Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

¡Oden del mal!

Autor: rennokissu

[Reviews - 11]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Dedicado a PS porque adoro a su Changmin y se lo merece después de tanto trabajo ♥ Espero que te guste, sino... tu novio guiri te hará pasteles de fresa (?) *Huye* 8D

 

Gracias Naniiz y Jun // La una por decirme lo que necesitaba saber e inspirarme y la otra por soportar mis ataques de "No me va a dar tiempooooooooooooooo" 8DD

El título corre a cargo de Jun e__e

 

Odias esta sensación. Sí, esa sensación de creer saber algo, es más, saberlo, estar seguro de ello, pero a tu pesar, desconocerlo.

 

Todo pasa ante sus ojos, de la manera más simple, pero dejándote ese parecer de que falta algo de información que tu cerebro no puede captar, aunque Changmin prefería decir que simplemente “Él podía enterarse cuando quisiera, si no lo sabía era por su propio querer y nadie podía rebatírselo”.

 

 

-Jaejoong está raro, Changmin, deja de explotarlo para que te cocine.-

 

-Lo hace por gusto y placer, Chunnie~-

 

Fingir sonrisas se le daba bastante bien, en verdad lo notaba extraño, pero su ego no le permitía preguntar, ese ente mayor llamado orgullo que te hace morderte la lengua cada vez que quieres decir algo que agradará a la persona que quieres, pero “podría” dejarte a ti por los suelos. Changmin no llegaba a darse cuenta de que ver sonreír a Jaejoong era su mejor, y más adictiva droga.

Dos semanas pudiendo disfrutarla, por fin se había decidido a pedirle salir, el mayor había aceptado. Entonces… ¿Para qué tanto lío?

 

 

-Oye hyung…-

 

Se lo podía proponer, ir dispuesto a solucionar esa extraña tensión que había entre ambos y que ni Changmin nerdman podía entender.

 

-Oh, Changminie. ¿No hace hoy un buen día?-

 

-Hyung… está lloviendo a cantaros.-

 

 

Otra oportunidad perdida, pero Changmin sabía que ese no era el mejor momento para hablar. Jaejoong se había puesto tan nervioso que al salir corriendo se tropezó con la escoba, dándose, al parecer, un gracioso golpe para Yoochun.

 

 

Esta vez sí era la vencida, consiguió encerrar a Jaejoong en su cuarto, taponando la única puerta.

 

-Ahora, hablaremos.-

 

Autoridad, seriedad y sinceridad, solo necesitaba eso para saber que coño le pasaba a su hyung.

 

-Pero Minnie, tengo que preparar la comida.-

 

Intentó escaparse, haciendo un grácil movimiento, pero, para ser sinceros, siendo Jaejoong no podía acabar de otra manera.

 

-Hyung… ¿estás bien?-

 

Te agachas a asegurarte, si, tú te has agachado para ver como está él, y no te has muerto ni te ha salido un sarpullido, ¿a que no?

 

-S-sí, tranquilo…-

 

No te miraba, bajó la vista mientras se levantaba del suelo, algo en tu interior quería explotar.

 

-¿Por qué no me cuentas las cosas?-

 

Mascullaste, notablemente enfadado. Apretando tus puños, si llega a estar Yunho cerca no se libraba de ser golpeado.

Él simplemente se frota el brazo nervioso, tu cabeza empieza a pensar por si sola. “¿No querrá estar conmigo? ¿Habrá encontrado a alguien mejor? ¿Estará embarazado?” No, eso último tenía nulas posibilidades de ser plausible.

 

-Minnie… yo…-

 

Seguía sin mirarte, tu cabeza seguía imaginando las peores cosas, las más horrendas traiciones por su parte, un sin fin de falsedades que, en esos momentos, para ti tenían todo el sentido acorde con la situación.

 

-¿Qué? ¿Acaso piensas dejarme?-

 

Y ahí estaba, tu orgullo hablando por ti. No podías ser compresivo, abrazarlo y dejarlo expresarse, ¿cierto, Changmin? No, porque ese no era tu carácter.

 

3…

 

-… Changmin, cálmate.-

 

2…

 

-¿Qué me calme? ¿¡Cómo pretendes que me calme!?-

 

1 y…

 

-¡Chicos, vestíos y dejar de hacer cochinadas, hemos llegado con la compra!-

 

Se oyó la aguda voz de un delfín de fondo, un delfín jodemomentos, para que mentir.

Lo miraste, él te devolvió la mirada. Te sonrió, suspiraste y, con una gran sonrisa en la cara, abriste tus brazos para él, envolviéndolo en ellos.

 

-Siento el haberte chillado.-

 

-Tranquilo, verás es que…-

 

Tragaste saliva, esperándote lo peor.

 

 

-El otro día, ¿recuerdas que me pediste que te preparara un plato japonés muy extraño?-

 

Te separaste un poco, rara manera de empezar una historia de engaño, cuernos y lujuria, como tu cabeza acababa de imaginar.

 

-Sí, lo recuerdo pero… ¿Qué tiene que ver eso con todo esto?-

 

Lo mirabas perplejo, toda la historia que te acababas de montar se desmoronaba por momentos.

 

-Pues que… no podía mirarte a la cara sabiendo que… Lo siento, Changmin, lo intenté, de verdad que lo intenté pero… ¡No se hacer oden!-

 

-What… the… Espera, ¿eso te tenía tan raro y alejado de mí?-

 

-Hombre, sabiendo como te gusta la comida tenía miedo de decírtelo. ¡La quieres más que a mi!-

 

-Eso no lo dudes, los humanos necesitamos comer para sobrevivir… Pero ese es otro tema. Jaejoong, idiota, me tenías preocupado.-

 

Lo abrazas con todo tu corazón pero la menor fuerza posible, te habías enamorado de ese idiota y eso no iba a cambiar ahora, aunque no supiera preparar “oden”.

 

-Lo siento, Changminie~-

 

Te separas, lo miras sonreírte y juntas vuestros labios con suavidad, aguantando ahí el tiempo justo para que llegaran los demás a molestar.

 

-Jaejoong, no comida, no party.-

 

Lo ves reírse como un niño travieso, te enternece tanto que te olvidas de las ganas de matar a Yoochun que te acababan de entrar al oírle golpear la puerta.

 

-Ya vamos, esperad abajo. Entonces, ¿me perdonas?-

 

-No hay nada que perdonar, aunque me lo tendrás que pagar en carnes.-

 

Lo vuelves a juntar a ti, travieso.

 

-¿Carnes?-

 

Sonríe, mirándote con lujuria.

 

-Sí, ternera estará bien.-

 

Ahora eres tú el que sonríe por su puchero, tan tierno, tan sexy. Lo coges de la mano, llevándotelo a bajo, soportando las miradas de los demás, mejor era cenar bien, esa noche sería muy larga para ambos.

Notas finales:

WTF *Huye a matarse por ahí (?)*

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: