Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

EL CORTEJO DE SEVERUS SNAPE por Ramc95

[Reviews - 18]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

El cortejo de Severus Snape


(Todos los derechos para Adara_Rose quién es autora de éste fic en su idioma original el Inglés en AO3)


Resumen:

Cuando Severus se revela como omega, su vida se pone al revés. Con pretendientes arrastrándose por el y un admirador desconocido escribiendo poesía apasionada y enviando libros que sólo pocos tenían el lujo de obtener, uno pensaría que él tenía bastante
ya. Excepto que está Sirius Black. ¿Y Lily? Bueno, ella no ayuda en absoluto.







Capítulo 1




En quinto año los estudiantes de Hogwarts fueron reunidos una mañana de San Valentín, susurrando y empujándose entre ellos mientras se agolpaban en el aula de pociones.




Fue el único día en que todo estudiante tenía prohibido faltar. Todo y cada estudiante tenía el mandato de asistir.


Slytherins y Hufflepuffs y Ravenclaws y Gryffindors juntos. La única excusa que posiblemente aseptada era la muerte. Por otra parte, podrían revivir al alumno para que asista.



El profesor Slughorn se apoyó en su escritorio y cruzó los brazos. Llevaba una túnica más rancia que de costumbre, anticipando más problemas de los que normalmente tenía. Después de todo, él estaba lidiando con casi el triple de la cantidad de estudiantes que normalmente asisten a sus clases.


Miró hacia el vestíbulo con una distracción apenas contenida mientras los miraba luchando entre sí para conseguir asientos en los bancos de la primera fila.



Incluso Black y Lupin, gryffindors de quinto año que generalmente se escondían en la parte de atrás, estaban sentados en una mesa de la segunda fila y lo observaban con una temeridad apenas oculta.


El profesor esperó hasta que la tensión en la habitación se hizo tan gruesa que se podía cortar con un cuchillo antes de hablar.



”Llega un momento” empezó y de inmediato el parloteo murió a un nivel donde, si Slughorn dejara de hablar, habrías podido oír una gota caer. ”En qué cada joven bruja o vida de mago, donde se revela una parte importante de su identidad” Hizo una pausa dramática, observando con satisfacción como cada par de ojos en la habitación parecía ansioso.


”Estoy hablando, por supuesto, del día de la revelación, que para ustedes eshoy.



Hoy en día, descubrirán si son biológicamente alfa, beta u omega” Hubo otra vez una risotada de entusiasmo y entusiasmo entre los adolescentes y Slughorn ajustó su postura perezosa, esperando pacientemente hasta que casi todo se calmó.



”Como saben sin duda” finalmente continuó con una nota falsa y aburrida en su voz” la clase biológica es en estos días una pequeña parte de la comunidad mágica. Las subastas de omega, por ejemplo, han sido proscritas desde 1683. Confío en que ustedes han aprendido todo sobre el tema con el profesor Binns”


Hubo asentimientos y murmullos de confirmación. Algunos de ellos hicieron una mueca ante la mera mención del nombre de su profesor de Historia.


Así que para los pocos afortunados de ustedes que en este día se revelarán como omega, tienen un cortejo que esperar. Que el mejor alfa gane y todo eso.



El propio Slughorn era un beta, como un ochenta y cinco por ciento de la población de la Inglaterra mágica, así que nunca le había importado mucho.



”Está bien” dijo, calculando que ya era hora de que uno de los jóvenes que tenía delante tuviera un aneurisma de puro nervios, ”vamos a empezar, ¿verdad?”



(...)



Lily Evans apartó un mechón de pelo rojo vivo de su rostro mientras miraba hacia abajo el caldero frente a ella. Ella nerviosamente alisó su túnica ligeramente húmeda de Ravenclaw (se había derramado agua sobre sí misma cuando llenaba el caldero del grifo) e intentó no inquietarse.



Si ella respirara en la dirección del cucharón antes de que la poción estuviera terminada, su compañero de pociones Severus Snape iba a cortarle la cabeza.



En lugar de eso, Lily miró hacia abajo la poción borboteando lentamente y se sentía mal de su estómago.



Esta poción, después de haber agregado tres gotas de su propia sangre fresca, identificaría su clase biológica.



Esto no debía confundirse con el sexo biológico; Lily sabía que era mujer desde que era una niña. Sin embargo, ahora tenía quince años y no sabía cuál era su clase. A diferencia de los niños muggles, Que podría revelar en cualquier momento entre los doce y veinte años, los niños brujos fueron sometidos a hechizos muy específicos para protegerlos.





Estos hechizos se romperían por la poción que acababa de elaborar tan pronto como el joven en cuestión hubiera cumplido quince años, una edad que el mundo mágico consideraba maduro para el cortejo.




Había sido un alivio y una molestia para ella desde que tenía once años y su hermana mayor Petunia presentado como una versión beta.




Ella había estado muriendo por conocer su propia clase desde entonces, pero después de haber sido puesta bajo el hechizo su primer día en Hogwarts eso era imposible.




Ella miró a Severus con ansiosos ojos verdes. Parecía tan tranquilo como un pepino, lavando la última de las herramientas que habían utilizado.



No era un chico guapo, pero le gustaban sus intensos ojos oscuros y su sardónico sentido del humor. Nunca había conocido en toda su vida a alguien que pudiera hacerle reír.



Nadie hasta que conoció a Severus. Su cabello oscuro, que tenía una desafortunada tendencia a ser siempre ligeramente grasiento, le colgaba alrededor de la cara, buscando desesperadamente un corte, y sus manos de dedos largos trabajaban rápida y eficientemente.



”¿Qué crees que serás?” Ella finalmente preguntó cuando él no parecía estar interesado en iniciar cualquier tipo de conversación. Últimamente se había mostrado hosco, y se estaba hartando de eso.





”No lo sé” dijo en un tono severo mientras enjuagaba la cuchilla de corte por última vez, la volvía a colocar en su funda de cuero y la ponía en la bandeja de ingredientes, lista para ser llevada de vuelta al almacén.



”Nunca pensé en eso. Beta, supongo” Eso fue todo lo que ella sacó de él, así que en su lugar Lily colocó dos pequeños vasos en su escritorio y la cuchara la poción en ellos. Había suficiente para llenar los vasos, una dosis para cada uno de ellos. Tendrían que agregar tres gotas de su sangre, reportar el color que la poción de color amarillo pálido voltearse y luego beberla para afirmar la revelación.



Rojo para alfa, azul para beta, verde para omega. Lily esperaba que la suya se volviera azul, ya que había restricciones tanto de alfas como de omegas.



Tales como el hecho de que sólo podrían tener hijos en esa combinación - un alfa sólo era capaz de impregnar a un omega, el omega sólo era capaz de quedar embarazado de un alfa. No quería ese dolor de cabeza adicional cuando buscaba a un tipo decente.




”Ya lo aras” preguntó Severus, tendiéndole un pequeño y adornado cuchillo. Era el tipo de cuchillo que en el mundo mágico se llamaba una "carta de sangre" y usualmente cada bruja o mago tenía la suya propia que no compartía con nadie. Pero Lily siempre compartía todo con Severus, desde que empezaron la escuela, así que para ella era natural compartir también la carta de sangre.



Era de él, era de ella. Era de ambos. Esperaba que siempre fuera así, sin importar lo que la vida les trajera o lo que pase. Que serían ellos.




”Listo” confirmó mientras aceptaba la carta de sangre. Lo pasó por la palma de la mano, como Slughorn le había enseñado, y observó cómo su sangre salía inmediatamente a la superficie. No dolía; La carta de sangre era un cuchillo mágico que no causaba dolor cuando se usaba. Ese era el peligro; Podrías cortar demasiado profundamente sin darte cuenta. Por eso usualmente no compartías la carta de sangre.


Sosteniendo el ahora sangriento cuchillo sobre su vaso, observó cómo tres brillantes gotas de rojo caían en el enfermizo líquido amarillo.



Luego puso la carta de sangre a un lado para ser limpiada. Ella esperó. Lo mismo hizo Severus. Ambos miraron atentamente la poción mientras el corte en la mano de Lily se cerraba, gracias a la magia de la hoja que lo había causado.



Lily soltó un suspiro de alivio cuando se volvió azul brillante.



”Beta” dijo triunfalmente, mientras levantaba el vaso en una especie de tostada. ”¡Salud!” Añadió, aturdida de alivio, mientras se la tomaba.




Sabía a agua salada, pero ella bebió de todos modos. Sentía como si su estómago estuviera lleno de sidra efervescente que se extendía por todas partes de su cuerpo. Una parte de ella que no había sabido que estaba durmiendo estaba despertando. Ella bufó con una carcajada, ya que parecía que le hacían cosquillas justo debajo de su piel.



Luego se volteó hacia Severus, que había limpiado la carta de sangre mientras experimentaba los efectos de su clase biológica, moldeando su magia en la bruja que Lily sabía que debía ser.




”Tu turno” dijo ella, todavía sintiéndose mareada por el sentimiento. Hizo una cara infeliz que hizo que sus rasgos ya sombríos parecieran aún peores, pero ella estaba acostumbrada a ese rostro y eso no la perturbaba en absoluto.




”Adelante” le animó, también podría acabar con eso. Él gruñó algo ininteligible, pero luego dejó que la carta de sangre se deslizara por su palma. Su sangre brilló a la luz de la vela mientras dejaba caer las tres gotas de sangre en el vaso. Lily se inclinó hacia adelante, apartando su pelo rojo de la cara, mirando con ansiedad el vaso.




”Se volverá azul” dijo con confianza. ”Sólo lo sé. Mira , está cambiando de color”



Pero entonces su confianza se convirtió en choque ligeramente mezclado con alarma como los colores cambiaban constantemente; Al principio parecía azul, pero seguía profundizando y retorciéndose hasta que se asentaba sobre un verde vívido y brillante.





”Omega” Lily dijo, y aunque ella habló suavemente, fue como si su voz cortara a través de la habitación como una carta de sangre a través de la carne. Cada cabeza se volteo para mirarla y a Severus, que todavía miraba fijamente la poción con una mirada de temor en su cara.



”Enhorabuena, señor Snape” Slughorn gritó de alegría, ”¡Un omega! Y por la sombra de tu poción, ¡uno hiper fértil !”




Lily no se unió a su deleite. Tampoco Severus. De hecho, se parecía más a un hombre que acababa de ser informado de que lo iban a ahorcar al amanecer.




Lily palmeó consoladoramente su mano recién sanada.





”Estarás bien” dijo, pero incluso a sus propios oídos sonó forzado.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).