Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

La sombra de los celos del pasado por Jade Pincay

[Reviews - 43]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Gracias por los reviews, los que sigues a mis historias, los que agregan en sus favoritos y los que leen.

antes que lo olvide kyou kara maou no me pertecene, solo tomo los nombres de los personajes para divertime.

espero que les guste el capitulo.

 

Situaciones inesperadas.

El alba se hacía presente aclarándolo todo con sus serpenteantes destellos luminosos, en Shin Makoku, el astro real hacia su aparición triunfal.

.-.-.-.-.-.-.-.

En la habitación de invitados.

Uno de los dos que se encontraban en los aposentos, estaba despertando y vio con ternura un ángel que dormía y se pregunta que estaría soñando.

.-.-.-.-.-.-.-.

Sueño de Wolfram

Estaba en el jardín de Pacto de Sangre que casi nadie lo conoce, solo una persona, se encontraba sentado disfrutando la paz que trasmitía el lugar, cuando sintió unos brazos que por detrás se adherían a su cuerpo  tiernamente, él sabía bien quien era.

-Hola amor ¿te estado buscando toda la mañana?- decía un peli azulado.

-Hola Dominick, oh perdona corazón  si te preocupe, solo quería respirar un poco de aire- respondió Wolfram algo sonrojado por sentir el aroma de su prometido.

-¿Por qué?- pregunto preocupado Dominick, sabía que Wolfram , solo iba al jardín, cuando se sentía solo o triste.

-Tu sabes que este clima de guerra está muy pesado, mi madre no me toma en cuenta, mi hermano mayor, está con sus soldados ayudando en una estrategia de ataque, Sr. Weller le está ayudando también; y a nadie le importa lo que hago, al final para ellos solo soy un mocoso, caprichoso y orgulloso- comento acongojado Wolf.

Dominick, soltó el abrazo del rubio, y se posó enfrente de él, con la mano derecha cogió el mentón del adonis obligándolo a que le mirara fijamente y notó que ese ángel estaba a punto de llorar.

-Wolfy, recuerda que no eres nada lo que te dicen, tú eres único porque tienes el corazón noble, eres gentil y muy amoroso; ellos son lo que se pierden de tu amor, los que te conocemos siempre estaremos ahí para ti- decía con voz amorosa Charnes.

-Gracias Domi, sabes que te quiero mucho, por favor no quiero que tú vayas a la guerra- decía Wolf, muy preocupado presentía que algo malo pasaría.

-Sabes Wolfy, que debo ir además soy el que está a cargo de tus soldados, hasta que cumplas la mayoría edad mazoku, pero no te preocupes nunca te dejare porque te amo mi hermoso demonio de fuego- contesto seguro Dominick.

-Yo también mi demonio de hielo- dijo  sonrojado.

Fin del sueño.

.-.-.-.-.-.-.-.

-Domi, Domi, Domi- decía Wolfram, entre sus sueños, esas palabras fueron oídas por Darío, sabía que su presencia traía esos recuerdos guardados en el corazón de su demonio de fuego que salía a flote, muy a su pesar tuvo que llamarlo para que vaya a desayunar.

-Wolfram, despierte por favor, debes desayunar-decía tranquilamente el peli azulado.

-Déjame dormir Domi- respondió en somniloquía.

 Lo cual Darío se tensó temía que había sido descubierto, después de unos minutos el ángel que dormía se despertó.

- buenos días Sir Robles,¿ porque está aquí? aun estas débil, deja que te ayude volver a la cama-

Así fue que Wolf ayudo a Darío a volver a la cama, con un poco de problema, ya que el oji verde claro era más alto que Wolfram.

-No vuelvas a levantarte si Gisela no lo autoriza-decía algo molesto Wolfram.

-Está bien, no lo hare de nuevo, pero cambia esa cara de enojado, se le ve mejor con una sonrisa en su rostro de ángel- decía de manera coqueta Darío.

-Sigues diciendo palabras sin sentido, ya deja de estarme cortejándome, como bien lo sabes estoy comprometido con el Maou- respondió ya harto de tantos galanteos, aunque su verdadero motivo era el sueño que tuvo y vio cierto parecido de Dominick con el Sir. Robles, prefería hablar con Shinou heika, él tendría que darle una explicación, a las preguntas que se hacía en su consciente.

-Es verdad que usted está comprometido, pero sabemos muy bien los dos que ese amor es unilateral le está haciendo más daño, además yo no le haré caso en su advertencia, si decido o no a cortejarlo, es decisión mía, sin mencionar que el Maou siempre niega el compromiso cuando tiene oportunidad, sin embargo creo que el motivo es otro, o me equivoco- argumentó serio.

El rubio no supo que responder, porque sabía que él tenía razón, sin mencionar que lo ponía nervioso, opto a retirarse para cambiarse- me retiro, le voy a pedir a Effel, que te traiga el desayuno, con su permiso.

-No has cambiado en nada, sigues siendo el mismo Wolfy, tan impulsivo como siempre, pero sé que estás pensando, creo que me descubrirás muy pronto ¿quién soy?- musito Dominick, cuando vio retirarse al rubio. "esto se está saliendo de control, debo encontrarme con esa persona, antes que pase algo malo" pensó preocupado, no le gusta tener esa clase de presentimientos.

.-.-.-.-.-.-.-.

 

 

En la habitación real

Un moreno casi no pudo dormir, muy bien casi se había quedado toda la noche en vela. Cuando sintió que alguien abría la puerta, era su prometido.

-Buenos días, Wolf- saludo Yuuri, conteniéndose para no reclamar al rubio, por cuidar ese forastero.

-Buenos días, Yuuri, vine a buscar mi uniforme y ya lo encontré, me voy a mi cuarto con tu permiso- contesto el aludido, mientras se dirigía al armario y recoger lo que había dicho y se disponía a salir cuando volvió escuchar la voz de su rey.

-Espera Wolf, quiero hablar contigo- pidió desesperado Yuuri, aunque él pensaba  que estaba  rogando, sacudió la cabeza negando esa sensación.

-Más tarde, tengo hambre y quiero ir a desayunar- contesto Wolf, sin voltearse procedió para continuar la puerta, no quería hablar con el azabache, algo lo tenía intranquilo ese sueño con su antiguo prometido. Cuando sintió que su medallón había caído al piso y la voz de su prometido actual, hizo confirma lo que ya sabía.

-Un momento, se te cayó este medallón- menciono Yuuri, mientras se acachaba y recogía el medallón.

-Dámelo rápido- exigió Wolfram, dándose la vuelta sobre sus pies, extendiendo la mano para que el oji ónix, para que le diera su medallón.

-¿Por qué te lo dio alguien especial?-pregunto ocultando sus celos.

-Tal vez, dámelo enclenque, me estas agotando la paciencia- pidió amablemente, evadiendo la pregunto de su rey.

-Ya tómalo- se dio poniendo en la mano el medallón- no te enojes, nunca te vi tan a la defensiva- susurro para saber la actitud de amigo.

-No es nada, Yuuri, solo que este medallón, me lo dio alguien muy especial, para mí- dijo con cariño y algo nostálgico, sin querer un sonrojo no tan notable.

-¿Tu tío?-  pregunto curioso aunque ese sonrojo que tenía Wolfram, hizo que su corazón se estrujo.

-No, mejor me voy a mi cuarto, nos vemos luego enclenque- se despidió. Salió Wolf de la habitación lo más rápido que podía, no quiera decirle nada a Yuuri de su pasado, al final a él no le importaba nada de su vida.

Mientras Yuuri quedo algo confundido, se dio cuenta que casi no conocía a Wolf, además le molesto no saber quién le dio ese medallón. Ahí se acordó que tenía que ir a buscar a Erika antes que ella y Wolf se encuentren. El Maou temiendo que su "amigo" haga algo a su novia. Se vistió y se fue a los aposentos de su novia.

.-.-.-.-.-.-.-.

 

En el cuarto de Erika

El vestido azul marino le ceñía el cuerpo de diosa, cayendo sinuoso hasta las rodillas de la pelirroja.

Se había despertado bruscamente tras tener una pesadilla, y además había presentido algo cuando llego ahí, pero no le quiso dar importancia, tal vez el encuentro que tuvo con Wolf, le impacto, nunca ella había visto un ángel como él, lastimosamente, sabía que él tenía alguien especial.

Cuando escucho unos golpes en su puerta. Era Yuuri, que la fue a buscar, dio gracias a Dios, por estar lista a tiempo, más notó que estaba algo tenso no quiso preguntar.

-Hola amor, como amaneciste- dijo Yuuri dándole un beso fogoso.

-Hola cariño, bien gracias y vos- respondió, Erika después del beso.

-Bien, vamos quiero desayunar- decía algo coqueto.

-Si vamos, también quiero desayunar, ya hablaste con tu "amigo", sobre ese tema- pregunto  con curiosidad.

-Más tarde hablo con él- contesto  algo indeciso.

-Está bien, vamos al comedor- dijo con una sonrisa.

Lo que no sabía que un rubio había visto la escena, sintió su corazón que se estrujó, él se había cambiado y estaba buscando a Effel, para que cumpliera su orden, pero en último momento decidió otra cosa y justo en ese momento encontrar a otra chica de la servidumbre que pasaba por el pasillo.

-Doria, podrías disculparme en el comedor no voy a desayunar ahí, además podría llevar mi desayuno y el de mi invitado en su cuarto que él se encuentra, por favor.- decía Wolfram.

-Como ordene excelencia- respondió Doria y se dirigió a hacer lo que se la había ordenado.

En el comedor real se encontraba todos menos Wolf, se preguntaba a donde se encontraba.

-A dónde está mi honey, chicos- comento Chery.

-No lo sabemos mamá- respondió Conrad, algo preocupado.

-Chicas ustedes saben ¿ dónde está mi Wolfy?- preguntó Chery, a las mucamas.

-Sí, lo sabemos su excelencia Wolfram, se encuentra con su invitado desayunando en la habitación de este.- contesto Doria.

Esa respuesta sorprendió más de uno, a cierto moreno se enojó y salió del comedor dejando en shock a todos los presente y con muchas interrogantes.

Yuuri se dirige al cuarto de invitados muy malhumorado, cualquiera que lo vea, juraría que el en cualquier momento se transformaría en modo Maou. Cuando llegó a su destino escucho algo que lo enojó más.

.-.-.-.-.-.-.-.

 

En el cuarto de invitados

Wolfram, había llegado a la habitación de su invitado y le informo que iba desayunar ahí, ocultando su incomodidad aun no sabía ¿por qué?, en unos minutos  llego Doria, con el desayuno que había ordenado. El rubio procedió a comer aunque se sentía incómodo pero a la vez como, aunque en realidad era una especie deja vú.

-Gracias por desayunar conmigo- dijo de forma educadamente Darío.

-De nada, no quería desayunar con ellos- respondió con una mueca.

-¡Ah!, pensé que no querías mi compañía, ya que te fuiste muy enojado conmigo- decía serio.

-No estoy enojado ¿por qué lo estaría dijiste la verdad después de todo?- musito con pena.

-Sabes, tal vez dije la verdad, no obstante deberías demostrarle a nuestro rey lo que vales- dijo serio Darío y con segunda intenciones.

-No puedo confiar en ti, tan rápido- respondió el captando la idea.

-Puedes confiar podemos conocer, a las personas correctas en el momento y lugar equivocado, además, puede que sea capaz de hacerte olvidar a nuestro monarca- decía Dario, acercándose al rostro de ese ángel, para darle un beso, por su lado Wolf, se inmuto, no podía creer lo que había escuchado, y además que no haría nada para detener ese beso, hasta que se escuchó el golpe de la puerta dejando ver a un moreno, muy furioso, por lo que vio, esa escena Darío y Wolf, estaban a un milímetro para un beso.

-¿Qué está pasando aquí?- decía el Maou muy molesto no le gustó nada haber visto esa situación.

-Hola Yuuri, no ha pasado nada, que se te ofrece, pensé que estabas desayunando con los demás- contestó Wolf alejando a Darío que estaba demasiado cerca y obviando la situación que presencio el moreno.

A Yuuri no le gustó esa respuesta que le dio su "amigo" sin pedir permiso, se acercó a donde estaba Wolf y lo cogió del brazo llevándoselo a la fuerza del lugar y antes de salir de la habitación, le mando una mirada de muerte al peli azulado, pues había escuchado toda la conversación que no le gustó nada y presentía que ese tipo no tendría que estar cerca de Wolf.

Continuara.....................

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Notas finales:

¿Qué pasará con Yuuri y Wolfram?

 

¿Quién será esa persona,  que se refería Darío?

 

¿Qué presintió Erika?

 

nos vemos en la próxima.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).