Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

You are driving me home por Aakireh

[Reviews - 34]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Llego la hora de la verdad. Como ya lo leimos en el manga y lo vimos en el anime...la policia de japon comandada por soichiro yagami toman el escondite de Mello.

Lo que no nos contaron fue como es que Mello...salio de ahi despues de la explosion.

Near tenía razón…jamás actué con cautela. Siempre siguiendo mis impulsos. Dejando hervir la sangre y dejando correr los latidos de mi corazón al máximo llevando las situaciones a los extremos. La antesala de mi ruina. ¡Me cago cada vez que Near tiene la maldita razón!

No paso mucho para que los japoneses volvieran por la Death Note. Yo lo sabía muy bien. Prácticamente los aguardaba en el rincón menos agradable de mi mente. Minuciosamente maquine un malévolo plan para impedirlo. Recorrí los lugares más inmundos de aquel escondite. Tejí una red de explosivos poderosos. ¡Aunque me costara la vida no me dejaría vencer jamás!

Que amarga suena mi risa ahora. Tan solo un eco vacio de aquel encantador rubio que calculo su propia perdición. La vida en el bunker de la Mafia seguía como todos los días. Shido, el inútil shinigami vigilaba como siempre. Hubieras visto las caras que pusimos cuando vimos a aquel tío frente a nosotros. Por un momento pensé que el chocolate y los excesos me habían matado las neuronas. Entonces el aire se comenzó a respirar espeso. Pude escuchar los latidos de mi corazón mas cerca y mas rápido recorrer la sangre a mi cerebro y fue cuando ellos habían entrado. Era el segundo atentado del enemigo para aniquilar mi plan y no lo permitiría. Los gritos de un inglés con acento asiático corrompió la armonía de aquel manto de humo de cigarro. Había llegado la hora.

No es la primera vez que el sentido que la vida está a punto de escaparse de mis manos. Ahora lo sé muy bien, conozco el significado de la vida que se esfuma en un instante, puesto que las nuestras se han ido ahora.

El estúpido shinigami no estaba ayudando y mis hombres estaban cayendo al piso uno por uno. ¡Mierda! ¡Esos ineptos…tenían la death note del asesino! Los gemidos incontenibles escaparon de mi cuerpo al paso que la adrenalina llenaba cada poro de mi cuerpo y lo alimentaba como una droga. Corrí tan rápido como aquel día en que recibí aquella noticia que cambiaria mi vida para siempre.

Apreté el control entre mis manos. Yo sabía lo que pasaría. Una vez más actuaria sin medir las consecuencias. Por un momento creí ver la imagen de Near detrás de mi cabeza, su sonsonete burlón, quise partirle la cara. Estaba al límite. Me tenían acorralado. Mi mirada fue desafiante. Todo paso tan rápido que tan solo puedo recordar pequeños espacios de tiempo. Pedazos de mi vida tirados a la nada como una fotografía rota en el fondo de un sueño. El anciano no pudo matarme. Pero su quebrantaos voz por el miedo jamás se borrara de mi cabeza. M-I-H-A-E-L-K-E-E-H-L Tú eres Mihael Keehl! Mi corazón se detuvo por un instante y vi mi vida pasar frente a mis ojos tan rápido que creo haberme mareado.

“Soichiro Yagami…tu nunca has matado a nadie…”

¡Mello es implacable! ¡Nadie podrá vencerme! Y el botón detono la vida en un segundo.

No podía respirar. La máscara de gas había desaparecido. Era como si el humo fuera la fuerza del asesino oprimiendo contra mi cuello, con sus dedos de fuego escaldando mis ojos poniendo mi piel al punto de fusión. Me arrastraba con la única fuerza que me quedaba en mi interior. El instinto de supervivencia. Transpiraba dolor. El fuego abrazaba mi piel. Todo estaba girando a mí alrededor. Justo cuando había dejado caer mi cuerpo en aquel metal que cocinaba mis heridas…justo cuando sentí que me rendía ante la muerte y que el último aliento se expiraría de mi cuerpo... Near ya no era más que un fantasma. Todo en si perdió el sentido. Me encontré ensimismado en mis actos. Caí en la cuenta de que todo aquello por lo que había luchado en aquel ultimo respiro carecía de total sentido. El asesino...habia posado su manto perverso sobre mi cuerpo y las llamas consumirian hasta el mas recto de mis ideales. Mi lucha se consumiría en las llamas junto con mis restos. Estaba muerto y ardía en el mismísimo infierno.

De no haber sido por ti me habría perdido entre las llamas para siempre.

¡Tenía que estar muerto! En cierta forma desee haberlo estado…El dolor carcomía mis nervios. Mis ojos apenas ponían abrirse. Sentí el abrazo que me lleno de consuelo. Me rendí ante él como un bebe que acaba de abrir sus ojos al mundo. Aunque todo mi cuerpo estaba encendido el dolor se había ido. Tu sonrisa fue como un bálsamo. Trate de hablar pero como las palabras quedaron atrapadas en mi garganta, como las flamas en aquellas ruinas. Mi orgullo quedo olvidado por un instante en aquel averno que lentamente se tornaba más lejano. El crujir de las llamas dejo de asfixiar mis oídos.

Jamás olvidare lo que hiciste por mí. Me arrancaste de las flamas. Arriesgaste tu propia vida al entrar a aquel lugar sin importarte nada. Tú me tomaste entre tus brazos y me llevaste contigo. Cargaste mi cuerpo febril casi incinerado hasta tu auto. Me pediste que guardara silencio. Me dijiste que preferías morir que verme muerto.

Recuerdo tus ojos como dos pequeños universos esmerilados. Era como mirar un eterno campo en medio del estío. Era sucumbir ante aquel gesto de tristeza mezclada con preocupación. Tenía que haber sido un milagro. Me arrepentí de todas esas veces que blasfeme y me aferre a la cruz que aun colgaba de mi cuerpo como si de esa forma pudiera redimirme ante el señor. El señor quien creí me había abandonado y ahora El estaba ahí. Eras tú. Tú cuidaste de mí. Matt. Me envolviste en aquella manta y sanaste mis heridas. Pero no solo las heridas superficiales…las cicatrices perforaron mi piel como un recordatorio ruin de mi odio por el asesino. Tú sanaste la guerra interna que se reñía en mí. Trajiste paz cuando erróneamente había decidido vivir sumergido en el odio. El orgullo aunque jamás murió era una bestia que solo podía ser domada por aquella calma que traía a mí el estar contigo.

"Si te vas no dudaría en seguirte"

"...siempre puedes contar conmigo"

Ahora se la firmeza de aquellas palabras que a pesar de haber sido pronunciadas por un niño, salían del corazón de un hombre.

Notas finales:

Apartir de aqui tratare de narrar lo mejor que pueda como fue que la relacion de M x M se fue dando hasta que paso aquello tan feo en la historia.

Quiza incluya algo lemonesco. :P

estense pendientes si gustan del fic.

Ya que segun parece me e volcado a la escritura de esta humilde historia. Un review seria muy lindo. Aun asi lo escribo para compartirlo con todo aquel que desee leerlo.

saludos

Itxy (Aakireh)

 

Escuchese

I'll Follow you into the Dark

nuevamente de Death Cab for Cutie.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).