Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Bad Death por MorganaDark

[Reviews - 59]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Desperté al escuchar el sonido de un teléfono. 

Mis ojos se toparon con la luz del sol que entraba por la ventana, aumentando mi dolor de cabeza y mis ganas de vomitar. Poco a poco los recuerdos de anoche surgieron en mi mente, como si de una película se tratase.

Fui vendido por mis propios amigos, a los que les había confiado todo, mis sentimientos y secretos. Me sentí abrumado y el sentimiento de odio surgió en mi corazón. 

Debí haberlo sospechado ¿Qué clase de hombre te da esa gran cantidad de dinero? La trata de personas es un buen negocio para los mafiosos, lo he visto en documentales y en las noticias, vale más que la droga a mi parecer, pero eso solo es aceptable si eres omega ¿Qué clase de alfa se acostaría con un beta?

Varias preguntas surgieron en mi mente, si fuera un omega estaría llorando y con ganas de matarme, pero soy todo lo contrario. Me levante de la cama y un dolor punzante llego a mi espalda baja.

Estoy desnudo, mi cuerpo está marcado, marcas que desaparecerán mañana. 

La puerta de la habitación se abrió, un hombre de piel clara apareció, sus ojos negros me observaron de pies a cabeza, por instinto tape mi parte intima, al ver mi acción, sonrió divertido. 

Este hombre era el mismo que me observaba en el club, por su porte no era necesario adivinar de que se trataba de un alfa.

El hombre acomodo su corbata y camino hacia el mueble donde el teléfono se encontraba. Abrió el cajón y saco una muda de ropa perfectamente doblada, luego lo dejo encima de la cama.

-Vístete y baja - me dijo con voz autoritaria.

Mire de reojo la ropa y pregunte -Usted debe saber que no soy un omega ¿Verdad? - 

El alfa no respondió por unos minutos, metió su mano en el bolsillo del pantalón y saco una caja de cigarros. 

-No soy estúpido, se perfectamente que eres un beta -

-¿Entonces? -

Se metió un cigarro en la boca y saco del otro bolsillo un encendedor. Encendió el cigarro pacientemente, como si no tuviera prisa en contestar mi pregunta.

-Llamaste mi atención - soltó de la nada - No todos los días se ve a un beta hermoso -

-Que halagador -respondí - Espero que haya valido tanto -

El hombre rio ante mi comentario, yo solo quería irme de aquí y no verlo más.

-¿Dónde está mi ropa? -

Señalo la muda que estaba en la cama -Allí esta -

-Esa no es mi ropa -

-Ahora lo es -

Solté un suspiro -Entonces ¿Puedes salir para que me vista? -

-¿Qué tiene que ocultar? Ya todo lo vi y disfruté - 

"Pedazo de imbécil" Tenia que guardar mis comentarios. El traje que porta se ve tan costoso y el reloj de su muñeca es de una marca muy reconocida, estoy seguro de que es alguien muy importante en la sociedad y no deseo meterme en problemas, con trabajo sobrevivo día tras día.

Decidí obedecer, tomé la ropa y me empecé a vestirme ante su mirada.

La camisa es de color roja, un pantalón negro y un bóxer blanco. Me sorprendió mucho que no me quedaba apretado ni suelto, se ajustaba perfectamente a mi cuerpo.

El hombre soltó una bocanada de humo -Bien, acompáñame - apago el cigarro en el mueble y tomo su teléfono. Observo por unos momentos la pantalla antes de bajar, yo tuve que seguirlo.

Pude darme cuenta de que no era la habitación de un motel, el lugar parecía un almacén. Había varios contenedores de barcos, autos y una mesa en medio, hasta el olor salado del océano llegaba a mis fosas nasales.

-¿Dónde estoy? -

El azabache me miro sobre su hombro - ¿Eso no es lo primero que pregunta una persona al despertar en una habitación? -

-Bueno, yo creo que sería fácil adivinar que estás en un hotel -

Dibujo una pequeña sonrisa en sus labios -Cierto, pero no estás en un hotel, estas en el puerto de Nagoya - contesto.

-¡¿Qué demonios hago aquí?! -grite sin importarme las consecuencias y mire hacia los contenedores, pensando lo peor. Puede que sea un beta y no tenga mucho valor, pero hay algunos que les gusta jugar con nosotros, este tipo es un ejemplo.

Al parecer se dio cuenta de mi mirada y me contesto bruscamente -No pienso vender algo que me costó muy caro, además si quisiera venderte, no estarías a mi lado, al contrario, estarías dentro de una caja, rezando por tu vida -

No respondí.

El no esperaba que contestara y camino hacia la mesa.

Dos hombres esperaban en la esquina y al ver al azabache, acercaron unas sillas.

-Siéntate - ordeno el alfa mientras se sentaba.

Obedecí y me senté enfrente de él.

Un hombre se acercó y dejo una carpeta enfrente de mí, lo mire extrañado.

-Échale un vistazo -

Asentí con la cabeza y abrí la carpeta.

Solo era una hoja, con unas palabras que hicieron que me ardiera la sangre.

"Yo, Naruto Namikaze acepto ser el omega de Sasuke Uchiha dueño de la empresa Sharingan, bajo este requisito.

Darle un hijo varón hasta que termine el año.

Si no llego a cumplir, todos los privilegios me serán quitados" 

-¿Qué privilegios, bastardo? -

Los hombres al escuchar lo último, sacaron sus armas.

Sasuke como se hace llamar, hizo una seña para que no hicieran nada estúpido.

-Se que tienes una madre enferma y deudas que pagar -

-¿Quién te lo dijo? -

-Los mismos que te vendieron -

Sentí un líquido bajar por mi garganta, quería vomitar.

-Así que los privilegios que vas a disfrutar son ya no trabajar, tu madre ingresara a un buen hospital y puede que ya no necesites vivir en ese cuarto tan pequeño -

-Soy un Beta, no puedo darte hijos -

Sasuke sonrió -Hay un mito de que si un beta es marcado cada día por un alfa, se puede transformar en omega -

-Es solo un mito -

-No pierdo nada en intentarlo -

-Estás loco ¿Crees que puedo aceptar esto? No pienso ser un omega -

El azabache borro su sonrisa y alzo una mano, un hombre se acercó a él.

-Llévalo a su casa y no te preocupes Naruto, te daré tres días para pensarlo - 

Notas finales:

Los jueves y los sábados estare actualizando, gracias por el apoyo ^^


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).