Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Descubriéndolo a tu lado por ValexWalker

[Reviews - 91]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hii :)

Muchas gracias por los comentarios!!

Me hacen megafeliz y tmb me muestran q el fic es de su interés <3

Espero el cap les guste

Nos leemos al final...

pd: lo prometido es deuda, ya entenderán <3

 

-Hey cejillas ¿me dirás por qué estás enfadado?

Llevaban más de diez minutos sentado en esa banca y el rubio no le había dirigido una palabra. Solo se había dedicado a fumar y suspirar mirando el atardecer.

Habían pasado varias semanas desde que se hicieron pareja, sus salidas eran frecuentes a pesar de que a él no le gustase mucho el pasear y esas cosas, aunque si su rubia debilidad era feliz, cualquier sacrificio valía la pena.

Zoro pensó que aquella cita terminaría como las demás, con Sanji dedicándole una de sus hermosas sonrisas y prometiéndole que le prepararía algo delicioso la próxima vez que se vieran; sin embargo, si bien la salida había comenzado como las otras, a la mitad de esta, la actitud del rubio se le hizo muy extraña, traía el ceño fruncido y no le hablaba prácticamente para nada. No entendía la razón y era por eso que en ese momento se encontraban sentados en esa banca en medio de un muy bello parque, para que así el rubio pudiese explicarle el porqué de su cambio de humor.

-Cocinero- seguía insistiendo pero su pareja no se dignaba ni a mirarlo, ya no sabía que hacer- dime algo, maldición

-Déjame en paz

Bien, al fin había dicho algo, pero no en el tono que hubiese deseado.

-Sanji- suspiró- yo soy algo torpe, así que si hice algo que te molestó solo dímelo, no me gusta que estés de esta forma- fue lo más honesto posible y dijo lo que realmente pensaba, esperaba obtener una buena respuesta

-Zoro- exhaló el humo del cigarrillo que se consumía entre sus dedos- ¿tú en verdad me quieres?

Aquella pregunta lo descolocó. Y más al observar como su rubio veía la puesta de sol con una mirada inexpresiva.

-¿Por qué me preguntas eso?- no entendía la razón de su cuestionamiento ¿Qué había hecho para que creyese que no lo amaba?

-Solo dime la verdad- giró para ver profundamente al peliverde- no me enfadaré sea cual fuese tu respuesta

La expresión de su novio no le gustaba para nada, toda su cabeza estaba hecha un lío y no sabía cuál debería ser su siguiente movimiento.  Se quedó mudo unos segundos sintiendo que su cabeza explotaría de tanto pensar, eso era trabajo de Nami, no el suyo.

“A la mierda todo, haré lo que mis instintos me dicten”

Tomó con sus manos los hombros del rubio y lo abrazó protectoramente contra sí. Permaneció en silencio unos cuantos segundos para luego susurrar en el oído del cocinero.

-No sé qué fue lo que hice para que llegases a pensar así- apretó aún más el cuerpo entre sus brazos- pero me duele que dudes de lo que siento por ti

Sintió como Sanji correspondía el contacto y se mantuvieron así por unos cuantos segundos más hasta que fue el rubio quien provocó que se separasen.

-M-Marimo- de los ojos azules comenzaron a brotar lágrimas- e-entonces ¿por qué?

-Tsk… no llores- limpió cómo pudo las lágrimas que ya recorrían las mejillas de su novio- no sé a lo que te refieres, explícamelo ¿sí?

-Es que… cuando paseábamos ¿No viste a todas esas parejas? Ellos se besaban y tomaban de las manos

-Sí, los vi ¿pero qué sucede con eso?

-Desde que nos hicimos novios tú no has vuelto a besarme- desvió la mirada sonrojado- tampoco te gusta que nos tomemos de las manos en público, por eso…

-Ya entiendo- interrumpió el peliverde- es por eso que estabas actuando de esta forma

-Es tu culpa, idiota- frunció el ceño

-Ya, no estés enfadado- acarició una de las mejillas del cocinero delicadamente- es verdad todo lo que dices, pero no es que no quiera besarte y tocarte- las mejillas de Zoro se colorearon tenuemente- l-lo que sucede es que me da mucha vergüenza ¿comprendes?

-¿V-Vergüenza?

-Sí- el agente tomó ambas manos del rubio y las entrelazó con las suyas- si tan solo hacer esto provoca que mi corazón lata tan descontroladamente- miró fijamente al cocinero- no creo imaginar lo que sucederá cuando te vuelva a besar, aquella vez estuve a punto de una taquicardia, cejillas

-E-Entiendo- agachó la mirada sonrojado hasta las orejas- a mí me sucedió lo mismo en esa ocasión- el rubio apretó las manos de Zoro- sin embargo, yo quiero que me beses- su cuerpo comenzó a temblar ligeramente- es normal que quiera que la persona que amo lo haga

El peliverde podía jurar que su rostro nunca había estado más rojo que en ese instante. Sintió su alma salírsele del cuerpo y regresar a este luego de unos segundos. Le invadió la necesidad de hacer lo que antes por vergüenza no había sido capaz, en ese momento le valía una mierda todo, solo quería sentir aún más cerca a la persona que lo hacía suspirar cada día, a aquel cocinero con cejas en forma de remolino que con solo sonreir era capaz de iluminar el universo entero.

Se fue acercando lentamente a él, soltó una de las manos que se mantenía entrelazada con la del rubio y la llevó a su barbilla para así obligarlo a levantar el rostro y mirarlo. Sus ojos se encontraron y el rubor no tardó en intensificarse en ambos, parecían dos colegiales dando su primer beso, pero eso no le importaba, es ese instante lo único existente eran Sanji y él.

Observó cómo el cocinero cerraba los ojos lentamente y él lo secundó haciendo lo mismo; poco a poco sus respiraciones se fueron mezclando, sus alientos entrelazando y de un momento a otro, sus labios se tocaron.

Miles de descargas eléctricas sintieron ambos ante tal acto, era difícil resistir esa sensación, sentían que su corazón podría explotar de lo tan rápido que bombeaba la sangre, pero haciendo mella de su autocontrol no se separaron. Zoro acaricio la mejilla de su novio tiernamente y Sanji apretó el agarre que mantenía una de sus manos con la del peliverde, los dos estaban decididos a continuar con aquel ósculo.

El agente fue el primero en iniciar el movimiento de labios, acarició lentamente los de su pareja esperando que Sanji lo estuviese disfrutando.

El rubio se sorprendió al principio, pero tras unos segundos imitó a su contrario, empezando los dos así un beso en todo el sentido de la palabra.

La velocidad fue creciendo a medida que pasaban los segundos, y el deseo por supuesto no se quedó atrás.

Zoro llevó su mano a la nuca del rubio y lo atrajo aún más hacia su cuerpo; su novio por su lado, soltó la mano del peliverde y llevó la suya hacia el hombro de este, apretándolo fuertemente debido a todo lo que el marimo le hacía sentir.

De un momento a otro Zoro presiono con su lengua los labios de Sanji pidiendo permiso para poder entrar y explorar completamente su caliente cavidad. El cocinero aceptó la invitación y no pudo evitar gemir al sentir la lengua de su novio toparse con la suya.

-nngh…- apretó aún más fuerte el hombro del peliverde al sentir como toda su boca era saboreada sin ningún pudor, el placer que sentía con aquel acto, era mucho más de lo que alguna vez se hubiese imaginado- Z-Zoro

Escuchar su nombre dicho con ese tono logró descontrolarlo aún más provocando que aumentase la velocidad del beso y se quedasen sin aire en poco tiempo.

-S-Sanji…- agitado tomó todo el aire que pudo rápidamente y se acercó nuevamente al rostro del rubio dispuesto a besarlo de nuevo, pero los brazos del cocinero se lo impidieron

-E-Espera- lo miró con ojos suplicantes-me duelen los labios

-Tú me dijiste que querias esto- lo abrazó fuertemente y escondió su rostro en el albino cuello de Sanji- es injusto que ahora me detengas

-I-Idiota- el rubio correspondió el abrazo- p-podemos besarnos cuando queramos

-Es cierto- se separó para observar los zafiros de su pareja-  desde ahora no me contendré, te prometo que te tomaré de la mano y besaré para que todos sepan que eres solo mío

-Tonto marimo- Sanji se acercó y le dio un beso muy rápido en la mejilla- recuerda que tú también eres solo mío

Zoro sonrió y tras enlazar su mano con la de su novio, se reincorporó de la banca junto con este para así continuar con su cita.

 

‘El amor sólo descansa cuando muere. Un amor vivo es un amor en conflicto’

 

----------------------------------------------------------------------------------------------------

No sabía cómo había llegado a esa situación, o bien lo sabía pero no quería humillarse más al recordarlo. El peliblanco frente a él lo miraba de una manera muy lasciva y acariciaba fuertemente su trasero y muslos.

No podía evitar emitir pequeños gemidos ante sus acciones, después de todo, era una reacción natural del cuerpo; sin embargo, en su mente la única imagen que aparecía no era la de aquel hombre apuesto de nombre Smoker, sino aquel pervertido doctor hacia el cual, desgraciadamente para él, su corazón había desarrollado sentimientos.

-Tu voz me excita demasiado- se acercó al cuello del pelinegro y comenzó a lamer y succionarlo

-Nngh…- su entrepierna comenzaba a endurecerse- apártate, no puedo hacer esto

-Cómo puedes decir eso cuando te encuentras así- con su rodilla apretó aún más el miembro de Crocodile provocando que este soltase un sonoro gemido

-Ahh… hablo en serio

-Es solo sexo, sin compromiso y por placer- Smoker tomó el rostro del empresario con ambas manos y lo miró fijamente- conozco un muy buen hotel cerca de aquí- lo beso rápidamente- ¿por qué no vamos?

Estuvo a punto de negarse pero las palabras del peliblanco lo dejaron sin argumentos.

“Solo sexo sin compromiso, como lo relación que mantengo con él”

Una opresión muy grande se instauró en su pecho al término de su pensamiento. Era verdad, por más que él quisiera que aquella relación dejase de ser solo un juego, Doflamingo nunca estaría de acuerdo ya que a él solo le interesaba el placer que podía brindarle el sexo, no lo que pudiesen sentir las personas con las que lo llevaba a cabo.

“Si él lo hace ¿Por qué yo no?”

Llevó una de sus manos al rostro del hombre que conoció esa noche y se acercó a lamer su barbilla como respuesta a su interrogante.

-No me provoques más o te tomo aquí mismo- besó rudamente una vez más al empresario para luego tomar su mano y sacarlo del  cubículo del baño en el que estaban.

No demoraron ni un minuto para pagar la cuenta de los tragos que habían consumido en aquel  bar y salieron rápidamente de allí, la necesidad que sus cuerpos sentían aumentaba a medida que los segundos pasaban.

----------------------------------------------------------------------------------------------------

Eran aproximadamente las nueve de la noche y tras un duro día de trabajo decidió salir a tomarse un trago. Necesitaba liberar todo el estrés que había acumulado durante las últimas semanas por culpa del maldito de Crocodile.

¿Quién se había creído él para ignorar sus llamadas? Nunca nadie lo había rechazado, le cabreaba en verdad que aquel hombre se atreviese a hacerlo.

Él sabía lo bien que el empresario se la pasaba a su lado, lo hacía gritar, pedir por más y correrse más de tres veces en una sola ronda.

Se preguntaba entonces ¿por qué? ¿Cuál era la razón por la que se había rehusado a tener sexo con él? No lo entendía.

“Maldición, otra vez estoy pensando en ese maldito ¿qué mierda me pasa?”

En todo ese tiempo no había hecho más que cavilar la imagen y el sonido de la voz del moreno. Al principio creyó que si tenía sexo con alguno de sus amantes favoritos podría estar tranquilo nuevamente, pero no fue así.

Lo hizo con cinco personas en la última semana y nada había mejorado, era incluso peor, el tener relaciones con ellos no lo satisfizo como antes, el único rostro que aparecía en su mente al correrse era el de Crocodile y aborrecía infinitamente la causa de que eso le estuviese sucediendo.

“¿Por qué demonios estoy actuando de esta forma?”

No entendía la necesidad que tenía por verlo. Nunca antes nada parecido le había pasado con alguno de sus amantes de turno; cuando uno quería cortar el contacto, él simplemente aceptaba y  conseguía otro para reemplazarlo, ninguno era indispensable, pero ahora todo aquello se había derrumbado, su cuerpo y mente anhelaban a un solo hombre y ese maldito lo ignoraba de la peor manera.

“Tengo que ir a buscarlo... mierda, esto va contra mis políticas, pero necesito verlo”

Divisó el bar que frecuentaba y estacionó su auto frente a este. Estaba dispuesto a entrar y emborracharse todo lo que pudiera esa noche; sin embargo, una de las dos personas que salieron del elegante lugar, lo hizo desistir a instante.

“No puedo equivocarme, era él”

...

Notas finales:

Espero sus comentarios para saber que les pareció

¿Que creen que hará Doflamingo?

¿Smoker se "divertirá" con nuestro Croco?

¿Zoro y Sanji dejarán de ser tan idiotamente tiernos?

Todo esto y mucho más en el próximo capítulo de esta su telenovela: Amor en los tiempos del One piece

Espero leernos pronto

Besos!!!!!!!!

pd: la frase 

‘El amor sólo descansa cuando muere. Un amor vivo es un amor en conflicto’ es de Paulo Coelho xd los respectivos créditos


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).