Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Lo opuesto al amor por zandaleesol

[Reviews - 2]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Adaptación de Orgullo y Prejuicio de Jane Austen.

Título: Lo opuesto al amor

Disclaimer: Los personajes no me pertenecen. Son de propiedad de J.K. Rowling. No percibo ningún beneficio económico.

Pareja: Harry/Draco

Clasificación: R

Advertencia: Esta historia es un AU. Romance.



Capítulo 1. Un nuevo vecino


Primeros días de octubre.


El sol otoñal recién nacía. Ligeramente por encima del hombro derecho, hacia el sureste, cuando subió por la colina divisó a sus pies el valle cubierto por una densa capa de niebla, aún intacta. Pensó que no bastaba con decir que estaban en la «época de la niebla», hablar de manto de niebla era más adecuado. Desde ese lugar podía ver el camino que caía en una pendiente empinada mientras describía una suave curva antes de desaparecer en un muro blanco con matices amarillos en la parte superior, donde le alcanzaban los primeros tenues rayos del sol. El manto blanco le envolvió en una luz brillante que redujo su visibilidad por un momento.


Hacia el oriente había una leve palidez. En ese ambiente, tranquilo y envuelto en la bruma, reinaba el silencio. De pronto, distinguió una figura que subía por el camino, en el primer momento le pareció demasiado extraño que otro ser humano estuviese en ese lugar y a esa hora tan temprana. Cuando reconoció la figura alta y de cabello rubio que caminaba hacia él, se preguntó si aquella visión era real y si sus esperanzas no eran vanas. Rogó porque aquello no fuese la visión de un sueño.



Meses antes.


Hertfordshire era una ciudad tranquila que de pronto se vio revolucionada por completo con la llegada de un arrendatario a Netherfield Park. El arrivo de alguien nuevo siempre llamaba la atención, pero más si se trataba de un joven soltero muy adinerado. Dos requisitos que cumplía el nuevo vecino, según palabras de Percy Weasley, como se encargó de informar a sus padres y hermanos. Y como la suerte no era escasa, además había oído decir que muy atractivo.


Ron y Harry intercambiaron una silenciosa mirada de entendimiento.


La familia conocía muy bien las aspiraciones de Percy, con respecto a hacer un buen matrimonio. No discriminaba mucho en cuanto a si se trataba de un hombre o mujer. En realidad le daba igual si la riqueza iba de por medio. La que también mostró interés con la noticia fue Ginny, era la única hija de la familia y la menor. Se sabía muy bella y no le pareció tan imposible la idea de conquistar al nuevo vecino, en caso de que le interesaran las chicas, claro.


Ron y Harry que compartían habitación hicieron bromas con respecto a Percy antes de dormirse.


-Ya puedo imaginarme los planes que en este preciso momento está ideando Percy para conquistar al arrendatario de Netherfield -dijo Ron.

-Pobre Percy, siento pena por él -respondió Harry -, sus aspiraciones son tan altas que acabará quedándose soltero.

-Cuando se convenza de que nunca podrá casarse con un alguien de la alta sociedad, acabará haciéndolo con cualquiera, estoy seguro.

-Quizá tengas razón.

-La tengo -aseguró Ron.


Ronald era el menor de los varones Weasley, un poco ignorado por sus padres, pues antes estaban todos sus demás hermanos y después de él la única hija de la familia. Ginny era la consentida de todos. Sin embargo para Ron, así era como le llamaban todos, eso no era problema, pues él tenía a Harry a su lado.


Harry Potter era su hermano de crianza. Al morir los padres de éste, fue adoptado por su familia con apenas un año de edad. Aunque no tenía la misma sangre ni el mismo apellido, era uno más de la familia Weasley.


-No creo que el nuevo arrendatario permanezca mucho tiempo aquí, si es tan rico como dice Percy de seguro que acabará por marcharse a Londres cuando vea que esta ciudad no tiene prospectos ni tan ricos ni refinados como él -razonó Harry.

-Eso es más que probable -concordó Ron.

-Más de alguien debe estar pensando en un baile de bienvenida.

-Eso no me suena mal, esta ciudad por lo general no tiene mucha diversión.

-La verdad es que me ha despertado la curiosidad -admitió Harry -. ¿Cómo crees que sea?

-¿Quién?

-El nuevo arrendatario de Netherfield Park, de él hablamos, ¿no?

-Como todos los ricos. Engreído.

-Seguramente, pero a lo menos debemos agradecer que haya venido, nos ha dado tema de conversación, en esta ciudad no suelen suceder cosas interesantes.

-Ya me estoy imaginando aquel baile con el que agasajaran al señor de Netherfield, todos los que no estén comprometidos intentarán conquistarlo.

-Sí, creo que se avecinan días muy divertidos.


~**~


Un joven de piel oscura y brillante sonrisa, daba la bienvenida al joven alto y rubio que acababa de bajar de un carruaje tirado por dos briosos caballos negros.


-No te esperaba hasta dentro de unos días -dijo el joven moreno mientras abrazaba con sincero afecto al rubio -, pero me alegra que adelantaras tu viaje, la soledad no me sienta nada bien.

-Ya lo sé, por lo mismo me apresuré en llegar -respondió el rubio mientras respondía con igual afecto a su amigo.

-¿Y qué te parece el lugar?

-A primera vista se ve muy agradable -dijo Draco Malfoy dando una mirada a los amplios jardines.

-Estoy seguro que no te decepcionarás cuando la veas por dentro.

-Lo sé. No se te puede acusar de que no tengas un gusto exquisito.

-Theo y Daphne llegan pasado mañana, y Astoria viene con ellos -anunció Blaise Zabini a su amigo.

-Por esta vez no me quejo-respondió el rubio -, durante ese baile de bienvenida que organizan para ti, tendré que bailar y prefiero hacerlo con Astoria que con alguien de aquí.

-Vamos Draco, no seas tan exigente. He tenido la oportunidad de conocer a algunos vecinos y me han parecido gente muy amable y simpática.

-Blaise, a ti todo el mundo te parece simpático y agradable.

-Bueno no puedo evitarlo, tengo una positiva forma de mirar la existencia.

-Tarde o temprano tu carácter te acabará provocando una gran decepción querido Blaise, siempre te lo dicho.

-Vamos -apremió Blaise -, te mostraré la casa, estoy seguro que será de tu gusto.


~**~


Dos jóvenes mujeres elegantemente vestidas caminaban del brazo por medio de un espectacular jardín, observando con atención cuanto les rodeaba.


-Cuando Blaise nos contó a Theo y a mí que pensaba arrendar una propiedad en esta ciudad, tuve mis dudas -admitió Daphne -, pero ahora le comprendo perfectamente, el lugar es ciertamente encantador, ideal para el descanso.

-Por lo que le oí decir ha recibido muchas visitas -dijo Astoria.

-Era de esperarse. A una ciudad como esta no llegan todos los días personas con la fortuna y categoría de Blaise.

-Ni la de Draco -apuntó Astoria.

-Ciertamente.

-Ojala Draco se quede toda la temporada en Netherfield -suspiró Astoria, la hermana menor de Daphne.

-Lo hará, estoy segura. Draco jamás dejaría a Blaise a su suerte. Puedo imaginar cómo han de estar deseosos todos estos campesinos de meterle por los ojos a sus adorables hijas o hijos a nuestro querido amigo.

-Mientras no lo intenten con Draco, todo está bien -dijo Astoria con una sonrisa.

-Mi querida hermanita, por supuesto que lo intentarán, pero se llevaran una gran decepción, nuestro Draco no es fácil de impresionar.

-Lo sé mejor que nadie -admitió Astoria.


Daphne miró con afecto a su hermana.


-Querida, te lo he dicho muchas veces, a Draco le atraen más los hombres.

-Lo sé, por lo mismo creo que tengo mayor oportunidad que cualquier otra chica. Somos afines, amigos desde la infancia, pertenecemos a la misma clase social.

-Pues yo estaría feliz de que Draco te eligiese antes que a cualquier otro u otra.


Astoria sonrió alegre por el apoyo de su hermana.


~**~


Cuando entraron en el salón sonaba una música festiva y alegre. Blaise se entusiasmó de inmediato. Theo que le daba el brazo a su esposa Daphne, miró en derredor con curiosidad. Astoria, tomada del brazo de Draco, disimuló una sonrisa burlona tras el abanico.


Blaise que era el agasajado, se mostró cordial y alegre. Había recibido la visita de todas esas personas en Netherfield hacía casi un mes. Ahora, verlas reunidas a todas en un baile en su honor le confortaba. Ni siquiera pensaba en que la mayoría de esas gentes ya hacían cálculos y trazaban estrategias para endilgarle la hija o hijo que ya estaba en edad de contraer matrimonio.


El invitado de honor debía tomar parte del baile, en este caso Blaise. El muchacho moreno miró atentamente, buscando en el grupo de mujeres y hombres solteros, que como era usual lucían una prenda de color blanco, a quien invitaría a bailar. Un grupo de pelirrojos llamó su atención.


De un lado de Blaise estaban Theo y Daphne y del otro Astoria y Draco. Este último miraba con altivez en derredor.


-Ese grupo de pelirrojos se ve muy interesante -señaló Blaise a Draco.


El joven rubio dirigió sus hermosos ojos grises hacia el grupo que le señalaba su amigo.


-Hmm… lo único llamativo de ese grupo es el color del pelo -sentenció Draco.

-Estoy de acuerdo -agregó al instante Astoria -, refinación no es una palabra que se les pueda aplicar.

-No sean tan quisquillosos amigos -dijo Blaise -, vinimos a divertirnos. Creo que invitaré a bailar a uno de ellos.


~**~


Los hermanos Weasley se apiñaban en un extremo del salón. Y por supuesto que el tema de conversación era el grupo encabezado por el nuevo arrendatario de Netherfield.


-Tú Percy que estás bien enterado de todo -dijo Charly -, debes saber cuál de los tres es el señor de Netherfield.

-El que esta solo -se apresuró a informar el aludido.

-¿Y los otros quienes serán? ”preguntó Ginny mirando a las dos jóvenes rubias que componían el elegante grupo.

-Son amigos. Las damas que están con ellos son hermanas, se llaman Daphne y Astoria Greengrass. La rubia de la izquierda es Daphne y está casada con el caballero que le da el brazo, Theodore Nott. La otra es Astoria y el caballero que esta con ella es Draco Malfoy, amigo de la infancia del señor Zabini y diez veces más rico que su amigo.


El grupo de pelirrojos miraron con curiosidad a los que estaban con Blaise.


-El rubio es muy atractivo, pero tiene el gesto más altanero que he visto en mi vida -comentó Ginny.

-Si yo tuviese una renta de diez mil libras al año, sería igual -dijo Percy.

-A ti Percy solo te faltan las libras, porque el porte de antipático ya lo tienes -agregó su hermano Bill.

-Y tú eres un idiota -respondió Percy.

-Ya basta -les regañó Ron -, compórtense por favor, estamos en un baile.

-Es cierto -concordó Charly -. Bill demos una vuelta por ahí, no vine solo para estar mirando a ese grupo de engreídos.

-Yo tampoco.


Los dos hermanos mayores se marcharon. Fue Harry el que se acercó a los tres Weasley que aún permanecían a un costado del salón.


-¿Qué les pasa que aún no están bailando? -preguntó el moreno de ojos esmeraldas.

-Nadie nos invita aún -dijo Ginny.


Harry miró en la misma dirección que lo hacía la chica.


-Por la forma en todos les miran imagino que esos serán los que alojan en Netherfield Park.

-Los mismos -respondió Percy.


Harry les observó por unos segundos. Los cinco eran sin duda extremadamente elegantes, pero el que llamó su atención fue el rubio. Era muy atractivo, de facciones perfectas, podría parecer adorable sino tuviese ese gesto desdeñoso en el rostro, pensó el moreno. Justo en ese momento los ojos grises del rubio se posaron en Harry y éste no pudo evitar sonreír.


~**~


Draco se dio perfecta cuenta que en ese momento era objeto de la curiosidad de ese grupo de pelirrojos. A su parecer con eso mostraban a las claras que solo eran un montón de campesinos sin la más mínima refinación, como todos los que estaban en ese baile. La noche recién comenzaba y auguraba ser tediosa. Soportar a tanta gente sin clase era un castigo que sin duda no merecía, pero además tener que hacerlo con Astoria Greengrass colgada de su brazo era mucho peor.


-Voy a bailar -anunció Blaise sin más.


Draco arrugó el ceño.


-Estamos en un baile -refrendó con tono divertido el moreno.


Las dos parejas que le acompañaban, se mantuvieron expectantes mientras le veían cruzar el salón y dirigirse hacia donde estaban los pelirrojos.


~**~


El corazón de Ginny dio un vuelco cuando vio que Blaise Zabini cruzaba el salón hacia donde estaba ella con sus hermanos. Lo mismo sucedió con Percy. Ginny se emocionó en extremo porque sabía que era por lejos la chica más bella del salón. Percy por su parte estaba convencido de ser superior a sus hermanos, tanto en inteligencia como en porte. La sorpresa se apoderó tanto de Ginny como de Percy, cuando Blaise después de saludar, se presentó con sencillez y solicitó para un baile a Ron, el chico enrojeció un poco, pero aceptó con mucha naturalidad.


Harry observó con mucha satisfacción a Ron. En medio de tantos hermanos por lo general el chico pasaba inadvertido, se alegraba de que Blaise Zabini le eligiera para un primer baile. Parecía que a diferencia de sus acompañantes, Zabini era un joven más agradable.


~**~


Después de que Ron bailara con Blaise, el pelirrojo estuvo de lo más solicitado, aunque muchos solo querían sonsacarle algún detalle con respecto al nuevo ilustre vecino de Netherfield. Ron bien poco pudo decirles, pues mientras bailó con Blaise ni una palabra salió de su boca. Antes de que la noche acabara Ron bailó con el moreno nuevamente y esa segunda vez sí intercambió unas palabras con él. No solo le pareció atractivo, sino que muy gentil e inteligente. Pero a diferencia de muchos, Ron no se ilusionaba en absoluto. Que ese joven le pidiese bailar por segunda vez solo le hizo pensar que era un buen bailarín nada más. Estaba demasiado consiente de la diferencia social que lo separaba de alguien como Blaise Zabini, por ello estaba a salvo de sufrir una decepción, él no era de los que se ilusionaba y menos soñaba con imposibles como lo hacían Percy o Ginny.



~**~

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).