Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Bad Death por MorganaDark

[Reviews - 21]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Entre a la casa con desanimo y al cerrar la puerta solté un suspiro. En este momento me llego el arrepentimiento, podía esperar un poco mas y tal vez un milagro hubiera ocurrido, valía soñar. Bueno, ya no tiene sentido de que me sienta así, el contrato ya esta firmado y en unos minutos vendrían por mi madre y mis cosas.

Mire el reloj de la pared, quedaban menos de 2 horas para que dieran a las 11, al menos me daba tiempo de arreglar mis pertenencias y de ayudar a mi madre a alistarse.

-¿Minato? – escuche la voz de mi madre mientras caminaba hacia la habitación – Oh, Minato me alegra mucho verte ¿Cómo te fue en el trabajo? Prepare el desayuno y Naruto se fue al colegio -

-Madre… -

Mi madre se quedó en silencio unos minutos y luego sonrió.

-¿Si? –

-Mamá… nos vamos a mudar, conseguí un buen trabajo, me darán una casa, comida y medicinas para ti –

Mamá me miro sin mencionar palabra alguna.

Sonreí al saber lo que tenía en mente – Papá ira con nosotros –

-Entonces ¡Me voy a vestir! – entro a la habitación con entusiasmo y empezó a cantar mientras buscaba en su ropero - Con el vestido azul que un día conociste, me marcho sin saber si me besaste antes de irte…-

Trate de no llorar, hace unas semanas atrás investigue un hospital psiquiátrico que trataba a omegas que fueron dejados por sus alfas. Tiene buenas opiniones y es muy recomendado, lamentablemente era muy caro si no la hubiera internado desde antes y no estaría aceptando esto.

Dejé esos pensamientos atrás y me puse a acomodar las cosas. Mientras metía mi ropa en la maleta, recordé la cara de Hinata al escuchar mi renuncia, se vio sorprendida y asustada a la vez, no era tonto para saber lo que pensaba.

Siento que esto es igual a prostituirse. Mis ami… no, esos idiotas me vendieron por dinero ¿Cuánto? No tenia idea, pero me trataron como una ramera y ahora no podía escapar de este trato.

-Espero que su conciencia les dé pesadillas – dije en voz alta y entre al baño.

Me quité el uniforme del trabajo y me vestí lo más casual posible.  Me puse una camisa color naranja y unos pantalones de vestir ajustados y zapatos negros.

Cuando salí del baño, llamaron en la puerta. Me limpié las manos en el pantalón y abrí la puerta.

Esos misteriosos ojos negros me observaron de pies a cabeza, trayéndome una sensación incomoda.

-Ahora que lo pienso ¿No tienes teléfono? – pregunto con voz ronca

-No tengo dinero para darme esos lujos –

-Mmm… ya tendrás uno, eso y más –

Su actitud arrogante, arruinaba todo.

-Cariño ¿Con quien hablas? –

Escuche la voz de mi madre, Sasuke tambien la noto y la observo por unos minutos antes de contestar.

-Mucho gusto señora, soy Sasuke Uchiha, pare…-

Lo interrumpí antes de que dijera algo estúpido.

-Es un compañero del colegio –

Mamá sonrió apenada -No sabía que mi hijo iba a traer un amigo, si no hubiera arreglado la casa –

-No se preocupe, no nos quedaremos mucho tiempo –

Sasuke alzo una mano, cuando lo bajo varios hombres aparecieron detrás de él.

-¿Estás listo? –

Asentí con la cabeza y le entregue mi maleta a uno de los hombres.

Mamá se quedo parada en el mismo sitio mientras veía a los hombres llevarse las cosas.

-¿Algún mueble es tuyo? –

-Todo es mío – respondí.

El alfa miro a alrededor -No es necesario que los llevemos ni siquiera la ropa –

-¿Eh? –

-Si, deja las maletas – ordeno al hombre.

-¡¿Estás loco?! –

-Le comprare ropa a ti y a tu madre antes de que la internen – menciono, me tomo de la mano y me arrastro hacia afuera.

-¡Espera! ¡Mi mamá…! – mire sobre mi hombro y me quede sorprendido al verla platicar con un hombre, no solo eso, sino que le ofreció hasta la mano.

-¿Ese quién es? –

-Es un enfermero, viene del hospital psiquiátrico “Buena vida”

-¿Ah? ¿Cómo…? Olvídalo – suspire, no sirve de nada preguntar de ¿Cómo lo sabía?

Nos subimos al auto. Mi madre se subió en una camioneta aparte, en la puerta llevaba un logotipo de un lobo aullando a la luna.

-¿La llevaran a ahora? – pregunte.

-No, vamos a comprarle ropa –

El auto arranco dejando la pequeña casa atrás, observe en la ventana como los vecinos nos observaban, después de todo era extraño ver cuatro autos de lujo en un barrio como este.

-¿Dónde voy a vivir? –

-En un departamento – Sasuke saco su teléfono del bolsillo – Es muy espacioso comparado a tu antigua casa –

-¿Y que voy a hacer? ¿Estaré ahí hasta que llegue la noche y me muerdas? –

El alfa soltó una carcajada.

“¿Dije algo gracioso?” pensé, me cruce de brazos y lo observe para escuchar una respuesta.

De la nada, el azabache me tomo la muñeca y lo atrajo a su boca.

-No es necesario esperar la noche –

Estaba a punto de responder, pero de mis labios salió un grito de dolor. El alfa me mordió fuertemente, sus dientes traspasaron mi piel.

La sangre resbalo de mi brazo y mancho el asiento, pero a Sasuke no le importo.

-¡Suficiente! ¡Detente! – lo jale del cabello para que me soltara, algo que no funciono.

-¡Me duele! ¡Por favor! – las lágrimas resbalaron de mis mejillas, dolía mucho que sentí que me iba a desmayar.

Sasuke me soltó y lamio la mordida. Quite mi brazo rápidamente y observe la marca que había dejado.

-Desaparecerá mañana – dijo mientras se acomodaba el cabello – Es un fastidio –

Me frote la muñeca, esto va a pasar todos los días hasta que cumpla su cometido, tengo que acostumbrarme.

-¿En qué piensas? – pregunto Sasuke sacándome de mis pensamientos, noto mi mirada ausente.

Le di una sonrisa y negué con la cabeza -En nada –

-Así es como sufren los omegas, te tienes que acostumbrar –

Lo mire algo molesto -Eres muy salvaje ¿Sabes que la muñeca es un lugar sensible? Me podías haber roto una vena –

Sasuke me observo por unos minutos y luego suspiro.

-No es la primera vez que lo hago –

Esa respuesta me dejo perplejo.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).