Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Non marana Tha por yuniwalker

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Archivo #0. 
Sumin Oh, 23 años.
Omega.

Había días particularmente malos. Y los días desafortunados eran más comunes de lo que desearía poder contar.

Sumin se sentó en la parada del autobús, con una mochila vieja que traía todas sus pertenencias, y se dedicó a ver la puesta de sol. El cielo estaba todo rojo, pareció que incluso había llamas dentro de él. Después de que nuestro Padre Celestial acabara con el fuego con su agua bendita, prometió que nunca más condenaría al mundo con inundaciones.

El próximo juicio debería hacerse con fuego.

¿Era ese día, hoy?

Sumin esperó un momento, pero se rindió. Aunque el cielo estaba rojo, las criaturas de la tierra no fueron quemadas accidentalmente. El mundo bajo la puesta de sol todavía estaba ocupado, brillante, pero gris. Su-min, que vivía allí, tuvo que admitirlo. Tenía que entender y aceptar que debía seguir viviendo su vida como lo había hecho hasta ahora.

Una vida repetida no era difícil, pero era torpe.

Incómoda.

Insoportable.

La debilidad era parecida a la impotencia. 

Sumin, sentado en un banco en la parada de autobús, dejó que decenas de autobuses se fueran. El sol se puso y los alrededores se oscurecieron. Pasaron personas desconocidas pero nadie mostró ningún interés en el joven de aspecto sospechoso, con ropa vieja, una bolsa grande y un abrigo con capucha. Si hubiesen mirado de cerca, podrían haber notado que su mandíbula era delgada y su cuello blanco y largo, pero nadie le prestó tanta atención. Todos pasaron a Su-min sin darse cuenta y simplemente voltearon la cabeza a toda prisa para evitar involucrarse. Si hubiera estado exudando feromonas omega, un Alfa podría haberse detenido, al menos... Pero no había absolutamente ninguna necesidad de preocuparse por eso en momentos en los que estaba así de seco.

Sumin pudo sentarse en blanco durante bastante tiempo. ¿Podría pasar la noche allí? ¿Podría quedarse dormido? Y pensando así, se quedó mirando fijamente al otro lado de la carretera. Se escucharon pasos. Pasó mucha gente, escuchó todavía más pisadas y cerró los ojos para dejarlo pasar. No era nada nuevo, pero extrañamente, el sonido de la caminata de las personas le hacía ponerse increíblemente nervioso.

Y a medida que los pasos se acercaban, también lo hacía un cierto olor.

Sumin levantó la cabeza y miró hacia adelante. Un hombre estaba parado frente a él. Llevaba un abrigo fino y fumaba un cigarrillo con el fuego todavía crepitando en la punta. El hombre miró a Su-min y respiró hondo. No sacó humo sino, solo un aliento congelado.

"¿Comiste?"

Preguntó

"..."

Sumin siguió al hombre, con unos ojos terriblemente cansados ​​y pequeños.

***

Su primer recuerdo, era el de una escena en la que estaba haciendo fila con otros niños de su edad. Desnudos. 

Probablemente fueron alrededor de 50 de ellos. No, podrían haber sido menos o más que eso. Era algo desconocido porque en ese momento, no existía en él el concepto de números. Contar solo fue posible cuando pudo crecer un poco más porque justo en ese momento, no eran nada, no valían nada y no tenían un nombre, por lo que los niños eran solo un montón de cosas.

Fue muchísimo más tarde cuando se enteró de que era un "niño".

Había gente que venía de vez en cuando para darles comida y enseñarles a leer. Esos seres grandes y fuertes llamaron al grupo "niños", así que simplemente pensaron: "Oh, debemos ser niños."

Las personas altas y fuertes eran "adultos". Pero cuando se acostumbró al hecho de que los "adultos" se dividían en "ancianos" y en algo más que ancianos, la mitad de los niños había desaparecido completamente. Los niños restantes se fusionaron con los nuevos para formar un grupo un poco más grande. Por supuesto, para los niños nuevos, los niños restantes eran niños nuevos también. Ellos desaparecieron varias veces más y se dividieron para fusionarse en partes iguales. En algún momento, la mitad de ellos simplemente desapareció y cuando no quedaron tantos, los niños restantes recibieron números. Solo entonces, los niños pudieron distinguir entre "Yo" y "otros." 

032 fue uno de ellos.

032 no era alto. Era delgado como una rama, pero sus mejillas eran regordetas y suaves. No comía mucho y no era fuerte. Era rápido, pero no el mejor, y no dormía tanto. Le gustaba ponerse en cuclillas en la oscuridad, pero siempre se sentaba cerca de la ventana cuando el día era tranquilo. Le encantaba cerrar los ojos y tomar el sol. De vez en cuando, le quitaba comida a otro niño, pero la segunda vez que quería hacerlo, siempre se escapaban de él y se burlaban.

032 tenía ojos grandes y negros. 

Si los niños del grupo estuvieran lo suficientemente cerca del mundo como para poner apodos, más bien, si supieran cómo hacerlo, el 032 podría haber sido llamado "Tarsero-nim".

032 pertenecía al grupo que quedaba cada vez que desaparecían los niños. 

El número no se le cambió, ni siquiera cuando quedaron cinco niños o cuando se convirtió en uno de los tres que se había manifestado como omega. Los dos ancianos gimieron cuando pusieron a 032 frente a ellos y dijeron:

"Definitivamente es un omega."

"¿Entonces la madre era una omega?"

