Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Sólo para olvidar por MeroNiakeehl

[Reviews - 117]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola :D
 
Aquí el capitulo 23, puede parecer que la primera parte se vea como salida de la nada, pero más adelante se va a explicar como llegamos ahí, no se preocupen.
 
Harry Potter ni sus personajes me pertenecen.
 
:D
 
 
Me acabo de dar cuenta de que muchas personas leen este fanfic, ayer estaba feliz porque ya habían 12,000 visitas, y ahora reviso y hay 14,019. Nenas, eso si que anima el alma :D
 
¡Gracias por todo el apoyo!

Capitulo 23

 

No podemos a hacer estas cosas Black- Era ya entrado abril, la primavera se había llevado el molesto y lluvioso clima, bueno, tanto como podía de la fría Inglaterra. Cygnus estaba en casa de sus abuelos, quienes se empezaban a quejar de que el niño no los visitaba lo suficiente- Sirius por Merlín, detente…- Se quedó en silencio cuando sintió la mano del Black pasearse por su piel desnuda. Ambos estaban desnudos, acostados sobre la cama de Severus, uno sobre el otro, besándose de una forma que nunca habían hecho antes-

 

Severus, puede que no le creas aún o que nunca lo vayas a creer, pero enserio que estoy arrepentido por lo que te hice- Le dijo en voz baja mientras se recostaba encima del cuerpo de Severus sin aplastarlo, su cabeza sobre el pecho que subía y bajaba con lentitud. Podía escuchar los latidos del corazón que se aceleraron al escucharle decir eso-

 

¿Por qué me dices esto ahora?- La voz de Severus sonó tranquila, pacifica, casi etérea. Ambos estaban sumidos en sus pensamientos, dejándose embriagar por el aroma y el calor que emanaba el cuerpo ajeno. Levantó el rostro y miró a Severus directo a los ojos, éste contento con ver que Sirius no le mentía, dejó un superficial beso sobre los labios del Black-

 

Porque quiero que quede claro. Te amé desde el primer instante en el que te vi en el andén 9¾, para mí no existía ser viviente más perfecto que tú, así que cuando me rechazaste me sentí destrozado. Nunca en la vida se me había negado nada y me enojé muchísimo cuando lo hiciste, y enojado como estaba decidí que debía vengarme de ti, por eso empecé tantas bromas, tantas peleas y todas esas tontas discusiones. Y sé que eso no es una excusa válida para lo que te hice, no merezco que me perdones por esto, porque fue mi culpa que Cygnus creciera sin uno de padres y que tú sufrieras. Nunca me he perdonado a mi mismo por dejarte salir esa vez de esa aula en desuso y no haber ido detrás de ti a implorarte tu perdón-

 

Te perdoné el mismo instante en el que tuve a Cygnus entre mis brazos por primera vez. Te odiaba de una forma que no podía entender, pero cuando sujeté a Cygnus contra mi pecho sólo podía agradecerte todo lo que había pasado, porque de no haber sido así, no habría tenido a mi pequeño hijo-

 

-Se sumieron en un profundo beso, dejándose llevar por el momento que estaban teniendo entre ellos-

 

**************

 

¿Qué crees que estén haciendo mis papás?- Dijo de pronto Cygnus, llamando la atención de Regulus, quien estaba monitoreando al niño mientras jugaba con la dichosa escoba-

 

¿A qué te refieres?- Le preguntó, ya que no sabía a qué se refería el niño. Desde una semana más o menos el niño se desplazaba solo por la red flu, para fastidio mayor de Severus, quien creía que aún estaba muy pequeño para viajar solo, pero la flamante abuela que tenía Cygnus le dijo/ordenó que el niño ya era lo suficientemente grande e inteligente para movilizarse solo, y esa señora era un dolor en el trasero, pero el niño era su hijo así que estuvieron discutiendo varias horas hasta que la señora dio por terminada la conversación-

 

Los dejé solos cuando vine para acá- Le respondió bajándose de la escoba. Regulus pensó en todas las posibilidades y después de que Severus les había hablado sobre la atracción que aún sentía por Sirius, no era muy difícil proyectar lo que esos dos seguramente estaban haciendo-

 

Seguro no es nada...- Quiso sonar más seguro, pero mentirle a ese niño era difícil, más aún cuando te miraba sabiendo que le estabas mintiendo, pero si sospechaba algo no dijo nada. Entró a la casa detrás de Cygnus. Al entrar fue enviado rápidamente a darse un baño por su abuela, quien no pudo evitar despotricar en contra de Sirius por comprarle la porquería esa-

 

Algo me dice que Sirius se va a casar- Walburga casi se ríe, Orión por otro lado simplemente volteó a ver a Regulus como si estuviera loco- Parece que él y Severus están arreglando sus diferencias. ¿Quién sabe? Quizás de aquí al otoño se celebre una boda- Dijo medio en broma, si Severus estaba o planeaba darle una segunda oportunidad a Sirius, no dudaba que la aprovecharía y si no se casaban ese año el próximo sería-

 

No puedo creer que esos dos se vuelvan a juntar, después de todos mis esfuerzos por hacer al niño civilizado y culto. Ese mocoso malagradecido no va a arruinarlo todo con su jerga Gryffindor- El rostro de la mujer enrojeció un poco, pensar que Sirius podría arruinar a su nieto con sus tonterías muggle la molestaba intensamente, aunque ya no podía hacer nada con el gusto que tenía el niño por la ropa muggle y los juguetes, pero estaba contenta de que por lo menos su nieto no profanara su casa con esas porquerías de mujeres muggles desnudas-

 

Cálmate Walburga- Fue lo único que dijo Orión, aunque no pudiera ver el rostro sonrojado de su mujer, sabía que estaba molesta a un nivel que sólo alcanzaba cuando hablaban sobre Sirius-

 

Madre relájate, no es como si Sirius fuera una enfermedad- Su madre le miró como si hubiera dicho algo absurdo, y bebiendo de su copa de vino le miró sonriendo de esa forma tan extraña y perturbadora que sólo ella sabía hacer-

 

Si tú lo dices- Cygnus bajó las escaleras y entró al comedor, vestido con un conjunto que él mismo había comprado estando en Italia, Walburga puso los ojos en blanco pero no dijo nada, ambos eran personas a las que le gustaba tener el control de la situación y la verdad es que estaba harta de discutir con el niño, para que éste la contradijera hasta que ella cedía-

 

Cygnus, ¿Qué piensas acerca de tus padres juntos?- Preguntó directamente Orión, mirando al niño tan idéntico a Sirius a esa edad, excepto por el gusto que tenía por los libros, Sirius nunca se había interesado en educarse apropiadamente, prefería estar haciendo rabiar a Walburga y ensuciarse en los jardines-

 

No me molesta, ya he hablado con mi madre y dejamos claro que no me molesta que estén juntos, mientras no tengan más bebés hasta que sea más grande, pusimos una edad reglamentaria y hasta que no esté en Hogwarts no pueden tener más niños- Walburga casi se escuchó reír al oír eso, Cygnus parecía ser el hijo que ella había querido que Sirius fuese, a excepción de que siempre se veía cediendo a los caprichos de su único nieto, pero le alegraba que no fuera tan Gryffindor-

 

Así que no te molestaría que tus padres posiblemente estén arreglando su relación en éste momento- Preguntó Orión, aún a consciencia de la mirada que le dirigió Regulus-

 

No, espero que se arreglen, aunque eso significaría que quizás nos mudemos al mundo mágico y tenga que dejar a mi madrina atrás, pero la puedo visitar constantemente y a mi primo- El bebé de Lyra había nacido una semana antes y era todo un ángel, quizás demasiado rubio y blanco pero Lyra había comentado que la mitad de su familia era albina, por eso lo pálido del niño- Eric es lo más cercano que tengo a un hermanito por ahora, así que cuando entre a Hogwarts descuartizaré a cualquier ser viviente que se atreva a poner sus ojos en él- Regulus sudó la gota gorda al pensar en Cygnus causando terror en Hogwarts, ya se lo imaginaba cazando a los pretendientes del pequeño Eric y ya estaba rezando por si Severus y Sirius decidían tener más niños-

 

***********

 

[Llegó a casa esa tarde y no vio a sus padres en ninguna parte del primer piso, subió las escaleras y fue directo a la habitación de su madre, ahí estaban los dos durmiendo juntos. No quiso despertarlos así que fue a su habitación, tenía un libro nuevo que su abuelo le había regalado y ya ansiaba empezar. Se sentó en su cama pensando en cómo sería su vida en el mundo mágico, viviendo con sus dos padres, yendo a una escuela para aprender a controlar su magia cuando empezara a mostrar indicios o cuando empezara a descontrolarse, su abuela le había dicho que lo inscribiría en la mejor escuela infantil cuando fuera a vivir al mundo mágico y que ya después iría a Hogwarts. La había hecho enojar apropósito advirtiéndole con antelación que lo más probable es que terminara en Gryffindor y quizás casado con un hufflepuff, casi se desmaya al escuchar eso]

 

¡Estoy en casa!- Gritó al escuchar a sus padres, no se iban a poner a hacer bebés en su presencia, de eso se iba a encargar-

 

 

Notas finales:

Gracias por leer :D


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).