Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

No juegues con Kaiba –*sino el jugara contigo*- por serenituegt

[Reviews - 4]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Los derechos no me pertenesen... este es solo un Fanfic, con el fin de divertir a los amantes del genero.

Capitulo: 1 No juguetees con Joey…

Cuando seto tenía 17 años de edad, declaro su amor a su peor enemigo. Este se burlo y lo grito a los cuatro vientos, pero claro que él oji-azul, no se quedo con los brazos cruzados.

…………………………………………………

Era martes por la mañana. Joey iba llegando al salón tarde; como siempre. El profesor después de unos minutos de regaños, dejo pasar al chico.

-Joey, -dijo el pequeño Yugi; que se sentaba frente al rubio. joey lo miro y entre dientes le dijo-

-Que pasa yugi…

-Me dieron esta carta en la entrada, para ti.

Joey tomo la carta y se sentó en su asiento. Una vez en su lugar él rubio empezó a leer la cara, la cual al parecer no tenía nada escrito por fuera.

Saco la hoja dentro del sobre y cuál fue su sorpresa al ver de quien era

De: kaiba

Para: wheeler

En estos últimos días me he dado cuenta que eres muy atractivo. Y me gustaría, invitarte a tomar algo para conocernos mejo.

Te espero en KCorp esta noche. A las 9.00pm; se puntual. 

El mensaje enfureció al chico; no podía creer que ese maldito egoísta quisiera algo con él. Y mucho menos le parecía la forma en que se lo pedía; ya que la carta, o más bien el mensaje estaba escrito en un papel; con los logos de kc, y estaba impresa. Ni siquiera era su letra. El rubio estaba que echaba chispas; pero un pensamiento juguetón cruzo por su mente.

Por qué no, -dijo con una risa en sus labios- Si seto kaiba quiere a este chico lo tendrá, o más bien yo lo tendré a él.

El día trascurrió tranquilo. Joey se despidió de sus amigos y se dirigió a su trabajo. Al llegar a su trabajo se topo con un regalo del CEO de KC, era un ramo de rosas blancas, con algunas rosas azules, las cuales recordaban los ojos hiel del castaño.

Todas las chicas se emocionaron al verlas, y claro que hubo muchas que preguntaron por el remitente. Joey estaba sonrojado, a él jamás le avían regalado rosas o algo parecido; pero su orgullo y ego hizo que las tirara a la basura. Todas las chicas se asombraron y claro que berrearon.

-¡Joey ere cruel!, ¡no debiste tirarlas! y ¡ni si quiera leíste la nota!.

Joey sabía perfectamente quien le mandaba las flores; y no las quería. Él era un hombre, y las flores solo eran para las chicas. Al parecer joey se sentía humillado, pero tenía muy en claro como vengarse del maldito que lo avergonzaba.

La dueña del lugar noto a su empleado, estrella enojado. Cosa rara en él, asi que le pidió que tomara un descanso y platicara con ella.

-Si me va a preguntar por las flores, solo le diré que no me gustan –el rubio se cruzó de brazos y ladeo la mirada haciendo un berrinche, como niño pequeño.

La mujer rio en silencio, pues el chico se veía tan tierno, sin embargo la mujer se aventuró a musitar, -No te gustan o te sientes humillado, por el regalo. Porque si es asi déjame decirte que eres un estúpido macho, que no se deja amar.

Joey,  poso sus ojos en la mujer, y eso fue la señal que confirmaba la hipótesis de la mujer -¡Vamos guapo!, cuéntale a tu jefa cual es el problema que te aqueja.

Joey se sentía morir, quería contarle a alguien lo que le sucedía; pero le daba pena, -No quiero contarle a nadie; es que es muy vergonzoso –dijo en un débil susurro, ocultando el rostro en algunos mechones sueltos-

-¡muy vergonzoso!, -dijo la mujer como intriga- Asi que por eso no quieres contarme nada, ah… ya entiendo.

Joey había caído en la trampa de la mujer y lentamente fue soltando la sopa, -Es que me las mando un hombre, y usted comprenderá que eso es raro. El rubio sobaba su cabeza con su mano, mientras mostraba una cara de nerviosismo.

A la mujer cada vez le parresia mas interesante el tema y quería averiguarlo todo…, Como buena amante del yaoi, sin embargo esto era la vida real -bueno es raro de la forma en que tú lo quieras ver, hay muchas personas que lo ven muy normal.

-¡no!, ¡no!, ¡no!, Esto no es normal, -exclamo Joey con demasiado exageró- Dos chicos juntos, no es normal y mucho menos cuando él es tú enemigo.

Las cosas cada vez se ponían mejor y la mujer se sentía feliz. Todo era como en las historias que le gustaba leer, -¡tu enemigo!… ¿?  Acaso él chico que te mando esas flores es un chico mal.

La mujer seguía feliz, llena de vida ya que estaba viviendo la negación de un chico gay; -Si es un patán, desde que lo conocí me ha hecho la vida de cuadritos, me maltrata, me trata como un perro, y me ordena. Su carácter no es nada amable, y además me golpea, de la nada.

Con las palabras del chico la mujer descubrió sin dejar duda que su empleado era atormentado por un seme malvaba, el cual deseaba conocer.

-Y dime pequeño; que piensas hacer, ese tipo ya te hecho el ojo, y no creo que te deje tan fácil.

-Lo sé, por eso estado pensando todo el día en que hacer, y creo que ya se me ocurrió algo.

La mujer quería saber que era lo que el oji-miel tramaba, pero no estaba muy segura si era correcto preguntar.

El rubio se levanto de su asiento con rapidez, parresia ansioso -¡Gracias!... ya me siento mejor y esta charla me sirvió para desahogarme un poco. Asi sin más él chico regreso a trabajar, dejando a su jefa con una enorme curiosidad.

Las 8:00 pm dieron y ya era la hora de la salida del rubio. Él chico emprendió su salida, pero antes de eso tomo la nota que venían con las flores; ya unas cuadras lejos de su trabajo, empezó a leer la nota.

De: kaiba

Para: mi cachorro

Mi cachorro, -dijo joey enojado- Se ve qué este tipo solo quiere endulzarme los oídos para llevarme a la cama maldito miserable –gruño furioso- Pero ya le daré una cucharada de su propio chocolate.

 El ahora cachorro siguió leyendo la nota con enfado… No sé si vengas esta noche, pero yo espero que tú inquietud  de cachorrito curioso te traiga hasta mí.

 Yo se que esta no es la forma correcta de confesarme, pero una vez que estemos juntos prometo compensártelo con creses…

 

El cuerpo de joey se estremeció. Estaba seguro que si no acababa esa noche con esa situación, kaiba jamás pararía hasta tenerlo en su cama.

Joey conocía el método de kaiba. Ya que él no era la primera víctima. Kaiba le había hecho lo mismo a Marik, a Bakura y hasta a Mai, los tres jamás dijeron nada por pena, y además por que kaiba los tenia amenazados con videos de una noche o más bien de la única noche…

El oji-miel había descubierto ese secreto; ya que yugi hablaba dormido y porque él mismo vio cuando kaiba amenazaba a los otros, fuera de un campeonato de duelo de monstros.

Pero esta vez kaiba se encontraría con la horma de su zapato; puesto qué nadie jugaba con joey wheeler y mucho menos con sus amigos. Asi que joey se dirigió a su casa, para prepararse y darle una bella y sensual sorpresa al maldito engreído.

Joey se baño y se puso una loción embriagante; que Duke le había regalado en el intercambio de navidad; busco su ropa más provocadora y sensual. Kaiba se llevaría una sorpresa, cuando viera al rubio, tan apetecible y más aun cuando se le escapara vivió.

Saco de su armario unos bóxers pequeños, que se ajustaban perfecto a su cuerpo, sobre los bóxers se puso un pantalón de mezclilla con unos des tonos en la pelvis, eran como pliegues más que nada… Una camisa de vestir blanca de manga larga, que se ajustaba divinamente a su cuerpo, como si se la hubiera pintado dios con su dedo, un cinturón con una hebilla algo visible, no muy exagerada, pero si notable, unos botines, de color negro, que iban bien con el cinturón, pero el oji-miel sentía que algo le faltaba.

Se miro al espejo, y se abotono por completo la camisa, tomo una chaqueta tipo gabardina corta, de color beis y el chico se sintió completo, pero miro una corbata negra y se dijo, -Por qué no -así me veré mas juguetón pensó, metió unas cosas de sumas importancia a sus bolsas y Salió rumbo a KC

Tomo un taxi, ya que se le había hecho tarde, en el trayecto no dejaba de recordar su plan, si todo salía mal él sería una más de las victimas de kaiba, así que repasaba muy cuidadosamente su plan.

 

Mientras joey se dirigía a KC, él magnate hombre de negocios, platicaba con su hermano, por medio del video chat…

-Hermano, estás seguro de lo que vas a ser.

-Jamás estuve más seguro de algo Mokuba –el pequeño azabache notaba en la mirada de su hermano que este tema iba en serio, pues en la pupilas de su hermano se podía ver la pasión dormida del dragón.

-Pero como sabes que joey siente lo mismo por ti –el niño estaba preocupado por los sentimientos del mayor, pues era incierto el comportamiento del hiel. Tal vez si Joey lo rechazaba este se refugiaría en el trabajo cosa que hacía muy bien. Pero esto implicaría que se fuera del país tal vez china o américa…  

-Bueno Mokuba yo lo veo en sus ojos; es algo instintivo. Y mis instintos jamás me traicionan.

-Pero hermano… pedirle matrimonio, no es muy acelerado; no sería mejor que primero salieran, y se conocieran, tú sabes

-¡No! -dijo con suma autoridad- Ya me canse de estar jugueteando; lo que yo quiero es sentar cabeza y que mejor, que con la persona que amas.

-Hermano, te puedo hacer una pregunta –dudo el pequeño, pero se mantuvo firme ante los ojos azules  

-Vamos hazla –exclamo el mayor con desdén

-Porque tú nunca le dijiste a joey, lo que sentías por él.

Kaiba quedo algo pasmado y miro la cara de seriedad del pequeño la cual se veía angustiada -Eso es algo que ni yo mismo sé -contesto con perplejidad-

La conversación de los hermanos fue interrumpida por el intercomunicador, que estaba sonando, kaiba apretó el botón y una voz se escucho.

-El señor wheeler está aquí, el corazón de kaiba se acelero, jamás en toda su vida se había sentido tan nervioso.

-Que pase, -dijo nervioso- Bueno mokuba, espéranos despierto, por que hoy mismo joey se quedara con nosotros.

-Si hermano, los esperare y preparare algo, para celebrar su compromiso.

-Está bien solo por esta noche echaremos la casa por la ventana, ya que nuestra boda no tendrá ni una expresión. Kaiba apago el monitor y se paró de su asiento, en espera de su amado.

 

Mientras tanto joey se encontraba en la recepción, él rubio escucho la orden que kaiba había dado a su secretaria, él chico solo de oír la voz de kaiba se ponía rabioso, se dirigió al elevador que le indico la secretaria, pero aun cuando joey trataba de hacerse el fuerte, sus nervioso lo traicionaban, el pobre chico no dejaba de reclamarse mental mente una y otra vez…

-Cómo es posible wheeler, tienes que ser fuerte, ese maldito se burlo de tus amigos, tienes que darle una lección. el corazón de joey se aceleraba, él chico no sabía si era por lo que kaiba le haría si lo descubría o si era porque él lo deseaba.

Joey llego al último piso, las luces estaban apagadas, pero un camino de velas es forma de dragones iluminaba el lugar, en el piso habían pétalos de flores, joey solo trago saliva, y sus piernas empezaron a temblar, una música romántica, llenaba ese lugar, joey salió del elevador, pero se sentía muy nervioso, asi que se quedo inerte, pero una muy seductora voz le llamo.

-Cachorro… que estas esperando, las silueta de kaiba apareció de entre las tinieblas, siendo iluminada por la tenue luz de las velas.

Joey sintió un dolor en el estomago, también sintió un escalofrió recorre su cuerpo

-Estas nervioso, pregunto kaiba con una voz llena de ternura, pero al mismo tiempo con esa sonrisa que hacia enojar a joey.

Joey se despabilo, después de unos minutos de divagación; y de recordar porqué estaba ahí.

-Es verdad lo que decía la nota -pregunto joey con un tono de inocencia, y de fragilidad, rehuyendo de los ojos acosadores del hiel-

Kaiba por otra parte no podía quitarle los ojos de encima a su cachorro, estaba real mente deliciosa en ese instante y tan sumiso, que algo entre las piernas del CEO, empezaba a despertar.

-Cada palabra es verdad cachorro -Kaiba se acercó lentamente hasta Joey, las manos inquietas del oji-azul empezaron a recorrer el cuerpo del rubio, lentamente el primer lugar que visitaron fueron las caderas del menor; ya junto a él con la otra mano sujeto el mentón del rubio y poco a poco se inclino, para darle un beso.

Pero eso no fue posible ya que el rubio detuvo los labios del moreno con sus dedos; claro que tener a kaiba tan cerca no era fácil para él rubio, ya que quería matarlo a golpes, pero antes de dejarse llevar por sus impulsos cavernícolas decidió parar todo.

-Tú me invitaste a tomar algo, no es asi…

Joey camino un paso hacia tras, esto hizo que él CEO deseara mas al muchacho, él moreno tenia años soñando con probar los labios de ese perro malcriado, que una vez más se le escapaba. Joey camino dentro de la oficina, y pudo ver que estaba decorada, al estilo parisiense de una noche romántica en un balcón

-Nada como parís para una noche de amor, -dijo Kaiba cerca del oído de joey.

Lentamente Joey se alejo del moreno, empezó a observar todo el lugar y en la mente de joey solo cabía una palabra -maldito bastardo, con que este es tu troco…, para que caigan en tus redes, pero m… con migo no te funcionara. Él rubio sonrió de lado, y con los nervios tranquilizados, dio marcha a su plan.

-Es verdad que últimamente me encuentras atractivo, pregunto con cinismo él cachorro, kaiba que miraba desde lejos al rubio se exalto, él no quería que su cachorrito pensara que solo lo quería para pasarla bien un rato, no, no… Lo que él CEO buscaba era estar con él para siempre, colmarlo de dicha felicidad y porque no, uno que otro hijo, eso era lo que el moreno deseaba.

-Me temo que es más que eso mi pequeño tesoro, joey no creía lo que sus oídos oían, seto kaiba usando palabras amorosas, No se lo podía creer y obvia mente sus labios lo delataron, ya que estos mostraron una enorme sonrisa.

El CEO también sonrió, -Te gusta lo que oyes, pregunto el joven, que lentamente se aproximaba al rubio.

-Porque, si es asi, a un hay algo que quiero decirte, una vez estuvo cerca él moreno del rubio, lo encuno entre sus brazos, lo miro a los ojos he hizo la pregunta.

Joey se cinteo desfallecer, como era posible que kaiba jugara con los sentimientos de los demás de esa forma, pero el momento era ideal para empezar su venganza.

-Acepto, -dijo el rubio tímidamente, kaiba noto la timidez de las palabras de su ahora prometido.

-Por qué tan tímido mi cachorro…, joey sonrió internamente, todo marchaba a la perfección.

-Tímido yo…, respondió con una sonrisa traviesa él rubio, mientras este colaba sus manos debajo de la camisa del moreno y… kaiba no se hiso del rogar ya que él también empezó a colar sus manos en la camisa de joey, las manos del moreno se sentían en la gloria, esa piel tan delicada y sublime era de otro mundo, mientras joey solo sentía asco al ser tocado por él ser más miserable del mundo.

Los labios de Kaiba buscaron desesperadamente los labios de Joey, y con una energía pasiva se unieron en un beso desesperado, la lengua se hizo presente, Joey dejo que Kaiba dominara, y que inspeccionara su cavidad por completo, los ánimos poco a poco se fueron animando, al mismo tiempo que su ropa, iba desapareciendo, kaiba lentamente llevaba a Joey hasta un diván, que tenia puesto un millón de almohadas.

Joey sentía los leves arrimones, que su ahora prometido le dada a su cuerpo, para lentamente llevarlo hasta el diván, joey estaba al límite, quería salir corriendo para poder vomitar, tenía tantas nauseas que solo las podía contener, con los ojos serados, al contrario de kaiba, que se deleitaba con el cuello del rubio.

Kaiba no tenía palabras, mil veces fantaseó con estar asi con su amado, pero ninguna se comparada a lo que en realidad era, los gemidos del rubio no estaban en la banca, ya que rápidamente salieron al juego, esto excitaba locamente al moreno, su sangre hervía con cada rose, con cada beso, con cada gemido, que su tesoro le regalaba.

-Espera, -dijo joey sacando de su transe al moreno, él rubio se encontraba reposado bajo el cuerpo del moreno, su respiración era ahogada y débil, él moreno cedió a la petición del rubio con mucha dificultad, ya que en ese momento no se sentía consiente se sus actos.

-Que pasa cachorro, dijo el moreno entrecortado, por la excitación de su cuerpo, joey que poco a poco se recuperaba solo fingió una sonrisa y dijo.

-Yo también quiero cooperar, se enderezo, y empujo de los hombros al oji-azul. Kaiba miraba con fascinación a su hermoso prometido; una vez que él moreno se hallo sentado el rubio se sentó ahorcadas, sobre las piernas del susodicho.

El CEO se encendía con la imagen que tenia frente a él, jamás pensó que su cachorro, quisiera complacerlo…, él moreno poso sus manos en las caderas de su amante, y lentamente las masajeaba, mientras el rico joven disfrutaba de su desliz, el oji-miel sufría, ya quería terminar con eso, y empezar a olvidar su horrible experiencia.

Con todo su valor, empezó a besar el cuello del oji-azul, él moreno se estremeció, y por supuesto que gimoteo, como un niño pequeño, él rubio hábilmente desabrocho la camisa del riquillo, este solo sonreía y acariciaba los rubios cabellos de su amado, Joey resbalo lentamente sus manos hasta el cinturón del castaño, al castaño parresia no importarle en donde ponía las manos su amante.

El rubio trago saliva, y le rogo a todos los santos que conocía que le ayudaran a pasar ese trago amargo, asi sin más bajo el cierre del pantalón, y se aventuro a sacar la enorme erección del engreído. Las manos del chico temblaban, y unos penetrantes ojos no eran de mucha ayuda, solo hacían que él inexperto chico se asustara mas.

Una voz llego a los oídos del rubio, -No tienes que hacerlo si no quieres, es tú primera vez, y quiero que estés relajado, y que lo disfrutes al máximo -las palabras del engreído, hirieron que el ego del rubio despertara. Como sabe que es mi primera vez, se preguntó él rubio así mismo.

Eso prendió la chispa para que se llenara de mucha determinación y tomara por completo el miembro del oji-azul, este solo gimió, lo cual le causo diversión al inexperto.

-Cierra los ojos, -dijo él pequeño cachorro. Él moreno no dudo en ningún momento en hacerlo, ya que estaba disfrutando con plenitud lo que su prometido hacia, realmente no había palabras para describir lo que su cuerpo estaba experimentando.

El moreno cero los ojos, el sintió como su cachorrito cambiaba de posición, y ponía sus manos sobre las rodillas del moreno.

El empresario empezó a oler un exquisita esencia, no sabía con exactitud que era, pero le gustaba, después de unos minutos, no noto movimiento asi que abrió los ojos , y se topo con su cachorro total mente arreglado.

El chico trato de enderezarse, pero su cuerpo le pesaba demasiado, y fue entonces que el rubio hablo.

-No podrás moverte por un par de horas, él oji-azul mostro un ensamble perturbado y confuso.

-¡Que!... –exclamo exaltado- eso te mereces y mas, maldito infeliz, mientras él rubio terminaba sus palabras, también lentamente sacaba una cámara de video, esto sorprendió al CEO, él no sabía el por qué del comportamiento de su amado, -es un sueño- se decía asi mismo, mientras coriana lagrimas de sus ojos, -Esto es una maldita pesadilla. ¡si!... eso es, una maldita pesadilla   

Continuara>>>


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).