Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Un Lugar Secreto por Akins

[Reviews - 1]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

El camino a lo largo del bosque era algo que realmente disfrutaba, sobre todo a esa hora en la que los árboles se bañaban del naranja de los ultimos rayos del sol. La paz y tranquilidad que le brindaba la fría brisa del viento, el olor de los árboles y las flores, la inmensidad que lo rodeaba.

Justamente por ello lo había elegido, porque era el preámbulo perfecto, el sendero que lo conducía a la felicidad.

Oh sí, la naturaleza del inmenso bosque podía compararse con la felicidad que aquel ser le brindaba a su corazón.

Había batallado por él, por estar a su lado, por tenerlo junto a él. Todo lo había hecho por los esos bellos momentos que pasaban juntos solo los dos y mientras más avanzaba por aquel camino su corazón iba acelerándose.

La sonrisa en sus labios evidenciaba lo feliz que era al saber que pronto llegaría hasta donde estaba él. Hasta el lugar secreto de sus encuentros. A ese pequeño rincón donde nadie más podía entrar.

El lugar que todo el mundo estaba buscando, al ser al que todos querían encontrar y solo él sabía donde estaba. Porque sólo él tenía el derecho. Nadie más.

Frente a él estaba la linda cabaña que era su "dulce hogar". Caminó feliz hasta la puerta. Se sacudió los zapatos, se quitó el abrigo, colgó las llaves y avanzó.

Ya la noche había caído, la oscuridad había inundado el bosque al igual que la pequeña cabaña.

Encendió la chimenea para que esta le diera un poco de calor y luz al oscuro lugar.

Era hora de la cena, pero no tenia hambre, solo quería probar su tan preciado "postre". No lo dudo ni un momento, caminó seguro por el pasillo y abrió la última puerta con la llave.
La oscuridad de la habitación no le impidió ver la pequeña figura frente a él. Podía oírlo tratando de hablar.

— Hola Lee

Ahí, atado de pies y manos, amordazado y con los ojitos vendados podía sentirlo temblar de la "emoción".
Al menos así lo imaginaba él.

— Tranquilo, ya estoy aquí

Había manchas de sangre y marcas de golpes por todo su cuerpo. Verlo así tan indefenso ante él le gustaba. Lo prendía de sobremanera.

Le quitó la venda de los ojos. Ese brillito especial en los ojitos de Lee le encantaban y esos suavez sollozos que no podía evitar.

Rock Lee se había vuelto su anhelo. Juró que lo haría suyo a como dé lugar y lo cumplió.

— ¿Pensaste en lo que hiciste?

El menor asintió despacio con la cabeza.

— Estas muy arrepentido ¿verdad?

— Sí

Acarició una de sus lastimadas mejillas y Lee correspondió al poco tiempo el roce de aquella mano.

— Me alegra mucho saber que no lo volverás hacer

Gaara lo cargó en sus brazos como si fuera una novia. Sentía el cuerpo tembloroso del menor

— Esta haciendo mucho frío — le dijo mientras lo conducía hasta la sala. — Quédate aquí — ordenó y lo dejo sentado sobre el suelo frente a la chimenea y volvió por el mismo camino.

A Rock Lee se le humedecieron los ojitos  cuanto vio el periódico tirado a un lado suyo.

"Policía sigue con la intensa búsqueda de Estudiante desaparecido" decía aquella portada junto a una foto suya.

Había perdido todo sentido del tiempo, no recuerda hace cuanto tiempo fue que todo aquel calvario empezó. Solo recuerda que aquella tarde estaba volviendo del colegio al igual que todas las tardes y que aquel pelirrojo salió de la nada y lo golpeó duro en la cabeza. Lo siguiente que recuerda es despertar amordazado en aquella habitación oscura.

Eso había sido hace mucho tiempo.

Sintió los pasos del mayor quien lo cubrió con una manta mientras depositaba un beso sobre sus cabellos.

— Esta noche será especial — susurró sobre sus oídos.

Lee no quería estar ahí, quería salir corriendo y volver a casa junto a su padre pero era imposible porque Gaara estaba ahí y no lo iba dejar ir.

Solo debía aceptar las caricias y los gestos de "amor" que tenía el pelirrojo con él. Parecía simple de hacer pero no lo era en absoluto.

Gaara se había sentado detrás de él frente al calor de la chimenea. Lo rodeaba con sus brazos y sus piernas. Dejó caer su rostro en la nuca de Lee quien temeroso trató de evitar alejarse al contacto de los labios de Gaara sobre su cuello.

El pelirrojo parecía disfrutarlo, realmente lo estaba haciendo.

— Me encanta poder estar contigo — dijo con voz suave

— Lo sé... a mi también — respondio como Gaara le había enseñado.

Gaara separó sus brazos alrededor de Lee, se giró y al volverlo a rodear sus manos sostenían una pequeña caja blanca decorada con una cinta roja.

— Es para ti, ábrelo

Lee tomó sobre sus manos aquella pequeña caja, desató el pequeño lazo y lo abrió. Dentro de la caja estaba un collar con un pequeño dije qué el conocía muy bien.

Había tratado de no llorar pero no podía evitarlo, aquel regalo era el que su papá le dio en su último cumpleaños, lo atesoraba más que a nada. Por ello lo había guardado en su habitación para evitar perderlo.

— Tu padre está muy desesperado por encontrarte

Auquello había sido el potenciador de sus lágrimas.

— En realidad todos están muy desesperados por dar contigo. Pero no te preocupes, yo los estoy ayudando a buscar

Gaara había sido asignado como el agente encargado del caso de la desaparición de Rock Lee en la ciudad de Konoha.

— Ellos nunca te encontrarán — le susurró a al oido — estarás mejor conmigo.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).