Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Bad Death por MorganaDark

[Reviews - 21]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Son tres hombres los que me acompañan. Uno conducía el enorme auto negro, los otros dos se encontraban a ambos lados de mi en los asientos traseros. Los tres llevaban la misma vestimenta que el bastardo, los tres tenían complexión de gorila y los tres apestaban a alfa. Ninguno dijo ni una palabra en todo el trayecto, algo que agradecía mentalmente ya que podía pensar en lo sucedido.

Es verdad que necesitaba el dinero, mi madre no está muy bien de salud, los deudores molestaban nuestra casa cada día y necesitaba pagar la renta que ya llevaba atrasada casi un año. El pago de mis trabajos no era mucho y aparte con ese dinero tenía que comprar la despensa y para pagar lo dispensable como es la luz, el agua y el gas.

Era algo muy tentativo, pero es algo que me haría caer muy bajo. No deseo ser omega, no quiero sufrir y ser solo un objeto de reproducción. Amo ser beta, una persona que no necesita ser marcada ni pisoteada, quiero ser libre.

-¿Aquí es donde vives? –

Me sobresalte al sentir el aliento del alfa en mi oreja, estaba demasiado cerca de mí y me empezó a olfatear como si estuviera buscando algún indicio de olor.

-¿Puedes alejarte? Invades mi espacio personal –

El alfa arrugo la nariz y se apartó, después hablo con su compañero en otro idioma que no pude comprender "¿mandarín? ¿tailandés? o ninguno de los dos" pensé.

-¿Aquí es donde vives? – volvió a preguntar.

Miré hacia la ventana y pude ver mi pequeña casa color azul o eso es lo que era, ya que la pintura estaba perdiendo el color y la pared se estaba agrietando, pero lo que en realidad me preguntaba ¡¿Es como rayos saben dónde vivo?!"

-Si es así, bájate –

-¿Cómo demonios quieres que me baje si ustedes están en la puerta? –

El hombre de la izquierda al parecer se enfadó ya que me tomo bruscamente del brazo, abrió la puerta y me saco como un trapo. Su agarre era muy fuerte tanto que sentía que me iba a romper el brazo al parecer el conductor se dio cuenta y le grito que, por su forma de hablar, pudo ser un insulto.

El alfa me soltó y dijo – Piensa bien la propuesta del jefe, porque si lo rechazas tendré la oportunidad de hacerte daño –

No respondí.

El hombre sonrió y se apartó de mí. Cuando subió al auto, se puso en marcha casi al instante.

-Estúpido – insulte al aire – Estos alfas solo por ser la jerarquía más fuerte, se creen dueños de todo –

Grite varias maldiciones antes de meterme a casa.

Cuando di un paso hacia la sala, pude escuchar la voz de mi madre. 

-Minato ¿Eres tú? - pregunto con su voz suave -¿Te fue bien en el trabajo? –

-Madre… Soy Naruto – conteste con voz entrecortada, me dolía tener que decir esas palabras cada día que mi madre me confundía con mi padre.

Pude ver como sus ojos perdieron el poco brillo que le quedaba y dibujo una pequeña sonrisa.

-Así que eres tu ¿Cómo te fue en la escuela? –

La escuela ya lo había dejado hace mucho tiempo, desde que papá falleció.

-Bien –

-Me alegra, ya hice la comida debes tener mucha hambre – mamá camino hacia la estufa, tomo un sartén y lo dejo encima de la mesa, en el sartén no había nada.

-Se ve delicioso –

Mamá sonrió emocionada -Me alegra escuchar eso, espero que a tu padre le guste también – miro hacia el reloj de la pared -Por cierto, no debe de tardar, debo de arreglarme – ella me miro por última vez antes de desaparecer en la habitación.

Mi madre ya estaba muy mal, su cerebro no podía reconocer que su alfa se había ido. Tomé el sartén y lo puse de nuevo en su lugar.

El silencio invadió la casa, solo el sonido de las aves era lo que se escuchaba. Espere solo tres minutos para escuchar el sollozo de mi madre, ya se había dado cuenta de la realidad.

Traté de calmarme y abrí la puerta de su habitación. Ella se encontraba tirada en la cama, con la camisa de mi padre en sus manos, lo olfateaba como si fuera el mismo aire.

-Te extraño, siento que ya no podré seguir sin ti – dijo – Te necesito –

Cerré la puerta lentamente para no hacer ruido.

“Si no funciona en un año, te dejo” la voz del alfa invadió mi mente. Es verdad que solo era un rumor de que un beta se podía transformar en omega al ser mordido por un alfa cada día, aparte no había salido un caso así en las noticias ni en internet, solo fue un comentario que alguien lanzo en los aires y quedo grabado en la mente de las personas.

-Tengo tres días para pensarlo – me dije así mismo -Lo pensare muy bien antes de cometer una estupidez –

Traté de no martirizarme y me puse a cocinar con los pocos ingredientes que quedaban en la alacena. 

 

La noche llego más rápido de lo esperado, tuve que despertar a mi madre para que comiera. 

Mientras ella comía alzo una mano y acaricio mi mejilla.

-Te pareces mucho a tu padre – me dijo - Tu padre debe estar muy orgulloso de ti -

Solo sonreí en respuesta y le seguí dando de comer en la boca. Mamá no tenia muchas fuerzas en los brazos y por eso se le caía la cuchara varias veces. 

-Tu padre era un buen hombre, cuando supo que estaba embarazada se desmayo de la emoción, fue gracioso - mamá rio ante tal recuerdo - El dijo que trabajaría fuertemente cada día para que no te faltara nada, tu papá fue un buen hombre -

Sentí algo húmedo resbalar en mis mejillas. 

Mamá seco mis lágrimas -¿Por qué lloras? ¿Te molestaron en el colegio? -

-No, estoy bien -

-Di la verdad, así tu padre puede ir a hablar con el director -

Tome la mano de mi madre y lo acerque a mi pecho.

-Madre tu... ¿Me aceptarías si algún día me convierto en omega? -

Mamá sonrió una vez más -Tu padre y yo te amaremos, no importa que seas -

Notas finales:

Nos vemos con la siguiente actualizacion ^^ y gracias por el apoyo. 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).