Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Conquistando a la Batifamilia por Venenox

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Holish!

 

Ojala os guste esta historia, si quieren leer más adelantado pueden ir a mi wattpad, Alishyax, donde encontraran otra historia de Batman inspirada en injustice llamada "te salvaré" 

La Liga de la Justicia tenía una enorme y variante cantidad de héroes, los cuales estaban acostumbrados a exponerse a grandes peligros con tal de poder salvar el mundo, pero probablemente quien se lleve el récord de arriesgar su vida y conseguir escapar de la muerte más veces sería Batman, el murciélago había sido capaz de sobrevivir a combates con psicópatas, asesinos, monstruos, alienígenas, demonios y dioses, algo que sería imposible para un simple humano, pero sus capacidades estratégicas lo habían llevado a él y a su equipo a la victoria.

 

Después de años de trabajo se había ganado el respeto de sus compañeros y causaba terror a los criminales, al punto que parecían olvidar que Batman era un humano y que como tal tenía las mismas debilidades de uno, por lo cual necesitaba más cuidado, en especial cuando una misión resultaba excesivamente peligrosa.

 

-Por favor, solo descansa, hemos acabado una misión muy difícil – la voz suplicante de Superman fue la que se alzó en esa metálica habitación, la cual ocupaban para tener la computadora central – Bruce, estas cansado y esta información se puede anexar en otro momento– Agregó sin poder evitar mirar a su compañero con preocupación, apreciando así que el traje del murciélago tenía manchas de sangre y estaba prácticamente destrozado en algunas zonas.

 

Terminaban de pasar por una misión que había sido lo suficientemente complicada como para dejar a prácticamente toda la Liga agotada y en algunos casos herida, pero como siempre Batman había declinado la petición de su cuerpo de descansar para poder trabajar en los informes del caso, provocando una gran inquietud a su amigo, quien era de los pocos que parecían recordar que era un humano y que necesitaba cuidarse.  

 

-No me llames por mi nombre, estamos de servicio Superman – le regañó cortantemente, sin girarse a verle mientras seguía llenando la computadora de la Atalaya con un informe detallado de la última misión.

 

-Estamos los dos solos… Nadie me escuchará – le respondió cruzando los brazos – Tienes tres costillas rotas, debe dolerte demasiado – acotó para colocarle un mano en el hombre y sentir como el cuerpo del contrario se estremeció del dolor, había sido un gesto bastante sutil, pero solo demostraba que no era lo único lastimado en su cuerpo.

 

- ¡Suelta! – se giró para golpear su mano bruscamente – Estoy bien, luego Alfred curará mis heridas – declaró para intentar volver a centrarse en su trabajo, pero esta vez Clark se lo impidió tomando bruscamente de la silla, y presionándolo mucho más.

 

-Bruce, no lo estás… Pude verlo, colapsaste en medio de la misión – respondió para finalmente arrodillarse frente a él mientras le miraba con genuina preocupación – Has estado demasiado presionado, necesitas un respiro, esto puede esperar, te aseguro que después nos encargaremos de llenar los informes, ahora solo necesito llevarte a descansar – le pidió mirándole a los ojos suplicante, era como si fuera a él quien le doliera.

 

A pesar de su actitud Bruce quedó en completo silencio mientras le observaba con una mirada gélida desde arriba, ya que, en el fondo le era difícil negarse cuando Clark mostraba esa preocupación, eran años conociéndose, sabía que sus palabras eran genuinas y sincera, además cuando se arrodillaba así le hacía recordar a un cachorro abandonado.

 

-Clark estoy bien, deja de preocuparte tanto, es normal a veces caer, tú también lo haces – le acusó para restar cualquier importancia a su preocupación – Has sido demasiado insistentes en las últimas misiones, debes calmarte, o ¿Qué? ¿Acaso piensas igual que Jason? ¿Estoy demasiado viejo para ser Batman? – le preguntó con cierto tono de amenaza.

 

Una leve sonrisa burlona se dibujó en Superman, era increíble como su amigo intentaba quitarle importancia al asunto comparándolos y desviando el tema. Él era un Kriptoniano, podía recuperarse apenas entrara en contacto con el sol, mientras que Bruce era un humano, sus huesos, piel y sangre necesitaban semanas y hasta meses para poder recuperarse y sin embargo podían quedar secuelas, pero era algo que no podía resaltar, ya que era un tema sensible entre ellos.

 

-No estas viejo, pero te conozco, has estado presionándote demasiado, la empresa, los niños, Batman… ¿Cuándo vas a pensar en ti? ¿en tu salud? ¿en tu felicidad? Bruce, realmente te has abandonado – respondió para tomarle ambas manos, observando como sus guantes negros se habían roto, muy probablemente sus huesos tampoco estuvieran bien, y quería comprobarlo, pero había prometido no escanearle después de acabar una misión – No es fácil ver cómo te lastimas… Por eso toma un pequeño descanso, por favor - susurró bajando la cabeza y chocando su frente con esas heridas manos, las cuales sujetaba como si fuera la cosa más preciada para él.

 

Bruce no pudo evitar quedarse otra vez en silencio sin tener ninguna respuesta, para él su vida era perfecta, tenía unos maravillosos hijos, una empresa que estaba rindiendo en su máximo esplendor, y Batman estaba consiguiendo inspirar a nuevos héroes a unirse y a crecer con la Liga de la Justicia, pero… ¿era feliz? Bueno no tenía una respuesta para ello, pero mínimo no era infeliz, y estando con sus niños sentía una sincera felicidad, pero a veces era opacada cuando se preguntaba qué pasará cuando ellos vuelen del nido y hagan sus propias vidas.

 

- Yo…– no sabía que responderle a Clark, ellos habían sido amigos desde la infancia, y sabía que el kriptoniano no se quedaría tranquilo hasta conseguir que cediera a su capricho, era terco y abusaba bastante del cariño que le tenía, algo que pocos conocían, pero ¿Descansar de su empresa? Improbable, ¿Dejar de ser Batman? Imposible ¿Apartarse de sus hijos? Absurdo.

 

Así que silencio se mantuvo, no era incomodo ya que estaban acostumbrados a esa tranquilidad y a mantener ese contacto tan cercano, pero aun así no dejaba ver cómo podían continuar con esa conversación, cada uno tenía su orgullo y forma de pensar bastante terca, no les gustaba dar su brazo a torcer y era algo que no había cambiado en años y no lo harían en ese momento. 

 

- Bruce, ¿Qué te parece tomarte unas vacaciones? Podemos ir a casa de mis padres, sabes que mi madre te recibirá a ti y a los niños como familia – le propuso inesperadamente, pero Bruce sintió que, por el giro de la conversación, era algo que llevaba planeando.

 

No era extraño ir a Smallville a visitar a sus padres, después de años juntos ellos casi parecían adoptar a Bruce como su hijo, pero aun así al murciélago no le parecía razonable esa petición y además no podía abandonar todo por unas simples vacaciones, aunque estaba seguro que si Alfred lo supiera ya le estaría acomodando las maletas para irse.

 

-Clark, me encanta ir donde Martha, pero seamos sinceros, aunque pueda dejar la empresa en manos de Fox, Gotham no la maneja cualquiera, sin contar que no se si los chicos estarán de acuerdo – le respondió con seriedad, para intentar apartar sus manos, pero Clark no parecía querer ceder y solo le miraba con aquellos ojos azulados llenos de vida y esperanza – Tu madre llorara si me ve llegar a mí, en vez de una novia, ella ya quiere nietos – se burló sabiendo que era un tema controversial para Clark.

 

-… - y efectivamente quien ahora guardó silencio fue Superman, pero no por las razones que Bruce esperaba, sino porque eso nunca pasaría, ya que, con quien deseaba compartir su vida era la persona que estaba sosteniendo esas manos – Eso no pasará – fue lo único que pudo decir y el murciélago sabiendo que podían acabar mal la conversación, decidió dejarlo estar.

 

-En fin, déjame acabar el informe… no podemos seguir así – le pidió ejerciendo fuerza para liberarse algo que funcionó, ya que, Clark no deseaba seguir lastimándolo, aunque por su mirada parecía no estar conforme con la situación – Bien Clark, hagamos esto, guardaré los archivos y los enviaré a la Batcueva, y acabaré después de sanar las heridas – mencionó consiguiendo que el hombre de acero sonriera feliz, aunque no le gustaba que siguiera trabajando, agradecía que mínimo se curara las heridas expuesta e internas.

 

Desgraciadamente apenas Bruce hizo una acción de levantarse de la silla un brusco mareo le vino, intentó mantenerse en pie, pero su cuerpo se desplomó bruscamente sobre la silla, y un dolor profundo de cabeza le vino, obligando a sujetarse con ambas manos para intentar calmarlo, pero no parecía surgir efecto y solo pudo afincar los dientes para no permitir que los quejidos se escaparan de sus labios.

 

- ¡Bruce! – la voz asustada de Superman se disparó, se levantó rápidamente para colocar sus manos sobre el contrario, intentando averiguar lo que sucedía, usó su visión para comprobar sus huesos y efectivamente tenía varios rotos, pero ninguno en su cráneo que le produjera dolor – Sabía que no estabas bien, vamos al centro médico – agregó esta vez con mucha más firmeza.

 

-N-no yo… - no pudo continuar con sus palabras cuando terminó de perder el conocimiento, aquello solo consiguió que Superman sintiera un hondo en su estómago, con temor lo tomó rápidamente entre sus brazos, apegándolo a su pecho, y percatándose que estaba demasiado caliente.

 

Sin esperar flotó a una velocidad considerable hacía el ascensor, para bajar algunos pisos sin quitarle la vista del descolorido rostro de su amigo, podía escuchar como su corazón y sus pulmones se estaban esforzando para resistir, aquello solo hizo que Clark entrara en pánico, no era común que Bruce colapsara de esa forma tan repentina ¿Acaso el estrés ya lo había enfermado? Finalmente, cuando llegó al piso, entró al centro médico, donde se encontraba el detective marciano.

 

-Colócalo en la cama, Superman– le solicitó para tomar una bandeja con diversos instrumentos médico, y mientras Superman lo colocaba en la camilla, este ya se estaba preparando para suministrarle el debido tratamiento a Bruce – Ahora necesito que me des algo de espacio – Solicitó al sentir como todo el cuerpo de Clark parecía querer proteger al murciélago.

 

- Yo lo siento… - respondió avergonzado, para luego percatarse que John no parecía nada sorprendido de la visita de emergencia - ¿Tenías todo listo? – preguntó Clark extrañado, le parecía curioso no ser el único que se percate del estado de Bruce, por lo general lo demás lo ignoraban.

 

-Sabía que estaba mal, a diferencia del resto… Aun puedo recordar que es humano, aunque sea uno muy temido – respondió el detective con gran seriedad, para luego suspirar – Se lo he advertido muchas veces, pero no escucha o solo me mira con intensiones agresivas, así que decidí que solo tendría todo listo para cuando lo trajeras – agregó con naturalidad, para terminar de conectar el suero a la intravenosa y enlazar la máquina para revisar sus signos vitales y de oxigenación.

 

-Ya veo, Gracias… - fue lo único que respondió para tomar la mano de Bruce con mucha delicadeza – será mejor vendarlo y avisar a su familia para que estén listo con el tratamiento – informó con tranquilidad recibiendo una afirmación de su compañero, ambos sabían que apenas se despertara intentaría irse, así que lo único que podían hacer era preparar el escenario para que no tuviera dificultades.

 

Lo que no imaginaron es que tendría que pasar varias horas hasta que Bruce recuperara la conciencia, para Superman fue atormentante, por lo general nunca tardaba tanto en levantarse de mal genio, pero su cuerpo estaba tan explotado, que parecía pedir a gritos a su dueño que se detuviera, y este le ignoraba por completo.

 

-Parece que él también olvida que es un humano… Superman si no lo detienes, posiblemente llegará el momento que no sobreviva – aquellas palabras por parte del marciano, helaron por completo la sangre del kriptoniano, no las había esperado, aunque en el fondo pensaba lo mismo – y la experiencia de perder a alguien amado, es desgarradora – finalizó sus palabras demostrando que él había visto más allá de lo que Clark le hubiera gustado y lo demostró con un leve gruñido de advertencia, lo que ocasionó que el contrario suspirara para dejarle solo.

 

Sorpresivamente sus sentimientos no era algo que le gustara que otros vieran, en especial cuando se trataba de su afecto por Bruce, había intentado por todos los medios ocultar ese cariño y amor que sentía por el hombre, desgraciadamente cada vez era más difícil y complicado, al punto que muchos se habían percatado de ello, menos la persona que quería que lo supiera, aunque irónicamente era a quien se lo ocultaba con todas sus fuerzas, por miedo al rechazo.

 

-No puedo perderte, me destrozaría… - susurró mientras besaba sus manos cariñosamente, le observó en gran silencio escuchando su lenta respiración, hasta que finalmente cerró los ojos, como si con ello pudiera transmitirle su fuerza – No puedo vivir sin ti – salió de su alma, no pudo contener sus palabras dentro de sí, no podía más, quería tanto a ese hombre que le dolía.

 

-Estas… Exagerando – la voz de Bruce salió y asustó a Clark quien no imaginó escuchar una respuesta – Clark Kent es un llorón, pero sobrevivirá con o sin mi – agregó con una leve sonrisa, mientras apretaba su mano reconfortándolo – Se que lo harás… - terminó para intentar levantarse, pero fue detenido, por el contrario.

 

Al parecer Bruce no contempló esas palabras con otro significado, era doloroso ver como parecía ignorar totalmente los sentimientos de Clark, pero no parecía que lo hiciera adrede, solo que, para él, esperar ser amado más allá de una amistad o de una paternidad era imposible.

 

-No, no lo haría, sin ti yo… - intentaba decir tantas cosas, no podía creer como sus sentimientos estaban al borde de explotar – Bruce, no podría vivir sin ti, porque yo te… - No podía creerlo las palabras se estaban filtrando de su boca. Las últimas misiones le habían demostrado que podía perder a Bruce en cualquier momento y aquello le provocaba terror, uno mucho más grande que el ser odiado por sus sentimientos.

 

Te amo, y lo he hecho desde siempre, fueron las palabras que hubiera querido soltar, pero un ruido a su espalda y la sensación de peligro le detuvieron, solo para que al guardar un dudoso silencio que confundió a Bruce fuera opacado por una explosión de energía.

 

- ¡ALEJATE DE MI PADRE! – Ese grito explosivo fue suficiente para que el par saltara del susto, se giraron buscando hacía la puerta para ver el dueño de aquellas exclamaciones, encontrándose con un pequeño Damián que miraba irritado la escena, y que sin esperar respuesta sacó su espada para intentar atacar a Clark, quien tuvo que alejarse nerviosamente por temor a lastimar al menor sin querer.

 

- ¡Damián! Detente – pidió con una voz autoritaria consiguiendo que su hijo bajara el arma temporalmente, para volver a ver hacía la puerta - ¿Ustedes que hacen aquí? – preguntó con severidad.

Notas finales:

Muchas gracias por leer.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).