Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Dead Inside. por Sora Jigoku

[Reviews - 13]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

¡Hi desu~! Antes que nada, muchas gracias a ti, persona encantadora que ha decidido brindarle una oportunidad a estos escritos. Espero que sea de tu completo agrado al leer.

Ningún personaje ni concepto de la serie “Tsubasa” me pertenece, solo las he tomado con el fin de entretener. De fan para fans. Todo lo relaciono es autoría de “Las CLAMP” y esta es mi forma de rendir un “tributo”

Ahora, unas pequeñas aclaraciones:

Primeramente el título y la trama están basados en la canción “Dead Inside” del grupo británico “Muse” de su nuevo álbum “Drones”, así que tampoco los estoy utilizando con ningún fin lucrativo y todo lo referente a ello pertenece a la banda.

En segundo término, no sé cuántos capítulos vaya a tener esta historia, no creo que muchos, solo pienso abarcar un poco de la historia y en su mayoría los capítulos serán un poco cortos.

Tercero (y último): Sé que posiblemente haya alguien que esté esperando una continuación a las otras historias. Lo siento mucho, he tenido un enorme bloqueo que me impide escribir en ellas desde el 11 de enero. Así que el hecho de poder estar escribiendo esto, es un enorme avance.

Pero realmente necesitaba algo para salir de esta “prisión mental” en la que he estado.

Ahora sí, dejando todo lo técnico de lado: ¡Capítulo 01!

Capítulo 01: Light only shines from those who share

Kurogane tenía aun en sus brazos a Fye, quien respiraba de una manera costosa, mientras que su piel se perlaba lentamente en sudor, seguramente era un enorme esfuerzo de su parte el hecho de seguir respirando, ¡Y no era para menos! La herida no era para nada suave o superficial, de hecho, bien podría llamarse “milagro” al hecho de que siguiera con vida.

En estado “automático” lo llevaron a donde estaba la enfermería de aquel corroído mundo, su mente se encontraba en blanco, completamente en blanco. No podía pensar en nada…  No quería permitirse pensar en nada.

No sirve de nada – Dijo la mujer que estaba intentando detener el sangrado de Fye sin tener éxito alguno.

¿Qué quieres decir? – Preguntó la pequeña Mokona asustada ante aquellas palabras

Un escalofrío recorrió la espina dorsal del moreno, sabía lo que eso significaba… ¡Lo sabía demasiado bien! Sabía el jodido significado de esas palabras desde que era un niño, cuando su madre murió…

Un momento… ¿Eso significaba que el rubio iba a morir? ¡Tenían que estar jugando! ¡Él no podía morir así!

Su globo ocular ha sido extraído… En casos como este no es extraño morir solo del shock por no mencionar que no tenemos las suficientes medicinas… – La voz de Satsuki se escuchaba realmente triste, esto realmente le afectaba.

¿Qué le pasará a Fye? – Preguntó Mokona, ya con lágrimas en los ojos

Kurogane se mordió el labio de una forma casi imperceptible, ¡Por qué había tenido que hacer esa pregunta! ¡Era obvio! ¡Maldita sea! ¡Era tan perceptible y tan inevitable! Qué solo había logrado que la ansiedad de Kurogane se hiciera más grande.

¡Yuuko! ¡¡Yuuko!! – Exclamó la pequeña Mokona, causando que la imagen de la bruja dimensional apareciera frente a ellos – ¡Por favor! ¡Fye va a morir, Yuuko!

Claro, tal vez la bruja podría hacer algo… Eso era algo que a Kurogane no se le había siquiera ocurrido, ¿Por qué? ¿Por qué se sentía de esa manera? ¡Ese estúpido no era nada suyo! ¡Ni siquiera era su amigo! ¡¿Por qué le importaba tanto?!

N… No… – Susurró el mago con la poca fuerza que tenía, no… ¡No debían salvarlo de ninguna manera! – Si sigo con vida… La magia de Shaoran kun también vivirá, es solo la mitad de la magia pero es demasiado grande… No podrán detenerlo…

– ¡¡Fye…!! – Comenzó Mokona, sorprendida de que aún estuviera consiente y fuera capaz de hablar

En aquel lugar se escuchó un golpe, un golpe en la pared causado por Kurogane, quien ahora estaba más que furioso por las palabras que acaba de escuchar

¡¿Qué clase de persona se resignaría a eso?! – En un ágil movimiento ya estaba frente del rubio tomándolo con fuerza de la camisa… ¿Cómo podía renunciar así? O una mejor pregunta… ¿Cómo podía siquiera pensar en que lo dejaría simplemente tirar la toalla?

¡Para! ¡¡Kurogane!! – La pequeña creatura mágica tenía miedo, miedo de que terminara lastimando al rubio más.

Lo siento… – Susurró de nueva cuenta, sintiendo la desesperación del moreno al tenerlo tan cerca. Al poder ver en sus ojos algo que no había visto jamás, ¿por qué no lo dejaba morir simplemente? Cerró los ojos, sonriendo como siempre lo hacía.

Bruja… ¿Hay alguna manera de salvar a este tipo? – Preguntó mientras dejaba con delicadeza al rubio de nueva cuenta acostado… Ver ese ojo azul agonizante había resuelto todas las dudas del moreno.

No dejaría que Fye muriera, porque una parte de él moriría también. Fue hasta ese momento que lo entendió claramente

La hay… Sin embargo el precio, será demasiado alto para soportarlo

– De-Detente – Insistió Fye.

¡¡Cállate!! – Ordeno Kurogane, puesto que lo sacaba de quicio aquella actitud, quería que Fye viviría… ¡Pagaría cualquier costo con tal de tener a ese idiota sano y salvo! – Si tantas ganas tienes de morir te mataré, pero hasta entonces vive.

– Kurogane, pídeme por favor que llene el subterráneo con agua y después como pago por pedir su deseo pide a Subaru que dé su sangre, sangre de vampiro a Fye.

Todos se quedaron en silencio ante aquello. ¿Fye tendría que convertirse en vampiro?

Los vampiros tienen un poder de regeneración asombrosa, más aún ellos por ser sangre pura – Notó que Kurogane estaba por decir algo así que continuo con su advertencia – Que Fye no muera es tu petición. Fye no lo desea. Así pues la responsabilidad por hacerlo vivir debe caer también sobre ti

– ¿Qué hago? – La decisión en sus ojos no dejaba lugar para dudas.

Te convertirás en su presa. Cuando beba la sangre de Subaru, beberá la tuya junto con la de él, de esta forma solo podrá aceptar tu sangre. Mejor dicho, no beberá la sangre de nadie a excepción de la tuya.

– Pero si algo le pasa a Kurogane… Fye… – Comenzó Mokona, quien no conocía la paz en esos momentos.

Él morirá también

– ¡Está bien! Yo pagaré el agua – Respondió… ¡Al diablo con todo! Salvaría al mago, no lo perdería, no permitiría que nadie se lo arrebatara de esa manera. No importaba que tuviera que hacer después, cómo tuviera que lidiar con ello.

Lo haré yo, no permitiré que Subaru vuelva a hacerlo – Respondió acercándose al moreno y al rubio – Extiende tu brazo

Lo siguiente fue rápido y certero. Kaumi hizo dos cortes en las muñecas de ambos, mezclando su sangre antes de que cayera directamente en los labios del rubio.

En cuestión de segundos el cuerpo de Fye comenzó a sacudirse, mientras que pequeños lamentos salían de la boca de éste.

Sujétalo – Ordenó Kaumi al ver la preocupación palpable que se enmarcaba en el rostro del moreno – La estructura de su cuerpo está cambiando, obvio duele.

Kurogane tomó a Fye, quién se aferró con fuerza a él… Lo único que secretamente lo mantenía vivo. Sentir su calor lo hacía sentir un poco más vivo y un poco menos el dolor que lo atravesaba como mil agujas a la vez.

La gente había comenzado a salir del cuarto para darles “privacidad” pero eso no le importaba al espadachín, para él solo había una cosa de cual tener cuidado y era evitar que el rubio se hiciera daño.

Yuuko y Mokona observaban con tristeza el estado del mago, sin saber qué más poder hacer por él.

¿Qué pasará con su ojo izquierdo? – Preguntó sabiendo que el mago lo había entregado con tal de que “ese” Shaoran recuperara su corazón, sin saber por qué demonios había hecho algo tan estúpido.

Las heridas que sufrió antes de convertirse en vampiro no sanarán. Dado que ese ha sido arrancado, permanecerá vacío – Respondió Kaumi

Has aceptado ser su presa sin saber lo que esto conlleva

– Si hubiera dudado un poco más, este tipo habría muerto – La simple idea de lo que acaba de decir le causaba un miedo desconocido.

Si recuperas el ojo izquierdo robado, no tendrás que hacer más de presa de Fye y podrás restablecer su magia – Habló Yuuko de manera seria como siempre solía hacerlo.

¿Me estabas poniendo a prueba? – Dijo a modo de reclamo, pero antes de que nadie pudiera decir más nada Fye se detuvo, mirando fijamente a Kurogane, quién le correspondía la mirada, para después quedar inconsciente sobre la cama.

Ahora está bien. Deben dejarlo descansar – Dijo Subaru, quién ya sabía el procedimiento de aquello.

El “otro” Shaoran le dio un parche de color negro al moreno, seguramente para cubrir la cuenca vacía del rubio.

Kurogane, Fye puede escoger si beber tu sangre o no. No importan los métodos que uses.

– … Lo entiendo… – Sabía el significado de aquellas palabras, al parecer su camino de ahora en más no sería fácil… Pero eso poco importaba, haría lo que fuera necesario para mantenerlo con vida.

La vida es curiosa, uno no se da cuenta delo que tiene hasta que está a punto de perderlo, y ahora Kurogane sabía que lo sentía por el rubio… Era algo que no podría sentir por nadie más.

“Dentro de un conflicto sin fin, el hombre ha empezado a entender la razón por la que lucha”

–Extracto del tomo 16 del manga de Tsubasa–

By: Sora Jigoku

Notas finales:

Bien, realmente no puedo creer que estoy haciendo esto… ¡Estoy tan nerviosa! Tiene mucho que no comienzo una historia así que esto fue peculiarmente difícil, creo que solo el inicio lo tomaré del manga, lo siguiente ya será un poco diferente a como creo que se dieron las cosas para… Ya saben, hacer que Fye se alimentara.

Cualquier cosa –y como de costumbre– mi caja de comentarios es suya, acepto cualquier cosa.

¡Muchas gracias por haber leído! Y hasta dentro de unos 15 días que suba la continuación, de mi parte sería todo.

¡Hasta la otra!

¡Ciaossu!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).