Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Cam boys por SomeshitPink

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Este trabajo también está en wattpad, bajo el mismo usuario. uwu ♥

Tan pronto Jungkook dio click a la liga que Kim Taehyung le había mandado, un suave gemido llenó por completo la habitación, rebotando en las paredes, hasta llegar a sus oídos y provocarle una escalofrío a su cuerpo.


Maldijo completamente exaltado, buscando la tecla de mute para silenciar el video.  Buscó sus audífonos casi a tientas, pues su atención estaba completamente volcada en la transmisión; los encontró a un lado de su almoha y tardó en desenredarlos, pero pudo quitar los nudos y conectarlos a su laptop, escuchando con una mejor calidad todos los sonidos mojados que comenzaban a salir de esos delgados labios en pantalla. 


Los gemidos, tan dulces como sucios, resonaron contra sus tímpanos y viajaron lentamente hasta su entrepierna, dando ligeras descargas eléctricas en esa zona. Jungkook quiso evitar moverse, pero su mano izquierda se dirigió, por instinto, hasta el bulto que se había formado bajo los bóxers negros que usaba esa noche. Acarició superficialmente, en círculos, sintiendo la dureza contra su palma.


Jungkook se dio el tiempo de mirar con atención cada uno de los gestos eróticos que Lil Meow Meow hacía frente a su cámara, complaciendo cada una de las peticiones que sus suscriptores hacían, después de ofrecerle buenas cantidades de dinero.


Mordió su labio inferior, sintiendo una mezcla de emociones que iban desde el morbo, pasando por el placer, hasta llegar a la frustración, pues el chico realmente sabía lo que hacía. 


La página web para cam boys tenía cientos de videos en vivo, y muchos más con algunos minutos, horas e incluso días de antigüedad. Pero Jungkook había ignorado cada uno de ellos, para concentrarse en el usuario que tenía pocos días de haber ingresado al Top 10 semanal, subiendo lentamente hacia el primer puesto, desplazando a varios cam boys que llevaban un tiempo en el sitio, incluyéndolo a él y a Gucci Boy.


Lil Meow Meow había iniciado como todos los demás: sin suscriptores, sin dinero, sin popularidad. Pero su creciente fama estaba representando una amenaza para el trabajo de Jeon Jungkook, quien había puesto su esfuerzo en los últimos meses y no estaba dispuestos a dejarse vencer tan fácilmente.


Una maldición salió de sus labios nuevamente, el video que se reproducía en la pantalla de su laptop era muy caliente. Su mano trabajaba con lentitud sobre su miembro, moviéndose al compás de los gemidos que el chico pálido soltaba sugerentemente para complacer a sus suscriptores, mientras un pene de plástico, rosa y lleno de lubricante, entraba lentamente en él.


No podía negarlo, era muy bonito y se veía inocente, con ese antifaz de gato cubriendo la mitad de su rostro; era todo lo que los suscriptores buscaban, parecía tener un cuerpo delicado y pequeño, con la piel increíblemente pálida, y un trasero perfecto en el que cualquier persona quisiera hundirse.


Lil Meow Meow era una amenaza creciente para Jungkook, lo aceptó mientras continuaba masturbándose, apretando la cabeza de su pene antes de mover su mano por el resto de su extensión, tirando de ella para brindarse placer.


Mordió su labio inferior cuando vio al pelinegro en pantalla jugando con sus manos, pasándolas por su pecho y acariciando el arnés que se había puesto, a juego con los ligueros rosados que usaba esa noche de live stream, mientras el consolador entraba por completo en él. Ese cam boy, su competencia, soltaba tímidos jadeos y suaves gemidos mientras descendía lentamente por su abdomen, entreabriendo sus labios de manera descarada, coqueteándole a la cámara.


Jungkook decidió que era suficiente cuando, Lil Meow Meow comenzó a meter y a sacar el pene de plástico, sin pudor y dando una vista increíble de su pequeña entrada apretando fuertemente su juguete.


Cerró la ventana sin pensarlo dos veces, después bajó la tapa de su laptop y, abochornado por la gran erección que no había logrado satisfacer, buscó su celular para llamarle al contacto que tenía registrado como Gucci Boy TH.


¿Lo estás viendo? —fue el saludo que recibió.


—¿Así nos vamos a saludar ahora, Tae? —preguntó, sintiendo la frustración sexual atorada en su garganta.


Lo siento, conejito —la risa de Taehyung se oyó al otro lado de la línea, era suave y parecía estar nerviosa, como Jungkook— ¿Pero lo estás viendo?


—Lo estaba viendo, hyung —contestó, sin ganas de admitir que se había puesto duro al ver a Lil Meow Meow follando a un juguete de silicona.


Por Dios, Jungkook —gimoteó, Jungkook lo entendía, había experimentado la misma sensación y compartía el deseo de su amigo— estoy tan jodidamente duro ¿qué vamos a hacer?


Jungkook mordió su labio recordadando que, mientras veía el live stream de Lil Meow Meow, había pensado en una solución que los incluía a él, a Taehyung y a una botella de lubricante nueva para poder jugar entre ellos.


Lo pensó mucho tiempo, pero los suaves suspiros que se oían al otro lado de la línea, lo trajeron de vuelta a la realidad.


—Tengo una idea —finalmente habló, pero su voz se oía afligida, estaba a punto de romper una de las reglas que se había impuesto al iniciar una vida en ese mundo—, pero tenemos que vernos, no puedo decírtelo por teléfono.


Lo que sea es bueno... ¿te parece vernos mañana? —soltó un suspiro, Jungkook frunció el ceño.


—¿Te estás masturbando, Kim Taehyung?


¿Tú no? —parecía ofendido— ¡Esto es demasiado caliente, Jungkook!


Jungkook frunció el ceño, su erección continuaba palpitando porque no podía quitarse la imagen de Lil Meow Meow penetrándose con un juguete, pero había tenido la descencia de parar para poder hablar con Taehyung.


—Eso es una falta de respeto, hyung —le reclamó, haciendo una mueca ante la simple idea de los largos dedos de Taehyung, subiendo y bajando por su propia erección—. Nos vemos mañana, donde siempre. Adiós, Taehyung.


¡Espera, Jungkook! —le gritó antes de colgar, Jungkook regresó el teléfono a su oído para saber qué quería— ¿Me mandas una dick-pick?


Jungkook rodó los ojos, negando antes de cortar la llamada.


Abrió la tapa de su laptop nuevamente, tocando su erección de manera celosa. Al menos debía terminar de conocer a su competencia, para poder destruir a Lil Meow Meow, quien gemiía jodidamente delcioso.


Se lo pensó mucho, pero terminó por abrir la cámara de su celular y tomar una foto de su pene para Taehyung. Al final de cuentas, le gustaba que Taehyung le enviara nudes de regreso. 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).