Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

愛の101日間

Autor: Minuet Pavlov

[Reviews - 8]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Índice de notas extras:

Inspiración | Prólogo

愛の101日間

-------------------------------------------------------------------------------------

[101]- 丘の上のトワイライト
-Prólogo-

By M. Pavlov

-------------------------------------------------------------------------------------

 

"Si pides por amor en este lugar, en 101 días tendrás tu respuesta"

Un pequeño tonto mito de un santuario en una colina rumbo a una escuela.
Una leyenda urbana.
Un cuento de los locales.

Un corazón cuyos latidos se volvían más fuertes a cada paso, recordándola.

El kami del santuario, un dios con probablemente demasiado tiempo en sus manos, adoraba las flores. Grandes, pequeñas, llenas de vida. Increíblemente coloridas. Las atesoraba enormemente.
Sin embargo, nadie sabía por qué con exactitud.

Un jovencito nervioso traía consigo una hermosa rama de un árbol de cerezo. A penas y cabía en sus manos. No era en lo absoluto larga o grande y, pese a lo que se pueda pensar, no la había arrancado del árbol. La había encontrado cerca del río al pie de la colina, brillando con rocío bajo los rayos de sol del mediodía.

Lo reconoció como una señal.

Le gustaban las flores de sakura.  
El pensamiento de hacer lo que había venido a hacer le había rondado por la cabeza algunos días. Honestamente, ni siquiera lo había considerado de forma seria. Ver aquella rama con las flores más bonitas que haya visto jamás en un cerezo, lo tomó como una señal. Una de sus flores predilectas, el dios que amaba las flores, encontrar las flores de sakura más vistosas…

Seguramente no era coincidencia.

Pero para flores, éstas eran algo comunes.
Esperaba que su humilde ofrenda alegrara al kami del santuario de todas formas.

La hora era la correcta.
El crepúsculo, cercano.

Una gama de naranjas se deslavaban por el cielo.
Tachas de plata se aferraban al pronto manto nocturno.
Los colores de oropel fluctuaban con sombras al movimiento.
Los escalones de la pavimentación de la colina lucían como un teatro de sombras, dejando caer la suya en el sendero que creaban.

El dios del santuario, ser interesante y caprichoso, tomaba aparentemente como pasatiempo cumplir los deseos de esos que venían a él a pedir milagros de amor, cuando era solo un kami de la colina. Al igual que su afición por las flores, nadie sabía el porqué de sus acciones.

A nadie le molestaba, de todas formas.
No cuando las peticiones que llegaban a sus oídos eran atendidas magníficamente.
Ciento uno días de espera a cambio de amor; sonaba a una oferta demasiado tentadora al fin y al cabo.

Una vez subidos los escalones, casi a la cúspide de la colina, el pequeño santuario se encontraba bañado de flores; preciosas, fragantes y que nunca había visto jamás. Rosas, azules, amarillas naranjas, rojas. Un espectáculo hipnotizante.

Un aroma a agua, similar al de la lluvia, se respiraba en la zona. Las flores generaban su propio oasis entre el directo rayo de sol que recibía el santuario. En cierta forma pareció entender al dios. Olía a flores, a petrichor y refrescaba de forma relajante.

El joven se acercó, caminado por un pequeño camino de piedras de río,  y depositó cuidadosamente la rama del árbol de cerezo en el primer espacio que encontró. Cuando se dio cuenta, la rama parecía demasiado cerca pero lo enmarcaba de forma fantástica.
Contrastaba bellamente con el ruido de los colores estridentes de las flores con la palidez de la rama y sus delicados brotes.

Inmediatamente, el muchacho tomó su lugar frente al santuario reverenciando dos veces, aplaudiendo otras dos para terminar reverenciando  una vez más.

Hizo su petición silenciosamente, mientras cerraba sus verdes ojos.
No se le pudo evitar escapar un “Por favor”- algo desesperado.

Su plegaria había sido hecha, siguiendo los pasos correspondientes.
Una puesta de sol. Una ofrenda. Una plegaria.
Y sintiéndose satisfecho, el muchacho comenzó a bajar de la colina y caminó hacia su casa.

No había regresado de la experiencia más sabio.
Ni siquiera con algo de iluminación espiritual.

El joven que poseía el cabello marrón, también tenía una mirada esperanzada.
Sabía que podía ser inútil. Una completa falla. Una pérdida de tiempo.
Y aun sabiendo aquello, guardaba esperanza.
La más grande de las esperanzas.

Notas finales:

¡Hola!
¡Hola! ( ´ ▽ ` )a417;

Bien, he aquí una pequeña historia que he traído en la cabeza un rato (´ヮ`)

Las actualizaciones serán un poco lentas, pero de todas formas espero que lo disfruten (*a40;j7;a40;)a377;*a439;

¡Un review y un vaso de agua no se le niegan a nadie!

Gracias por leer ( ´ ▽ ` )a417;

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: