Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

KALEIDOSKOPIO

Autor: Noctis Caelum

[Reviews - 135]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Esta es una respuesta a un reto ^.^ espero les guste! es de los capitulos mas largos de mi historia de fanfics XD.

Me encanto la idea del reto... un naru-chan que no recuerda a su sasu-teme jojojo pero espero darle un giro ya que quiero hacerlo algo diferente....

Algunos de los eventos pasan en el manga y otros los he cambiado en pro de mi historia ^.^ bueno ya todos lo sabemos NARU Y SASU son pertenencia de Kishimoto-sama! porq si fueran mios ya estubieran celebrando sus bodas de plata XD

Notas del capitulo:

Descubriremos como y porq sasu-chan pierde sus recuerdos y porq todos deciden aprovechar esto para hacer desaparecer a sasu-teme de la vida del rubio

Cap.1 :      DESPERTAR

“No extrañas lo que nunca existió”

 

El cielo estaba profundamente nublado. La suave y fría brisa llevaba en ella diminutas gotas de agua anunciando que la lluvia llegaría muy pronto. Estaban frente a frente. Sus compañeros  cansados ya de tanto luchar, estaban agradecidos que el rubio había llegado a tiempo, pero por dentro sabían que él jamás los dejaría solos.

Naruto Sabía que sería un movimiento decisivo, un todo o nada. Lo habían estado persiguiendo durante dos semanas y ya era el momento de ponerle fin a todo, claro, llevándose ellos la victoria. Paso su pulgar por su nariz, para luego señalarlo -Hasta aquí llegaste-ttebayo- estaba muy confiado de sus nuevos poderes. Alrededor de sus ojos se dejaba ver un marco marrón mientras que sus ojos de un profundo color ámbar brillaban de emoción. Sus labios dejaron ver una sonrisa.

Bajo su mano derecha, doblo las rodillas y se agacho un poco. Coloco su mano izquierda sobre la otra y formo una esfera. El aire comenzaba a girar, una pequeña luz azulada comenzaba a formarse, aquel demonio no duraría mucho. La pelea se estaba realizando bastante lejos de la aldea, Naruto lo sabía, no dudaría en usar toda su fuerza.

 

La bestia rozaba sus afiladas uñas en la tierra. Su fino pelaje blanco se encrespaba en su espalda, en su boca se dejaban ver afilados colmillos blancos. Estiro su pata izquierda hacia el frente mientras dejaba la derecha a la altura de su pecho que lentamente bajaba poniéndolo al ras del suelo, su posición era la típica de un felino cuando está a punto de lanzarse sobre su presa. Veía fijamente a Naruto, gruño nuevamente, en sus ojos color amatista se percibía el hambre por la sangre, ya había acabado con una aldea completa, pero esa había sido su última vez, porque ahora Naruto no dejaría que tocara ni un solo pelo de los aldeanos. El rubio sabía que esa bestia le ganaba en peso y estatura, pero “No siempre lo grande, significa que sea fuerte” pensó en sus adentros.

 

Minutos antes...

 

Sai en su afán de salvar a una aldeana de las garras de la bestia, había sido gravemente herido, la pelirosa había corrido inmediatamente a su lado para comenzar el proceso de curación, sabía que la bestia se acercaba, podía escuchar sus enormes pisadas. Pero no podía dejar así a Sai, sería su muerte segura. Reviso mentalmente sus estuches -Dos kunais, seis shurikens... una red- fruncía el seño. Ella sabía que eso no le bastaría ni para retenerlo en lo que ellos escapaban “Si solo pudiera utilizar mis dos puños” pensaba la ojiverde, pero ella sabía que era imposible, tenía que dejar estable primero a Sai antes de quitar sus manos.

 

El sonido de aquellas patas se hacía más fuerte y la velocidad con que se acercaban se hacía más rápido. De entre los árboles se comenzaba a distinguir la figura felina de la bestia, Sai hacia un gesto de dolor -C... corre... Sakura- dijo articulando débilmente -Todo estará bien Sai... no te preocupes- tenía que ser fuerte por los dos. En el suelo se podía sentir el vibrar de la tierra, estaba a unos escasos metros -Todo estará bien- le dijo suavemente mientras se agachaba sobre él para protegerlo del golpe que se aproximaba... abrazo más fuerte a Sai...

 

¡¡¡¡¡KAGE BUNSHIN NO JUTSU!!!!!!

El corazón de Sakura dio un vuelco de emoción, ella reconocería esa voz donde fuera, todos sus temores se fueron. Ahora sabía que estaban a salvo. Veía como alrededor de 100 copias habían tomado de la cola a la fiera deteniéndola a escasos metros frente a ellos -Sakura-chan, disculpa la tardanza-ttebayo- decía el original mientras se rascaba la cabeza -Pero me costó mucho llevarme a los aldeanos a un lugar seguro. Pero no te preocupes... Uzumaki Naruto, está aquí.

Los clones comenzaban a jalar hacia atrás al gigante felino, desapareciendo algunos durante el forcejeo, dejando con sus enormes garras dejaban surcos en la tierra -¡¡VAMOS CLONES, TIREN!!- dijo uno de los mismos clones. Levantaron a la bestia para inmediatamente arrojarla lejos de aquel lugar, arrastrando con su cuerpo algunos árboles. Naruto en un segundo había pasado de estar junto a Sakura a estar sobre la bestia, arremetiéndolo con una patada que lo impulso con furia hacia el suelo, la bestia gruño, el rubio que se había apoyado en la rama de un árbol, esperaba que el felino se pusiera en pie.

Se tenía que reconocer que aquel animal tenía su orgullo. Sabía que moriría, pero aun así no huyo y se levantó, aquel ataque lo había dejado muy lastimado. Naruto bajo del árbol para quedar frente a frente, el sabia toda la sangre que aquel animal había derramado, no se lo perdonaría. El felino había tomado pose de ataque, Naruto tenía su arma definitiva en las manos. Una suave brisa movía las hojas en los arboles. Del cielo comenzaban a caer pequeñas gotas. El felino hizo el primer movimiento, lanzándose sobre el rubio que lo esperaba pacientemente.

-¡RASENGAN!-

Naruto había esquivado gracias a uno de sus clones las enormes garras de aquel animal, llegando bajo su pecho donde impulso la bola de chakra que llevaba en la mano atravesándola por todo su pecho, quedando todo en silencio. Aquello había terminado. La bestia no volvería a matar a nadie más.

Sakura vio a lo lejos un resplandor azul y una fuerte ventisca que movía sus cabellos color rosa. Segundos más tarde salía de los árboles caídos un resplandeciente rubio, sin ningún tipo de rasguño sobre él. La pelirosa había terminado de estabilizar a Sai, ahora podía descansar. El ojiazul, que estaba ahora frente a ellos, les tendió la mano -Bien, regresemos a Konoha.... que ya quiero comer ramen-ttebayo- estas palabras hicieron que aquel momento lleno de tensión desapareciera -Claro Naruto, regresemos a Konoha- decía Sakura tomando la mano del rubio. Que felices eran esos días -Que feliz eres ahora Naruto- Meditaba la pelirosa mientras se levantaban para comenzar su regreso a la aldea –Ahora estoy segura que la decisión que tomamos fue la mejor para ti.

La batalla había sido dura, pero el equipo siete había enfrentado peligros aun mayores y siempre había salido victorioso. Sai caminaba apoyado en el hombro de Naruto mientras que Sakura se veía de lo más pensativa. Desde que habían tomado el camino de regreso a la aldea, recuerdos de lo que había pasado días atrás comenzaron a surgir, recuerdos de algo a lo que ella no había estado totalmente de acuerdo, hasta hoy.

–Definitivamente, Hokage-sama tomo la mejor decisión- dijo tan bajo como un susurro.

-¿Dijiste algo Sakura-chan?

-Eh… este… que quiero llegar a tomar una merecida ducha cuando lleguemos…- una sonrisa acompañaba aquellas palabras, respondiendo la pregunta del rubio, tratando de ocultar la verdadera intención de sus palabras.

 

 

12:00 pm - Torre Hokage  - 2 meses atrás…

-¡TSUNADE-SAMA! ¡TSUNADE-SAMA!- gritaba una afligida pelirosa -¡NARUTO! ..... ¡POR FAVOR! .... creo que se está muriendo!- de sus verdes ojos caían abundantes lagrimas, lagrimas que por más que limpiaba no dejaban de salir.

La Hokage que estaba firmando algunos documentos salió inmediatamente a encontrarse con aquellos desesperados gritos. Shizune que se encontraba a su lado tomo rápidamente el kit de primeros auxilios y corrió tras la Hokage. Tsunade sabía muy bien cual había sido la misión otorgada al equipo Kakashi. Desde el día de su partida había quedado preocupada por los posibles resultados. Sabía que esta vez seria definitivo, ya fuera de manera positiva o negativa.

-Pero que dem...- no pudo terminar la frase.

En los brazos de Sai y Kakashi yacía un frágil rubio que apenas y daba señales de respirar. Sakura con su jutsu medico movía sus temblorosas manos de un lado a otro tratando desesperadamente de sanar todas las heridas del Uzumaki, pero al parecer nada daba el resultado esperado. Rápidamente la Hokage lo recostó en el suelo, estaba frio pero no importaba, no había tiempo de llevarlo al hospital, había que actuar en ese momento o seria el final del rubio.

-¡Sakura! ¡Tranquilízate... que le paso a Naruto!- decía mientras sustituía las manos de Sakura por las suyas y comenzaba a verse una luz que parecían emanar de ellas -Shizune- dijo sin quitarle la mirada a Naruto.

Shizune, rápidamente unió sus manos e hizo un pequeño triangulo con sus dedos pulgar e índice y comenzó a analizar el interior del cuerpo del rubio. Era como verlo a través de una radiografía y comenzó a decir lo que veía -Hokage-sama... su cuerpo está muy lastimado, tiene una fractura en su pierna derecha, dos... no tres costillas rotas- rectificaba al ir subiendo por su cuerpo, deteniéndose en seco al llegar a su pecho -Tiene algo cerca de su corazón, algo obstruye el flujo de su chakra- sus manos quedaron estables a la altura del pecho del ojiazul.

-Todo... todo fue muy rápido- la pelirosa secaba sus lagrimas nuevamente -Fue... mi culpa ¡MI CULPA!... si tan solo no hubiera ido por el...- diciendo lo ultimo casi como un susurro.

-De que hablas, no comprendo... ¡¿Sakura, tu le hiciste esto a Naruto?!- los sonidos habían parecido detenerse en ese instante. Tsunade miraba directamente a la pelirosa en busca de la respuesta. Una  fuerte voz rompió aquel momento haciendo que el tiempo volviera a correr.

-¡NO!- dijo Sai con un rostro serio, dejando ver en sus ojos negros su desaprobación a aquella pregunta -El que le hizo esto a Naruto fue... Uchiha Sasuke- el pelinegro dejaba ver en su rostro la frustración y cólera por el recuerdo.

Tsunade frunció el ceño al escuchar esto, mientras Kakashi mantenía su mirada ausente y con pesar.

-Bien, me lo contaras dentro de un momento, ahora hay que salvar a Naruto. Por lo que veo alguien le ha lanzado un jutsu especial para cortar la circulación de su chakra, eso lentamente a ido obstruyendo las entradas cercanas a su corazón y a impedido que la energía del kyuubi le ayude a recuperarse como siempre lo hace – unió un poco más las cejas -Solo hay una persona capaz de hacer esto...

-Kabuto- dijo Kakashi meditando sobre el nombre.

-¿Lo han visto? ¿Está vivo?

-Fue hace algunas semanas- Kakashi comenzó a relatar -Fue un encuentro bastante extraño... el... luego de que Sasuke matara a Oroshimaru, Kabuto, logro implantarse poco de lo que quedo vivo de el... ahora son... uno solo. Aunque él dice que tiene el control, vimos incrédulos como poco a poco y aunque él lo niegue Oroshimaru está tomando posesión de su cuerpo- pauso un segundo para continuar para recordar mejor aquello -Hubo un acercamiento entre Naruto y Kabuto, ese debió haber sido en momento en que él…

-KOF... KOF.... -los pensamientos de todos fueron interrumpidos.

-¡NARUTO!- gritaron todos al unisonó, posando sus ojos sobre el rubio.

-He logrado desvanecer el pequeño cumulo de chakra negro que obstruía las venas de Naruto...- había gastado la mayoría de su chakra, trataba de recuperar su aliento, pero la Hokage estaba satisfecha con su trabajo, ahora el kitzune estaba estable, pero sabía que tenía que estar bajo observación.

-El kyuubi ha comenzado a actuar.... sus huesos se están... curando- decía Shizune mientras revisaba nuevamente el cuerpo de Naruto, sin salir de su asombro, por primera vez y de primera mano veía como actuaba la regeneración del rubio.

Se dejó escuchar en aquel pasillo un suspiro de tranquilidad... lo peor ya había pasado... o por lo menos, en ese momento lo pensaban.

Sai había logrado que Sakura dejara de llorar. Sostenía su mano mientras le decía que no era su culpa. Tsunade, un poco más relajada, permaneció sentada junto a Naruto por cualquier emergencia. Lo veía con ternura, un pensamiento no dejaba de palpitar en su cabeza -No otra vez-  paso su mano por el rubio cabello tratando de colocarlo en su lugar. Todos, aunque no dijeran nada, sentían lo mismo, sabían que esto había llegado muy lejos, hasta Sakura había renunciado a Sasuke intentando obligar a Naruto desistir en traerlo de regreso a Konoha, hasta ella sabía que ya todo era en vano.

-¿Qué fue lo que paso?- Tsunade tomo la mano del rubio... ahora si podría escuchar lo que le tenían que contar.

-Fue mi cul....- comenzó la pelirosa.

-FUE SASUKE- decía Kakashi alzando la voz para interrumpirla.

Kakashi se mostraba un poco molesto, asombrando a todos en aquel espacio -Nos dirigíamos al sitio donde se reunirían todos los Kages- decía mientras apoyaba su pierna sobre la pared -Pero una explosión nos alarmo a unos cinco kilómetros antes de llegar, decidimos ir a investigar. Me preocupaba Naruto, lo veía cansado, respiraba con mucha dificultad pero el nos decía que todo estaba bien ocultándolo con su familiar sonrisa -todos vieron al rubio, continuo -Al llegar, una nueva explosión nos dio la bienvenida. Cuando nuestra vista del objetivo fue clara, no lo podíamos creer. Delante de nosotros estaba Uchiha Sasuke... inmediatamente Naruto se llevo sus manos al pecho- Todo estaba en silencio dejando a Tsunade escuchar aquello sin interrupciones, Kakashi continuo -Algo no estaba bien, Naruto estaba hiperventilando, lo ayude a mantenerse en pie, lo deje a cargo de Yamato y decidí ir a investigar, pero un grito nos tomó por sorpresa y una cosa llevo a otra, vi a mi alrededor y ella no estaba -Sakura-chan- dijo Naruto como leve susurro y en menos de un segundo había llegado al campo de batalla justo para recibir un ataque eléctrico de la Kusanagi, sorprendiendo hasta al mismo Sasuke. Naruto cayó de rodillas frente a Sakura. Arrugaba su camisa, se veía que el dolor era penetrante, pero aun así veía con firmeza el rostro de Sasuke…- su mirada se perdió en aquel recuerdo -Movió sus labios, se que los movió- dijo finalmente a modo de susurro

-Luego de eso... Sasuke desapareció- dijo finalmente la pelirosa.

Tsunade ya lo esperaba, ella sabía que el pelinegro no iría a cambiar aunque ya hubiera matado a su hermano, aunque ya hubiera cobrado su venganza. Ella sabía que jamás regresaría a Konoha nuevamente. Pero, todavía existía un “Tal vez” en su cabeza, que iba y venía en sus pensamientos. Había pensado que tal vez, Naruto haría la diferencia, que tal vez Naruto y su poder de cambiar a las personas lo lograría y tal vez ahora que Sasuke había encontrado su venganza, el rubio lograría traerlo de regreso, y era por eso que había accedido a una nueva búsqueda del pelinegro. ¡PERO NO! Ese estúpido testarudo lo había hecho de nuevo. Había rechazado la mano de su mejor amigo, su hermano, la única persona que nunca había perdido la fe en él, y Sasuke había tomado todo esto y nuevamente la había pisoteado como cualquier basura.

Esto ya había acabado con su paciencia. Le dolía ver a Naruto en aquel estado. Una y otra vez regresando todo lastimado tanto en cuerpo como en alma. Ya había sido suficiente, Naruto había sufrido demasiado, ya era hora de que a su vida llegara la felicidad. Pero Tsunade sabía que mientras Sasuke existiera para Naruto, eso jamás pasaría.

-Bueno, hay que llevar a Naruto al hospital- Dijo la Hokage tratando de ocultar sus ganas de golpear a cierto pelinegro.

Pasaron tres largos días para que el rubio despertara. Sus heridas habían sido curadas. Hinata llegaba todos los días a dejarle flores frescas al cuarto, mientras que Sakura era su enfermera personal, revisándolo por la mañana y por la tarde. No se podía estar mejor cuidado.

Hinata como siempre llevaba unos lindos girasoles al florero de Naruto. Corrió la cortina y abrió la ventana. La suave brisa movía su largo cabello negro, un fresco aroma inundaba sus pulmones y solo un nombre podía salir de su boca –Naruto-kun- dijo en un suspiro.

-Si, Hinata-chan.

-NA NA NA ¡¡¡NARUTO-KUN!!!- sus mejillas se habían tornado en un cereza intenso, el susto había sido enorme, pero ahora lo sustituía por emoción. Sin pensarlo mucho se lanzo en un abrazo sobre el rubio. Un segundo más tarde se quedaba paralizada al ser consciente de lo que hacía.

-¡Ah! Naruto, ya despertaste- decía una pelirosa acompañada por un sonriente pelinegro.

-¡Hola Chicos!... creo que los he vuelto a preocupar jeje- decía rascándose la cabeza.

-¡Ni lo dudes Naruto! esta vez pensábamos que…

-Ya no te preocupes Sakura-chan, me falta fuerza, espera a que le diga a Ero-senin que me ayude en mis entrenamientos y veras como… ¡¡AUCH!!-  Un sólido golpe a la cabeza dejaba vibraciones en el cuarto.

-¡Idiota! Primero cúrate y después piensa en esas cosas- el estrepitoso sonar de la puerta cerrándose llamo la atención de las enfermeras, pero ellas ya conocían el temperamento de la pelirosa.

Pasaron dos días más en los que Naruto permanecía en el Hospital, en contra claro estaba de su voluntad y aunque él decía que ya se sentía mejor, no podían correr riesgos. Aquel jutsu medico había sido bastante fuerte, ya que ni el kyuubi había podido deshacerse de él. Tenían que estar seguros que todas sus funciones estaban normales siendo un ataque más interno que externo. Pasaría una semana más para que al equipo siete se le asignaran otra misión.

Tsunade conocía a Naruto, sabía lo que le pediría, le parecía extraño que no se lo hubiera pedido hasta el momento. La reunión de los Kages ya había terminado y todo había transcurrido con normalidad, entonces la Hokage se preguntaba la verdadera razón de la presencia de Sasuke en aquel lugar.

Sakura había estado buscando las palabras de agradecerle a Naruto por haberla salvado. Pero hasta el momento Naruto se había mostrado tan feliz que no quería recordarle ese momento tan amargo. El ojiazul había estado llorando tanto por ir a Ichiraku que Sai y Sakura no tenían otra opción que acceder.

-¡ITADAKIMASU!- decía un sonriente rubio mientras absorbía su primera ración de fideos.

-Gracias por la comida- respondían al unisonó sus dos amigos de equipo, mientras ellos también comenzaban a comer.

-Me siento como si no hubiera comido en años-ttebayo.... ¡Otro plato por favor!

-Nuestra última misión fue demasiado larga- reflexionaba un sonriente pelinegro.

-¡Naruto! ¡No pidas más de lo que puedas pagar!- gritaba como siempre la ojiverde.

-Estoy aburrido-ttebayo, espero que Tsunade-bachan nos de una misión pronto- un segundo plato para el rubio era dejado en la mesa.

