Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Regalo del Mar por Zafira

[Reviews - 2]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Los personajes pertenecen a Masami Kurumada

Notas del capitulo:

Mime

 Hator, es para ti...

REGALO DEL MAR

Despert con el salado sabor del mar en sus labios, se senta mareado… demasiado confundido como para comprender o siquiera recordar que fue lo que haba sucedido… entonces fue que decidi intentar abrir los ojos… lentamente se encontr recostado boca abajo en una playa… se incorpor con algo de dificultad… el sol haba quemado un poco su espalda… “Dnde estoy?”…

Entonces el recuerdo de las ltimas veinte y cuatro horas llegaron a su mente como un tsunami… y unas lgrimas escaparon de sus ojos al comprender que a pesar de sus ltimos pensamientos, l estaba vivo… perdido… pero vivo.

..---..

Dos aos quizs… dos aos eran los que haban pasado desde que las aguas lo haban depositado en aquella isla que ahora llamaba hogar. No tena idea si alguien lo haba buscado o no, aunque considerando de que l era el heredero de una de las familias ms importantes de Grecia, y que eso haba sido el desencadenante para su intento de asesinato, bien consideraba que no…

Mi propia familia! – susurr con irona… el joven tena la certeza de que saldra algn da de aquel pequeo paraso, aunque considerando la paz que tena ah que no se comparaba en absoluto a la vida agitada que siempre llev, la idea de volver y simplemente tener una vida ordinaria le pareca muy seductora… aunque entonces llegaba a su mente el sonido burln que emita su primo al momento de abandonarlo a su suerte en aquel jate cuyo destino era el fondo del mar…

“Mi querido Milo, es una pena… pero yo ser la cabeza de la familia ahora… descansa en paz… estpido primo!”… esas haban sido las ltimas palabras que le escuchara a Camus, quien para l siempre haba sido ms que un hermano… quizs al final s deseaba volver… el deseo de venganza le haba ayudado aquella noche a sobrevivir, y le haba motivado a continuar da tras da…

La soledad era lo nico que no le pareca desagradable de aquel extico lugar… haba recorrido en toda su extensin a ese pedazo de tierra y tena ya la certeza de que no haba nadie… lo peor del caso a veces era sentirse enloquecer por el deseo de hablar y que alguien le hablase… su voz no se haba apagado en esos largos aos… hablaba con las plantas, animales, con el viento e incluso con las aguas… l que jams haba hecho una sola labor que le ameritara algn esfuerzo, se vio en la necesidad de trabajar con sus manos para sobrevivir… una cueva que encontr cerca de un salvador manantial de agua, ahora era su hogar, lo resguardaba de las noches fras y de las escalofriantes tormentas que azotaban el lugar.

Parece que esta noche ser muy agitada!

..---..

Despert temprano en la maana… ciertamente la temperatura an era muy baja… se cercior de los daos que aquella tormenta haba dejado a su paso… casi enloquece de la alegra al ver que las aguas nuevamente le haban hecho un obsequio… lo que pareca ser unas maletas haban llegado a las playas…

Excelente! – corra sumamente alegre para revisar lo que podra hallar… - Esto es realmente un regalo de Cumpleaos maravilloso! – grito al abrir la primera maleta… por que s… segn sus clculos, unos das mas o unos menos, l ya estara cumpliendo sus vente y un aos de edad - Ropa… estupendo… zapatos… creo que son mi talla… vaya, no puede ser… creo que Milo, hoy vas a afeitarte!

A eso del medio da, sigui con su recorrido por la playa, la temperatura era mucho ms agradable ahora, sus ojos le mostraron a la distancia que seguan habiendo obsequios esperndolo, acarici su rostro sintiendo la suavidad de su rostro recin afeitado… conforme se fue acercando a destino, pudo notar que aquello que estaba observando era una especie de tabla que estaba a punto de volver a la inmensidad de los ocanos… pero lo que le hizo imprimir ms velocidad para darle alcance antes de que eso sucediera fue, ver que haba alguien que an se sujetaba fuertemente de aquel pedazo de madera.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Haban sido las peores vacaciones de su vida… y su novio era el ser ms estpido de la tierra, llevarlo en un paseo en jate, sabiendo a la perfeccin que l le tena fobia al ocano, pero l saba a la perfeccin por qu lo haca… a Kanon le gustaba demostrarle quien era el que mandaba, y quien era el fuerte en es relacin… ya nada quedaba del ser carioso y dulce del que l se enamor, su prometido no simplemente aprovechaba toda oportunidad para humillarlo y exhibirlo… en ocasiones incluso le haca dao…

Y nos es que no haya intentado dejarlo… pero siempre lo obligaba a volver… era su mayor trofeo… la irona cruz por sus pensamientos, supuso que as eran todos los adinerados… despus de todo, Kanon tena el poder de dejarlo en la calle, a l y a su familia… fue lo suficientemente astuto para apartar a todos sus pretendientes, incluso aquella golpiza que recibiera Aioria, saba que quien la orden fue l… as que una y otra vez, volva a caer en los brazos de su… dueo…

El movimiento del jate le crisp los nervios… Kanon lo envolvi entre sus brazos y le susurr que estara bien si permaneca a su lado… el viento y la lluvia comenzaron a azotar la embarcacin…

Kanon, no se nadar! – gimi cuando el mayor lo haba liberado para ir a ayudar a su hermano a colocar bien las velas…

No pasar nada… ya vengo! – el menor se abrazo a si mismo… no entenda cmo poda ser tan dulce y a la vez tan malvado… se encontr con la mirada de su cuado, este simplemente sonri… tan parecidos y tan distintos… aunque podra decirse que Saga era tan posesivo con l, como lo era Kanon…

Pero entonces algo sucedi… el movimiento en el jate se haca cada vez mas irregular… el clima era realmente malo… pareca que en cualquier momento una de aquellas aterradoras olas envolvera por completo a la embarcacin y se hundiran… se levanto a duras penas… intent alcanzar el chaleco salvavidas, cuando el grito de Kanon lleg a sus odos… fue todo muy rpido… era como si un enorme brazo lo cogiera y lo arrastrara lejos de donde estaba, las aguas engulleron el navo, no supo cmo pero pudo llegar a la superficie… escucho la voz de Saga y de Kanon llamndolo… lo que pareca un trozo de puerta lleg cerca de l, se sostuvo con todas sus fuerzas, pero no logr emitir ningn sonido para llamar a los gemelos… “No quiero morir!”… pens y cerr con fuerzas sus ojos… pasara lo que tuviera que pasar.

..---..

Le dola hasta la ltima partcula de su cuerpo… abri los ojos recordando todo, aunque debido a lo rpido de sus movimientos cayo casi inmediatamente otra vez sobre el lecho, totalmente mareado…

Pero que hermoso regalo me trajo el mar!

El sonido de aquella voz desconocida le oblig a abrir nuevamente los ojos… se encontr con la figura de un joven de cabellera azul… tembl al imaginar que era Kanon, pero no era as… sin embargo, cierto parecido haba…

Dn… dnde estoy? – habl con apenas algo de voz… lo que le sac una sonrisa al joven frente a l…

Pues vivo… es lo importante… no se bien en que lugar del Pacfico, pero s que es una Isla, que antes de tu llegada y la ma, era desierta! – habl tranquilamente el joven acariciando la frente de su ahora husped… - Cmo te llamas?

Mime… Mime Benetnasch… Y usted?! – susurr el recin llegado, aceptando un pote de agua que le pasaba el peli azul.

Milo… Milo Scorpius… un placer Mime…! – Milo sonri con la imagen de su ahora compaero de isla… este segn su parecer era una verdadera belleza, posea una larga cabellera color naranja y unos ojos magenta tan brillantes que casi se sinti perdido en ellos… - Realmente eres un precioso regalo de cumpleaos!

Es su cumpleaos? – murmur tmidamente el peli naranja, a lo que el mayor asinti…

Cumplo veinte y un aos… y t, mi joven rub… supongo que haz de tener…! – habl el peli azul sonriendo…

Diez y siete… y me llamo Mime! – termin diciendo el joven, logrando que una divertida risa se escapara del peli azul… - Ah… y felicidades!

Descuida, mi rub… nos llevaremos bien!

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Una semana… y no poda creer que al fin no estaba solo… en poco tiempo, logr entablar cierto grado de amistad con su joven compaero… as supo que estaba comprometido… y que provena de una familia de recursos limitados… tambin supo que le gustaba la msica, y que por sobre todo, amaba la nieve… le dijo que le aterraba el ocano… pero que le estaba agradecido con las aguas por haberlo llevado con vida hasta ese lugar… de lo nico, que en lo posible intentaba no habla era de su prometido… cuando Milo le introdujo el tema, l menor decidi que lo mejor en ese momento era ver cmo trabajaban las hormigas … el peli azul pudo notar, que aquellas joyas se opacaban cada vez que l haca alusin a aquel individuo, por lo que decidi ya no meter el tema… l por su parte, no le hablaba mucho de su familia… le dijo que por accidente haba cado ah… y que posiblemente le habran dado por muerto, por eso nadie an lo haba buscado…. No crey muy conveniente contarle la verdad, o sera que simplemente l no quera recordarlo… despus de todo, al igual que Mime, eso era algo de su pasado, que deseaba enterrar.

Vamos… yo te ensear a nadar… no te va a pasar nada, lo prometo! – habl melosamente el peli azul…

En verdad, no quiero…! – murmuraba el peli naranja retrocediendo… sus mejillas ya estaban pintadas de todos los colores debido a cmo haba encontrado a Milo…

No me digas… que te apena ver a un hombre desnudo! – el tono divertido en la voz del mayor, consigui que el mas joven se pusiera an ms nervioso…

CLARO… CLARO QUE NO… NO ME MOLESTES! – Mime no poda evitarlo, su voz sin querer se haba vuelto muy aguda, y la vergenza despus de hablare as, a la persona que lo haba estado cuidando en esos das, le hizo sentir muy mal, por lo que decidi salir corriendo…

Espera… Mime! – Milo fue, sin embargo, ms rpido… sujet al menor por el brazo y lo atrajo hacia s.

Sultame! – dej escapar el mas joven casi in voz, todo su cuerpo comenz a temblar descontroladamente, y su mirada no poda apartarse de la azul profunda mirada de Milo…

Creo… que… no puedo! – el mayor no pudo contenerse… esos labios se le hicieron demasiado deseables… por lo que simplemente los tom, sinti las manos de Mime, intentando apartarlo, en su pecho… una de sus manos sostena la nuca del menor, consiguiendo as que eso beso no pudiera acabarse rpidamente…

Lentamente, sinti que sus fuerzas simplemente ya no podan contra l, por lo que rodeo con sus brazos el cuello del mayor, se estaba dejando llevar por aquel beso tan apasionado y demandante… de su mente se haba borrado por completo la imagen del hombre al que siempre haba respetado como su novio, mas por temor que por amor… gimi bajito al sentir como aquellas manos comenzaban a recorrer su cuerpo y aquellos labios a rozar su cuello…

Cuando se separaron, las mejillas de ambos estaban pintadas… aunque el ms joven not posesin, en los ojos azules de Milo… l conoca bien esa mirada… cargada de deseo y control… el temor pareci aparecer en sus pupilas, y esto fue notado por el peli azul… que simplemente sonri y le acarici el rostro…

Parece que me he enamorado!

..---..

No pudo apartar el sabor de aquellos labios de su mente, en toda la noche… desde que lleg, Milo le haba cedido su lecho, mientras l, simplemente se recostaba por una de las paredes de la cueva y ah dorma… pero esa noche era distinta, al parecer ninguno de los dos poda dormir… un silencio muy incmodo reinaba…

Perdname… no volver a pasar! – dej escapar al fin el peli azul, y eso sorprendi al menor… - Se que estas comprometido… no tena el derecho de hacer lo que hice!

Uhmmm… Entonces te arrepientes? – solt el peli naranja… - Qu pena… iba a invitarte a dormir conmigo ahora mismo!

Aquellas palabras sorprendieron al mayor… quien se qued mirando el sonrojado rostro del oji magenta, este… le observaba apenado, pero en ningn momento pareci arrepentirse de sus palabras…

Lentamente, Milo se acerc al ms joven… acomod uno de los mechones de Mime tras su oreja, y luego se acerc a esta para susurrarle…

No me arrepiento… slo tema que ests enfadado conmigo! – Milo observ ahora de cerca aquellos ojos de rub, de los que l haba empezado a aorar cada segundo de su da… Mime sonri… cuidadosamente se acerc a l, rozando tmidamente sus labios, colocando sus manos sobre los hombros del mayor… aspirando su olor…

El beso se hizo ms profundo… y rpidamente las prendas que ambos tenan abandonaron sus cuerpos… Milo recorra con adoracin cada parte de pequeo, quien an temblando como una hoja… le corresponda completamente…

Milo…! – gema el peli naranja, cuando senta en su pecho los labios de su amante - Ahh! – intent cerrar su boca para no emitir sonidos al sentirse totalmente invadido por la sensacin de su miembro tomado por las manos del peli azul, que luego de masajearlo se lo llev a la boca - AHHHH!... Milo!

El mayor sonri cuando consigui que el menor se corriera en su boca… l no era un experto en eso, pero de algo estaba seguro… Mime no tena ninguna experiencia en ese campo, por lo menos, no an… busc nuevamente aquellos labios que se abran para llamarlo entre suspiros… acarici las piernas del peli naranja al momento de acomodarse entre ellas…

Sujtate de m…! - susurr Milo antes de asaltar aquella boca con un demandante beso… Mime se lo retribuy con la misma pasin que le era entregada… su corazn lata tan agitadamente que tema se le fuese a escapar del pecho… ms al sentir como su entrada era invadida lentamente y el dolor que eso le estaba ocasionando, se aterr… intent apartar a Milo de encima suyo, pero sus fuerzas se haban diezmado por completo… quiso gritar pero su voz se vio ahogada en los labios del oji azul….

Lentamente, el dolor fue pasando… y en su lugar una sensacin tan extraa y maravillosa lo envolvi… un placer que lo enloqueca y que le obligaba a rogar por ms a cada instante… Sus ruegos eran como una celestial msica para el mayor, que simplemente se dejaba llevar por el mismo deseo y por la misma pasin, pues mientras Mime deca ms… l deca que ms era simplemente insuficiente, el deseaba el doble…

..---..

El nuevo da los encontr exhaustos… y entrelazados entre ellos… Mime descansaba sobre el pecho del Milo, quien acariciaba su cabellera cuidadosa y tiernamente…

Definitivamente eres el regalo ms hermoso que me pudo dar el mar! – susurr el peli azul…

Pues para m… no hubo mejor salvavidas que encontrarte! – Mime busc ms calor entre aquellos brazos… que no se negaron a envolverle…

Saldremos de aqu… y te convertir en mi esposo! – habl con seguridad el mayor… -Nadie podr jams alejarte de mi lado!

Pues yo preferira quedarme en este paraso contigo, por siempre! – el menor bes en los labios a su amante… y eso hubiera llegado a ms, de no haber sido por un sonido extrao que vena de exterior… ambos se vistieron y salieron a ver… una lancha se acercaba a la orilla de la playa… y sin temor a equivocarse, uno de los tripulantes de la misma, era alguien a quien definitivamente el menor conoca bien…

Mime… qu te sucede?! – Milo not la perdida total de color del menor…

Es Kanon!... – dijo apenas sin voz el ms joven… - Milo olvida lo que sucedi anoche… te lo ruego… tu y yo slo somos amigos…! – el peli azul noto la desesperacin en el tono que usaba el oji magenta, este pareca estar aterrado… - Promtemelo!

Pero…! – quiso cuestionar el mayor… mas notar la angustia en esos bellos ojos, le hicieron asentir.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Gracias al idiota ese haba podido salir a la isla, no le cost mucho tomar posesin de todo lo que era suyo por derecho… a pesar de que en un principio su idea era encerrar en prisin a su primo por aquel intento de asesinato, no lo hizo, simplemente le quit todo su apoyo econmico y lo degrad a un cargo muy por debajo de sus aspiraciones en una de las empresas de su familia… pues, aunque el deseo de Camus era acabar con su vida, de no ser por l, no hubiera conocido a Mime…

No le cost descubrir que las empresas Gminis tenan una estrecha relacin econmica entre ambas… y claro, valindose de los consejos bien usados de sus asesores supo sacar provecho de las debilidades que tenan las mismas, para tener, literalmente en sus manos a los gemelos…

Despus de todo… yo Milo Scorpius, siempre me salgo con la ma! – murmur el peli azul, al tener en sus manos aquel documento que le devolvera aquella genuina sonrisa que slo un precioso rub poda regalarle…

..---..

Kanon se haba mostrado an mas atento con l que de costumbre… era evidente que haberlo encontrado con vida le llenaba de alegra… aunque encontrarlo en compaa de Milo, no le result nada agradable… cuando se enfrent a l, para decirle que ya no quera estar a su lado, solo la oportuna intervencin de Saga impidi que su rostro fuera marcado por una bofetada… despus, simplemente le quedaba el encierro en esa jaula de oro, por consejo del gemelo mayor, Kanon decidi apresurar los planes de bodas… y aunque l no estaba de acuerdo… tema lo que este pudiera hacerle a Milo, si saba que l era el culpable de su deseo de dejarlo…

Milo! – susurr recordando a aquel joven que definitivamente se haba instalado en lo ms profundo de su alma… - Qu habr sido de ti? – una vez que se alejaron en aquel puerto, ya nunca le llegaron novedades del joven… quizs estaba con su familia… l jams le habl mucho de ella… saba que era de una buena posicin, pero nada mas…

..---..

Kanon estaba furioso… pareca como si estuviera haciendo algo en contra de su voluntad… subi a Mime en el jate, y este no pudo evitar mirarle con reproche… l ya no le tema tanto a las aguas del mar… pero estar en un bote en el medio del ocano despus de lo que sucedi, le resultada molesto… ms si era del brazo del gemelo menor, a quin pareca habrsele olvidado de que casi muri ahogado la ltima vez…

Que tengas buen viaje! – dijo casi con irona el mayor… y Mime sinti pnico, cuando una mano le tap la boca con algo que lentamente le hizo perder el sentido…

Excelente… ha salvado sus empresas!

…--…

No supo cuanto tiempo haba perdido la conciencia, pero cuando esta comenz a volver, tuvo miedo de lo que Kanon le tena preparado… de lo primero que se percat, incluso antes de abrir los ojos, era de que el ambiente era ciertamente clido… hasta se dira agradable…

Parece, que al fin, mi rub piensa honrarme con su compaa!

Esa voz l la conoca bien… por lo que inmediatamente abri los ojos, encontrndose con la amble y seductora imagen de…

Milo!... – sin pensrselo dos veces, o sin preguntarse cmo era posible eso, se lanz a los brazos de su amado, quien lo recibi gustoso y lo envolvi en un protector abrazo…

Ya… mi rub… ahora ests conmigo… y no permitir que te me vayas nuevamente! – el peli azul levanto con delicadeza el mentn del menor y deposit un sabe beso en esos labios tan anhelados…

Pues…! – comenz a decir temeroso el peli naranja… - No permitir que me dejes ir!

Ambos rieron ante aquella afirmacin, y volvieron a regalarse pequeos besos, que aumentaron en intensidad… despus simplemente el ambiente se haba vuelto un tanto ms clido de lo normal…

..--..

Ya reposando uno en los brazos del otro…

Entonces compre la isla… y edifique esta humilde morada para que t y yo pasemos en este extico paraso… nuestra romntica luna de miel…! – terminaba de relatar Milo aceptando sumiso las caricias que su nio le brindaba en su pecho…

Qu hay con Kanon? – murmur el oji magenta…

No se te volver a acercar… jajajaja despus de todo… tengo mis mtodos para conseguir lo que definitivamente… es mo! – el peli azul sujeto la mano del ms joven y la llevo a sus labios… - Siempre y cuando… tambin sea tu deseo… deseas ser mo, Mime?!

Fui tuyo desde que el mar decidi que yo fuera tu regalo! – susurr en tono seductor el mas joven…

No me tientes amor… que no creo poder saciarme de ti nunca… y la verdad pareces muy cansado! – Milo habl maliciosamente mientras se colocaba nuevamente sobre Mime, quien rodeando el cuello del mayor con sus brazos, murmur…

Pero si eres t, el que esta cansado, cario!

Quieres comprobarlo…?!

Estas hablando demasiado…!
Notas finales: Bueno es cortito.... es un regalo para Hator, por nuestra boda forica jejeje

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).