"Todos parecían personas normales, por lo que no podemos saber si la madre era una omega o una beta, y había un límite para las pruebas que podían hacerse con un kit tan sencillo. Además, solo hemos traído mujeres ya embarazadas que decían ser beta por lo que la variante es todavía peor."

"¿De qué serviría de todos modos? En estos días, incluso entre las versiones beta a menudo nacen cosas como alfas y omegas".

"Lo entiendo, pero es lamentable. ¿Cómo le digo eso al maestro? Por mucho que tuviera grandes expectativas, va a sentirse muy decepcionado por esto."

"Bueno, sacerdote Kim. Podemos intentar remediarlo".

"¿Por qué dice eso, sacerdote Park?"

"¿Realmente necesitamos defraudarlo?"

"No lo entiendo. Este niño ya se ha convertido en un Omega, ¿Cómo no vamos a decepcionar al maestro si se lo decimos? Es imposible devolver a un niño que ya se ha convertido en un Omega y esperar que actúe como una persona normal".

"Eso no está claro. Como dijo nuestro maestro, "Alfa y Omega son prueba de los últimos días." Ellos son personas que tienen el sello del diablo en sus frentes, por lo que cuando llegue el momento, serán los primeros en caer al infierno y morir. Están empapados de lujuria, fornican tanto con hombres como con mujeres. Sus ojos están desorientados por sus deseos sexuales y no pueden distinguir a sus propias esposas de otras esposas. Blasfeman sobre los matrimonios sagrados e incluso los hombres se embarazan a cambio de su lujuria. ¡Oh Dios! ¡Por favor, lava la inmundicia de estos labios que han hablado de estas bestias en tu presencia! ¡Perdóname por haber pecado antes y sostener a un Omega!"

El sacerdote Park no habló, pero se arrodilló y apoyó la frente en el suelo. Y en esa posición, comenzó a murmurar una oración de expiación evidentemente escrita por el "maestro", al que el Padre en el cielo le había dictado sus enseñanzas personalmente. Ellos estudiaban los Diez Mandamientos grabados en la piedra de Moisés y los mandamientos que Mohammed llevó y registró en una cueva. Creían en el quinto mandamiento que seguía al del amor predicado por Jesús oralmente, y creían en las enseñanzas dejadas por Shakyamuni bajo el árbol Bodhi. El maestro fue el último mensajero que descendió a esta tierra antes de los últimos días. Se comunicó con nuestro Padre Celestial a través de la meditación y, a través de la oración y la adoración, estaba tratando de hacer que el día del juicio llegara lo antes posible en este mundo lleno de sufrimientos mundanos.

Mientras el sacerdote Park recitaba la extensa expiación, el sacerdote Kim se paró a su lado, cerró los ojos y puso las manos sobre la cabeza del sacerdote Park para interceder por él. Park miró a Kim, que había soportado la expiación a su lado, con ojos llenos de confianza y amistad.

"Vamos, levántate. Es desgarrador que alguien como tú, que ha sido redimido, siga afirmando ser un pecador. ¿No sería más pecado desconfiar de quien nos salvó?"

El sacerdote Kim puso de pie al sacerdote Park.

"Sí. No importa lo tonto que sea, no debo cometer tal crimen".

"Sí, por cierto, ¿De qué estabas hablando hace un rato cuando te dije sobre el niño?"

"Pues bueno..."

El sacerdote Park bajó la voz. Esto era para no decepcionar a su respetado maestro, pero igual tenían que ser extremadamente cuidadosos:

"Podemos hacer algo para que no lo note."

"¿Cómo un engaño?"

"No, no es tanto como engañar al maestro. Sí, no es un engaño si lo hacemos por nuestro señor."

El sacerdote Kim finalmente cayó en la persuasión del sacerdote Park. E incluso mientras todo esto pasaba, 032 se quedó muy quieto frente a los dos.

Kim chasqueó la lengua cuando vio el rostro inexpresivo del niño:

"Bueno, ¿Qué le pasa a este chico? Obviamente no nació para ser un Omega. Me pregunto si hay otros niños fuera de este lugar tan puros como este, que fue criado bajo la enseñanzas del maestro desde que nació. Es un alma santa que no ha cometido ningún pecado más que el sacrilegio del estigma congénito. Si sirve a nuestro maestro por el resto de su vida, podrá eliminar las señales de la lujuria inmunda y seguirlo hasta el último día."

El sacerdote Kim asintió como si aceptara la opinión del sacerdote Park. Era una palabra para racionalizar su comportamiento de engañar a su maestro. Pero 032, que hizo que los corazones de los dos ancianos fueran tan complicados e incómodos, no tenía idea de qué pecado había cometido o qué iba a pasar en el futuro. Sin embargo, no estaba nervioso ni asustado.

"Hijo, te salvaremos ¿Entendido?"

Voz respetuosa. 

Manos gruesas agarrando sus hombros. 

Dos pares de ojos brillando ciegamente. 

Debajo de eso, 032 solo pudo realizar una acción: 032 levantó ambas manos a la altura de los hombros, con las palmas hacia arriba e inclinó la cabeza. Parecía que estaba recibiendo un gran regalo de un ser superior. Fue una actitud de obediencia a los mandamientos del cielo dados por el maestro.

El sacerdote Kim y el sacerdote Park sonrieron felices mientras observaban cómo 032 obedecía sin dudarlo. Después de todo, se habían puesto a pensar: ¿No sería una pérdida de tiempo tirarlo solo porque se había convertido en un omega?


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).