-Naruto....

-Si Sakura-chan.

-Quería darte las gracias por haberme salvado... en nuestra misión anterior- sin saber porque su rostro se sonrojo tomándola por sorpresa hasta a ella, continuo -Ya que si tu no hubieras llegado, de seguro Sasuke...

-Jaja no fue nada Sakura-chan, siempre protegeré a mis amigos- decía mientras terminaba de tomarse los restos de sopa en su plato -¡Waja! Ahora si estoy satisfecho- decía mientras acariciaba su estómago.

Al final, Naruto había tenido que recurrir a Sai para un pequeño préstamo de última hora y así ya satisfechos se dispusieron a retirarse a sus casas para descansar un poco ya que por la mañana tenían que estar a primeras horas en la oficina de la Hokage. Uno de los Ambus había llevado información sobre un ataque realizado a la aldea del Trigo por parte de Akatsuki. Tsunade sabía que Naruto estaría mas que emocionado por tomar esta misión así que no dudo en asignárselo al equipo siete.

-¡Que emoción! ¡Al fin una misión! Ya estaba aburrido-ttebayo

-Espero que esos de Akatsuki nos puedan dar información, si no me veré obligada a usar la fuerza.

-Nuestro objetivo es traerlos vivos para que el equipo de interrogación de Konoha se haga cargo, ellos deben de tener alguna pista más clara sobre el paradero de Sasuke.

-Bueno chicos los veo mañana, dormiré como una roca luego de tanta comida-ttebayo- dijo Naruto mientras se despedía con la mano.

Los otros dos ninjas hicieron el mismo gesto con la mano mientras seguían su camino. Sakura vio hacia atrás nuevamente para ver como el rubio entraba en su casa... algo no encajaba en todo aquello.

Era temprano por la mañana, Naruto lucia bastante despreocupado. Sostenía sus manos atrás de su cabeza y mantenía la mayoría de su peso sobre su pie derecho, mientras que Kakashi, Sai y Sakura permanecían firmes.

-Bueno chicos, creo que tres semanas son suficientes para descansar y deben de estar aburridos... ¿verdad Naruto?- dijo mientras lanzaba una pequeña sonrisa hacia el rubio -Al parecer en la aldea del Trigo rondan los rumores sobre tres personas con las distintivas capas Akatsuki, llamándome la atención la descripción de uno de ellos...- hizo una pequeña pausa para pensar muy bien sus palabras, continuo -Uno de ellos es alto, de cabellos azabache y ojos rojo carmesí- Todos fruncieron el rostro ante aquello, ellos ya sabía a quién se referían. Una voz termino con aquella cadena de silencio.

-Sasuke- dijo Kakashi hablando por todos en aquella sala.

-Eto... Tsunade-bachan, hay algo que he querido preguntar desde hace mucho- decía de manera despreocupada. Todos miraron al rubio mientras formulaba su pregunta.

-¿Que pasa Naruto?-

-Parece que todos lo conocen y tienen información sobre ese sujeto, me parece injusto que me vaya a la misión sin saber a quién me enfrento- Todos estaban sin todavía entender lo que el Uzumaki quería decir.

-¿A qué sujeto te refieres Naruto?- dijo Tsunade apoyando los codos sobre su escritorio.

-Pues a este tal Sasuke-ttebayo, todos lo mencionan pero yo no sé quién es y si me voy a enfrentar a él un poco de información no me vendría mal. Además de que en el informe que nos dio Kabuto no había ningún Sasuke. Debe de ser nuevo en Akatsuki- finalizo de forma desinteresada, cambiando su peso del pie derecho al izquierdo.

Un silencio invadió el cuarto. Todos tenían miradas incrédulas. Se podía sentir la tensión. Todos tenían miles de preguntas. ¿Acaso Naruto bromearía con algo así? Pensó Sakura. ¿Como podría olvidarse de su lazo con Uchiha Sasuke? Meditaba Sai. ¿Naruto, acaso has olvidado a tu mejor amigo? Kakashi no podía creerlo. ¿Cómo puedes olvidarte de la persona más importante en tu vida? Shizune estrujaba más a la cerdita entre sus brazos. ¿Naruto... acaso has olvidado a Uchiha Sasuke? Fue la pregunta que todos sin saberlo pensaron al mismo tiempo, parecía una eternidad pero solo habían pasado segundos cuando una voz rompió aquel silencio...

-Tienes razón Naruto, al parecer nos olvidamos de darte la información sobre nuestro enemigo- dijo la Hokage todavía con semblante serio. Saco algo de su escritorio -Shizune... dáselo a Naruto por favor- todos mantenían su mirada entre la Hokage aquel folder y Naruto. Aquel folder contenía la información sobre el ex-habitante de Konoha y ahora aliado de Akatsuki. Naruto abrió y leyó con detenimiento cada una de las páginas, pero ninguna reacción, era como si leyera cualquier aburrido informe.

-Así que es un Uchiha, pensé que Itachi era el ultimo que quedaba- dijo al final entregándole el folder de nuevo a Shizune -Dice el informe que nació en Konoha, pero no me parece familiar, quizá estuvimos en cursos separados en la escuela-ttebayo- dijo rascándose la cabeza.

-Pero Naruto, Sasuke es...

-¡SAKURA!- dijo de forma moderada pero demandante, continuo -Equipo siete, su misión será ir a la aldea del Trigo e investigar sobre estos supuestos Akatsuki, pero no los capturen, estúdienlos, tal vez nos puedan llevar a su líder.

-¡HI!- dijeron al mismo tiempo.

La Hokage veía fijamente a Naruto, nada parecía perturbarlo, era el mismo de siempre, claro, cuando no se trataba de Sasuke. Tsunade tenía claro lo que pasaba y no desaprovecharía esta oportunidad. Solo necesitaba decírselo a los demás sin que Naruto se diera cuenta.

-NARUTO- dijo con firmeza -Ve a buscar a Yamato, el también es parte del equipo siete y tiene que estar al tanto de lo que hemos hablado- Tsunade sabía que Yamato estaba en una misión secreta Ambu, así que eso le daría tiempo de decírselo a los demás

-¡HI Tsunade-bachan! Sai, no te olvides que iremos a Ichiraku a cenar-ttebayo- dijo antes de retirarse.

Estando segura de que Naruto ya no estaba en la torre, se dispuso a hablar.

-Sé que ya se han dado cuenta- Comenzó con semblante serio -Al parecer Naruto ha olvidado la existencia de Sasuke. He examinado sus reacciones, todas son bastante sinceras y no ocultan ninguna segunda intención. Creo ese jutsu daño más de lo que nuestros ojos médicos podían ver y algo en Naruto ha decidido olvidar a esa persona - todos permanecían con sus rostros pensativos  -Esta es nuestra oportunidad, todos hemos visto como Naruto a sufrido por él y nos ha quedado más que claro que esa persona jamás regresara. Así que porque no ayudar a Naruto a ser feliz y ayudarlo a olvidar por completo a Uchiha Sasuke, ya que si para él no existe, para nosotros tampoco- dijo fríamente.

-¡HI!- respondieron todos con miradas fijas en el rostro de la Hokage.

Todos estaban de acuerdo. Ellos mismos se encargarían de decirle a las personas más allegadas al rubio, Jiraiya, Iruka, Yamato, Ino, Chouji, Nedji, Hinata, Lee, Chikamaru, Kiba, Shino, y sus demás compañeros y así lentamente se expandiría el secreto. Le habían dado suficientes oportunidades al Uchiha y este las había desaprovechado, había dañado a Naruto de todas las formas posibles y no podían dejar pasar esta oportunidad, la única con dudas en su rostro era Sakura, pero sabía que era lo único que podían hacer para que el rubio dejara de salir herido, esas heridas que eran las que más daño le hacían. Todos quedaron en silencio.

Ese día en ese cuarto, la existencia de Uchiha Sasuke en la vida de Naruto, fue borrada.

Notas finales:

Pues bien!

Espero les haya gustado ^.^ no tiene mucha accion por el momento pero recordemos que solo es el principio.

ESPERO SUS COMENTARIOS!!!!!!!!!!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: