Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Magos, chispas y lobos por minima

[Reviews - 30]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Basicamente otra idea de convinar dos universos con un parentesco inventado creando una historia loca... en este caso John (se que en la serie oficialmene es Noa pero en los fics y en el fandon lo conoci como John y me gusta mas ese nombre ¿tal vez John Noa Stilinski?) nacio en alguna parte de gran bretaña y tiene primos, entre ellos a Lili y Petunia Evans, sus primas un par de años menor que él, por lo tanto es tío materno de Harry Potter... ¿que pasara con esto entonces? Lean para descubrirlo

Notas del capitulo:

A veces uno no elige a la familia 

Familia



John no va a negar que su prima favorita siempre fue Lily, no es que odiara a sus otros primos y mucho menos a Petunia, la propia hermana de Lily, pero siempre fue más fácil tratar con su prima pelirroja. Lily era divertida, inteligente y algo astuta, cuando iba de visita a Inglaterra y jugaba con sus primas a ella siempre se le ocurrían los mejores juegos.

Puede decir que los veranos que paso de visita con sus tíos y primas Evans fueron los recuerdos más queridos de su infancia. Aun cuando sus padres se mudaron a Estados Unidos y en consecuencia a él también se lo llevaron mantuvo contacto con sus primas y tíos, el correo postal había sido muy lento en esa época, especialmente para un chico de 13 años que deseaba que hubiera una forma más rápida de comunicarse de continente a continente, aun así fue gracias a estas cartas que se enteró que su prima Lily había entrado a un colegio muy exclusivo en Escocia, cosa que le felicito en una corta, lo cual había provocado cierta envidia y rechazo por parte de Petunia, cosa que no le extraño para nada a John, Petunia siempre alguien un poco envidioso, y cuando no conseguía lo que quería terminaba actuando con desprecio como si lo que se le negaba jamás lo quiso, aun así también le envió una carta felicitándola a ella también por conseguir entrar a la escuela que asistiría ese año, diciendo que si su padre hubiera conseguido el otro empleo que había solicitado el puesto en Inglaterra quizás hubieran sido compañeros de escuela.

Esto pareció animar a la rubia quien le mandaba cartas más seguido que Lily de como era su escuela, sus compañeros y maestros, algo aburridas en su contenido pero agradecía de todas maneras. Por otro lado las cartas de Lily eran menos periódicas y no contaba mucho de lo que pasaba en su escuela aunque si un poco de sus amigos y como extrañaba a veces a su hermana y las tardes de juego que pasaban en el parque, tal vez era más difícil y tardado enviar y recibir cartas desde aquel colegio.

Los años pasaron y todos crecieron, él se unió al ejercito acabada la preparatoria, supo que Petunia consiguió entrar a un curso de mecanografía y se volvió secretaria donde conoció a su actual marido, mientras que Lily había conocido a un chico en su colegio y se habían casado prácticamente al graduarse. Tristemente no pudo asistir a ninguna de las bodas de sus primas porque aún estaba en servicio, aun así le mando sus regalos con sus tíos a cada una. Por extraño que parezca elegir el regalo de Petunia fue mucho más difícil que el de Lily, de un tiempo a esas fechas rechazaba todo lo que era estrafalario, raro y alababa todo lo que era “normal”, no es que fuera a comprarle una de las siete maravillas del mundo pero aun así quería que su regalo fuera algo fuera de lo usual después de no verse durante tantos años y no poder asistir a su boda, no eligió electrodomésticos o un juego de té que venía en la lista de mesa de regalos, en su lugar decidió comprar algo fuera de la lista típica y con sus ahorros compro un par de aretes y un sencillo collar de perlas para Petunia y una caja de puros, que quizás no eran de los más costosos pero eran de buena calidad para su esposo Vernon.

En cuanto a Lily y su esposo James les regalo una serie de suvenires y recuerdos que compro en sus viajes en Irak, África y Egipto cuando estuvo en servicio, incienso de exóticas escancias, un tapete con un increíble estampado, un par de máscaras tribales que simbolizan deidades de la fertilidad, y sabe que no es el mejor o más típico para una boda en Inglaterra o Escocia, pero conociendo a Lily sabe que le va encantar estas cosas que tienen cierto encanto esotérico.

Ambos regalos parecen haber sido un éxito al recibir las respectivas cartas de agradecimiento de sus primas, haciéndolo prometer irlas a visitar lo más pronto que pueda.

Cuando se retiró del ejercito busco trabajo como policía y deteniendo a una de sus primeras infractoras de transito fue que conoció a Claudia, su esposa y amor de su vida.

Fue después de un par de citas y descubrir que la pequeña y delgada mujer tiene el carácter más fuerte que cualquier sargento en el ejercito que haya conocido, que sabe que no puede vivir sin ella y le propone matrimonio. Ya con una prometida recuerda la promesa de visitar a sus primas e invita a Claudia a venir con él a conocer a parte de su familia, sus propios padres murieron hace años, su padre de un paro cardiaco cuando estudiaba en la secundaria y su madre de muerte natural años después cuando se retiró del ejército, sus primas son los parientes más cercanos que le quedan.

Arreglan una reunión en la nueva casa de Lily y su esposo James, ahí se encuentra con sus primas y sus respectivos esposos. Han sido muchos años y los cambios se notan en cada uno de ellos, ya no son los niños que jugaban en el parque o inventaban aventuras imaginarias, Petunia tiene el cabello rubio con un corte corto, las perlas luciendo en su largo cuello y en sus orejas y era delgada, siempre lo fue, pero al lado del gran cuerpo de su marido lo parece aún más, también viejo, ya le habían comunicado que Petunia se había casado con un hombre mayor pero aun así hacen mucho contraste, y extrañamente encajan muy bien entre sí. Por otro lado esta Lily que parece ser la que menos cambio y a la vez se ve más madura y sabia, aún tiene ese brillo travieso en los ojos y su sonrisa gentil, pero ahora en el cuerpo de toda una bella dama de larga cabellera roja, a su lado un hombre joven bien parecido y con una sonrisa que parece saber algo pero que no va a decir.

No le cae mal ninguno de los hombres y mientras hagas felices a sus primas parece correcto tratarlos como familia.

Las presentaciones se hacen y las conversaciones comienzan de cómo han sido sus vidas, nota que la antigua relación de hermanas que tenían Petunia y Lily se ha vuelto más distante y delicada, ya lo sabía de antemano gracias a las cartas pero verlo en persona le duele un poco, no eran las hermanas más amorosas entre sí pero no eran “esto”, parecen más un par de extrañas, Petunia parece que preferiría estar en cualquier lugar menos al lado de Lily y Lily trata de hacer varios esfuerzos para que su hermana se sienta cómoda, antes de que el intervenga Claudia lo hace y las hace meterse en conversaciones que las haga sentir algo en común, en este caso trata de sacarles todos los momentos vergonzosos de él cuando era un niño, lo cual parece un sacrificio aceptable porque parece animar a ambas hermanas a contarle todo a su futura esposa, desde la vez que sin querer su lengua se quedó atorada lamiendo una paleta helada a cuantas veces se cayó tratando de aprender en ir a bicicleta cuando ambas ya sabían montar una, no ayuda el detalle que aprendió en andar en una con la bicicleta rosa con estampas de margaritas de Petunia.

-John no sabía y nuestros padres ya nos habían quitado las rueditas de práctica desde hace meses, su cara cuando lo supo era todo un poema-

-Tenía tanta envidia, tanto que nos suplicó que le enseñáramos a andar en una bicicleta-

-Ejemp… yo no diría que suplique-

-Antes de que nos diéramos cuenta estábamos en la calle con nuestras bicicletas afuera, como John es mayor y más alto solo pudo montarse en la bicicleta de Petunia quien era muy alta aun a esa edad-

-Tenía un lindo casco color lavanda que hacia juego con el color de la bicicleta-

-Se veía tan adorable con las rodilleras y coderas del mismo color, cuanto lamento no haber tenido cámara en esa época-

-Jajajajaja-

Todo parece ir bien, esta rojo como un tomate pero todo parece ir bien, las chicas ríen y el agradece que no hay evidencia fotográfica de sus momentos bochornosos de su infancia, pero solo hace falta un momento de distracción y olvidando un poco a Vernon y a James que parecían tener su propia conversación que la cosa empeora de un segundo a otro.

Al parecer ambos hombres discuten y ahora es Vernon quien esta rojo de cólera y llama a Petunia para irse, Lily parece que va a llorar y Petunia esta por agarrar su bolso, James se queda ahí parado sin mostrar realmente vergüenza y él está a punto de decirle un par de cosas a ese par cuando es Claudia quien interviene nuevamente, lejos de la alegre y simpática mujer que a demostrar ser todo el día ahora saca a relucir el fuerte carácter por el cual se enamoró, hace sentar a ambos hombres con una sola palabra y una mirada que da a entender que si no le obedecen habrá grave consecuencias, es ahora cuando los tres primos se encuentran entretenidos viendo como sus conyugues reciben un gran sermón y regaño por la mujer castaña que no encuentran palabras para describir la situación.

Claudia los regaña sin piedad, les recuerda que esta es una reunión familiar y que sea la discusión que hayan tenido o comenzado debieron pensar en sus esposas primero, las cuales no se habían visto entre ellas o su primo desde hace tiempo, si James o Vernon tratan de hablar o excusarse reciben la “mirada”, John mismo ha sido víctima de esta y siempre significa que no le espera nada bueno si no piensa bien que es lo que dirá antes de abrir la boca, la mejor manera de contentarla es pedir perdón sinceramente o quedarse callado, no es que le valla a decir a ese par porque ellos mismos se metieron en esta situación.

-¿No vas a hacer nada John?- pregunta Petunia más que asombrada por la actitud de Claudia y ver por quizás primera vez a su Vernon indefenso frente a una mujer como Claudia.

-No, no quiero terminar como ellos-

-Claudia es, tiene carácter- Lily apenas puede aguantar una sonrisa cuando ve a James encogerse un poco más en su asiento, ni siquiera con sus profesores en el colegio había visto a James Potter tan abatido y regañado como por esa mujer.

-Sí, la primera vez que la conocí parecía estar tan avergonzada por haber pasado un alto y recibir una multa por ello, parecía casi indefensa. Fue en la quinta cita y un tipo trato de coquetear con ella en el restaurante en que estábamos que le hiso comprender que significa la palabra “NO” y que era más que obvio que ya tenía pareja, enfrente de todos en el restaurante que comprendí que ella puede defenderse muy bien y lo que parece justo como una fiera. Creo que ahí fue donde me termine de enamorar-

No fue el mejor reencuentro, pero no termino tan mal como hubiera imaginado que pudo haber sido. Después de eso regreso a Estado Unidos y se casó por el civil, esta vez ambas de sus primas no pudieron viajar porque estaban embarazadas, las felicito y les envío regalos por parte de él y su esposa felicitándolas por sus futuros sobrinos. Poco después Claudia también recibió obsequios de ellas ya que también compartió la noticia que la luna de miel fue un éxito porque en un futuro habría otro niño en la familia.

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).