Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Pastel mil hojas por aheijiletssingashu

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Básicamente lo que me inspiró para hacer este one-shot, fue un día mientras desayunaba, me pregunte "¿Como se sentiría probar un sabor de la boca de otra persona?" y se me vino en mente este escenario con Mikey-kun y un pastel de mil hojas.

Este fic, solo esta disponible por esta plataforma. ¡Disfrutalo!.

El fuerte retumbar de la puerta al cerrar, y el paso fuerte al andar eran suficientes para que los vecinos de abajo pensaran que era un terremoto. Y aunque así fuera, la furia de Sano Manjiro no podría ser descrita con esas pequeñas palabras.   Si bien, con la molestia que sentía, si seria capaz de destrozar el lugar.    Pero, ¿Que era lo que había causado dichos sentimientos en el joven rubio de un tamaño menor al promedió?.   La respuesta podría ser algo irónica y tonta, se habían comido su trozo de pastel de mil hojas.    Aunque pudiera ir a la pastelería a encargar más, no se podría, ya que la repostera estaba de vacaciones; y era la única que vendía ese tipo pastel en la cuidad nipón.    Si, también pensó en hacerlo el mismo, buscando los ingredientes en linea. Pero, no creía que su vago conocimiento de cocina lograría replicar la maravilla que era la mil hojas.    Siendo unos de los matices de su personalidad ser infantil, nunca fue muy animoso tratándose de dulces. Hasta que probo el pastel de los quince años de Emma, prácticamente obligado.    Nunca pensó algo que lo obligaran seria tan exquisito de hacer.   El crujiente sabor de la pasta de hojaldres, era el camino rudimentario que te llevaba al sabor fuerte y exótico del chocolate mezclando con la crema de vainilla quien bailaba tímida ente los dos en un suave vaivén. Era adicto a esa danza.    Y solo podría a ver dos culpables de este vil crimen, las cuales charlaban tranquilamente en el sofá.    Calladamente, se ubicó en el sillón izquierdo, al lado de una mesita que era custodiada por un gato de porcelana con rasgos chinos, un regalo de cumpleaños de Baji y Chifuyu.   Ajeno a la conversación, y no es como si lo quisieran hacer participe, analizo a los dos de esta, tratando de encontrar una tenue pista del hecho ocurrido, y por supuesto que era obvio su intención. Simplemente, que era tierno ver al chico inflar los mofletes mientras entrecerraba los ojos café oscuros que poseía, por lo cual, no le hacían caso.   Sano fijo su vista en la opción más sensata, Hanagaki Takemichi; y como si hubiera cierto, el muchacho de ojos azules se estremeció. Y los ojos del rubio brillaron.   "Tengo un asunto que atender" habló, su amigo apodado Kenchin. "Volveré en rato, Mikey, acompaña a Take a su casa". A este ultimo, le dio un beso en la mejilla, haciendo que el rubio volteara al otro lado, aún se hacia la idea sobre lo que pasa entre ellos dos.   Y no es que tuviera un problema con eso. Es solo que, nunca es fácil aceptar que la persona a la que quieres, lo hace a alguien más. Eso ya era un asunto aparte.   Estando una vez solos, se sintió libre de sentarse al lado del pelinegro. El olor picoso del perfume del chico se apodero de sus fondas nasales. Pero otro más, uno que reconocería en cualquier lugar....   "Entonces...Take ¿Como esta Hina-chan?" preguntó, con una suave sonrisa.   "Muy bien, le va bien en su nueva escuela" rascándose levemente la nuca, respondió."Ella lo ha tomado bien, eso me alivia, no me gustaría perderla por algo así, aunque entiendo sus razones".   "Me alegro, es una buena chica".   "¿Y Emma? No la veo desde entonces..." Se vio obligado a preguntar el ojiazul.    "Bueno, aún esta procesando todo". Igual yo, pensó. "Sabes que quiso a Kenchin desde hace mucho tiempo".    "Lo se..." expresó con tristeza, mirando hacia otro lado.    Manjiro paso su brazo por el hombro de Hanagaki,entrechandolo un poco. "Mi hermana hermosa y joven aún, encontrara al chico ideal, si que no te preocupes o sientas culpable o algo igual" como el chico aún no le miraba, tomo su mentón haciéndole voltear. "Es mejor cuando tienes esa sonrisa tuya".   Palabras que no pudo evitar salir, causando que el chico se embriagará confuso. Estando así de cerca el olor se hizo más fuerte.   Así que tomo posesión de sus labios, probando su suave sabor. Sus delineados labios. Aunque no tuvo respuesta por parte del chico, metió su lengua sintiendo el sabor que tanto le fascinaba, y más le encantaba probar los rastros directamente de su boca. Se separó al sentir el apretón de las manos de Takemichi en sus hombros.   "Fuiste tu" Se apresuró a decir, la expresión del culpable era confusa. "Tu tomaste mi pastel"    "No pensé que te molestara". Balbuceó nervioso. "Te conseguiré otro".    "¿Pero que dices? Si lo he encontrado" el chico se sintió más fuera de lugar. " En tus labio,Take". Y le robo otro beso, más lento, yaciendo ilusionado por ser correspondido por el contrario.      Siendo de una acción que esta más que claro que estaba mal. Ninguno de ellos se detuvo hasta la falta de oxigenó en sus pulmones.   "El nunca hace esto", comparó el de cabellos oscuro, no hay que ser muy listo para saber de quien hablaba.    "Supongo que esto tampoco"  le continuó estrechándose más al cuerpo del contrario, recorriendo con la boca su cuello, probando de la piel ligeramente tostada de Hanagaki hasta lamer la manzana de Adán, bajando, pellizcando con los dientes el arco hasta los hombros, haciendo temblar al chico.   Alzo la camiseta hasta descubrir el pecho, poso su lengua en el pezón izquierdo, simulando círculos y chupando hasta dejarlo hinchado y goteante, prosiguió con el derecho; bajo su dedo por el abdomen semi-marcado de ojiazul, delineando los firmes bultos de músculos. Sintiéndose orgulloso de las horas de entrenamiento con Takemichi, cuando este se le pidió que le ayudara a ganar resistencia; y ahora podía reclamar ese cuerpo que temblaba y gemía bajo su tacto. Dejo de someterlo, quedando de pie.    "Quitatelos y date vuelta" Ordenó, refiriéndose a las prendas inferiores. Sin rechistar, Takemichi, bajo su pantalón junto a los bóxer "levi" oscuros.  Se puso de pie, colocó las manos en sofá, exponiendo su parte trasera hacia Mikey.   El rubio acarició los glúteos pequeños,subió hasta las nalgas dándole un ligero apretón ,para luego, separarlas. Se arrodilló para pasar su lengua por la cavidad anal dejándola humedecida, haciendo suspirar a pelinegro.    Se incorporó para bajar su pantalón y ropa interior. Dejando el glande erecto expuesto. Acarició de arriba a bajo causando que gotas de presemen salgan.    "Manjiro" rogó el de ojos oceánicos, el susodicho tomo la cadera e introdujo la punta, para luego entrar de un solo golpe. Abriendo la cavidad y sus pliegues, dejando salir un camino sangrante por el ano.    Hanagaki dejo salir quejidos por el ardor de ser abierto por primera vez. Por lo cual el rubio dio suaves caricias y besos por la espalda baja para aminorar el dolor. Luego que el chico le diera pase verde. Sano movió su caderas, recorriendo la abertura en un profundo vaivén. La entrada se contraía y abría al ritmo de su miembro, sintiendo un húmedo calor apretándole, aumentado las estocadas en complicidad con los sonidos de su pelvis chocar con las nalgas de Takemichi, este dejando salir palabras atoradas en gemidos; causando ánimos en el rubio, quien, con su mano izquierda dejo la cadera del chico, para tomar su pene, en un vivido sube y baja, pasando por la punta goteante.    Causando una contracción en el de cabellos oscuros, en compañía de un clímax derramando su semilla y el en su interior.Se desparramaron en el sofá, testigo silencioso de un acto tan banal como sabroso. Sus pechos subían y bajaban; y sonrieron en complicidad.   "Martes, a las 12:30 pm, dejare otro trozo de pastel" hablo Mikey, quien estaba dispuesto a compartir, convenientemente, una vez más. Por que sin duda alguna, la mil hojas sabían mejor dentro de la boca de ese chico, su nuevo postre favorito.        

 

Notas finales:

¡Gracias por leer! :3

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).