Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

The sunlit day and the moon II por Abadon007

[Reviews - 8]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

El mayor de los Wayne había entrado a su habitación, con una lentitud de la cual estaba acostumbrándose, comenzó a desabotonar su camisa para quitársela con parsimonia dejando su torso desnudo.

El mayor de los Wayne había entrado a su habitación, con una lentitud de la cual estaba acostumbrándose, comenzó a desabotonar su camisa para quitársela con parsimonia dejando su torso desnudo, se dirige al armario para tomar la pijama, en eso se queda observando su imagen en el espejo grande que esta a lado del mueble, de sus manos resbala el cambio de ropa al mirar cada detalle de su piel, algo en él parecía que había cambiado, se aproxima más al espejo para contemplarse con mayor atención, si, parecía que algo era distinto, pero al no recordar, todo movimiento de su cuerpo le parecía un milagro, quizá por qué tal y como Alfred menciona, regreso de los muertos. 

No puede creer que ese hombre que se refleja sea él, siendo adinerado tal vez en su tiempo libre práctico algún deporte, pues su cuerpo está bien tonificado, cosa que le parece raro para ser solo un millonario que se encargaba de la empresa familiar. En eso, en el reflejo del espejo muestra la cama, voltea asustado al ver que alguien duerme en ella. Con sigilo se aproxima portando en su mano el zapato que se había quitado, su corazón palpita agitado sin ocultar el desconcierto que le causa al reconocer a ese hombre que esta tendido en el colchón entre las cobijas y sabanas, un hombre vestido de azul y rojo. 

El héroe más grande de todos los tiempos, se encontraba frente él, durmiendo tan plácidamente, lo había visto en uno de los canales que los niños miraban en la televisión que tiene en el instituto, los niños lo admiran y le habían dicho quien era. 

— Superman… 

Susurra, sin saber porque el héroe de Metrópolis está dormido en su cama, se aproxima con sigilo a observar con más detenimiento, ese rostro apacible que se encuentra ahora boca arriba, sosteniendo una almohada en su regazo como si abrazara a una persona en especial.

Lo mira con detenimiento, algo dentro de él logra no asustarse al tener el alienígena en su habitación, en verdad la televisión no muestra las verdaderas facciones del héroe, los músculos, lo alto que es. Inconscientemente la mano de Bruce se dirige hacia el rostro del durmiente, acariciando sutilmente esos labios que le son familiares. Clark poco a poco despierta toma con delicadeza la pálida mano, adormilado la dirige a sus labios y la besa. 

— Bruce… 

Wayne no se asusta, observa con atención aquella muestra íntima del héroe hacia su persona, su corazón se acelera de la emoción al ver esos ojos azules como el cielo que lo contemplan como si fuera su mundo entero.  

— No sabes cuánto te extraño… 

Esa voz amable que lo llama y que le confiesa su sentir, Bruce no entiende el porqué sus ojos se llenan de lagrimas, lo que si comienza a sentir es miedo, y no es al héroe de Metrópolis, tiene miedo de sí mismo. 

Rápidamente aleja su mano de los labios de ese héroe que se atrevió a dar esa muestra de afecto. 

— ¿Por qué está aquí? 

Superman comprende que no es un sueño, comienza a escuchar el corazón acelerado del dueño de la mansión, esos ojos azules como la misma noche lo escrutan por ese atrevimiento. En un santiamén se pone de pie mientras que el pálido hombre se aleja. 

— Oh… ¿Señor Wayne?... Yo… lo siento… 

El mencionado se asombra por lo rápido que se movió el héroe de acero para ponerse de pie, nota la torpeza con la que habla, apenado por descubrirlo en la habitación, por alguna razón siente que debe tenerle confianza, sonríe como nunca lo había hecho.

— ¿En realidad eres Superman?

El invasor asiente torpemente.

— Yo… yo lo siento… es solo que vine a ver como estaba señor Wayne… yo…

Bruce suelta el zapato que lleva en su mano, amablemente le dice:

— Permíteme… necesito ponerme algo, estaba por cambiarme…

Superman lo había notado, no había podido quitarle la vista de encima a su ex compañero de pelea. 

¿Cómo podía hacerlo? 

Para su asombro esa piel blanca de su dorso y espalda no muestran ninguna herida, ni su interior tiene las cicatrices de  las batallas contra el crimen, no hay nada de eso, no había podido desviar la vista, pues el dueño de la mansión le regalaba sin pena una excelente imagen de su persona, esa piel, ese hombre era su Bruce, pero uno nuevo, sin recuerdos, sin heridas del pasado, con una mirada calmada y una voz tranquila.  

— Entonces… me imagino que también ¿Debo conocerte? Superman. 

Su voz claramente le confirmaba que no recordaba nada de él, Clark sonríe con tristeza, levita hacia la ventana que había dejado abierta. 

— Si señor Wayne, pero no se preocupe, en su estado y por el shock recibido, es normal no recordar… así que siento molestarlo…

Bruce nota esa tristeza, esos hermosos ojos del color del cielo están tristes, cuando lo ven, cuando le habla, su voz suena igual. 

— Lo siento Superman…

Clark levanta el rostro para mirarlo.

— ¿Por qué se disculpa señor Wayne?

El mayor lo mira con detenimiento, esta asombrado por esa belleza alienígena que es el héroe de todos, por esa mirada amable.

— Porque todo indica que éramos cercanos…

El menor niega con la cabeza, sale de la habitación, Bruce lo sigue.

— Señor Wayne…

El mencionado lo corrige.

— Bruce… solo dime Bruce…

Clark sonríe con algo de alegría.

— Bruce, me alegra verte con vida…

Se da la vuelta para marcharse de la mansión volando.

.

.

.

Jasón se encontraba en la cocina con Pennyworth preparando el desayuno.

— Joven Todd… no es necesario que me ayude…

El menor se movía de un lado a otro en la cocina adueñándose de ella, solo asiente, y corre con un trapo para sacar del horno el baguette que estaba en su punto.

— Oh genial… si se esponjo…

Alfred sonríe por la felicidad del segundo hijo adoptivo.

— Claro que se esponjo, recuerde quien le enseño a preparar ese baguette.

Todd le sonríe como cuando era un niño.

— Tu Alfie… XD

Tim entra a la cocina con su peculiar mal estado por andar desvelándose en estudiar para entrar a una de las Universidades más prestigiosas de EU.

— Jasón… Ya te hemos dicho que no le hables de tu a Pennyworth…

Al mayor no le molesta que el segundo petirrojo lo llame con confianza, porque a pesar de que le hable de “tu” es muy respetuoso con su persona. Jasón por su parte ignora al tercer robín en su comentario, lleva el baguette a cortarlo en rebanadas, toma una para untar con chocolate de avellana, ponerlo en un plato y servir café negro en una taza, había notado que Tim se desvelo de nuevo y le sirve el desayuno con calorías y cafeína para que despierte.

— Toma Timbo y deja de refunfuñar…

El menor no se niega y sin pensarlo toma la taza de café y sopla para sorber un poco.

— Después de Pennyworth… eres quien prepara un excelente café…

El mayordomo sonríe.

— Me alegra que siga siendo el número uno señor Drake.

El resto de los jóvenes integrantes había despertado por el delicioso aroma del pan, cuando llegan al comedor, Jasón tenía preparado el desayuno de cada uno, Stephanie brinca de la emoción al mirar que sus rebanadas de pan con crema y fresa están listas con una taza de chocolate.

— Que delicia… Gracias Jay…

Cassandra quien con su habitual silencio, dibuja una leve sonrisa de alegría al notar que también el segundo Robín le preparo sus rebanadas de pan con crema de cacahuate y mermelada de fresa con una taza de café. En un susurro le agradece.

— Gracias…

Jasón solo asiente, sigue sirviendo con alegría al resto que le falta, Luke es el cuarto en llegar.

— Como eres el nuevo en la familia, no sé qué es lo que te gusta, pero te lo dejo a tu decisión, tenemos café, chocolate caliente, mermeladas de todos los sabores, crema de cacahuate, chocolate de avellana y también el delicioso té que Alfie prepara.

Luke no termina de creer que ese chico rudo de mechón blanco sea el agresivo Red Hood, por donde lo vea, el segundo de los robín es un contraste cuando está en familia, se comporta como todos los jóvenes de su edad, aunque se nota que le gusta ayudar en la cocina, en realidad noto que todos le ayudan a Alfred en lo que pueden para no darle más trabajo por su avanzada edad. Es algo que no esperaba de ver en todos ellos, pero se siente como en casa apoyando a sus mayores en lo que puede sin perder la esencia de ser un joven en desarrollo.

— Gra… Gracias Todd…

Jasón lo mira, aun sigue sin estar de acuerdo de que Bruce siga trayendo a más chicos en la cruzada contra el crimen, comprende que en esta ocasión fue Alfred quien se está haciendo cargo del menor por los problemas que lo acontecieron.

— Solo dime Jasón… no tienes que ser tan formal…

 

— O llámale Jay como todos nosotros…

Dick también llegaba al comedor, aun se notaba esa sonrisa triste, todos saludan al primer robín que llega acompañado de Damián.

— Tt… debo admitir que el Zombi sabe preparar el desayuno

Las chicas y Tim guardan silencio, pues saben de la ruptura que tuvieron los dos mayores después del deceso de Bruce. El mercenario no quiso ser una carga para Grayson y corto su relación, pero era algo que Dick no sabía de  porque del rompimiento y aun se encontraba triste. Por su parte Luke aun era ajeno a esos problemas, solo observa sin entender del silencio que se crea. Alfred carraspea tratando de evitar que ese silencio incomodo los haga correr.

— Provecho jóvenes…

En eso entra Bruce saludando a todos.

— Buenos días… ¿Qué es lo que huele tan delicioso?

Jasón no habla estaba sentado en su lugar comiendo sus rebanadas de baguette con carnes frías, Pennyworth le indica que se siente a desayunar.

— Buenos días señor Wayne, tome asiento, tenemos el gusto de que probar lo que el joven Todd preparo.

 

Las chicas al igual que los chicos se sienten en confianza comienzan a conversar amenamente, Bruce sonríe al escucharlos, pregunta por cada uno que es lo hacen diariamente, ellos omiten el ser guardianes de la ciudad, por una parte es el menor de todos quien está molesto ante ese hombre, pero no dice nada, sabe que su padre no recordara nada. 

 

— Por cierto me gustaría saber ¿Por qué Superman estaba en mi habitación? 

Todos se quedan helados ante esa pregunta. 

No pueden creer que Superman no aguantara en ver a Bruce, Jasón es quien se pone de pie de golpe y pregunta con algo de preocupación y molestia.

— ¿Te hizo algo el alienígena? ¿Por qué no nos llamaste para protegerte?

Bruce le parece tierno que uno de sus hijos quiera defenderlo.

— No, no es necesario… parece buena persona… no me sentí en peligro… gracias Jay…

Cassandra y Stephanie se burlan bajito por esa preocupación de Todd, saben que Bruce  es mayor, tiene todo para pelear ya que es Batman. Aun no se acostumbran a la idea de que su mentor no recuerda nada ni de artes marciales y técnicas de pelea y por obviedad de su identidad de Caballero de la noche.

— B, si algo paso nos puedes decir con confianza…

Damián es quien molesto se pone de pie y se marcha.

— Tt…

Bruce no entiende, solo sonríe.

— No… es solo que no puedo creer que también conozca a Superman…

Dick es quien amablemente le responde.

— B, no solo lo conoces, son… son buenos amigos de hace años…

Tim a pesar de estar adormilado le dice:

— No le temas… es alguien que velara por ti, es de confianza.

El mayor le parece extraño como sus hijos se expresan de Superman.

— Lo sé… es solo… que…

.

.

Bruce se había marchado a sus deberes con el instituto, los muchachos hablan sobre lo que aconteció con Superman.

— No podemos forzar algo que no recuerda…

— Tal vez…

— Y… ¿Qué pasara con Batman?

— El comisionado Gordon se está haciendo cargo de eso…

— Es muy peligroso…

— La Liga de la Justicia vendrá a evaluar a Bruce… quieren estar seguros de que sus identidades no corren peligro.

— Eso es una tontería, no recuerda ni a Batman…

— Tt….

.

.

.

En el instituto Martha Wayne los niños corren hacia el hombre, se alegran de verlo.

— Pensamos que ya no iba a venir señor…

Madison observa como su amigo de antaño saluda con cariño a los niños, los carga uno por uno para saludarlos, se aproxima a ella y la saluda de beso.

— Hola cariño…

Ella sabe que ese hombre es Batman, sabe lo letal que era con los criminales, sabe que su mejor amigo dejo sus sueños para proteger a Gotham.

— Bruce, deberías de pasar más tiempo en la mansión, tus muchachos te necesitan…

El niega.

— No, me necesitan más aquí. 

Madison sabe que llegara el momento en que Batman regresara por Bruce, lo sabe porque la ciudad lo necesita, porque Batman no es nada sin Bruce.

.

.

.

Continuara.

Notas finales:

Mis más sinceros agradecimientos a todas y todos aquellos que siguen este fic, les agradezco su paciencia y su precioso tiempo, no saben cuánto me emociona que aun lo sigan. No hay escusa para posponerlo, pero como mencione es un fic al cual le tengo cariño y para poder continuarle, leí todo este fic para no perder el hilo de la historia. Y no se preocupen nuestro Bruce regresar, solo hay que tenerle paciencia, pero con ello también regresara el Joker.


 


Donde quiera que estén por favor cuídense de esta Pandemia DX


Cuiden del personal médico que ellos están trabajando muy duro, están sacrificando su tiempo, su salud, su vida... recuerden que ellos también son Padre, madre, hermana, hermano, hijos, hijas, abuelos y abuelas, son humanos y en realidad en varias partes de  América los están tratando muy mal. 


Saludos, besos y abrazos estilo Superman... 


Salud y bienestar a todos y a todas. 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).