Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Consecuencia de una decisión por Jade Pincay

[Reviews - 2]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Kyou kara maou no me pertenece, le pertenece a sus autores.

Consecuencia de una decisión

Era un día común en Shin Makoku viendo pelear a la pareja real era normal, no obstante, nadie sabía eran que ellos ya mantenían relaciones sexuales, porque para los demás esa relación era muerta desde el comienzo, ¿quién hubiera imaginado que hace tiempo reino ya tenía consorte real? Hace unos meses atrás habían cruzado la línea que había impuesto el Maou de la amistad.

Para el rubio era amor, pero en su interior sabía que su rey solo lo deseaba no lo amaba, aunque el mismo se había negado la verdad,  decidiendo disfrutar lo prohibido, sabiendo que eso significa para él, en cambio el azabache bueno era solamente deseo por el cuerpo que dormía a lado de él, siendo este sucumbir a sus bajos instintos.

En esa mañana se encontraban discutiendo porque el moreno estaba coqueteando con una rubia poseía una belleza exótica, que había venido el palacio de hablar de tratados burocráticos, no obstante, los ojos ónix no tardo mucho para coquetear, ya que esa doncella que tenía enfrente de él es una belleza perfecta para ser su reina.


Dichas insinuaciones la rubia había decidió corresponder ya que todo el mundo sabía que el compromiso real se originó por un accidente, claro obviando la intimidad de dicha pareja, además que ella quería unir su reino con el Maou Yuuri.


En eso entro el rubio encontrándose que su prometido se besaba con pasión con la rubia, haciendo que los que estaban besándose se separaran el azabache pidió a Conrad que está detrás de Wolfram, que escoltara a lady Alison, a la habitación de invitados ya que esta se iba quedar unos días.

 

Después que la invita del rey se retiraba, quedaron ellos solo en lo que ese momento se consideraba la pareja real. Ambos se miraron con varios sentimientos, en los ojos esmeraldas reflejaban decepción, el de ojos ónix no había arrepentimiento en nada, ni siquiera de la traición hacia su prometido en ese momento.

El doncel como era de esperarse hizo el reclamo a su rey por la falta de respecto que se trataba dicha acción, y eso origino la pelea que todo el mundo está escuchando por el tono que era empleado se escuchaba en todo el pasillo.

-¡enclenque eres un maldito infiel!- vocifero el rubio con tanta rabia.

-sabes que siempre negué este compromiso accidental- contraataco el moreno sin importar dañar los sentimientos de su acompañante- y esta no es la primera vez- confeso sin vergüenza mente.

-porque Yuuri si realmente no me querías a tu lado podrías haber roto el compromiso antes que terminar amándote- reprocho herido- yo tampoco quería un compromiso con un completo desconocido, pero no pude evitar amarte- recrimino aguantándose las ganas de llorar.


- te volviste una necesidad para mí- sincero Yuuri- pero mi opinión no ha cambiado nada- suspiro para continuar- por ende, me casare con una muchacha y tendré la familia que quiero- termino de decir marcado a si el principio del fin.

El rubio comenzó alterarse y ya no pudo evitar que unas lágrimas adornan su rostro, bajo la mirada y se retiró.


Ya el doncel le diría a su hermano que anule el compromiso para que seguir algo que Yuuri ya no desea nada con él, aunque en su pregunta era ¿por qué su rey se acostó con él?

Sin más los ojos esmeraldas se fue directamente a la habitación que le correspondía a él desde que fue a Pacto de Sangre.

Él sabía que Yuuri era suyo ya que había consumido el compromiso, pero no lo quería atar a nada, para que si lo va a odiar.

Llegando a su cuarto quemo la única prueba que era unas sábanas con sangre, la que decía "consorte real", se agacho ya que bien él sabía que unos de los requisitos para casarse era llegar virgen o en caso de haber consumido el acto con su prometido, ya eran consortes.

No sabía si que su tío le perdonara tal falta, aunque él tampoco debía juzgarle ya que se había enredado con el hermano mayor del Maou, ya que ellos estuvieron sin casarse, aunque ahora estén casados.


.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


En el jardín

Waltorana y Gwendal, estaba discutiendo sobre la situación que se encontraba Wolfram. Ya que sabía un cien por cierto que el rubio iba anular el compromiso y por ende lo dejaría mal socialmente.

-Gwen¿ Qué haremos?- pregunto con angustia Waltorana.
- esto pone a Wolfram en un aprieto, obvio que eso no lo dejaran de respectar ya que pertenece a la principal caza noble, tiene la mía como apoyo y la de mi madre- menciono serio, los posibles escenarios en los próximos siguientes días, mientras se recostaba al árbol que estaba al lado de él.
-No te olvides mi apoyo- menciono una tercera voz.
-Adalberto- musitaron unísono al ver a su inesperado acompañante.
-No se olviden que fue el querido alumno de mi amada, además que Von Wincott también apoyara a Wolfram- aseguro, ya que según él tenía entendido que su amada hablo con su hermano antes de morir si algo le pasara protegiera a Wolfram, aunque muchos no supieran  Julia aparte de que era una persona especial también fue vidente, aunque su visiones no eran tan acertadas, pero daba la pauta de que cosas se podía cambiar sin alterar mucho los eventos posteriores,  por eso el rubio mayor intuida que ella había vaticinando sobre la situación de Wolfram de ese momento.
-Tienes razón- menciono con una sonrisa Gwendal, se acordaba que solo ella sabía que hacer o decir para animar al pequeño doncel.
-Propongo que uno de los dos despose a Wolfram- hablo Waltorana ganándose la cara  perturbada  de ambos- no me miren así, los únicos sin pareja son ustedes dos- menciono con una ceja alzada, por la cara de palidez de sus acompañantes si el asunto no fuera serio, de seguro se reiría por esas caras.
-Bueno Wolfram es apuesto, pero sería infeliz conmigo ya que el necesita alguien que lo cure  del daño emocional que le causa nuestro rey- dijo Adalberto ya que era verdad, él amaba a Julia y querer algo con un niño que fue el estudiante de ella sería una locura. Además su corazón ya estaba albergando sentimientos hacia la doctora del reino.
-Waltorana es mi hermano y no lo veo de ese modo- comento el hijo mayor de la ex Maou en tono seguro, pero en el fondo no era así, ya que Wolfram le hacía recordar mucho a su amor prohibido a Wiliam Bielefeld.
-Gwendi sabes bien que Shin Makoku no importa- decía irritado el rubio- además Wolfram saldrá afectado por esta situación, necesita alguien que le dé seguridad y le haga ver lo importante que es él- cruzo los brazos- y quien mejor que tú….sí sé que tuviste sentimientos hacia Wiliam- dijo esto último en tono mordaz ya que se estaba hartando de tantos pretextos.
-Voy a pensar- sin más el líder de la casa de Voltaire,  se retiró a la habitación de Wolfram ya que debía hablarlo con su hermano menor, iba pensando en todo el argumento de Waltorana, en teoría entendía el plan de este, estado Wolfram como consorte de una caza noble, su reputación no bajaría, pero comprometerlo a cualquier podría que su futuro esposo lo maltratara ya que los únicos con una madurez  mental eran él y Adalberto, porque comprometerlo con uno de los herederos sería una locura, ya que nadie quisiera estar con la persona que el Maou desprecio, sus pensamientos pararon al llegar al aposento de su querido hermanito y sin querer escucho la conversación de este con Conrad.

 

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

 


Adentro de la habitación.

 

En un momento estando el rubio dentro de su aposento, en unos minutos había llegado su hermano castaño sin más el doncel se había refugiado en los brazos de este, en poco segundos comenzó a llorar desconsoladamente le dolía saber que Yuuri solo jugo con él, y  como idiota le siguió el juego debía haber este supuesto que solo era una mera distracción ya que su rey nunca le prometió nada, ni  siquiera le dijo palabras de amor.

Mientras el castaño acariciaba suavemente la espalda del menor dejando que este llore. Si no fuera padrino del Maou él hubiese jurado matarlo, pero también entendía que ese compromiso se debió porque su ahijado no sabía las costumbres, no obstante, el azabache pudo haber anulado el compromiso inmediatamente y no alargado por seis años.

-Cálmate pequeño Wolfram- menciono con ternura el castaño mayor.
-Conrad- nombre el rubio con voz ronca por tanto llorar- Yuuri y yo consumimos el acto- esa palabra hizo lívidos  a los  ojos café y al peli plata que estaba escuchando la conversación.
-¿Wolfram sabes lo que significa?- cuestiono con horror.
-Si lo sé- confeso avergonzado- pero si él no me ama- se paró y fue a la ventana a mirar el paisaje- no quiero ganarme su odio- volteo a ver a su hermano- tu deberías saberlo renunciaste a Julia por ese mismo motivo- hizo una sonrisa triste- tú la amabas pero ella amo a Adalberto, por ende solo te conformaste ser su amigo- argumento con resignado- preferiste verla feliz y ser su amigo antes que ella te odie por algo que no deseaba, eso mismo estoy haciendo yo- se voltio para volver ver el paisaje- no le digas nada a nuestro otro hermano no quiero que se entrometa él no lo entendería o  .....tal vez si - esto último lo dijo para sí mismo.

 

Aunque Conrad si había entendido al parecer eso era lo otro en común que tenían los tres apartes de ser hijos de la misma madre, también se enamoraron de personas que no los iba a amar o eran amores imposibles.

Así paso la tarde y hasta ese momento, ya había corrido el rumor que el compromiso real se había disuelto por pedido del rey, aunque algunos decían que el rey demonio engaño a su prometido, pero por respecto a Bielefeld las infidelidades eran secretos a voces.

 

 Pero el pueblo no estaba contento con la decisión de su Maou, ya que ellos querían que el tercer hijo de la ex maou fuera el consorte real, ya que nadie les llegaba a los talones al rubio para ese papel. Aunque también eran consiente que el sufrimiento del doncel al ser rechazado por su monarca.


Mientras Yuuri algo en su interior decía que está mal en su decisión, pero él quería una familia además no creía lo que había escuchado sobre los donceles, aunque si fuera cierto para él era una abominación prefería una mujer antes que eso. El sacrificaría su deseo hacia el cuerpo del rubio a cambio de una familia.

 

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

 

En otra línea temporal.
Varios jóvenes estaban en el templo sagrado en eso vieron llegar a una rubia con ojos grises y un azabache que traían una sonrisa en sus labios.


-Logramos ya nacimos en esa línea de tiempo- decía con una sonrisa, mientras observaba que su hermano menor no estaba, ni tampoco una parejita.
-Me alegro hermana- menciono un rubio con ojos rojos que tenía un nombre tatuado en el pecho que apenas se veía por la camisa que llevaba.

-por cierto ya vas a nacer en ese mundo Yukine- dijo Eliza, aunque esta vez su sonrisa desvaneció la mirada, ya que tuvo un mal presentimiento.
-¿Yue?- cuestiono el azabache viendo que su novio no estaba.
-Sabes Kai, quedo afecto con la línea de tiempo que visitamos antes- menciono cohibido otro azabache.
-Dejen de pelear chicos- menciono un doncel castaño con ojos verdes, que estaba al lado de uno de los azabaches.
-Tienes razón Daniel- dijo mientras beso al doncel.
-Yuuram- amonesto la rubia, claro que fingida y negó la cabeza eso nunca cambiarían.
-¿Qué estas celosa Eliza?- cuestiono un castaño con ojos cafés, cruzando los brazos por el enojo debido a los celos.
-No tonto- bromeo- sabes que te amo Wolfyuu- termino de decir para lanzarse los brazos de su novio que este la recibió con los brazos abiertos y dándose un apasionado beso.
-Tampoco veo a los demás- menciono Kai, preocupado por su novio.
-Kai, tal vez fue a otra línea temporal- sugirió Yuuram, pensando en esa posibilidad y eso encendieron la alarma a los demás si Soushu descubriera que Yue, este solo podría llevárselo.
-Y esa parejita lo acolitaron como siempre- dijo enojado yéndose a buscar a su prometido.

-Vamos- menciono resignada la rubia yéndose atrás de su cuñado, no sin antes coger de nuevo las armas de ellos tal vez la necesitarían.
 

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


En pacto de sangre.
Gwen estaba en el jardín pensando la idea de Waltorana, ya no era solo la reputación de su hermano, sin contar el hecho que este entrego su pureza a ese idiota, si en un futuro los ojos esmeraldas, quisiera casarse deberían confesar ya que no era casto y dependía del pretendiente si lo aceptaba después de esa confesión ya que en Shin Makoku lo casto era considerado como la prueba del amor ya que el doncel o doncella esperaba esa persona especial para consumir el acto y la única prueba debería ser la sabana de la cama nupcial, llena de sangre probando que dicha unión se hizo con amor.

 

No obstante, cuando no era puro el doncel o doncella se debía a la siguiente pareja que escoja para esposo. Aunque para las viudas era diferente ya que su amor había muerto y si podía tener otro esposo.
- deja de pensar tanto Gwidi- una voz se hizo presente giro al ver y vio a Wolfram, pero había algo raro en ese, ya que era diferente, aunque el parecido sea sorpréndete.
-¿Quién eres tú?- pregunto de forma mordaz, sin siquiera darse cuenta como lo había llamado su acompañante.
-Me sorprendes- dijo asombrado el rubio acercándose al general y poniéndose a lado de este- pensé que no reconocía que yo no era Wolfram- esto lo dijo algo desilusionado ya que él pensaba contarle el futuro de padre gestante en ese mundo, haciéndose pasar por este, pero su plan había fallado- Soy Yue hijo del Rey Yuuri y de su amante Wolfram- se presentó haciendo una reverencia, no iba decir mentiras si se presentara como hijos de ambos, tal vez el mayor pensara que los aludidos de una manera terminarían juntos.

-¿cómo?- indago sorprendido el no creía que los viajes en el tiempo existiesen, eso explica el parecido de Yue con su madre.

-vengo de otra línea temporal- como explicar- en esa línea mi madre y mi padre tuvieron una noche de pasión, en uno de los cumpleaños del Maou- respiro profundo para continuar- mi madre estaba en esa época estaba casado con Soushu- eso hizo abrir los ojos al mayor-  Me salve por ser parecido a él, pero también es mi maldición ya que el padre de mis hermanos se obsesiono conmigo- capto la atención del peli plata, con la palabra hermanos.

 

Para el general era una información nueva, aunque si sacaba cuenta podría ser que su hermano estuviese embarazado.

 

-Eliza, Yukine y yo- nombro pensando en que revelar o  irse- Yukine y yo somos mellizos, pero distintos padres biológicos- cruzo los brazos- mi madre murió en el parto, por la energía del fénix que él agoto para que yo fuera luz y mi otro mellizo no fuera oscuridad, desde ese día mi hermana mayor nos protege y eso ha originado una guerra para obtener los poderes de los elegidos- miro el doncel hacia los arbusto recibiendo un asentimiento con las personas que estaban escondida en él- mi padre no fue feliz en su matrimonio, por haber escogido a la persona equivocada por una aventura, Alison supo cómo atarlo con un hijo, que ese es mi otro hermano Yuuram, en cambio él es igual que Yuuri en su estado Maou- espero que su acompañante ingiriera toda la información.

- ¿qué pasaría con Wolfram en este tiempo? - cuestiono temeroso por la respuesta.

- en un mes el Maou Yuuri se compromete con Alison, mi madre se enfermara de manera emocional ahí descubre que esta embarazado, pero ya sabes sin la ayuda del padre la vida del niño peligra y la madre también, mi tío paterno le da su majutsu para que sobreviviera, todo iba bien hasta que se enteró del embarazo de la reina y eso bajo su estado ánimo, solo vivió hasta que nací dejando sin la posibilidad que nazca mis demás hermanos- conto con voz lúgubre-y como mi tío abuelo predijo nadie quería algo con ex del Maou es cruel, pero era la verdad- apretó los labios- bueno en este mundo con la muerte de mi madre, su rey intenta buscarme al enterarse mi existencia-respiro para continuar- le odio además que Yuuram y yo nos volvimos como una especie de enemigos, ya que en realidad él y yo seriamos amantes- respiro eso había visto en libro- en realidad el objetivo de mi yo en este tiempo era vengarse de Yuuri por medio de Yuuram- suspiro esto le iba dar dolor de cabeza- al final los mate a ambos según mi yo de este tiempo sería una perfecta venganza ya que sedujo padre e hijo-conto a su a pesar ni él se lo creía, aunque en su mundo no era así, de hecho se llevan bien ellos como hermanos que eran.

- ¿qué cambiaría si yo me caso con Wolfram?- indago algo resignado ese futuro no era nada bonito.

- me darías una familia, y mis demás hermanos nazca, además a mi madre sería feliz, su rey con su castigo, claro si todo sale como se debe, nunca me enteré de que soy hijo del Maou, pero mejor así- comento fríamente- porque si un día mi yo de este tiempo se entera querría vengarse del Rey y de su hijo- eso sonó más una amenaza que advertencia.

 

En eso apareció un chico pelirrojo con ojos como el fuego y piel blanco como la nieve, mientras el otro era un peli lila con ojos azules oscuros como el mar profundo y piel pálida.

 

-Yue, tus hermanos ya vienen debemos irnos- dijo el pelirrojo con tranquilidad.

- ya debo irme cuida de madre Gwidi- se despidió yéndose con los muchachos.

-¿tú eres?- cuestiono sorprendido.

-si soy la reencarnación de Wiliam Bielefeld- respondía a la pregunta- por la parte de él estoy aquí, sabes él te amo también, pero era varón si Alison y Soushu no hubiera intervinieron en todas las líneas de tiempo tal vez te hubiese casado con él-sonrió- se feliz, vámonos Daiki y Hideo.

Sin más desaparecieron dejando al general solo, pero este comenzó a llegar la oscuridad quedando inconsciente.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

A la mañana siguiente Wolfram había decidido irse donde su tío, al final era heredero de una caza noble y debía ocupar su lugar, además no soportaría a Yuuri estando con una mujer, porque era seguro que la siguiente sería una mujer y esa tal vez sería Lady Alison.

 

Mientras Gwendal, despertó en su cuarto con un fuerte dolor de cabeza, pero recordó la conversación de ayer con Yue, pero si eso fuera verdad él debía estar en el jardín no en su habitación, tal vez algo lo llevo a su aposento, levantándose se encontró la novedad de Wolfram, eso encendió las alarmas sino se equivocará comenzaría lo que dijo Yue, pero el que sentía hacia el rubio, ya que Adalberto tenía razón su hermano necesitaba alguien que lo sane, pero si esa persona fuera Soushu, no lo permitiría, aunque mucho no supiera su obsesión a las cosas hermosas fue adquirida por su hermanito, y tal vez si funcionaria su relación.

 

Espero unos días si se cumplía lo que decía Yue, iría donde Wolfram.

Así paso un mes entero y las cosas se daban como había dicho su sobrino, Yuuri se había comprometido con Alison, los planes de boda comenzaron, cuando paso eso, el peli plata envió una carta a Waltorana, preguntando por Wolfram y que le digiera la verdad, el líder de la casta de Bielefeld le respondió con toda la verdad, que el pequeño rubio había recaído emocionalmente.

 

Su estado estaba empeorando, llamo a Gisela, llevándose la sorpresa que Wolfram estaba embarazado, claro que no iban hacer público nada por petición del rubio menor ya que este no quería atar al rey a nada, en eso el hijo mayor de la ex Maou, había tomado una decisión, claro no si antes hablar con Conrad, ya que necesitaba un aliado y alguien infiltrado en Pacto de Sangre, además que sabía por malas lenguas que Yuuri Heika, intentaba contacto con su hermano menor, y no lo iba permitir.

 

-¿ de qué querías hablar hermano?- pregunto curioso el castaño.

- sobre Wolfram- respondió sin más, ganándose toda la atención de su hermano.

-¿qué pasa con nuestro hermano?- cuestiono con preocupación.

- lee esto, porque lo pienso quemar cuando lo termines de leerlo y no quiero comentarios sobre esto- menciono dándole la carta de Waltorana a los ojos cafés.

 

Conrad comenzó a leer la carta, abrió sus ojos por la sorpresa y la novedad del embarazo de su hermano, al terminar de leerla este mismo la rompió en mil pedazos dándose a su hermano mayor y este procedió a quemarlo con una cerilla que había sacado del pantalón, boto los pedazos en el tacho de basura y prendió la cerilla, viendo cómo se consumía los pedazos de papel, ya seguro que no había pruebas nada sobre la situación de Wolfram, se dispuso ahora hablar con su hermano.

 

-como sabrás todo esto la situación de Wolfram no es la mejor- musito seriamente.

-sí, lo sé- admitió muy a su pesar- además él no dirá nada a nuestro Maou- afirmo conociendo a su hermano menor, no se sorprendía, si este no digiera nada.

- pienso casarme con nuestro hermano menor- comento sin rastro de duda Gwendal, y el menor abrió los ojos por la sorpresa, esto si no se lo esperaba.

- Me sorprendiste- musito aun sin creérselo- no preguntare tu resolución ya que sé, que es la mejor- había comprendido todo y él sabía que era la mejor- solo cuidad de él, creo que tú quieres que me quede aquí verdad- era una afirmación, ya que su hermano mayor asintió.

- si necesito, alguien aquí en Pacto de Sangre- menciono seriamente-  porque no pienso que el Maou averigüe sobre la situación actual Wolfram, ya que sé que él intenta contactarlo- mascullo enojado.

- si es lo mejor, me quedare- acepto- cuida de tu futuro consorte- sin más se retiró.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

En casa Bielefeld

Había pasado un mes con dos días, el doncel estaba en su cuarto leyendo libro sobre cuidados prenatales, acaricio su vientre plano tenía dos meses y él no se había dado cuenta, lo concibió cuando estaba con Yuuri, él sabía que su hijo era una prueba refutable que él era consorte real, pero no quería tener a su amor por obligación, prefería tener a su hijo solo aunque sabía bien que su vida corría en peligro, además si era lo único lindo que le quedaba de él,   iba ser lo posible para que viviera su hijo.

 

Claro sin saber que su hermano mayor ya había hablado con Waltorana, Adalberto y Gisela, llegando a un acuerdo en eso también llegaron otras dos personas que Gwendal no pude ver porque se fue hablar con su futuro consorte.

 

El rubio seguía perdido en su pensamiento que solo el sonido de la puerta de su habitación que se abría dejando ver quien osaba entrar a su aposento sin pedir permiso se quedó helado a descubrir que era su hermano.

 

-Aniwe- musito con una sonrisa.

- hola hermanito- respondió con la misma sonrisa sincera- ya me enteré de tu estado- esas palabras hicieron flaquear la sonrisa al menor y bajo la mirada, sentía vergüenza había defraudado a sus hermanos y familia.

-Vine a proponerte matrimonio Wolfram- levanto la mirada el rubio con los ojos bien abiertos no se esperaba eso.
-Pero Gwendal somos hermanos y sabes de mi estado- quiso debatir ya que era una locura.
-Por eso mismo debemos darnos prisa antes que se los demás se entere de esto- rebatió el mayor con lógica y el ojo esmeralda se quedó mudo por la razón.
-Pero- fue interrumpido por su hermano mayor.
-Sin peros, Waltorana está de acuerdo conmigo- eso sí dejo sin palabras al rubio no se esperó, al parecer su tío había planeado todo esto.
-Está bien- accedió el menor al final era lo mejor su hijo necesitaba una familia además con el majutsu de su hermano le ayudaría sobrevivir ya que al final es su sangre.
-Te protegeré Wolfram- sin más tomo los labios del menor y se fundieron en un beso tierno- haré que funcione- aseguro, con una sonrisa sincera.
-Y mi embarazo- comento con tristeza.
-Bueno Gisela dijo que nos ayudaría, te estima demasiado y por ende haremos pasar a este nene como prematuro aunque realmente no lo sea- menciono acercándose a donde está el doncel atrayendo una silla para sentarse a lado del menor
-Gwendal, pero no amabas a mi padre- cuestiono seriamente el rubio ya que no quería pasar por lo mismo al final si se casaba con su hermano debía darle a este un heredero ya que no sería justo que el apellido de su hermano se perdiera por su culpa.
-Si ame a tu padre- sincero- pero sabes porque nunca me acerque de ti cuando eras pequeño- negó con la cabeza el menor- fue porque tu inocencia se me hacía tan atrayente por eso siempre te mantuve alejado para que esa atracción no me hiciera cometer una locura- se quedó unos segundos en silencio para que el rubio asimilada la información.

 

-cuando paso con lo de Conrad te me acercaste a mí, pero era tan difícil aguantar sin saltarte encima por eso pedí a Waltorana te fuera a buscar, pero cuando regresaste te me hiciste irresistibles hasta que se dio eso compromiso con el Maou, me daba rabia que este te tratara indiferente, aunque horita ya sé que fue fachada de él- empuño las manos era irónico que su rey tratara mal a su hermano fuera de las puertas de la habitación, debió haber intervenido cuando tuvo la oportunidad, pero confiaba a los que los ojos de todos sabían, no obstante todos se habían equivocado.

 

-por eso me aferre a los sentimientos que tenia de tu padre para no volver loco hasta que sucedió el rompimiento y tu tío nos propuso a mí y Adalberto que cualquiera de los dos se casara contigo y eso sentimientos que había intentado ocultar volvieron más fuerte y por eso no pude resistirme- termino de decir solo observo que esas ojos esmeraldas lo habían estado mirando detenidamente.
-No sé qué decir- musito el rubio sorprendido no se esperaba toda esa información.
-No digas nada, solo te prometo que te hare feliz- menciono acariciando la mejilla izquierda de su hermano con ternura.
-Está bien, pero no me lo ha pedido como se debe- el doncel se comportó un poco caprichoso debía salir de todas sus dudas acerca de esa boda concertada.
-Eso lo solucionamos ahora mismo- sin más el mayor se paró y ofreció la mano para que Wolfram saliera de la cama, acción que hizo el rubio y salieron de la habitación.

Sin más los dos fueron al despacho del líder de casta de Bielefeld al llegar se toparon que este no estaba solo, lo acompañaba cuatro personas más, sin esperar Gwendal miro a Wolfram y le dio la cachetada en la mejilla izquierda dejando sorprendido más de uno.


-Bueno creo que ya se resolvió el problema- menciono Wincott al ver la propuesta de matrimonio que había hecho el mayor de los hijos de la ex Maou. Lo había puesto al día de las novedades y no iba permitir que un bebe nazca sin familia, aunque debía lealtad al rey, más que este tuviese el alma de su hermana, era más leal a los recuerdos de su hermana y la promesa que Julia le hizo hacer que pasara lo que pasara el protegía al rubio ya que era el niño especial de ella.

-Me alegro por ti Wolfram-comento una emocionada peli verde, que estaba al lado de Adalberto.
-Por lo menos mi sobrino nacerá en un hogar- menciono Shori, debía admitir que era lo mejor su hermano le haría más daño a Wolfram, aunque su conciencia decía que Yuuri, tendría derecho en saber la verdad, pero ese bebe fue el bálsamo del rubio que se estaban hundiendo cada día más - aunque solo te pido que mi madre sepa la verdad ella tiene derecho saber de su nieto- dijo su madre no tenía culpa por lo menos sería justo por ese lado recibió un asentimiento del rubio.
-Eso hare, pero no quiero que él lo sepa, mi hijo será de Gwendal, no de él, por eso tampoco mi pequeño sabrá  la verdad-  Wolfram había decido así las situación Yuuri, tendría una familia con lady Alison, para qué exponer a su hijo con la palabra de bastardo, el azabache mayor comprendió el pedido, sin duda  asintió.
-¿Para cuándo la boda?- cuestiono Waltorana.
-Diría hoy mismo pero-Gwendal fue interrumpido
-Por mí no hay problema además no quiero hacer nacer a mi hijo con menos meses- pensó fríamente si se demoraban él bebe nacería supuestamente menos meses.
Todos asintieron al final estaban todo Waltorana decidió hacer la ceremonia estilo Bielefeld es decir solo necesitaban al líder de esa casta  más dos testigo cada novio y daba el número de personas presente.


Gisela fue testigo junto con Adalberto para Wolfram; y Wincott con Waltorana como testigo para Gwendal. Shori hizo el papel del líder ya que su esposo estaba embarazado y no iba arriesgarlo ya que iban utilizar el majutsu validando la unión además como consorte del líder de la casta podía hacer esos actos.


Así comenzó la boda se dieron sus votos y firmaron el documento que les validaban como esposos. Mismo que sería enviado una copia a Ulrike y al Maou solo para notificar la unión y una carta conjunto para con la licencia de trabajo, ya que Gwendal pensaba tomar vacaciones debía conquistar a Wolfram en esos meses.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.


Varios días después en Pacto de Sangre se enteraban de la novedad del matrimonio Gwendal y Wolfram esa noticia había caído con balde de agua fría a todos, a excepción de Conrad ya que sabía que iba pasar eso y de la ex Maou que ya se lo intuía hace tiempo.


-Es imposible son hermanos-vocifero Yuuri, en su despacho leyendo ese documento en eso entro el Gran Sabio, para conversar con su amigo, ya se imaginaba que ellos harían todo para proteger a Wolfram, además el Maou debía resignarse fue decisión de él.
-En realidad es posible Yuuri- respondió a la queja de su rey, suspirando y rogando a todos los dioses por paciencia.
-¿Cómo?- cuestiono el Rey sorprendido de verdad no sabía nada de su pueblo.
-Verás Yuuri, en Shin Makoku a veces para unir tierras o para preservar la sangre los hermanos se casan ya que de esa unión podría nacer un niño mazoku puro y doncel- explico el doncel- además los donceles aquí son cotizados en alguna forma ya que sin importar el padre del hijo que gestan sea mestizos o no, él bebe nace como un mazoku puro- respiro enserio que su amigo debía retornar sus clases ya que parece que se había olvidado de todo.
-Pero yo debía validar la unión- menciono con algo de esperanza.
-No necesariamente ya que las cazas nobles tienes sus reglas y notifican a la corona como tramite, oficialmente son esposos-argumento enserio necesitaba el vacaciones, pero sin él Yuuri, sería capaz de cometer una locura.
-Maldición- maldijo por su estupidez había lanzado a Wolfram a los brazos de otro hombre, su miedo se hizo realidad, aunque es verdad el rompió el compromiso, pero ese mes fue un tormento sin la presencia de su amor, pero cuando quiso arreglar su situación se dio cuenta que era tarde.
-Es consecuencia de tu decisión, además esta unión salvo la reputación de Wolfram - para Ken, era obvio que sus familiares iban a protegerlo de la habladuría de la gente, quien se quisiera meter con las clases nobles y consortes de estas, ya que Wolfram no era heredero sino es ahora un consorte de un Lord y eso le da el signo de respecto que necesitaba, aunque sospechaba porque tan rápido una boda sin avisar a nadie.
-¿Qué?- cuestiono seriamente el Maou, no había entendido nada.
-Yuuri nadie quisiera estar con el que el Maou rechazo, sin contar que tu matrimonio ya se efectuó-recrimino el menor, ya era el colmo que Yuuri, fuera tan egoísta, pero debía admitir que Alison fue astuta en embarazarse rápido.
-No, lo quiero a él a mi lado- contesto enojado empuñando el acta de matrimonio que tenía en su manos.
-No, perdiste tu oportunidad- menciono sabiamente.
-Pero el perdió la virginidad conmigo- contraataco Yuuri, recién se había enterado de eso, porque Alison lo había utilizado contra él.
-Sin peros, además no tienes pruebas-decía masajeándose la sien, ya que todo el asunto le daba dolor de cabeza.
-No sabía que debías tenerlas- musito resignado.
-Si, ya déjalo en paz Yuuri, al final ya te ataste con lady Alison- ya dijo enojado el menor- no era eso lo que querías que tus hijos tuvieran una madre como mujer ya lo hiciste uniste el reino con uno que ni siquiera tenemos datos- sin más se retiró yéndose dando un portazo.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

 

 Tierras Voltaire
Wolfram y Gwendal había llegado a Voltaire a ver cómo estaban las finanzas del pueblo además el peli plata debía presentar oficialmente su consorte para que nadie le faltase el respecto.

 

Los habitantes recibieron con júbilo a la pareja ya quien más podría ser un buen consorte que el hijo menor de la ex Maou.  Ellos habían quedado mutuo acuerdo que el rubio se encargaría de las finanzas de Voltaire, mientras él seguía con el servicio de la corona ya que debía unas explicaciones a su madre que de segura estaría enojada por no organizar la boda.
-Bienvenidos excelencias- saludo el secretario de Voltaire.
-Hola Edwuar, te presento aunque ya lo conoce a mi esposo Wolfram Von Bielefeld de  Voltaire, él se hará cargo de mis pertenencia mientras este en Pacto de Sangre- presento formalmente.
-Piensa renunciar al servicio de la corona- menciono curioso.
-Lo haria,  pero nuestro rey aún necesita mano dura- contesto con una sonrisa burlona, su esposo le había pedido que no dejara el servicio a la corona porque el rey que tenía no podría manejar un reino solo, sin contar que se dejó amarrar de una arribista por su falta de conocimiento.
-Tiene razón my lord- asintió con una sonrisa- por cierto os felicito por su matrimonio- felicito con júbilo ya que eso aseguraba a Voltaire.
-Gracias- dijeron al unísono.
-También todos las personas le dejaron obsequios por su matrimonio claro mucho hubiese preferido que se casaran en las tierras para hacer las festividades- decía con sinceridad ya que la gente de las tierras querían festejar porque tendría al consorte que les hubieses gustado fuera del Maou, pero su rey escogió como reina a una cualquiera no era culpa de ellos.
-No se preocupen fue repentino eso es todo- respondió Wolfram nerviosamente, mientras se sentaba en uno de los sillones vitorianos.
-Está bien, pero mañana haremos su celebración que sean más que bienvenidos y cuento con nuestro apoyo My Lord Wolfram Von Voltaire, ya que ese apellido aportara de ahora en adelante- sin más el secretario dio una reverencia y retirándose dejando sola la pareja.

Mientras la pareja comenzó a revisar los documentos de los últimos movimientos del pueblo, desde el ámbito económico hasta la parte social, todo estaba bien organizados, inversiones, problemas, soluciones, entre otros.


-Se ve que es buen secretario Gwendal- menciono el rubio viendo todo bien organizado y al día.
-Lo es Wolfram- afirmo con sinceridad- aunque creo que sospecha algo- eso lo dijo con duda, ya que al parecer todos sospecharían tan rápido la boda- pero  no te preocupes son leales a mi- sonrió en algo que si podía era confiar la gente en su pueblo.
-¡Ajap!- musito el rubio- ¿de cuántos días es tu permiso?- cuestiono curioso.
-Pedí dos meses para que quedes supuestamente embarazado en ese periodo- dijo pensativo, tan poco podía pedir mucho ya que el rey no podía manejar los asuntos del reino solo- te dejaría supuestamente con un mes de embarazo- junto sus manos sobre el escritorio juntándolas con su consorte- eso significa que él bebe nacería con seis meses- termino de decir acariciando las manos que tenía juntas a las suyas.
-Eso significa que debemos acostarnos como conejos-menciono pícaro.
-Si esta noche tendremos nuestra noche de bodas- afirmo con una sonrisa coqueta, aunque pensándolo bien ese día era noche de luna llena era perfecta para ser el vínculo con él bebe del doncel, dicha unión ayudaría como tipo de adopción de sangre, haciendo que el niño anule el majutsu del padre o característica de este.  En eso vio como el menor el asintió.

 

Wolfram sabia de las costumbres y siempre las noches de luna llena podría formar vínculos eternos entre la pareja además la fertilidad de un doncel era su punto más alto en quedar en estado, solo que es estar ya en estado formaría en cambio Gwendal aparte de él, su hijo haria el vínculo con este.

 

En la noche Gwendal había mandaron arreglar la habitación para recién casado había un camino de velas, un corazón hecho con las flores de sus nombres, pero escondida una navaja ya que debía supuestamente fingir el sangrado de castidad.

 

Para Wolfram, las empleadas lo había enviado a bañarse con agua perfumada y especie y sin querer le tocaría lucir una bata blanca indico pureza ya que las tradiciones decían que el doncel o doncella debían mantener relaciones sexuales en la casa de su pareja.


El doncel estaba nervioso ya que en si se entregaría a otro que no fuera Yuuri, aunque albergada sentimiento por este, el azabache lo había desechado como basura, sin importar todo lo que había hecho por este.

Alejo esos pensamientos, debía enamorarse de su hermano ya que este lo había salvado de esa deshonrar y su hijo no sería tratado como bastardo, reflexiono que si Yuuri lo hubiera amado no lo hubiese sido infiel, amo a alguien que no valía la pena, solo su hijo y este matrimonio lo haria feliz ,respiro profundo y se arregló dándose el visto bueno.
Aunque sonrió con ironía esa prenda no debería ser para él, salió del baño y vio el cuarto arreglado sonrió Yuuri nunca hizo un detalle así.


Gwendal estaba vestido con una bata verde simbolizando la casta que pertenece.
El mayor miro hipnotizado a ver al rubio, ya que el piyama de ceda blanca marcaba la figura perfecta de este, a pesar del menor que esta embarazado.

Estiro su mano hacia Wolfram, mientras este poso su mano sobre la mano que su hermano le ofrecía, el peli plata las estrecho, lo pego lo más posible a él dándole un beso apasionado mientras sus manos estrechaba la pequeña cintura del menor.
Sus manos recorría toda la espalda del menor de a poco lo fue conduciendo hacia la cama.

Lo deposito con cuidado, sin ningún momento romper el beso se separaron por la falta de aire que dando unidos por un rastro de saliva. El de a poco comenzó a besar el cuello de su consorte desprendiendo así es bata blanca de seda bajando por los pezones que comenzó a jugar con ellos hasta llegar erectos bajando por el vientre plano de su esposo y besándolo con devoción, no podía creer la vida que crecía solo rogaría que ese bebe fuera Yue porque así podría ser pasado hijo suyo que el majutsu, porque no sabía cuánto el futuro podría cambiar, bueno heredaría el de Wolfram ya que quedaría eliminado el majutsu del azabache por efecto del ritual.

 

Siguió bajando hasta llegar el pene de su consorte, comenzó a lamer desde arriba hacia abajo, se concentró en el glande sacando gemidos del rubio que era un deleite para él, estaba cumpliendo su objetivo, sus dedos se movían hábilmente en el falo.

 

Mientras el rubio se retorcía del placer que le generaba esa sensación ya que el azabache nunca fue atento con de él en esa forma.

 

-ahh Gwendal- gimió alto- para me voy a correr- sin más se corrió dentro de la boca de su amante, sonrojándose por lo que el mayor se tragó el semen de este.

-quien diría que mi hermanito fuera tan delicioso- menciono un poco pervertido lamiéndose los dedos, ya que quería avergonzar a su esposo, y lo consiguió ya que el menor se puso más rojo que el tomate.

-ahora soy yo quien quiere probar- sonó atrevido el doncel, porque quería avergonzara también a su esposo.

 

Sin más el rubio cambio las posiciones, quedando el mayor debajo, el doncel se acercó de a poco al pene de su amante, haciendo gemir a este, pero Gwendal no perdió tiempo y comenzó también introducir un dedo en el ano del doncel, para comenzar la dilatación de este y por ende sacando gemidos al rubio.

 

Los gemidos se mezclaron y el mayor se corrió en la boca de su acompañante.

 

-ahh- gimió el rubio al sentir los dedos de su hermano abrirse paso en sus entrañas- te corriste para mi hermanito- menciono medio burlón.

 

-tú también aprietas ricos mis dedos- dijo con vos ronca-  no quiero imaginar cuando entre en ti- solo ese comentario lo hizo volver erecto.

- mi hermano ha sido pervertido- menciono burlón al ver la erección de su esposo.

 

Sin esperar Voltaire procedió cambiar las pociones dejando el menor de nuevo debajo de él, comenzó a besar todo el cuerpo del menor, se estaba volviendo adicto a la piel y olor de este, ya entendía un poco al Maou, eso lo hizo frunció el ceño, ya que recordaba que su rey probo esa piel antes que él, pero después se tranquilizó ya que al final sería el ultimo y eso era lo más importante, tomo el frasco de lubricante.

 

Y volvió a dedicarse a dilatar la entrada del menor cuando la sintió que estaba lista se posición y de a poco se fue introducción el pene en las entrañas del doncel sintiendo como estas apretar deliciosamente su miembro deseaba moverse, pero debía esperar esa noche era de ambos.

 

Cuando Wolfram inconscientemente movió las caderas, sintió como su hermano comenzó el vaivén, primero despacio pasando a una velocidad descomunal.

 

-ahí Gwen- jadeo el rubio sintiendo el punto g, envolviendo sus piernas en las caderas de su ahora esposo y arrullándole la espalda.

-Mgh- gruño como respuesta se acercó a los labios rojos de su amante besándolo de nuevo.

-ya no aguanto- advirtió entre el placer ojos esmeraldas.

- yo igual juntos- dijo Gwendal.

-GWENDAL/WOLFRAM- gritaron al unísono llegando al orgasmo, el clímax no solo vino por el placer de ambos sino una luz blanca ilumino el cuarto dando por culminado el vínculo.

 

Voltaire desplomo encima del rubio sin aplastarlo, salió lentamente y se puso a lado este atrayéndolo abrazándolo lentamente y besándolo tiernamente.

 

-te gusto- indago curioso.

- si me encanto- menciono el menor con una sonrisa- aunque qué hacemos con la sangre que debemos presentar- comento preocupado.

- tengo una idea- el mayor saco la navaja que escondían- cortarte con cuidado  las muñecas, dejaremos un poco de sangre en las sabanas- explico su idea- y por las marcas no te preocupes, utilizaras las joyas de mi familia que ya te corresponde por derecho- esto lo dijo levantándose y dándole un cofre con muchas pulseras, collar masculinas y femeninas aunque en este caso pasaría a la heredera si tuvieran niña en un futuro, entre otras cosas- como ves las pulseras son gruesas cubrirán tus marcas- termino de decir viendo como su esposo miraba con curiosidad las diferentes joyas familiares.

 

 Sin más el doncel cogió el cuchillo y se cortó no tan profundamente sus muñecas manchando las sabanas, era normal que algunos doncel no botaran tanta sangre, al final la sangre dependía del mazoku.

 

Cuando termino Gwendal vendo las heridas y sonrió, ahora era turno de Gisela que confirmaría dicha sangre se tratara de la virginidad del rubio y listo.

 

-estoy cansado vamos a dormir- bostezo Wolfram y se recostó dejando el cofre a lado de su cómoda.

-como diga mi adorable consorte- menciono mientras se recostaba y atraía al rubio y este se acurrucaba en su pecho.

 

Wolfram no pudo evitar compara esa primera vez con su esposo, con la suya cuando fue profano su cuerpo, ya que Yuuri, siempre busco el placer de él, y no del suyo, debía admitir que su hermano lo hizo gemir por puro placer y se estaba arriesgando por él y no le defraudaría.

 

 Paso el tiempo Wolfram aprendía sus deberes como representante de las tierras de su ahora marido, no era tan difícil, pero debía disimular sus antojos, en ese tiempo Gisela verifico las sabanas con la sangre de la “virginidad”, dicha afirmación dio dolor cabeza al Maou Yuuri, ya que él sabía que la doctora del reino había mentido, pero como demostrado.

 

Mientras en Voltaire el líder de esa casta ya debía volver a sus obligaciones hacia la corona y debía volver a Pacto de Sangre, en ese tiempo Gwendal había compartido momentos románticos con su esposo. Encuentros que Wolfram comenzara sentirse que sus sentimientos de Yuuri iban disminuyendo notablemente.

 

 

 

Por las noches no tenia de que quejarse el y su esposo hacían el amor hasta la entrada de la madrugada, debía admitir que con su Rey solo fue sexo, no había amor, Gwendal cada vez que lo proclamaba suyo lo hacían con amor y ternura, aunque sabía que también era cuidadoso por su bebe.

 

 Ahora estaba afuera de la mansión despidiendo a su esposo lo extrañaría, pero sabía que en unos meses estaría de vuelta.

 

-te extrañare esposo mío- dijo el rubio dándole un beso.

-yo también mi amado consorte- menciono el peli plata acariciando la espalda del menor.

-saluda a Madre- menciono con una sonrisa- y dile a Miko-san, que quiero hablar con ella- susurro en el oído de su esposo.

- se lo diré- confirmo dándole un beso apasionado como despedida- cuídalo Edwuar- dijo al varón que los observaba desde la entrada, recibiendo asentimiento de este.

 

Sin más se separaron los esposos; y el varón subió al carruaje dirigiéndose a su hogar por unos meses ya que una vez se diera conocer el estado de Wolfram el volvería inmediatamente.

 

Aun recordaba la conversación de su esposo antes de irse.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Flash Back.

Había amanecido, el mayor disfrutaba acariciar el dorso desnudo de su esposo eran tan adictivo, el doncel se comenzaba a despertar por los mimos que le daba su marido.

 

-buenos días mi cielo-  saludo dándole pequeño beso en la frente.

- buenos días querido- respondió después del beso- hoy te vas- musito triste.

-si debo irme- confirmo muy a su pesar extrañaría tocar a su amante-debo enfrentarme a nuestra madre de seguro estará enojada por no organizar la boda o porque no tuvimos ceremonia- menciono con una gota que resbalaban por su cuello.

-es verdad- comento con una sonrisa burlona- ¿cuándo te notifico el estado? -cuestiono seriamente.

- tres días después que no estén, fingirás los síntomas del embarazo- explico mirando fijamente al menor- mandare a Gisela para acá y ella confirmara tu embarazo- sonrió tocando el vientre desnudo y un poco abultado del doncel, nadie se había dado cuenta, ya que este utilizaba ropa holgada y ocultaba el embarazado-  y volveré cuando realmente este supuestamente en el quinto mes- muy a su pesar lo dijo ya que debía arreglar algunos asuntos.

-de acuerdo- accedió dándole un beso lujurioso, siendo respondido con más intensidad por el mayor que le pego más a él comenzando así su ronda matutina. Eso les gustaban a los dos hacer el amor.

Final del Flash Back.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

No podía negar que esos dos meses Wolfram comenzaba a olvidar al Maou, el aún lo sabía que el rubio amaba incondicionalmente al azabache, pero como muchos dicen el amor se acaba por los errores que cometen hacia la persona amada, por eso sabía que su esposo ya le comenzaba amar como hombre ya no como hermano.

 

Paso doce horas de viaje y ya había arribado a Pacto de Sangre, siendo recibido por su madre y hermano, aunque se ganó antes unas bolas de fuego de su madre por no decirle de su boda.

 

-hijo ¿dónde está mi wolfy?- cuestiono la rubia al no ver a su hijo.

- él se quedó en Voltaire cuidando nuestras tierras- contesto con una sonrisa.

-espero verlo pronto- menciono resignada esperaba ver a su hijo menor.

- te mando saludo madre- comento- cuando quieras puedes irlo visitar- sugirió- siempre serás bienvenida- esto último lo menciono con alegría hasta que vio su Maou que lo miraba fríamente.

- buenas noches Heika- saludo haciendo una reverencia.

- debemos hablar- dijo entrando y Voltaire solo siguió sabía que eso pasaría.

 

El silencio era sepulcral mientras caminaban, los dos tenían muchos que decirse y el tema en común Wolfram.

 

Al entrar al despacho, el Maou se sentó en el sillón seguido Gwendal se sentaba al frente de este.

 

-¿por qué mintieron tú y Wolfram?-  pregunto el azabache con molestia.

- mentir sobre que mi rey- contesto como si no hubiese entendido la pregunta, obvio que se trataba de la virginidad del rubio.

- Sabes que Wolfram no era virgen cuando estuvo contigo- menciono con rabia contenida pensar que el rubio fue de otro, aunque así reboso una sonrisa maliciosa.

- le pediría que se dirija a él con el debido respeto Heika- menciono entre dientes su monarca no había olvidado a su esposo- y si quiere relatos eróticos baya la biblioteca- dijo burlón.

- sabes que extraño que Wolfram apreté mi pene en su ano- relamió los labios el moreno.

- mi rey tiene buena imaginación, debería utilizar con su reina- musito enojado, por el atrevimiento del moreno, ellos ya sabían de la boda del rey y el motivo, el rubio cuando se enteró no le dio importancia, aunque Gwendal, vio un halo de tristeza del menor, pero quiso ignorar por lo menos siguió siendo el ojo esmeralda, el mismo de siempre.

- vas hacer que Wolfram fue tuyo desde el inicio- comento harto de la situación- Wolfram fue mío primero- dijo con la mirada fríamente.

- puede ser que mi esposo haya estado con usted, pero él me pertenecerá para la eternidad- decía empuñado sus manos.

-claro que sera tuyo, pero recuerda él me ama a mi- menciono con seguridad el azabache- y te podrá ser infiel si así me lo propongo- relamió los labios- además lo extraño teniendo a mi merced haciéndolo mío, y el pidió más, sin contar tocar con esa piel tan suave y densa, ese olor delicioso de flores y miel- estaba siendo atrevido, pero su única opción para que Wolfram volviera a su lado.

- no lo crea, él es mío ahora- declaro seguro- y yo seré lo que goce de su cuerpo y de su amor- con una sonrisa, recibió un puñete que gustoso le devolvió a su rey.

 

Se comenzaron a dar puñete ambos comenzaron una pelea, Gwendal le daba varios puñetazos a la cara de Yuuri y viceversa.

 

Hasta que en la puerta entraron Conrad y Yosak, separando esos dos.

 

-ya basta las dos- menciono Alison, para la sorpresa de Gwendal se le notaba más barriga que Wolfram.

 

-disculpe mi reina- se disculpó, soltándose haciendo una reverencia hacia su reina.

 

- disculpado Lord Voltaire, que no se repita- disculpo por cortesía- Yuuri vamos que Gisela para que te curen- sin más los reyes se retiraron.

 

Sin más Gwendal se retiró hasta horita solo había modificado el ánimo de Wolfram, los demás sucesos seguían su curso.

 

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

 

En la habitación de Gwendal.

El peli plata estaba en su habitación curándose el mismo las heridas de la pelean no podía creer que ese mocoso que tenía como rey lo haya provocado, y más hablar de esa manera sobre su esposo, gruño por ese línea del pensamiento. En eso entro Gunter con unas curitas y alcohol y procedió a curarlo.

-gracias- agradeció cuando el peli lila termino de curarlo- pero debemos mantener distancia- advirtió seriamente.

- no puedo creerlo- musito con desdén- te casaste con el hijo, como no pudiste con el padre- lo dijo mordazmente.

-Lo que tuvimos no te da derecho de opinar sobre mi consorte- menciono seriamente-  tu rompiste lo nuestro cuando apareció nuestro rey- musito fríamente no estaba dolido, al final de todo siempre estuvo interesado en Wolfram.

-nunca me amaste- menciono tristemente.

- no- afirmo- pero tú tampoco- decía mirándolo fijamente- no le menciones nada a Wolfram ya sabes que es mi consorte y le amo- advirtió sin titubeos.

- no pienso intervenir- se resigno fue su culpa por dejarlo ir cuando tuvo la oportunidad.

Sin más Gunter se retiró para que el varón no miraba sus lágrimas.

 

Mientras Gwendal suspiro había sido duro, pero ahora estaba casado y Gunter fue su pasado, sus celos del pasado hizo que terminara esa relación. Siempre Wiliam y Gunter serán personas especiales para él, pero en su corazón está su consorte.

 

Así paso cuatro días y en Pacto de Sangre, llego una carta de Wolfram notificando que estaba mal, inmediatamente pidió a Gisela que lo vaya a revisar a los días confirmaron el embarazo de su esposo, dicha noticia no le agrado al Maou.

 

El moreno odio esa noticia, se fue a su cuarto a llorar y maldición todo lo que pudo ya que su ex prometido estaba embarazado del actual esposo de este.  Pensar que el rubio va a tener un hijo, que no es suyo le hacía revolver el estómago.

 

Mientras la madre de Maou fue a visitar al rubio enterándose la verdad, y tuvo que aceptar las condiciones de Wolfram, ya que sabía que su nieto necesitaba una familia.

 

Después paso el tiempo Gwendal volvió a Voltaire ya que su esposo estaría “quinto” mes de embarazo, cuando llego fue recibido con un beso con pasión; y en la noche   hicieron el amor toda la noche.

 

Paso un mes de su llegada cuando nació el pequeño Yue, todo se sorprendieron del parecido que él bebe tenía con su madre.

 

-se parece a ti mi vida- menciono Gwendal dándole él bebe a Wolfram.

-menos mal- suspiro aliviado-no lo crees amor- respondió viendo a su hijo.

-sí, cuando este pequeño este más grande tendremos otro- comento burlón el mayor.

-te doy la razón- meciendo él bebe.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Dieciséis años después.

La invitación por el cumpleaños del hijo mayor del Maou, había llegado y no tenia de otra que presentarse por normas burocráticas en este cumpleaños, el hijo de su majestad era presentado oficialmente como heredero del trono.

 

En esos años ellos habían tenido dos hijos más, otro doncel y una niña, junto con su hijo mayor los aman con locura, el rubio no se arrepentía de nada, era feliz.

 

En el salón de eventos de Shin Makoku, todo el reino se sorprendía en verlo después de tanto tiempo, el rubio no había dado la cara y muchos quedaron con la boca abierta al ver que el doncel seguía igual de apetecible y se veía esos ojos llenos de vida.

 

Wolfram en todos esos años, evito ir a las fiestas de la alta sociedad para que, su esposo era fiel, no necesitaba vigilarlo además se dedicaba mejor en las tareas en Voltaire y cuidar a sus hijos, enseñándoles esgrima y dedicándose a las clases de estos, a veces iba su hija mayor y descubrió en ese tiempo que su hija Eliza le gustaba Wolfyuu el hijo de su no tan pequeña Greta, sus hijos se llevaban bien, pero a veces se atormentaba que Yue, no sepa de su origen tenía ganas de contarle la verdad, sin embargo, no lo hacía para que, su hijo se veía feliz y le gustaba como le llama a Gwnedal papá, su esposo también es buen padre.

 

Gwendal en cambio no había renunciado el servicio a la corona era por el pueblo, no por nada más, se había dado cuenta que su rey odiaba a su primogénito y por pena del niño, decidió quedarse, y con la ayuda de Conrad, Yosak y Gunter, se dedicaban de Yuuram en la crianza y de la educación, se sorprendió que ese chico salió bien listo, y también sonrió cuando el príncipe le había dado una cacheta al hijo de Waltorana, casi el rubio le da algo.

 

Lo bueno que la historia no se repitió ya que Yuuram se enamoró de Daniel y cuando cumpliera veinte años se casarían.  En eso dejo un momento el peli plata junto a su consorte fueron a saludar a los reyes.

 

El rubio estaban distraído cuando sintió una mano que le tocaba el hombro.

-Wolfy-chan ¿Cuánto tiempo? - dijo una emocionada azabache.

-Katherine- musito sorprendido.

- te extrañe mi amigo- guiño el ojo.

- hola Wolfy- saludaron una castaña y otro azabache.

- Jade y Katrina- saludo el rubio sorprendido viendo a sus amigas de infancia- y ¿cómo así ustedes aquí?- cuestiono curioso.

- veras nos casamos con unos nobles aliados con el Maou- respondió Jade- y nuestra hermana es la reina de Shin Makoku- eso sí dejo sorprendido al rubio.

-guao- dijo sorprendido.

- por cierto, mi hijo está interesado en el tuyo- menciono la castaña viendo a su hijo.

- así parece Jade- concordó el ojo esmeralda, viendo al menor de sus hijos siendo cortejado por el hijo de su amiga.

- y el mío con el Katrina, siendo amigo de tu hijo mayor- musito Katherine viendo esa interacción les dio un deja vú como se conocieron ellos.

- es verdad- concordó, ahí vio como unos chicos las llamaban se sorprendió de los guapos que eran sin más se disculparon y fueron donde sus respectivos esposos.

 

La fiesta paso hasta la coronación como hijo heredero del trono, el rubio quiso ir al baño y se alejó de su pareja.  Lo que nunca conto que se encontraría con su rey.

 

-¿qué desea mi rey?- pregunto con naturalidad, hace tiempo ya  no sentía nada por el azabache.

-te has vuelto más hermoso Wolfram- dijo con una sonrisa nostálgica.

-para usted soy Voltaire- menciono el rubio fríamente- y no haga halagos a otras personas que no sea la reina- comento con obviedad y enfado.

- ella no tiene mi corazón, tú eres mi único dueño- decía el moreno acorándolo al menor contra la pared.

  -nunca fui su dueño- mientras suspira- heika ya no soy nada suyo- resoplo- no le amo- sincero- amo a mi esposo- esto lo dijo mirando esos ojos ónix que en su tiempo lo habían enamorado.

- huyamos Wolfram- pidió desesperadamente- ya no soporto mi vida- declaro, mientras le roba un beso al rubio, que por segunda vez probaba ya que solo probo esa vez en la máquina que veía sus miedos, pero su acompañante le empujo y se limpió los labios.

-no lo vuelva hacer mi rey- siseo- porque la próxima vez que lo haga no respondo de mi- amenazo- puede que usted no sea feliz, pero yo si- afirmo con una sonrisa sincera-  amo a mis hijos y a mi esposo- sin duda alguna decía las palabras-  es verdad te ame, pero ya no- aseguro- mi esposo recogió mis pedazos de mi alma y me volvió a la vida- conto- si no aparecí antes fue porque debía cuidar las pertenencias de mi marido y de mis hijos, claro el  pueblo Voltaire, no lo olvide siempre la gente quiere ser escuchada eso hace los consorte de los diferentes líderes de las casta- sin más se retiró.

 

El rubio llego el salón y beso a su esposo, ahora si ya sabía que le pertenecía a su esposo hace tiempo, lo confirmo en ese momento.

 

Mientras el azabache confirmo que había perdido la única persona que amaba por su deseo de tener una familia con una mujer y en vez con su prometido en ese momento.

 

Lo único que nadie sabía era que unas diez personas a los lejos observaban felices por ese mundo, gracias a la intervención de una el futuro de ese mundo había cumplido su objetivo.

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Flash Back

Yue con los demás se iban a retirar cuando una energía oscura ataco a Gwendal y eso hicieron en ponerse en guardián los tres peleaban con sombras que comenzaron aparecer.

Hideo hizo una barrera en el cuerpo de Gwendal alejando unas cuantas sombras.

 

-deberías rendirte Yue- decía Soushu lujuriosamente- si eres mío todo acabaría.

-nunca- afirmo- mi madre estuvo contigo porque no tuvo de otra- aseguro con una sonrisa.

Cuando Soushu iba atacarlo aparecieron otras luces, y este huyo.

-¿estáis bien?-cuestiono un peli azul.

-si Ryu- respondió Hideo.

-debemos irnos- sugirió Yukine.

- pero antes debemos dejar a tío Gwendal a su aposento- menciono Yuuram.

Sin más lo dejaron a la habitación de este, Yue restauro un poco los recuerdos, se fueron.

Obvio que ese día recibieron un regaño Hideo, Daiki y Yue, por parte de todos por su irresponsabilidad.

Final del Flash back

.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.

Los jóvenes veían a sus diferentes progenitores de esa línea de tiempo había sido salvada, pero no podía salvar a todos ya que Soushu, también viajaba en el tiempo y se les adelantaba a ellos. Sin más desaparecieron a su línea temporal otra batalla gana contra ese ser.

 

Fin…………

Notas finales:

Gracias por leer a todos los que leen, votan, agrega a sus favoritos,tambien a los que comenta me alegra saber de sus opiniones, y a mis lectores fantasma.

Este fanfic es dedicado a Ivonne, ella me lo pidió hace tiempo y por fin se lo cumplí.

Hay los personajes Katherine, Katrina y jade, le pertenece a Kati-chan en su fanfic no seremos sus juguetes, la historia de ella esta anexada a la serie, aunque no esté terminado ese fanfic aun, esta historia está en wattapad.

La pareja de GwendalxWolfram, solo creo que leí un fanfic y me pareció interesante.

Les deseos a todos una feliz navidad y feliz año nuevo.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).