Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Recordar como volver. por momu

[Reviews - 36]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Narració de William. 

El celular vibro en mi bolsillo y conteste. 

 

<<¿Se lo has dicho ya?>> preguntó Elena del otro lado del teléfono. 

 

--Sabes que ha habido problemas últimamente... --respondí soltando el aire. 

 

<<Tienes que decirle esta esta misma tarde, Benjamin me a enviado un correo y cuanto antes se inscriban más rápido se realizará el proceso >> explicó rápidamente. Me toque la sienes, su voz me estaba haciendo doler la cabeza.

 

-- Vale, dame tiempo quieres, yo se lo diré --pedí y se escuchó un silencio al teléfono. 

 

<<No se te olvide por lo que has trabajado tanto hasta ahora ¿si? no quiero que pierdas esta oportunidad por razones sin sentido. >> 

 

--Gracias, me voy ya, te quiero -- dije, se despidió y colgó. 

 

Al fin lo había conseguido. No más solicitudes para el doctorado y al mismo tiempo un extraño remordimiento surcaba mis pensamientos.

 

Me encontré con Oliver hasta entrada casi la madrugada, habíamos pasado todo el día sin hablar, ni siquiera habíamos cruzado miradas. 

 

Sobre todo yo había decidido ignorarlo, después de tanto tiempo el que siempre se disculpaba por todo y hasta situaciones de las cuáles no tenía la culpa era yo. 

 

--Hay un nuevo café sobre la avenida principal... -- dijo rompiendo el zumbido de la calma. 

 

No presté mucha atención. Y continúe haciendo la cena. Aún sentía que todo se me revolvía en la cabeza, lo de Mailo, aquel polvo con Oliver, nuestra discusión última, las semanas de tensión entre ambos, no estaba muy seguro de cómo hallarle solución a todo.   

 

 -- Podríamos ir pasado mañana, estoy lib...

 

--Mailo y yo iremos a recoger las piezas en la herrería ese día. -- dije y hubo silencio. 

 

Lo noté tenso y algo intranquilo, se paró al comienzo de la barra y me observo un par de minutos sin decir nada. 

 

Siempre parecía querer decir algo pero todo se lo tragaba, era incapaz de demostrar aunque fuera una pizca de vulnerabilidad. 

 

Terminamos de comer sin decir nada, escuchando los monótonos sonidos del tintinear de los cubiertos. 

 

Después me retire de la mesa dejándolo a él, me cambié y me acosté, guardé silencio, sabía que Oliver estaba arrepentido, pero era tan orgulloso como para aceptarlo. 

 

No dijo nada, se levantó y se cambió en el armario. Después se acostó en el sillón con un cobertor. No le dije nada. 

 

Pasaron algunos minutos en silencio, ambos despiertos.

 

El crujido de la madera del suelo, la vibración apenas audible de los vidrios del domo. Sabía que tendría frió si se quedaba allá solo. 

 

Había intentado hablarme y yo lo había ignorado por completo y él había decidido alejarse, lo único que estaba logrando con mi actitud era que nos distanciáramos más y por mas molesto que estuviera, de lo único que estaba seguro era de que no queria eso, era lo último que deseaba. 

 

--¿Vas a quedarte en el sofá? -- pregunté desde la cama, pero no hubo respuesta. 

 

Me levanté y camine hasta donde él. 

 

--¿Que haces? -- cuestionó sorprendido cuando comencé a acostarme a su espalda en el sillón. 

 

--Acomodarme a dormir-- respondí y él se enderezo confundido. 

 

--William...

 

--Si tú duermes aquí yo también... --dije, me miró unos segundos en absoluto silencio. Solo me contemplaba.

 

--¿Por qué? --preguntó suavemente. -- estás enojado ¿No?-- añadió.

 

--Últimamente casi no pasamos tiempo juntos en casa, siempre hemos dormido juntos, al menos eso podemos hacer...-- expliqué.

 

--No hablo de eso... aunque discutimos, dije cosas y... -- se mordió el labio acomplejado, se que pensaba en el ultimo polvo. --¿Por qué? --pregunto

 

--Lo se, eres insoportable...-- dije, me miró fijamente unos segundos, sabía lo que quería decir, lo amaba, lo amaba cada maldito segundo, ni siquiera cuando más furioso me encontraba con él podía dejar de hacerlo. -- y lo sien...

 

Puso sus dedos sobre mis labios callándome. 

 

--Cuando te disculpas de cosas de las que no tienes la culpa solo me haces sentir miserable... -- explicó seriamente  

 

Tome su mano y la sostuve quitándomela de la boca. Desvió la mirada.  

 

--No debí actuar así cuando tuvimos sexo, por mas molesto que estuviera no tuve que tratarte así, por eso me disculpo-- explique y me miró acomplejado durante un minuto. Después volvió a desviar la mirada 

 

--Yo.... --se vio inquieto, se removió en su lugar y se pasó una mano fugazmente por la barbilla. -- dije cosas que no... quería -- dijo rápidamente como si no hubiera querido que lo escuchara y se acostó dándome la espalda de nuevo, me recosté acomodándose con mi pecho pegado a su espalda. 

 

--No quiero que Mailo vuelva aquí.... --dijo, le acaricie el cabello apartándose de su oreja. -- Ni que vuelvas a llevarlo a los bollos.... -- añadió. Sentí tanta ternura que por poco se me escapa una risa. 

 

--Estas ce...

 

--Callate. no es así, no es por ti... --me interrumpió alborotado, solté una risita por lo bajo y le bese el cuello. 

 

--Claro que no es por mi... --afirme sarcásticamente deslizando mi nariz por su nuca y segundos después caí del sillón al suelo en un estruendoso golpe boca arriba. Me queje tocándome el pecho del cual había escapado el aire y luego vi a Oliver asomarse con una sonrisa victoriosa. 

 

--No debiste hacer eso te acabas de meter con la persona equivocada --dije y me levanté enseguida. 

 

--No, ¡espera!... --dijo y se escapó a tropezones detrás del sofá, el pie se le enredó en el cobertor y se arrastró hasta la cama torpe y apresuradamente, cuando giro ya lo tenía a centímetros y soltó un grito nervioso cuando lo jale de las caderas. 

 

Ambos nos quedamos estáticos y se sintió esa electricidad que siempre había habido. sus labios chocaron contra los míos con fuerza y el calor de su aliento se mezcló con el mio, nos comenzamos a besar hasta que en un giro inesperado yo quede abajo. Le apreté una nalga y se saco rápidamente la playera de dormir que traía quedando en calzoncillos. Restregó su trasero contra mi miembro en movimientos ondulantes y me bajo a continuación el pans y la ropa interior, dejando salir mi erección atrapada. 

 

Se estiró hasta el cajón a un lado de la cama y virtio sobre mi pene el lubricante. 

 

Me incorpore para besarle el cuello y aproveche para prepararlo con la viscosa sustancia. 

 

--Bast.. ta --jadeo mientras con mis dedos introducidos frotaba su próstata. rodee su estrecha cintura con un brazo y lo atraje a mi continuando con lo anteriormente mencionado. su cuerpo vibro y me intentó empujar para que me detuviera. --William si sigues haciéndolo no... -- se inclinó en un jadeo y apretó mis hombros con fuerza -- no habrá sexo en dos meses... --amenazó y reí un poco, metió una mano por enfrente de sus piernas e intentó detener mi mano pero fue inútil. 

 

--Me pregunto si seria un castigo para mi o para ti -- dije y me propició una mordida en el hombro. 

 

Cuando creí que estaba en su límite y no podía contenerse mas al fin lo solté y me recosté de nuevo. desde ahí la vista era deliciosa. 

 

Su respiración agitada le humedecía los labios, su pene completamente erecto se estremecía por si solo de arriba a abajo por el estímulo interno, se sostenía con ambas manos sobre mi torso y se esforzaba por controlar la ráfaga de orgasmo que amenazaba con hacerlo correr. Se quedó así un momento intentando tranquilizarse hasta que al fin lo consiguió y respiro profundamente echando la cabeza hacia atrás. 

 

--Jodete... --me dijo y solté una risa.

 

--Creí que te gustaban los juegos extremos -- bromee. Se sentó sobre mi erección y poco a poco bajo hasta introducirla por completo en si mismo, se mordió los labios y comenzó con una tambaleo de enfrente hacia atrás, moviendo las caderas con sensualidad. -- Joder... -- dije llevando mis manos a cada lado de sus caderas. --Así exactamente.... -- se sentía tan bien que por un momento creí que no duraría ni dos minutos. 

 

--Vamos a ese café del que hablaste...-- le dije y sonrió. 

 

--Si... 

 

Así continuamos hasta  casi el amanecer. 

 

Me quede dormido un par de horas quizás, cuando desperté el sol aun no salia y lo mire parado mirando por el domo, el frió del exterior en contraste con el calor del piso habían cubierto los vidrios de diminutas gotitas de agua que se escurrían de vez en cuando. 

 

--Ven a la cama ¿no tienes frió? --pregunte y me volteo a ver. 

 

--¿Te dije que hace varios años fui a Mexico.... ?--dijo y volvió a ver a través del vidrio. El cielo apenas se comenzaba a pintar de un púrpura obscuro. --¿Recuerdas que me insististe para que nos mudáramos allá? --preguntó. De pronto me sentí preocupado. ¿Acaso tenía intenciones de aceptar ahora mis proposiciones? 

 

--Si te hubiera conocido antes me hubiera gustado llevarte al restaurante de mi padre... -- explique pero no dijo nada, se quedó mirando por la ventana el horizonte luminoso....

 

...

..

.

 

--¿Así que jamás se lo contaste, sobre Mailo? --me pregunto Edgar con un tono un tanto de reproche, incluso sentí una punzada en el pecho ante su mirada. 

 

--¿Como podría contarle algo que recordaba vagamente y que no había significado gran cosa? No quería que las cosas empeorarán...

 

--¿Hiciste como si nunca hubiera ocurrido? --me interrumpió y trague saliva. 

 

--Si... --dije suavemente. Me llevé las manos a la frente recargando los codos en la mesa y solté el aire fuertemente. -- ¿tú le habrías contado a linda? --pregunte y apretó los labios.

 

--¿Qué hay de Mailo? --preguntó y negué. 

 

--Oliver intentó llevarse mejor con él pero dejaron de ser tan cercanos como antes, conmigo siguió trabajando en diferentes proyectos.-- explique

 

--¿Ni siquiera te busco?

 

--Lo hizo, y le expliqué que, lo que yo buscaba era meramente profesional, que era mejor así para nuestros futuros proyectos, pero siguió insistiendo, él siempre fue muy amable conmigo,y de alguna forma continuó intentando --explique. 

 

Edgar soltó el aire y se llevó las manos a la nuca. 

 

--¿Oliver supo los sentimientos de Mailo hacia ti? --preguntó, solté el aire y no supe responder con certeza.

 

--No lo sé realmente, yo jamás le conté nada, pero intuyo que Mailo se lo confesó. Lo que se es que, desde que Mailo apareció Oliver cambió. 

 

Edgar se quedó un momento con la mano metida en su bolsillo y cuando la saco, llevaba consigo un llavero, busco uno de entre tantos y me mostró un sombrero de charro forjado en cobre. 

 

--Tu padre me lo regaló cuando abrieron el restaurante, estaba mocoso entonces -- dijo y sonreí. -- ¿Por qué no regresaron? parece que le interesaba venir. -- pregunto. 

 

--No se por que de pronto hizo mencionó aquella vez del viaje pero, se negó, se negó rotundamente... -- me deje de recargar en el barandal de la terraza y camine hasta el voladero del balcón y con las manos metidas en los bolsillos contemple el campo lleno de árboles que se extendía hasta la lontananza. -- Fue por lo de Benjamín Charm, la beca en la academia --explique. 

Notas finales:

Espero hayan disfrutado este capitulo <3 <3 <3 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).