Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

80. El Toque de un Vampiro (10)

Autor: dayanstyle2

[Reviews - 12]  

LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

aaaaal finnnn le toco a hong Bin... 

 

Bueno nenes se que he estado ausente en los fics... no he respondidos sus rw y me siento mal por eso, pero eso no significa que no los lea y se me salten las lagrimas de dolor ocular sobre todo cuando leo los HORRORES ORTOGRAFICOS DE Wist0 y Unentekawai.. porque SI los LEO TODOS y cada uno de sus rw, pero a veces honestamente no se que contestar porque no quiero spolearlos porque me gusta mas cuando se sorprenden de algun trama impactante de los fic.

 

Les recuerdo que aun faltan al menos 30 libros pero ya estamos cerca, a solo unos 5 libros de la nueva generacion, porque SI, los niños crecen, asi que esten pendientes y todavia solicito ayudante por si acaso necesito que alguien tome mi lugar.. pronto estare dando detalles

"No tienes las bolas," Riho se burlaba. "Probablemente se estés orinando los pantalones en este momento."

 

"Ya basta." Su hermano estaba siendo un culo, como siempre, y Ken no quería escucharlo esta noche. No cuando él estaba sentado en el estacionamiento del club goth* más caliente de la ciudad. El Manacle*. Los rumores susurrados decían que este lugar era donde los vampiros llegaban de fiesta. Eso era lo que había llevado a Ken y su hermano aquí.

 

Tras estar allí mirando a la cola para entrar en el lugar, la forma en que todo el mundo estaba hecho para parecer oscuro, los pelos de punta, uñas de negro, y todo tipo de accesorios para que se vieran malos-Ken no estaba tan seguro de que quería entrar. Por si acaso, sin embargo, él había deslizó un rosario alrededor de su cuello y se lo metió debajo de la camisa suelta antes de que él se fue de casa.

 

Él no era un idiota. No del todo.

 

"Si eres una gallina, me debes cuarenta billetes," de Riho recordándoselo mientras empujaba el hombro de Ken. "Y tengo la oportunidad de estar con su ex-novia sin ti tratando de arrancarme un pedazo."

 

Ken realmente no le importaba que Riho tenga sexo con Ye Rin. Era cosa de códigos lo que mantenía a Riho en la bahía. "Si ella está de acuerdo, puedes tenerla", dijo mientras revisaba al gorila. Maldita sea el tipo era grande. Si los vampiros estaban en el lugar, ¿Tendrían que ser moreno y elocuente o muscular y capaz de tomar cuellos?

 

¿Podían romper los cuellos de todos modos? ¿Tienen los vampiros una fuerza sobrehumana? Cuanto más Ken pensaba, menos inclinado se sentía sobre entrar en ese lugar. Había comenzado como un estúpido juego, pero si los vampiros eran reales y era un gran si, ¿qué tipo de peligro iba a haber?

 

Su vida no valía cuarenta dólares. Quizás sesenta.

 

“Aquí." Riho, sacó su cartera de cuero gastado y cavó por dentro, sacando dos billetes de veinte. "Te voy a pagar los cuarenta que te debo para que puedas usarlo para las bebidas. "

 

Riho ya estaba pagando, y Ken ni siquiera había decidido aún. El hombre estaba lleno de confianza, o lleno de mierda. Ken aún no estaba seguro de cuál. Tomando una respiración profunda y sabiendo que no iba a dar marcha atrás, Ken le arrebató el dinero de la mano de Riho y abrió la puerta del coche.

 

No puedo creer que realmente este haciendo esto.

 

Tenía que ser el idiota más grande del mundo. Pero había más de cuarenta dólares en juego aquí. Si Ken entró, Riho cerraría su gran boca y él no tendría que escuchar a su hermano burlarse de él por el resto de su vida acerca de cómo Ken no tiene huevos.

 

Deslizó sus manos por la parte delantera de sus pantalones y asintió para sí mismo. Yo puedo hacer esto. Era sólo un club con bichos raros de fiesta en el interior del lugar. Iba a tomar un par de tragos y luego saldría de allí, lo que le demostraría a su hermano que no existían los vampiros y que tenía las bolas más grandes entre los dos.

 

Y voy a tener el derecho de fanfarronear por un tiempo muy largo. Riho no será capaz de superar esto.

 

Caminando a través del pavimento, Ken se deslizó en la parte de atrás de la línea y se apoyó contra la pared de ladrillo del edificio. Esto iba a tomar un tiempo para entrar. La línea parecía moverse más lento que un caracol. Ya podía sentir el estruendo recorriendo su camino hasta la suela de sus tenis y vibro hasta los huesos en el cráneo. Si el ritmo se podía sentir aquí, tenía que haber huesos rotos el interior del lugar. Miró por la línea y apretó los labios. Había como un trillón de personas delante de él.

 

Si no podía entrar, ¿Podía mantener los cuarenta? Estaría bien. ¿Por cuánto tiempo iba a tener que esperar aquí? ¿Lo harían esperar toda la noche sólo para ganar la apuesta?

 

El hombre de pie frente a él se volvió y miro a Ken de pies a cabeza. El extraño goth usaba delineador y sombra de ojos oscuro, y la ceja derecha fue traspasada, dos veces. Tenía el pelo peinado hacia atrás, casi como grasa, y su ropa se parecía que una secadora la había atacado. Había agujeros por todas partes. Y él estaba mirando a Ken como si estuviera fuera de lugar.

 

En este entorno, lo estoy.

 

Ken sacudió la cabeza cuando él apartó la mirada y deseó poder terminar con esto ya. Los clubes no eran lo suyo. Como cuestión de hecho, odiaba las multitudes, y Riho lo sabía. El imbécil le dio esos veinte de más para hacerlo entrar en el club.

 

Su mirada se deslizó de lado cuando se dio cuenta de que un hombre caminaba por la cola de gente esperando para entrar. El pelo oscuro del desconocido estaba levantado por la ligera brisa y sacudido mientras miraba unas pocas personas en la fila. Ken en silencio se dio cuenta de lo alto y ancho que era la espalda del tipo. El desconocido llevaba botas, jeans y una camiseta que parecía un tamaño pequeño. Ken no se sentía tan fuera de lugar ahora en sus descoloridos pantalones vaqueros, zapatillas de deporte, y su remera. Lo único que era diferente era la chaqueta que llevaba puesta.

 

A medida que el extraño se acercaba, Ken notó algo diferente acerca de este tipo, algo... ¿poderoso? ¿Era que la palabra correcta? Ken pensaba así. Parecía que los otros lo hicieron también. Algunas personas en la fila se enderezaron y miraron al extraño como si fuera una especie de estrella del rock. Ken vio al chico apuntar a unas pocas personas y asentir. Esas personas salieron de la línea y se dirigieron a la puerta.

 

Esta estrella de rock estaba repartiendo Free-Pass. Ken quería que uno de ellos, sobre todo si eso le impidiera perder aquí la mitad de la noche. Todavía no estaban en verano, y el aire de la noche todavía tenía un poco de frío. Ken se metió las manos en los bolsillos delanteros y se encogió de hombros mientras le lanzó una mirada al coche de su hermano. Riho estaba medio observando mientras comprobaba su teléfono.

 

Probablemente llamando a Ye Rin. ¡Qué gilipollas! El hombre podría al menos asegurarse de que yo entrara al boliche primero.

 

La estrella de rock parecía aburrida, como si él preferiría estar haciendo otra cosa que caminar en la línea. Eso fue hasta que se detuvo frente a Ken. Las oscuras cejas del desconocido aumentaron ligeramente antes de que enmascarara su expresión. Tenía que ser unos buenos quince centímetros más alto y un infierno de mucho más ancho que Ken.

 

"Tú no parece perteneces aquí."

 

La voz del desconocido era fresca y clara, como un arroyo sobre piedras lisas. El chico gótico junto a él resopló como si fuera obvio que Ken estaba fuera de lugar. Ignoró al chico con el secador vicioso y trajo a su atención de nuevo a la estrella del rock. Ken sabía que el hombre no era realmente una estrella de rock, pero si este chico tenía una oscura y misteriosa mirada de vampiro, él tenía la vibra. El desconocido era ligeramente pálido, con los ojos tan oscuros como hierro fundido, y Ken no podía decir dónde el iris terminaba y comenzaban las pupilas. Su pelo era del color de las alas de un cuervo, largo, sedoso. Ken sintió un brote misterioso de poder como si el aire se hubiera vuelto cargado eléctricamente.

  

Ken se encogió de hombros y sonrió al hombre, esperando que fuera lo suficientemente encantadora para conseguir que uno de esos pases. "Pasando el rato esta noche."

 

Tenía la sensación de que este hombre no estaba mirando a él, sino a través de él. Esos ojos carbón negro estudiaron a Ken, y luego una mueca imperceptible creció sobre las cejas del desconocido. "Eres es... diferente", dijo el desconocido por lo bajo. Ken casi no entendió lo que el chico había dicho.

 

Ken apretó los dientes con irritación. "Mira, yo no tenía idea de que había un código de vestimenta. Pero tu estás usando la misma cosa, así que no creo que sea un gran problema." Estaba un poco frío y no le gustaba la idea de estar aquí toda la noche. No quería perder la apuesta, ya que no llevaba ropa de cuero apretado o no tenía piercings en su rostro.

 

El lado de la boca del desconocido se movió como algo cercano a la alegría brillaba en sus ojos. "Oh, compartimos mucho más en común de lo que imaginas."

 

¿Qué significaba eso?

 

El hombre metió la mano en el bolsillo de atrás y sacó una tarjeta. Era de oro y tenía el nombre del club desplazado en letras rojas. "¿Qué es esto?" Preguntó Ken mientras aceptaba la tarjeta del extraño.

 

El goth junto a Ken gimió. Cuando él miró al chico, los ojos de goth estaban clavados en la tarjeta. Casi podía ver al tipo salivando mientras lamía sus labios y se acercó a Ken, como si fueran amigos. Ken dio un paso de ese tipo. Goth olía un poco como a tacos.

 

El desconocido hizo un gesto con la mano, diciéndole a Ken sin palabras que saliera de la línea. Ken dio un paso hacia delante y sonrió al hombre goth.

 

¿Quién es el inadaptado ahora? "Esta tarjeta le permite caminar en el club en cualquier momento que desee, sin tener que esperar", dijo el desconocido.

 

¡En el blanco! ¡Whoop! ¡Whoop! Era agradable tener una tarjeta de este tipo, muy apreciada, incluso si él no planeaba regresar jamás. Eso no significaba que no usaría la tarjeta fuera de esta noche. "Uh, gracias, amigo."

 

El pecho del hombre retumbó mientras reía suavemente. "De nada, amigo."

 

Ken miró hacia el coche de su hermano y saludó con la mano la tarjeta de oro en el aire cuando hizo un pulgar hacia arriba. Su hermano sacudió la cabeza y volvió a mirar su teléfono.

 

Ken entró y se sentía como si hubiera entrado en otro mundo. Este lugar sabia ha prohibido, oscuro, y Ken tuvo la extraña sensación de que estaba llamándolo. Era como si el edificio en sí, no, la esencia de todo a su alrededor, tenía su propio latido del corazón.

 

La pista de baile estaba llena de un muro de cuerpos mientras las luces laser cortaban un camino a través de la multitud. La música que estaba tocando...Ken conocía la canción. Se trataba de "Crave You" de Flight Facilities, la dubstep remix. Eh, raro. A él realmente le gusta esa canción, y jugar en este club raro. Quizás este lugar no era tan malo. El bajo profundo era dulce, y lo sintió golpeando a través de él.

 

Él vio a la estrella de rock subir por unas escaleras. Ken no estaba seguro de si debía seguirlo. Le había dado a Ken la tarjeta, pero eso no quería decir que él tenía que seguir al hombre toda la noche. Ken fue a la barra y pidió un doble shot del Patrón. El camarero colocó el vaso de tequila en frente de él y luego deslizó sus dedos sobre la parte posterior de la mano de Ken. Una invitación directa. Apuró la bebida, chupó el pedazo de limón, y luego pidió otro.

 

 Ken pagó por sus dos bebidas y asintió con la cabeza al camarero, pero rápidamente el chico se dio vuelta. No quería que el camarero tuviera una impresión equivocada. Parecía que a este club no le importaba el género cuando se trataba coquetear u otras cosas.

 

Ken no le importaba tampoco, pero dormir con los hombres no era lo suyo. Ver a parejas del mismo sexo juntos nunca le molestaba. Él sintió que el mundo tenía cosas más importantes de qué preocuparse de quien durmiera con quién.

 

La estrella de rock estaba de vuelta. Se trasladó junto a Ken y deslizó su mano por la cintura de Ken. Ken se movió unos pasos lejos. "Gracias por la tarjeta, pero no me balanceo de esa manera." Él fue educado en rechazar al individuo. Él no quería ser grosero después de que el hombre lo había dejado entrar, pero él tampoco quería que el chico piense que Ken le iba a pagar de esa manera.

 

"Tu nunca-"

 

"No," dijo Ken, cortando al chico. "Pero bueno, si eso es lo tuyo, genial. Ningún juicio aquí." Ken empezó a mirar a su alrededor y se dio cuenta de que la población masculina del club pasaba con creces a las fiesteras femeninos. El gran cuadro se formó en la cabeza, y él tuvo la clara impresión de que esto era un club para hombres con inclinaciones hacia otros hombres.

 

Ken iba a matar a Riho. Su hermano tenía que haber sabido. Se quedó allí sintiéndose como si hubiera sido atrapado en los faros mientras observaba a dos hombres prácticamente teniendo sexo en la pista de baile. Un hombre estaba presionado en la espalda de otro hombre, y el chico frente tenía la cabeza inclinada hacia atrás en lo que parecía un gemido. Sus cuerpos se movían de manera lasciva que Ken sintió que se ruborizaba ante sus ojos se movían rápidamente, sólo para descubrir otra pareja en casi la misma posición, haciendo lo mismo.

 

 

Era todo tan... primitivo.

 

 

El desconocido levantó la mano de Ken y le besó los nudillos. Ken no se apartó. Fue un simple beso en la mano. No es gran cosa. Pero entonces sintió un leve pinchazo. Cuando él retiró su mano, se veía bien. El desconocido se lamió los labios y le dio a Ken una sonrisa con la boca cerrada.

 

Podría haber jurado que el desconocido lo había mordido, pero las únicas marcas en su mano eran las cicatrices que había tenido antes. Alguien pasó junto a Ken, y casi derramó su copa. Que rápidamente se le había olvidado que estaba en un club. Este extraño parecía tirar la atención de Ken lejos de todo lo que le rodea, y que era un poco molesto.

 

"Alguna vez consideraste-"

 

"No," Ken repitió, pero él sentía que le debía al extraño algo por entrar en el club con tanta rapidez. Así, añadió, "Pero tú eres un chico de aspecto agradable. Estoy seguro de que muchos hombres por aquí le sería un honor estar contigo".

 

Ken lamió la sal de todo el borde de la copa y luego apoyo la copa de vuelta, silbando cuando el líquido claro quemada en su camino hacia abajo. Estrella del rock miraba, y una sonrisa tiró de sus labios. Lo extraño fue, que Ken había sido honesto. El chico era guapo. Si una persona le iba en todo lo oscuro. Ken era más que un simple chico que vivió una vida...complicada. Aun así, esta escena no era él en absoluto.

 

“Bueno, es tarde, me voy"

 

Ken se había empujado a través de la multitud, listo para salir de allí cuando recordó la apuesta. Suspirando, se abrió camino en la pista de baile para ver si podía detectar una alimentación vampírica. Estaba empezando a pensar que los rumores eran solo humo cuando vio a dos hombres abrazados

 

Como lo has visto en todo este lugar. Pero estos dos parecían perdidos en lo que estaban haciendo, y era mucho más íntimo de lo que había presenciado hasta ahora. Eso valía la pena más investigación. Ken se deslizó alrededor de la pareja, tratando de no parecer demasiado obvio. Pero incluso de cerca, él no podría decir si el chico estaba mordiendo al otro tipo, o si sólo se dejaban llevar.

 

Esta era una estupidez. Él estaba a punto de decirle a Riho, que los rumores eran una mentira. Ken se sintió como un pervertido que se arrastraba entre estos dos.

 

"Creo que te gusta lo que ves."

 

Ken se volvió para ver a la estrella del rock detrás de él. Sus ojos parecían llenarse con una extraña especie de hambre, como si quisiera el cuello de Ken como esa pareja estaba haciendo. Ken podría explicar fácilmente por qué estaba sorprendido frente a los hombres, pero entonces tendría que decirle a este chico que estaba allí sólo por una apuesta. Eso sonaba poco convincente incluso para él, estaba seguro de la estrella del rock pensaría así.

 

"Sólo por curiosidad," mintió. Sus dedos agarraron el vidrio más fuerte mientras sus ojos buscaron un descanso en la multitud. Tenía que salir de aquí. La Estrella del rock era peligrosa. Ken no estaba seguro de cómo lo sabía, pero lo hacía. Se rió cuando dos palabras que le habían enseñado de niño salió a la superficie.

 

El extraño peligroso.

 

El extraño peligroso deslizó su mano detrás del cuello de Ken y lo atrajo hacia él. Antes de que tuviera oportunidad de protestar, los labios del desconocido estaban en los suyos. Ken empujó en el pecho del hombre, pero era como tratar de mover un árbol. El hombre era sólido, inamovible.

 

 "Sólo un beso," El extraño peligroso susurró en la boca de Ken. No, eso no estaba bien. El tequila se le había ido a la cabeza. Yo no quiero esto.

 

"Yo no beso hombres", dijo Ken contra los labios del hombre.

 

Una extraña especie de risa retumbó en la garganta del chico como él hundió su lengua en la boca de Ken. Ken decidió que la única forma en que iba a salir de esto era besar al hombre de vuelta. Había hecho cosas peores en la vida. Un beso no era tan malo, pero mantuvo su lengua para sí mismo.

 

Ken nunca en un millón de años iba a decirle a su hermano acerca de esto o el hecho de que era un poco agradable. Sin duda era diferente de besar a una chica. Se sorprendió de cómo no se asustó y lo suave que eran los labios del chico. Antes de que él se lo pensara mejor, Ken comenzó a devolverle el beso. Labios gruesos-en acción con la lengua.

 

La mano del desconocido se deslizó alrededor de su espalda, acercándolo más, y Ken fue de buena gana. Señor le ayudara, pero él se fue. El gusto del hombre era picante, totalmente masculino, y su cuerpo era de una sola pieza sólida de ladrillo. Por primera vez en la vida de Ken, pensó... Ken empujó al chico jadeando.

 

No estaba pensando en lo que le gustaría hacer otras cosas con el extraño peligroso. Por supuesto que no. Era la bebida hablando. Sí, eso era todo. La bebida. No un deseo oculto o una afición que brotaba dentro de él. Definitivamente no era una afición.

 

Yo no soy gay. Ken repitió esas  palabras una y otra vez en su cabeza mientras miraba para arriba a esos ojos misteriosos.

 

El chico cogió el vaso vacío de la mano de Ken y lo alejo. No estaba seguro de que había tomado, pero se había ido. Y entonces el señor toqueton tenía a Ken de nuevo en sus brazos, lo besó de nuevo. Ken estaba demasiado conmocionado para hacer algo. Sintió los labios del extraño moviéndose por su cuello, besándolo en formas que Ken nunca había experimentado antes, como la respiración seguía delineándose contra la piel de Ken. Su polla se puso dura mientras Ken jadeaba lentamente, y su cuerpo vibraba con necesidad. Su cabeza cayó hacia un lado, y cerró los ojos mientras sus dedos agarraron los brazos sólidos y su cuerpo se inclinó hacia el chico.

 

Su mente le decía que empujara al tipo lejos, para obtener el infierno fuera de allí. Hubiera sido la cosa más sabia que hacer. Sus ojos se abrieron de golpe cuando un fuerte dolor latía en el cuello de Ken. ¿El chico le había mordido? Casi ignoro el dolor mientras su mente se nubló, y tenía ganas de subir al cuerpo del Extraño Peligroso, rogando al hombre a hacer otras cosas más malas para él.

 

Esta vez Ken empujó con ambas manos, y el extraño cedió. Ken se volvió, arrastrando culo, sin mirar atrás. Corriendo a través de una pared de gente no era la cosa más fácil de hacer. Lo frenaban. En el momento en que llegó a la puerta, Ken estaba sudoroso y sin aliento. Divisó al gorila, y el chico miró directamente a él. Cuando Ken pasó al hombre, el hombre levantó la mano.

 

"No."

 

Ken se volvió para ver al Extraño Peligroso justo detrás de él, sacudiendo la cabeza ante el portero. ¿Qué demonios estaba pasando aquí? Su cabeza se iba y volvía entre los dos, mientras trataba de borrar el alcohol de su mente. Era un ligero cuando se trataba de algo que no sea cerveza. No estaba borracho, pero su mente estaba un poco borrosa, y su cuerpo estaba agradable.

 

"Éste me pertenece", dijo el desconocido con la posesividad y señaló con la cabeza hacia Ken. "Quiero que él recuerde."

 

La expresión del gorila dijo que no estaba seguro de si eso era una cosa sabia, aunque Ken no tenía ni idea de lo que decía el extraño o lo que el gorila había intentado hacer.

 

"Vamos a entrar." El desconocido le tendió la mano a Ken. "No besos. Lo Prometo. "

 

Ken miró por encima del hombro para ver a su hermano dormido, su cabeza cayó hacia un lado. Genial, mientras estaba siendo iniciado en este extraño club, su hermano estaba tomando una siesta.

 

"Dentro o fuera", dijo el portero a él, y Ken dio cuenta de que estaba bloqueando la puerta. Una mano agarró su codo, y Ken encontró siendo llevado de vuelta al club.

 

Cuando vio la puerta despejada, tiró de su brazo libre. "¿Qué pasa contigo? ¿Por qué estás tan interesado en mí?" Él miró a los fiesteros. "Hay gente mucho más fascinantes aquí que puedes elegir."

 

"Eres la persona más fascinante aquí", dijo el hombre, y Ken sintió un escalofrío trabajar su camino hasta la columna vertebral. El tipo estaba hablando muy en serio. Sus ojos carbones estaban clavados en Ken, como si Ken fuera la única persona en el club. Se rió para sus adentros que este magnífico hombre se acercaba a él, y él ni siquiera era gay. Su suerte correría de esa manera. Él no tiene que ser gay para saber lo bueno que estaba el Extraño peligroso. "Realmente eres un pesado." Él negó con la cabeza. "Ahora deje de tirar mi cadena. ¿Alguien hizo una apuesta contigo o algo?” Miró a su alrededor para ver si los amigos de este hombre estaban pegados en la esquina riéndose. Ken no vio a nadie mirándolos.

 

"No estoy bromeando." El desconocido se acercó, pero mantuvo las manos quietas. No había duda del calor oscuro en los ojos del chico. Él hablaba en serio. Bueno, si vas a ser golpeado por un chico, bien podría ser el más caliente en el club. Aun así...

 

"¿Por qué?" Ken estaba tratando muy duro para mantener su nivel de voz.

 

 El chico se limitó a mirarlo como si debería haber sido obvio. Pero no era así. Nada en este lugar tenía sentido. No era la manera en como la gente estaba vestidos o la forma en que este tipo miraba a Ken, como un león miraba a su presa. Ni siquiera los bailarines que estaban arriba en plataformas, balanceando sus cuerpos en formas que Ken nunca conoció un cuerpo podía doblarse. Y vaya si los cuerpos no estaban girando y retorciéndose como contorsionistas.

 

Él no era de este mundo. Ken trabajaba en los coches, bebía cerveza directamente de la botella, y miraba los deportes los sábados por la noche con su hermano y los amigos de su hermano. No tenía una prenda de ropa en su armario que le ayudara a mezclarse aquí.

 

Ken vio como alguien se acercó al desconocido y le entregó una copa. A continuación, el desconocido se la entregó a Ken.

 

Él negó con la cabeza. "No sé de dónde salió eso."

 

El hombre sonrió. "Muy sabio. Pero te prometo que esta bebida es segura. Es lo que pedimos antes".

 

Ken tomó el vaso y tiro la bebida en su garganta. Lo necesitaba. El líquido quemó ya que se deslizó hasta su vientre. Él devolvió el vaso cuando dijo entre dientes. "Gracias."

 

El desconocido sonrió. "Eres verdaderamente bienvenido.”

 

Ken todavía no podía entender cómo la voz del desconocido estaba tranquila y susurrante, como una ligera brisa a través de la hierba seca. Hacía que una persona quiera relajarse. Esa era la última cosa que tenía que hacer en este club. No, si quería mantener al extraño peligroso al margen de besarlo de nuevo.

 

 "¿Cuál es tu nombre?" Ken preguntó mientras su mirada se precipitó alrededor, aterrizando en todas las parejas que estaban saliendo fuera. Ken maldijo entre dientes cuando sintió que se sonrojaba de nuevo.

 

El chico parecía saber dónde Ken estaba buscando porque una sonrisa se deslizó sobre sus labios. "¿De verdad quieres saber?"

 

"Bueno, sí."

 

"Saluda primero," dijo el chico.

 

Empezó a mentir, pero pensaba que no había nada de malo en dar su primer nombre. "Ken".

 

"Muy único." Dijo el chico como si estuviera altamente aprobado.

 

"No es una gran cosa." Ken se encogió de hombros. "Mi madre me lo dio." Al menos eso era lo que su padre le había dicho. Considerando que Ken nunca había conocido a la mujer, estaba inclinado a creer en su padre.

 

"¿Y tu padre?"

 

Ken frunció el ceño. "Su nombre es Ted, no Ken."

 

La risa del hombre era tan suave como un líquido. "¿Qué es lo que hace para ganarse la vida?"

 

La charla pequeña. Ken podría lidiar con eso. "Él es un policía."

 

"¿Y tu?"

 

"Estoy entre trabajos." Ken sacudió el cabeza, poco interesado en hablar de su familia. "Mira, yo realmente tengo que irme. Es tarde, y tengo cosas para cuidar en la mañana. Fue agradable... charlar." ¿Por qué demonios había estado a punto de decir que fue agradable besarlo?

 

 

El chico lo acompañó hasta la puerta y fuera más allá del portero. “Tal vez yo te veré por ahí."

 

Ken altamente dudaba. Metió la mano en el bolsillo para darle al hombre de nuevo la tarjeta de oro, pero cuando se dio la vuelta, el hombre misterioso se había ido.

 

Y él no había conseguido el nombre del hombre.

 

 continuara....

 

 

Notas finales:

dejen rw

Loading...



Introduzca el código de seguridad que aparece debajo: