da - seguía atacada de la risa, pero no de cualquiera si no de burla - ¿así que se te va a declarar el pelirrojo? - decía ayako que había podido al fin controlar su ataque.

 

Si y no sabes lo asqueada que estoy, y hasta seguro rukawa lo estaría si fuera a él a quien se le declarase ese idiota - decía con total desprecio haruko que mostraba su rostro de repugnancia ante la situación de imaginarse al pelirrojo declarándosele al pelinegro.

 

Pero ya planeamos todo y me da tristeza el tener que ocultar mi relación con mi amada haruko ¿no es así? - decía con fingida tristeza yohei, el supuesto "mejor amigo" del pelirrojo.

 

El chico detrás de la puerta ya no pudo soportar mas las burlas que estaba escuchando y estallando en ira, tristeza y odio soltó todo lo que tenía... su mochila deportiva, la maleta de colegio y su libreta que tenía en la mano.

 

Las lágrimas volvieron a salir, esta vez de rabía y odio por saberse burlado por todos en esa maldita escuela, pero ahora sabrían quien era... al agachar la vista observó una piedra grande la cual tomo entre sus manos apretándola con fuerza y más adelante tomó una botella la cual rompió entrando al gimnasio sobresaltando a los presentes y a los dos que iban entrando por la otra puerta con la misma rabia y el mismo odio hacia los presentes en la duela.

 

No me quieren ¿no es así? - pregunto con coraje observando a todos los que se encontraban presentes - pues ahora soy yo el que tengo que decirles un par de cosas a todos ustedes - terminó por decir y empezó por aventar la piedra hacia uno de los tableros con tremendo coraje lo cual provocó un verdadero ruido en cada rincón mientras que la canasta caía al suelo completamente destrozado.

 

HANAMICHI QUE TE PASA - grito yohei que estaba dirigiéndose a su encuentro  mientras que las castañas gritaban con horror al ver la escena - QUE CREES QUE ESTAS HACIENDO IDIOTA - gritó con enfado viéndose enfrente de un adolorido y herido pelirrojo.

 

QUE ¿QUÉ ME PASA? Y TU PRECISAMENTE ME LO PREGUNTAS IMBÉCIL? - Decía el pelirrojo mientras terminaba por romper en su propia mano la botella dejando su mano sangrante y con trozos de vidrios en ella - TE VOY A DECIR QUE ME PASA MALDITO - y tomó a yohei por las solapas del uniforme alzando su cuerpo con verdadera furia - ¿TE RECUERDA ALGO ESTAS PALABRAS? "alguien tiene que darle "animo" y hacerle pensar que hay gente que "lo quiere" " ¿TE DICEN ALGO ESAS MALDITAS PALABRAS? - Gritaba en la cara de un asustado y sorprendido yohei - o las de tu queridísima novia haruko "me despreciarían a mi también como lo hacen ya todos los de la escuela" O QUE TE PARECEN ESTAS "Si y no sabes lo asqueada que estoy, y hasta seguro rukawa lo estaría si fuera a él a quien se le declarase ese idiota" TE PARECE SUFICIENTE MALDITO CABRÓN - terminó por decir dejando a todos totalmente sorprendidos y con miedo.

 

Al no ver respuesta por parte de yohei lo único que atinó a hacer fue a arrojar al pelinegro a la pared más cercana con total furia estampándolo contra ella dejando en claro su fuerza y su odio hacia todos.

 

El griterío se hizo presente llamando la atención de todos los que merodeaban cerca del gimnasio, haruko y ayako no querían ni moverse del miedo que les dio mientras que rukawa se acercó a hanamichi totalmente serio.

 

Ya deja de hacer tanto escándalo - mencionó al estar cerca - ¿quieres que te corran de la escuela o que? - terminó por decir viendo voltear al pelirrojo con una cara que hasta él mismo se sorprendió.

 

TU CALLATE MALDITO ZORRO APESTOSO - Dijo sin ver bien que lo único que quería el pelinegro era ayudarlo - TU NI SIQUIERA SABES LO QUE SIENTO PORQUE TU SIEMPRE LO HAS TENIDO TODO - Le restregó en la cara lo que era simplemente la verdad - TU NO HAS VIVIDO LO QUE ES QUE TU MADRE TE ODIE Y TE AVANDONE, NO HAS SUFRIDO LA MUERTE DE TU PADRE EN TU PROPIA CARA Y NO PODER HACER NADA, NO HAS VIVIDO EL QUE TODOS TE DESPRECIEN POR TENER UNA MALDITA APARIENCIA DE PANDILLERO SIN SERLO DE VERDAD... tu... no has vivido lo que no es que nadie te quiera ni te ame... - dijo cayendo al piso con lágrimas en el rostro, con expresión de dolor, con presencia solitaria... con una cara que simplemente no identificaba al hanamichi sakuragi... al tensai como solía declararse.

 

Y entonces, después de esa revelación todos se quedaron de piedra, nadie sabía de su vida más que yohei hasta ese momento. Nadie se imaginó que aquel escandaloso y odiado pelirrojo fuera tan desdichado y en ese momento todos se arrepintieron.

 

Rukawa, por otra parte, se había quedado sin habla tan solo viendo al frágil pelirrojo que llorando golpeaba el piso lleno de sangre y vidrios rotos. Era cierto el no conocía por lo que había sufrido el pelirrojo pero si conocía lo que era no ser correspondido en el amor.

 

Entonces todos despertaron al ver al pelirrojo pararse y más, se petrificaron al escuchar las últimas palabras que les dirigiría - pero esta es la última vez que ven al idiota que tienen enfrente, es la última vez que todos me ven la cara de estúpido - y al terminar simplemente se marchó terminando simplemente por recoger lo que tenía como amigo, su cuaderno negro y una pluma insertado en él.

 

++ END THE FLASHBACK ++

 

+++

 

Notas finales:

El martes les traigo la continuacion y final de la historia así que espero sus comentarios así sean malos.

Serenity_Moon01

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: