Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Nussknacker

Autor: Minuet Pavlov

[Reviews - 4]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

¡Una nueva historia!

Este fue el resultado de dejar pasar el cumpleaños de Masamune sin que escribiera algo para dicha ocasión y que terminara atormentándome casi tres meses después.

No me quejo mucho, me agrada la idea y a dónde va dirigida.

Será un multicap largo. Después de todo, es una versión influenciada por muchas otras versiones, como la puesta original de Tchaikovsky, el libro original de dónde sale la historia de E.T.A. Hoffman y otras más.

Como siempre, aquí las notas de los capitulos:

Inspiración |

Notas del capitulo:

Aquí el prólogo.

Como saben, yo no hago notas del prólogo en específico, sin embargo es prudente aclarar algunas cosas antes.

La historia se divide por capítulos (léase arcos).

"[Kapitel Eins]" correspondé al primero. Su traducción literal es "Capítulo Uno".

Solo hago hincapíe, para que estén al tanto para el momento que este cambie y se avenze a otros arcos.

Espero que les agrade.

Nussknacker

[Kapitel Eins]

{Prolog} Fremde

-------------------------------------------------------------------------------

 

Llegaron como dos gatos, como sombras caminando por paredes, escurriéndose por recovecos impensados a la pequeña ciudad que dormía para ese momento.

Como las ventiscas repentinas, llegaron al pórtico de una rica casa, faltos de aliento.

Tocaron a la puerta, no para pedir asilo, sino para saber, deseosos, si el acontecimiento ya había ocurrido.

Ante la negativa de la poca gente ansiosa dentro, uno de los dos hombres, uno de apariencia enigmática de cabellos plateados y ojos púrpura, pasó dentro de la casa para hacer algo de plática. Su acompañante se quedó afuera, en su espera.

No había sido invitado y, aunque la oferta de ir de la mano como su amigo era tentadora, que se les relacionara juntos desde ahorita podría traer consecuencias para el futuro.

Se quedó entonces  en la parte que ofrecía más sombras del pórtico, encontrándose a su paso una ventana  iluminada por la cálida luz de las velas, en la que una serie de parteras y otras muchas mujeres, rodeaban a una dama, en camisón blanco y con los cabellos humedecidos por el sudor del esfuerzo, que estaba pronta a dar a luz en una extraña noche en la que aún nevaba en pleno Marzo.

De un invierno que había durado mucho y del más catastrófico en décadas.

No les dio indicativo de su presencia, permaneciendo bien oculto.

Se podía admirar con facilidad que la mujer estaba lejos de recibir a su primogénito todavía.

Dejando a las mujeres que le atendían secándole el sudor y a las que le masajeaban para calmarla  entretenidas con sus asuntos, el joven de cabello chocolate y ojos verdes, se recargó en el barandal cercano, contemplando el paisaje nocturno mientras que a su cabeza le daban vueltas una cantidad de asuntos que debía sopesar debidamente.

Vio los copos de nieve flotar en el ambiente, y recordó el lugar de dónde provenía y cuán diferente era todo aquello.

Escuchó la puerta de la entrada abrirse, seguido de unos pasos pasados envueltos en botines de piel que venían a sus espaldas.

-¿Aún no va a nacer?-se aventuró el joven, pretendiendo desconocer la respuesta. Solo para asegurarse.

-No, aún no.-

El joven suspiró contemplativo.

Habían venido tan rápido como había sido posible.

Era el parto del primer hijo de un par de conocidos de Akihiko, pero no estaban ahí precisamente para celebrar la llegada del bebé.
Al menos no del todo.

Akihiko metió una mano al bolsillo interno de la gabardina, sacando su pipa predilecta de meerschaum, cuya tonalidad ya era dorada.

La rellenó de tabaco y comenzó a fumar.

-¿En qué piensas Misaki?- dijo, exhalando el humo al ambiente que ya por sí solo lucía fantasmagórico como para acentuarlo aún más con el leve gris proveniente de la pipa.

-En muchas cosas.-contestó sin voltearle a ver.

-¿Qué te preocupa? Todo está como se previó. De hecho, corrimos con la suerte de llegar antes.-

Misaki, sin darle aún la cara, admiró el verde obscuro de las copas de los árboles que tenían prendadas nieve.

La predicción de Usami había apuntado a estos hechos.

La persona necesaria era un primogénito que naciese en una noche de nieve ya entrada la primavera.

-Pero, ¿y si no sale bien?- suspiró cansinamente.- ¿Y si-?

No pudo terminar porque sintió un abrazo cálido reconfortarle la espalda.

-¡Usagi, no! ¡Hay gente-!

-No pueden vernos.-emitió tranquilo Akihiko, y Misaki se relajó en sus brazos, pese a que estaba todavía inquieto que le vieran en semejantes actos... No, que vieran a Akihiko en semejantes actos que podían causarle grandes problemas.

-¿No confías en mí?-inquirió suavemente Akihiko, recargándose delicadamente sobre la cima de la cabeza de la persona que más amaba en la existencia.

-No es eso...-susurró Misaki dando un apretón ligero a una de sus manos, conteniendo cuan aprensivo se sentía.

Akihiko tenía una idea de qué le aquejaba.

Era mejor poner esas dudas fuera del camino antes de que esa cabecita suya se combustionara por la preocupación.

Se separó un tanto y depositó un beso tierno en su cabello.

Antes de hablar, suspiró profundamente.

De verdad le gustaba estar así con Misaki, abrazados sin que el mundo allá afuera se interpusiera entre los dos.

-Las estrellas dicen que esta es la persona indicada.-exclamó, queriendo ser terminante, observando las estrellas resplandecer en el cielo.

Sabía de antemano que la persona entre sus brazos no iba a aceptar algo tan sencillo como eso.

Aunque le hubiera gustado que ahí se hubiera zanjado el tema para disfrutar de esos momentos en la calma plena de una noche en la que las hojuelas de hielo danzaban en el aire.

-La última vez que dijiste eso...-se agarró fuerte de los brazos que lo trataban como un tesoro.- ¿Recuerdas qué pasó? Las estrellas no son infalibles.

Akihiko suspiró, ahora irritado.

-Fue acertado, Misaki.-le reiteró bufando.-Era la persona indicada. El resto no fue culpa de las predicciones.

Era culpa de quién no pidió las respuestas exactas.

El joven de los ojos verdes frunció el ceño consternado.

-¿Crees que se moleste...porque no es una linda chica?- preguntó, girando la cabeza para verle.

-¿Honestamente? Creo que no.- En realidad era un " se va a tener que hacer a la idea de todos modos" más que otra cosa.-Si la persona indicada es realmente la indicada esas cosas no interesan no, ¿mi hada?

Misaki se ruborizó.

Una sonrisa amorosa se le prendó de los labios y se acurrucó más en el abrazo de la persona que más quería.

-Supongo que sí.-dijo, con algo que sonaba a que lo había dicho más por él.

El silencio imperó entre ambos. Un silencio agradable de estar disfrutando de la compañía del otro.

-Espero que no le moleste.-continuó Misaki después de un rato.-De verdad, espero que no.

-¿No deberías verlo por el lado positivo?-demandó, dándole la vuelta para que le viera de frente. Se estaba comenzando a cansar de hablar de cosas que no tenían que hablarse si ya estaba más que claro que irían a salir bien.-Cuando esto termine, tú y yo...finalmente.

Paso una fría mano por una de sus mejillas que estaban sonrojadas por el clima.

Misaki no hizo más que buscar esa mano como lo haría un gato que busca con fervor una caricia.

El pensamiento de aquello le hacía anhelar tantas cosas.

Tener tan cerca a la persona que tanto amaba sin contemplaciones le hacía increíblemente dichoso.

Sin embargo, una mueca de tristeza se dibujó en sus facciones.

-Entonces, vas a quedarte aquí.-recordó, con un pesar que a Akihiko le doblegó el alma.

-Por el momento.-exhaló de la pipa prensada entre sus labios.- Es de vital importancia.

Misaki no hizo más inhalar y luego exhalar profundamente, como si pudiese darle la tranquilidad que no conseguía encontrar en las palabras de Akihiko.

Éste por su parte, viendo lo afligido que la razón por la que se levantaba cada mañana se mostraba, no se contuvo y terminó por abrazarle de golpe, fuertemente.

Misaki no se inmutó. Cerró los ojos y se dejó llevar por la calidez que emanaba de él y de lo pronto que desaparecería de su lado.

Akihiko se acomodó, buscando cómo encajar con el cuerpo delgado entre sus brazos, tratando de hacerse de un consuelo que no le llegaba.

De hecho, hacia lo contrario. Le provocaba una inmensa nostalgia y melancolía.

Se colocó en el recoveco de su cuello y le habló al oído.

-Yo también quiero estar contigo.-las palabras y los labios le rozaron profundamente a Misaki.

El joven se mordió el labio, tratando de no hacer una muestra de emociones que les hiciera esto más difícil.

Exhaló de nuevo, estaba vez temblorosamente.

Respiró algunas veces, calmándose.

-Yo también y no sabes cuánto.-le dijo solemnemente, su tono resignado y tranquilo, finalmente correspondiendo el abrazo aprensivamente.

Las emociones que no se permitía hablar, traspasándolas a través de sus acciones que ya no se cohibían.

-Vendré a visitarte.-le dijo sonriente.

-Misaki...-musitó preocupado Akihiko, separándose de su abrazo para verle.

-Vendré.-le reiteró, seguro y calmo. Tomó una de sus manos, apresándola entre las suyas, acercándosela a la mejilla para mantenerla recelosa sobre su piel, buscando todavía el calor que se le estaba pronto a escabullírsele.

-Espero que me traigas algo de comer. Algo sabroso.-le dijo inexpresivo, con lo borde que siempre era.

-Te voy a traer pimientos verdes.- carraspeó Misaki ligeramente molesto.

-OI.-le riñó.

-¿Y así planeas tener un ahijado? ¡A este paso no nos vamos a volver a ver nunca!-frunció el ceño.

-¿Tan preocupado por eso otra vez?-le dijo con una sonrisa burlona, tomándolo de las manos, entrelazando sus dedos.-No te preocupes, que lo haré perfectamente y me tendrás a tu lado por mucho, MUCHO tiempo.

Entonces tomó la pipa con una mano y se acercó a Misaki, robándole un beso.

-¡Idiota Usagi!-le quiso hacer frente, pero Akihiko ya lo tenía abrazado fuertemente, mientras que él renegaba intentando escapar.

Se detuvieron abruptamente cuando escucharon el llanto de un infante romper la serenidad de la noche, seguido de gritos de júbilo de los que atendían el parto.

Notas finales:

¡Sí!
Aparecerán personajes de Junjou Romántica también.

No serán protagonistas, así que no hay necesidad de realmente marcar esto como un crossover en forma.

¿Que qué es meerschaum?

Lo incluí en las notas generales de la historia, aquí, por si a alguien le interesa saber al respecto.

Espero que les haya gustado y que dejen un comentario para saber qué opinan al respecto.

¡Gracias por leer!

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: