Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Descubriéndolo a tu lado por ValexWalker

[Reviews - 91]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hii...

Perdón por demorar tanto con la actualización chic@s, pero la inspiración no llegaba para este fic T.T

Estoy escribiendo un fic Negan x Rick y quizá por eso las ideas para este fic no llegaron.... hasta hoy <3

Acabo de acabar el cap y espero les guste. 

Solo faltan 6 caps más para el final!!! 

Bueno, ya las dejo leer :)

Habían pasado varias semanas desde la pelea que tuvo con el rubio y pese a todo lo que intentó hacer por olvidarlo, su mente no se cansaba de recordárselo a cada maldito segundo.

Las salidas a burdeles luego del trabajo no lo habían ayudado ya que por más que quiso acostarse con alguna chica o chico disponible, “capitán Kid” no quiso levantarse.

-Lo siento, no sé qué pasa

-Llámame cuando se te cure la impotencia guapo- el chico tomó sus cosas y se dirigió a la salida del cuarto de hotel- lastima, con lo grande que se veía

-Tsk, maldición

No entendía porque le sucedía todo eso, se suponía que solo había tenido una riña con un amigo. ¿Por qué eso debería afectar su vida en esos aspectos?

“Tú sabes por qué”

Su mente era traicionera y respondía interrogantes que no deseaba que tuviesen alguna explicación.

“Él es más que un amigo”

Por supuesto que lo era. Killer era más que un hermano para él, era alguien tan especial y necesario en su vida como el hecho de respirar. Le dolía profundamente haber llegado a tal punto en la relación que mantenía con el escritor pero no podía simplemente ir a buscarlo y disculparse. No, era Eustass malditamente orgulloso Kid, después de todo.

“¿Dejarás que tu ego pese sobre tus sentimientos?”

No, por supuesto que no. Era solo que… tenía miedo.

No sabría cómo comenzar a  hablar con él y tampoco si este querría escucharlo luego de todo lo que le dijo aquella noche.

“Fui un maldito estúpido”

Entendía y aceptaba que se había dejado llevar por la rabia y los celos que aquel malnacido de nombre Alex le había provocado.  Killer era su mejor amigo, siempre había preferido su compañía por sobre las demás y el ver cómo otro le quitaba eso tan preciado lo había cegado de furia.

“Él… debe odiarme”

Los ojos llenos de dolor que Killer le mostró lo habían torturado en todo el tiempo que llevaba sin saber de él y ya no podía soportarlo más. Necesitaba que alguien lo ayudase a entender su comportamiento y toda aquella situación que ya se le había escapado de las manos.

“Tendré que llamarlo de nuevo”

Haría lo necesario para poder arreglar las cosas con el rubio. No podía estar más tiempo alejado de él, su vida no era una sin sus sonrisas o el sonido de su voz.

-No pensé que me volverías a llamar para hablar de esto

-Ni yo- suspiró cansino- porque pensé que después de tu consejo todo mejoraría; sin embargo, no fue así

Sentado en uno de los sofás de la sala del departamento del pelirrojo, Trafalgar analizó cada palabra dicha por su amigo con cuidado.

¿Qué podría haber sucedido para que Eustass-ya se luciese tan miserable?

-Si recuerdo bien, te dije que esperaras hasta aclarar tus sentimientos para que pudieras hablar con Killer de forma sensata

-Sí- suspiró nuevamente- pero no pude evitar querer verlo, ya no pude soportarlo, Law, así que hace unas semanas fui y… la cagué. ¡Mandé todo a la puta mierda! Soy un maldito hijo de puta.

-Cálmate- el doctor estaba sorprendido. Nunca había visto de esa manera a Kid ni siquiera cuando su equipo perdió la final de básquet en la secundaria- y dime qué fue lo que sucedió

El pelirrojo solo asintió y se limitó a contar lo más detalladamente posible lo que pasó entre él y el rubio aquella noche. No omitió nada. Ni siquiera la parte donde lo insultaba o le recriminaba por cosas que no tenía derecho a saber. No era el dueño del escritor como para exigirle explicaciones acerca de sus compañeros de cama, pero en ese momento su mente se había nublado y había actuado sin medir las consecuencias.

Después de varios minutos y con un largo suspiró lleno de frustración, Kid agachó la cabeza y esperó la respuesta de su amigo cirujano.

Pensó que escucharía un insulto pero el fuerte golpe en su mejilla le recordó que era con Trafalgar con el que estaba hablando después de todo.

-Tsk- se quejó limpiándose la sangre de la comisura de los labios producto del golpe - gracias, me lo merecía

-Es poco para lo que te mereces, idiota

-Lo sé- miró fijamente a Law- dime que puedo hacer, por favor Trafalgar, necesito qu me ayudes porque si yo solo trato de encontrar una forma de solucionar las cosas con Killer terminaré cagándola de nuevo y no quiero. No quiero verlo sufrir más por mi culpa, él es… un amigo demasiado importante para mí.

-En verdad eres un hijo de puta muy imbécil- Law esbozó una pequeña sonrisa y observó a Kid

“Aunque no puedo quejarme, yo fui igual de imbécil o incluso más”

-¿Qué quieres decir?-preguntó el pelirrojo desconcertado

-¿Aún no te das cuenta?- Law se acercó un poco al contrario y colocó la palma de su mano en el hombro del otro- estás enamorado, Eustass-ya

Kid quiso replicar al instante, pero la decidida y seria mirada que su amigo le dirigía lo dejó sin argumentos. Fue entonces cuando su mente le volvió a recordar todo lo que había vivido con Killer y el cómo le había afectado el que su relación se hubiese visto tan afectada luego de descubrir lo que su diario contenía.

El amor era algo que jamás había tocado a su puerta. Tuvo muchos compañeras y compañeros de cama a lo largo de su no tan larga vida, pero ninguno de ellos había significado para él más que placer.

Ahora, analizando toda su situación y la manera en que su estómago se revolvió cuando vio a Killer riendo tan amenamente con aquel tipo, fue que al fin pudo darse cuenta de que quizá el amor nunca había tocado su puerta porque desde que tuvo conciencia de lo que significaba, este ya se encontraba junto a él en forma de un hombre de larga cabellera rubia. Él siempre había sido su todo.

Kid quería a sus amigos, Hawkins, Apoo y Trafalgar eran importantes para él; sin embargo, Killer siempre había estado en una categoría sumamente diferente y había sido más que un idiota por  haber querido disfrazar lo que sentía por él como un lazo de “amistad-hermandad”.

-Mierda

No supo cómo, pero las lágrimas comenzaron a derramarse por sus mejillas y tuvo que agachar la cabeza para evitar que su amigo lo viese de esa forma. Solo se permitía poner de lado su orgullo cuando se trataba de Killer.

-Es bueno saber que al fin te diste cuenta- Law se reincorporó del mueble – creo que lo mejor será dejarte solo para que puedas ordenar bien tus pensamientos y el cómo le dirás a Killer que lo amas

-Y-Yo…- Kid se reincorporó al igual que Law y limpiándose las lágrimas con la manga de su camisa- abrazó a su amigo- gracias, maldito Trafalgar, en serio

-Sí- Law le dio unas palmadas de apoyo en la espalda y sonrió- mierda… sí que eres sensible ¿eh?

-Cállate- alejándose del pelinegro, Kid comenzó a caminar hacia la salida de su departamento para despedirlo

-Apenas hables con él, me mandas un mensaje para saber cómo acabó todo esto

Law estaba por girarse para marcharse cuando las palabras de su amigo lo detuvieron.

-Y tú… espero algún día me digas también que es lo que te sucede, sé que tus ojeras no son tan marcadas, Law, y la mirada triste que traes me dice que tampoco la estás pasando bien

El aludido sonrió y asintió con la cabeza.

-Lo haré

Y dicho esto se marchó.

Llevaban varias semanas saliendo juntos y a medida que pasaba el tiempo, su gusto por aquel peliverde no hacía otra cosa que aumentar.

Y es que era tan dulce.

-Cavendish, deja de soñar despierto y apúrate que tenemos que dejar todo limpio antes de cerrar

Con una afirmación le hizo entender a uno de sus compañeros de trabajo que se pondría a trabajar enseguida y se fue directamente hacia el estante a guardar las botellas de licor y jarabes que había utilizado esa noche para preparar las bebidas.

Mientras realizaba su labor, no pudo evitar recordar el cómo su vida había cambiado tan repentinamente.

Seguía recibiendo propuestas indecentes cada noche, pero lejos de aceptarlas como usualmente hubiese hecho si la persona le gustaba, se limitaba a sonreir y servir la bebida respectiva al cliente. ¡Ni siquiera les coqueteaba!

Eso de estar saliendo con alguien te cambiaba completamente.

“No me arrepiento en lo absoluto”

Y como hacerlo si varias veces por semana el peliverde iba a recogerlo al bar y lo llevaba a su casa mientras compartían charlas de lo más amenas. Además, sus salidas al cine o ferias habían sido de lo más divertidas, nunca se aburría estando a su lado.

“Bartolomeo… ¿qué has hecho conmigo?”

Nunca pensó que el amor lo golpearía así de fuerte, pero viéndose tan ido y con la imagen de una sola persona en su mente las 24 horas del día supo que debía solo dejarse sumergir en él y dejar de luchar una batalla perdida. Estaba enamorado de aquel enfermero y debía decírselo lo más pronto posible.

“Tengo que proponérmele”

Fue con ese pensamiento que recordó que aquella noche el peliverde iría a recogerlo al trabajo y sonrió enormemente.

Sí, lo haría esa misma noche.

Toda la tarde se la había pasado pensando en las palabras correctas para declararse, pero no había podido idear frases con las que estuviese cien por ciento conforme. Bartolomeo había escogido sus mejores prendas para esa noche, llevaba consigo un estuche con dos esclavas plateadas con las iniciales de su amado rubio y él y había peinado su cabello de lo más formal esperando de esa forma lucir más serio si era posible.

No podía decir que estaba tranquilo porque era una completa mentira. El temblor de su cuerpo lo delataba traicioneramente, pero se obligó a seguir caminando hacia el local donde Cavendish trabajaba para llevar a cabo su cometido.

No podía pasar de esa noche.

Esperó paciente en la entrada del bar por unos cinco minutos hasta que el rubio se mostró con una gran sonrisa y lo abrazó cariñosamente. Oh, sí, extrañaba tanto su tacto.

-Buenas noches- dijo Cavendish una vez se separaron

-Buenas noches- respondió sonriendo de igual forma

El rubio se quedó analizando a su “saliente” durante unos segundos completamente embobado. Él peliverde estaba muy bien arreglado y lucía extremadamente sexy frente a sus ojos, parecía un artista de cine sin exagerar.

-Te ves muy bien, demasiado bien

-G-Gracias- Bartolomeo se sonrojó- igual tú

-Como siempre ¿cierto?

Cavendish sonrió y tomó de la mano al peliverde.

-Por supuesto

Comenzaron a caminar mientras conversaban de lo que habían hecho en el día. Bartolomeo le contó al rubio del como una pareja muy peculiar había llegado al hospital insultándose y peleando por que al parecer uno de ellos se había torcido el tobillo y no quería ser atendido por una “nimiedad” como esa. Al final, el chico de apellido Roronoa al ver a su pareja llorar por su culpa, sin objeción permitió que le realizasen todos los exámenes correspondientes y terminó jurando sobre su vida que nunca se rehusaría de nuevo a ir al hospital. La anécdota hizo reír mucho a Cavendish y él también compartió con Bartolomeo el hecho que una de las meseras había tirado toda una copa de vino sobre una de las clientas. Al principio pensó que sería regañada fuertemente por esta, pero para su sorpresa y la de todos en el bar, la clienta solo le sonrió y la invitó a tomar algo con ella una vez terminase su turno. Parecía que el amor a primera vista la había flechado.

Cuando ambos llegaron a la esquina donde se giraba para llegar al departamento del rubio, Bartolomeo se detuvo y le indicó a Cavendish que lo siguiese.

El barman tenía pensado llegar a su casa y una vez en la comodidad de su hogar, proponérsele a Bartolomeo, pero si su todavía “saliente” quería hacer algo primero, él no era quien para objetar.

-¿A dónde vamos?

-Es una sorpresa

Caminaron por unos diez minutos más y Cavendish quedó completamente atónito cuando divisó un hermoso lago con un manto lleno de estrellas reflejados sobre sus aguas. La vista era muy hermosa sin duda y se giró para sonreírle a Bartolomeo.

-Es un hermoso lugar, gracias por mostrármelo

-Ya debe faltar poco

-¿Poco? ¿Para qué?

Cuando terminó de formular su pregunta, el cielo llamó su atención de nuevo y pudo divisar una lluvia de estrellas completamente impresionante, allí frente a sus ojos.

“Esto es…”

Se giró al no sentir la mano del peliverde junto a la suya y quedó completamente inmóvil al verlo sonriendo junto a él mientras sostenía un estuche con dos hermosas esclavas plateadas que brillaban con la luz de la luna.

-Bart…

-Cavendish, yo… no soy muy bueno con las palabras, pero necesito que sepas lo importante que eres para mí. El día que nos conocimos entré aquel bar producto de una decepción amorosa, estaba dispuesto a emborracharme y dejarme hundir en la decepción y fue entonces cuando te conocí. Tu sonrisa coqueta y forma de ser me animó mucho y sin saber por qué desde ese momento no pude dejar de pensar en ti. Todo el tiempo que llevamos saliendo no ha hecho otra cosa más que afirmar día tras día lo mucho que te amo, lo mucho que deseo estar contigo así que yo… quería saber si tú…

-Si quiero ser tu novio, Bartolomeo

Cavendish se abalanzó contra el peliverde y lo besó larga y profundamente dejándose envolver casi de inmediato por el contrario. El contacto duro casi un minuto y cuando ambos se separaron el rubio no pudo hacer más que sonreir y acariciar el rostro de su ahora novio.

-Te amo, no sabes cuánto, Bartolomeo

-También te amo

El peliverde tomó la muñeca del rubio y tras besarla comenzó a colocar una de las esclavas alrededor de esta. Cuando terminó, Cavendish tomó la suya e hizo lo mismo para luego ambos sentarse sobre el pasto a seguir observando la lluvia de estrellas.

-Gracias a ti mi vida dio un completo giro- habló el barman sin despejar su mirada del cielo y con su cabeza apoyada en el hombro del enfermero- jamás pensé que me enamoraría de alguien ni que eso me traería tanta felicidad

-Me alegra saber que soy ese alguien- besó la frente de su pareja con ternura- no sabría qué hacer si no te tuviese a mi lado

-Tampoco yo

Y permanecieron en esa posición durante mucho tiempo, observando el hermoso cielo que aquella noche les entregaba y disfrutando la infinita tranquilidad que solo el cuerpo de la persona amada puede proporcionar.

Notas finales:

Amigo date cuenta!!! Kid al fin lo hizo :) 

La parte final fue bien cursi  jaja sorry, la miel es necesaria también <3 

Espero el próximo capítulo esté listo pronto :) 

Ya se viene todo el desenlace y uff... estará lleno de drama!!!

Espérenlo

Besos!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).