Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Moretones. por Rodrick

[Reviews - 11]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Se dice que en este mundo todo tiene un porque, que ya todo está destinado a ser y está escrito, nadie tiene derecho a decidir cuál es su objetivo en esta vida, somos simples personajes dentro de una novela, todos tus movimientos  están descritos a la perfección; no es una casualidad que estés en ese lugar ahora mismo, bueno pues entonces dejemos que esto siga su curso haber a donde nos lleva, ruego que muy lejos de aquí.

 

Nick

 

Para mí no hay nada mas agradable que caminar durante largo rato por las calles de regreso a casa, son bastante amplias dotadas de refrescantes sombras brindadas por altos árboles, el rodar de la hojas unas con otras, algún pajarito y lo mejor a esta hora la gente aún sigue en su trabajo por lo que no hay demasiado ruido, mi mochila el día de hoy es liviana, consta de un par de cuadernos y una pluma, fue el primer día del curso , por lo que mi caminata es aún más placentera la primera después de mucho, esto me fue prohibido por mi madre debido a que han estado desapareciendo personas de la ciudad, debo de admitir que son tiempos de cuidado tanto el secuestro como los asaltos están a la orden del día, esta ves en la mayoría de los árboles hay un hoja con el siguiente escrito

 

"¡Se busca!

Harry Clayne despareció el 7 de agosto a las 13:30 hrs, de 13 años de edad, fue arrebatado de las manos de su madre, el Niño portaba una playera color azul marino, pantalón de mezclilla azul claro y converse rojos, "(...)"

 

Acompañado de los datos físicos del niño. Eso fue hace 2 días bastante cerca de aquí, solamente espero no ser yo el que algún día termine en alguno de esos carteles. Mi largo caminar me ha traído a la cafetería mas cercana a mi casa, Of coffe and tea, pasare por una buena bebida para aliviar el calor, en el vidrio de la puerta hay un gran letrero en que anuncian qué hay un lugar disponible, realmente necesito trabajar de una buena vez ya tengo 18 necesito ayudar a mi madre con los gastos, empujó la puerta y me saluda Jean.

 

- Hola Nick! Que te vamos a dar hoy? - Siempre alegre, la conozco de ya hace un buen tiempo.

 

- Hola Ji un freeze de moras por favor. Oye que necesito para trabajar aquí? Vi el letrero y la verdad es que necesito el trabajo. - Jean empezó a prepara mi bebida hábilmente, virtiendo en un vaso de aluminio hielo, azúcar, moras y más, mientras respondía a mi pregunta.

 

- Que bien justo lo que necesitamos, habrá que hacerte algunas pruebas pero creo que eres el indicado, si tienes tiempo mañana me gustaría entrevistarte y ver qué tal se mueven esas manos para hacer malteadas, podrás a las 8 de la noche?-dijo para después entregarme mi freeze.

 

- Claro aquí estaré, necesito traer algo?- Le entregué el dinero.

 

- Podrías revisarlo en nuestra página, no lo recuerdo ahora pero ahí está toda la información, además estoy un poco ocupada.- dijo señalándome con la mirada a la cola que se formaba detrás mío.

 

- Oh! Lo siento, te veré mañana.- Salí de la tienda.

 

Volví a emprender el camino a casa, normalmente tomo como referencia la cafetería para decir que estoy a mitad de camino, conozco a casi todas las personas de por aquí sino es de nombre mínimo de cara, digo esto ya que de frente a mi venía un grupo de 4 apantallantes niñas de largas piernas, piel de porcelana, una de ellas tenía él cabello castaño con caireles, otras dos rubio y la ultima negro lacio, todas con grandes gafas, sin duda un espectro peculiar, este tipo de niñas son más del este de la ciudad, no deben de ser por aquí, jamás las había visto. Mi trance fue tal que no noté que iba directo hacia ellas, me trate de desviar para dejarlas pasar, pero una de ellas, la de pelo castaño me miró sonriente y me pregunto:

 

- Hola amiguito, un placer- me dio la mano - disculpa sabrás dónde puedo conseguir algunas bebidas o bocadillos además de ti? - dijo en un tono algo curioso, sus acompañantes se rieron, está coqueteando conmigo?...

 

- Pues en la esquina siguiente hay una muy buena cafetería tal ves consigan algo allí. - Dije amablemente al mismo tiempo que soltaba su mano.

 

- Ok! Suena cerca, pero bocadillo no crees que me pierda?, podrías acompañarnos, no mordemos. -Una ves más las otras señoritas se reían, era claro que querían coquetear.

 

- Lo siento no eres mi tipo, ahora si me disculpan me tengo que ir.- Al momento de que intente darle la espalda su tono de voz cambio de amable a confundido.

 

- Perdón, "no soy tu tipo?", a que te refieres, crees poder encontrar algo mejor.- De seguro es de esas niñas consentidas, digamos que no me agradan mucho pero como dije soy alguien amable y paciente.

 

- Me refiero a que no soy bueno tratando con gente de tu clase. - Dije tranquilamente - Y estoy seguro de que encuentro mejores por ahí, adiós.- Empecé a caminar dándoles la espalda.

 

- Cuídate mucho pequeño engreído, las personas desaparecen a menudo. - Eso me inquietó, me detuve, acaso me estaba amenazando, me volteé para poder encarar a montón de niñas, para mí sorpresa ya no estaban, camine hacia dónde creí que podían haber ido pero no hallé nada, se habían esfumado. Andar amenazando a gente por la calle, que gente la de hoy.

 

Sin más me olvide del suceso y continúe el camino a casa, llegue al punto donde los árboles eran escaso y el sol alumbraba con más fuerza, camine más rápido para poder evitar el calor, sin mencionar que necesitaba ya un poco de comida.

 

- Estoy en casa! - Grité para que mi madre supiera quién estaba abriendo la puerta.

 

- Excelente, Hay un plato de comida en el horno para ti, caliéntalo, ahora bajo. - Dijo mi madre desde algún lugar de la casa.

 

Comencé a devorar el plato después de haberlo calentado, mi madre apareció enseguida un tanto agitando por las labores hogareñas, dándome un fuerte beso en mi mejilla.

 

- Qué tal el primer día de clases? - Se recargo en la mesa tomando un vaso de agua.

 

- Insípido, excepto por el camino de regreso, ah y volví a ver algunos de mis amigos, necesito dinero para libros ma. - Dije dando otra  bocado.

 

- Necesitamos más dinero, veré si puedo trabajar horas extras en el hospital. - Mi padre ya hacía mucho tiempo que no lo veíamos, él y mamá se separaron hace 2 años, aún lo extrañamos, pero fue su elección. Recordé lo del empleo.

 

- Oh cierto! Haré una entrevista para trabajar en la cafetería, espero quedarme está cerca, no gastaría en pasajes, puedo ir caminando. - 

 

- Eso sería maravilloso, avísame si lo consigues, debo ir a prepararme para ir a trabajar, tomare un baño, hay más comida si quieres. - Dijo mi madre dejando la cocina. Mi madre trabaja en un hospital en el horario nocturno; comienza a las 10pm y termina a las 8 am, ese trabajo la está acabando.

 

Me tumbo sobre nuestro viejo sofá para después prender el televisor, seguido tomo mi celular y comienzo a responder algunos mensajes, es Karen.

 

-- Insecticto! Ayúdame con un problema, debería de escoger Cálculo o Álgebra, cuál crees que me sirva más? -- El dilema de todos inscribir materias.

 

-- Creo que cálculo estaría bien --

 

-- Ok ok, oye qué tal vas con Mike? --  Carajo ya lo había olvidado nunca le dije.

 

-- No te lo dije cierto? Corte con hace unos días --

 

-- Qué!?!? Pero se veían tan bien antes de vacaciones. --

 

-- Y así era, pero todo acaba en un momento, ya no era amor. --

 

--Oh qué triste, y tú qué tal estás? Necesitas apoyo? Un abrazo? Un poco de alcohol? Tal ves ir a un bar?--

 

--Jaja está bien la verdad estoy bien terminó en el punto preciso --

 

-- Pues que empiece la búsqueda pequeño niño que no llora, este año buscaremos algún candidato no te preocupes -- Aveces no entiendo la necesidad constante de Karen de que yo esté en una relación.

 

-- No así está bien, me gusta mi soltería, es bastante cómodo, me siento libre, entiendes?--

 

-- Está bien, pero si se presenta la oportunidad de conocer a alguien, prométeme que la tomarás, si? --

 

-- Si por qué no? -- Lo mejor era no llevarle la contraria a Karen.

 

-- A que bueno que lo dices hay un chico en mi clase de finanzas que seguramente le agradaras es bastante lindo, es nuevo, entro este año se ve que no tiene muchos amigos, habrá que presentarnos mañana así nos acercamos poco a poco. --

 

-- Oye yo creí que eso de la oportunidad sería a lo largo del año, no precisamente ahora. --

-- Ya no te quejes mañana te busco y vamos los dos, tengo cosas que hacer, te cuidas. --

 

-- Eres increíble niña, adiós --

 

Después de un buen descanso comienzo a pensar en las pocas tareas que me han dejado hoy, la mayoría es comprar libros y materiales, tomó mi chaqueta, dinero, mis llaves para poder ir de compras revisó el reloj, son las 7 de la tarde.

 

- Mamá voy a comprar materiales, necesitas algo? - Gritó para que pueda escucharme.

 

- Creo que no, cuídate te veo mañana. -

 

- Ok! Te quiero - salgo de mi casa.

 

Comienzo el caminar hasta llegar al centro, buscó la librería más cercana, una ves allí comienzo a buscar los libros que necesito, en esta época del año ay muchas rebajas en material escolares espero encontrar descuentos en los que quiero, me encanta hojear los libros que veo, aunque no los compre siempre leo la reseña para así cuando tenga un poco de dinero extra comprar alguno, tomó lo que necesito realizo los pagos necesarios y salgo de la tienda, buscó otros tantos materiales por aquí y regresó a casa, son las 9 de la noche ya no hay luz, por suerte el centro siempre está alumbrado lo malo es llegar a mi casa el alumbrado es escaso y los árboles como dije frondoso así que ni los pequeños rayos de luna pueden alumbrar el camino, por fin estoy a mitad de camino, ya no hay nadie en las calles creo que ya es demasiado tarde, es el punto en el qué tal ves comienzas a sentir un poco de miedo y aceleras tu velocidad.

 

- Aquí es cuando tú mente empieza a jugar contigo no? - Digo en voz alta para aliviar mi tensión. El viento soplaba como siempre pero para este momento me parece que grita. Creo estar divisando una silueta en lo profundo, a que bien por lo menos no soy el único, sigo viendo a la persona que camina en dirección a mi, parece ser una mujer, sigo caminado mi celular empieza a sonar lo saco, es Karen. 

 

- Bueno? -

 

- Oye compraste ya tus libros? -

 

- Se lo acabo de hacer voy de camino a mi casa-

 

- Oh que...- Un golpe en mi pecho me derrumbo por completo, no vi de donde vino, comencé a voltear para ver quién había sido no había nadie, entonces una patada aterrizó en mi costilla, el dolor fue punzante me dejó sin aire, no había nadie por ningún lugar, decidí que tomar mi teléfono y pedir ayuda era lo indicado, me lancé sobre mi teléfono pero antes de que pudiera tomarlo un pie estaba pisándolo, este pie estaba calzado con un alto tacón negro, voltee la mirada hacia arriba para poder ver quién era mi agresor, era la misma chica que me topé en la tarde, rompió de un pisotón mi celular.

 

- Ya no lo necesitarás cierto pequeño bocadillo?- No me dio tiempo a hablar cuando me tomó de mi playera para proyectarme contra uno de los árboles, su fuerza no era normal, me abrí el labio al estrellarme con la corteza del árbol.

 

- Ahora bien dime qué haces tan tarde fuera de casa te advertí que era peligroso. -

Me tomo del cuello y le levantó por encima del cuello, era mi fin, la tenía gente a frente, sus ojos eran plateados, brillaban anormalmente, me dio una sonrisa que me dejo en shock, sus caninos eran enormes, que era esto.

 

- N-no por fa-favor. - No podía respirar trataba de tocar el suelo pero no podía me sujete a su mano para tratar de armarla pero no ocasionaba daño alguno a su mano, intente patearla pero antes de poder hacer eso me proyecto contra el asfalto.

 

- Me temo que alguien aquí huele delicioso, es más creo que tendré que probarte. - Se lanzó encima de mí inmovilizándome, no era más ancha que yo y me tenía sin movimiento, cómo era posible.

 

- Te daré lo que sea, por favor no me hagas daño- comenzó a apretar mis muñecas intensamente. - De verdad siento lo que te dije, perdón no er... - sus labios se proyectaron contra los míos, no entendía que estaba pasando, sus caireles cayeron  sobre mi cara, una fuerte punzada en mi labio me hizo dar un pequeño grito, la mujer encima mío empezó a succionar por esa pequeña herida que ella misma había provocado, no entendía que estaba pasando esto era tan irreal, levantó su mirada hasta que quedó a la par con la mía sus ojos estaban irreconocibles, ya no podía ver a una persona era un animal furioso, deseoso de alimento, el miedo me invadió a sobre manera empecé a gritar y a retorcerme como loco.

 

- Cállate o tendré que matarte rápido y tú sangre no sabría igual, no sería divertido. - Puso mis dos manos por arriba de mi cabeza y las sostuvo con una mano, intente volver a gritar por ayuda pero su otra mano se encargó de silenciarme - cállate o tendré que romperte la mandíbula -  Sin aviso alguno rompió a mordidas mi playera - Pero qué bella piel tienes lindo, creo que tendré que hacerle algunas marcas no? - me mordió en mi hombro, podía sentir como mi piel se rompía ante sus filosos colmillos, los cachos aún restantes de mi playera se empezaron a humedecer, mi sangre estaba brotando rápidamente, es el fin pensé, el piso se empezó a teñir con mi sangre, si tan solo no hubiera decidido comprar los libros hoy, si no hubiera ojeado esos últimos libros, si no me hubiera detenido a ver a los músico estos no serían los últimos momentos de mi vida, madre perdón por desobedecer, te quiero.

 

-- Lili deja al pobre chico. - Una voz varonil se hizo presente de entre las sobras. La cosa encima de mi detuvo de succionar para ver quién estaba interrumpiendo su banquete.

 

- Eres un aguafiestas Emil. - Dijo mi agresora.

 

- Sabes que no tenemos permitido alimentarnos tan cerca de casa, atrae rumores, ahora suéltalo.- Dijo en total calma el varón que aún no podía ver dónde estaba.

 

- Pero solo será este lo prometo. - Dijo Lili inclinándose para volver a su presa

 

- Ahora! - Rugió Emil.

 

-Ah! Bien. - Soltó mis manos pero no quito la mano que estaba en mi boca. - Que lindo está llorando, y mira que ese rojo le va muy bien a esa pálida piel tuya- dijo recorriendo con su frío dedo la ruta que mi sangre había seguido por mi pecho, abdomen y costillas, su cara volvió a la normalidad excepto sus ojo aún eran plateados, se quitó completamente de encima mío y desapareció.

 

- A como cuentes algo niño te las verás conmigo. - Dijo amenazante el de nombre Emil, al cual pude divisar sentado en las ramas de un árbol, era un joven de no más de 21 años, no lo pude divisar bien más que sus dos ojos plateados que me miraban profundamente - Te estaré vigilando- sonrió mostrándome sin grandes y blancos colmillos, al igual que mi agresora desapareció en la oscuridad.

 

Me incorporé a como pude, la vista se me estaba nublando, estaba perdiendo mucha sangre; tome un trozo de mi playera para presionar la herida con el propósito de parar la hemorragia, caminé lo más rápido que pude hasta casa, una ves allí tome el botiquín, empecé a limpiarme con gasa y alcohol, para mi suerte mi madre me había enseñado bien cómo hacer curaciones y en qué casos era necesario administrar puntos así como la forma de poner puntos, necesitaba puntos, después de desinfectar la herida y para el sangrado comencé a cocerme, la aguja penetraba mi pálida piel rápidamente acompañado del ardor del correr del hilo, una ves termine de cocerme me puse unas gasas, me sentía débil necesitaba reponer lo que había perdido, como pude llegué a la cocina para poder devorar lo que me pudiera devolver la sangre perdida, una ves me sentí con más vitalidad camine hasta mi cuarto, me tire en la cama, era momento de salir del shock, que era lo que había pasado?, que debía de hacer?, volverán en algún punto por mi?, sería todo esto un sueño?, a caso era posible?, eran animales?,  estaré perdiendo la cabeza? Estas y más preguntas me acompañaron hasta quedarme completamente dormido.

 

 

Notas finales:

Hola! Espero que tenga un excelente día, tarde, noche, en donde sea que esté usted!

Espero que le guste vote y comente porfa.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).