Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Camino al altar.... por cielphantomhive

[Reviews - 23]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

se que no he terminado ninguno de mis fic anteriores... pero tengame compasión esto llego a mi cabeza y tuve que subirlo... espero que les guste

Notas del capitulo: muchas gracias por leer... digimon no me pertence... eso creo que ya lo saben...







Inicio Flash Back



- Te casaras con migo Hikari… - pregunto un rubiecito de ojos azules
- Pero Tk… mi hermano dice que solo los adultos pueden casarse… - ella lo miro con algo de tristeza en su mirada cereza
- No importa, mira si t dices que si… - lo medito un poco – te prometo que cuando sea mayor are lo que hacen en las pelculas, me arrodillare y lo volver a preguntar…
- Entonces si… si quiero casarme contigo Takeru… - el chico sonri, al tiempo en que colocaba un anillo de plstico en la mano de la nia
- Esperare… - dijo al momento de abrazar a la castaa - para poder decir… que te amare
- “hasta que la muerte nos separe” – sus voces cantaron al unsono


Detrs de unos arbustos dos chicos los miraban con una sonrisa en los labios, los hermanos mayores de la parejita los observaban con curiosidad y cario.


- Crees que realmente pueda ser Tai?
- Dmp.. quien sabe…? pero seria lindo… es decir… seriamos familia
- Tienes razn… aunque djame decirte que ser familia para mi seria algo menos de lo que he soado…
- Por que Yamato?
- Pues veras


Fin Flash Back





El da clareaba de forma esplendorosa, los pjaros cantaban con gran alegra y el aire se respiraba tranquilo, el viento soplaba de forma amable amenizando el ambiente, un chico rubio se levanto de la cama, sus ojos azules se miraban aun adormilados, la noche anterior estaba tan ansioso que a duras penas logro conciliar el sueo, y es que la emocin recorra cada fibra de su cuerpo hasta convertirlo en una masa de nervios lista para estallar. Fue cerca de las cuatro de la madrugada cuando logro cerrar los ojos.



Se levanto de manera pesada. Su pie se enredo en la sabana y callo directo al suelo, dejando escuchar el tremendo golpe.



- Takeru Dios… estas bien… - pregunto otro rubio entrando en la habitacin
- Si hermano… estoy muy bien… de hecho estoy de maravilla…jajajajajaja
- No en serio… me estas preocupando… - su cara era de verdadera desconfianza
- Si, si… - se levanto de un salto, corri hacia su interlocutor y lo tomo por la cintura, al tiempo en que lo hacia bailar a su ritmo – lo vez… mi corazn es feliz… por que hoy…
- Por que hoy te casas….




Te prometo que el domingo
Are realidad tu sueo
Entraremos a la iglesia
Para ser al fin tu dueo



En otro departamento no muy lejos de ah un chico de cabellera castaa casi tumbaba la casa de los gritos que soltaba



- Hikari… mas te vale que esta vez si te ayas levantado… por que si no… - abri la puerta del dormitorio, de una forma tan brusca que podra haber asustado hasta a un hipoptamo, pero la chica que se esconda entre las sabanas no pareci importarle
- Djame dormir otros cinco minutos…
- No, esto ya es suficiente… te quiero ver en la ducha y dentro de diez minutos mas en el comedor desayunando… entendiste…
- No… - dijo al momento de tomar las cobijas y cubrirse nuevamente
- Hikari…. – su cara estaba tomando un ligero color carmes, suspiro y – muy bien… creo que tendr que hacer esto a la antigua
- Qu quieres decir?…
- Nada solo espera – tomo los pies de la chica halndola con toda su fuerza, mientras ella se negaba a ser arrancada de la cama de forma tan cruel
- Esta bien… esta bien… - dijo por fin resignada
- No entiendo como puedes tener semejante actitud, en especial en este da…
- No es que no quiera que llegue la hora hermano, es solo que estoy… - se coloco en pocin de loto en la cama mientras as pucheritos – como decirlo… aterrada… - tomo las cobijas y se volvi a cubrir
- Hikari…… - el grito del mayor se escucho en todo el edificio….



Llevaras vestido blanco
Y flores entre tus manos



El vestido era tan bello, no por nada, Sora, quien ahora era una reconocida diseadora se haba esforzado al mximo, y es que como ella deca en esta boda poda no solo mostrar al mundo que lo juvenil y lo clsico bien pueden ser parte de un mismo todo, sino que tambin se trataba de dos de sus mejores amigos, los mas pequeos de los nios elegidos, y por sobre todo, de la pareja mas linda de la que ella tuviera memoria, porque siendo sinceros ellos eran puro amor desde que se conocieron, nadie nunca dudo de que terminaran juntos, y as ella termino, convirtindose en la madrina de los trajes de ambos, el vestirlos represento un gran honor. Pues aun que en un principio Tai se aferro en pagar por ambos atuendos, ella le dejo muy claro que se esforzara para que estos fueran su regalo de bodas.



El diseo de los trajes duro cerca de cuatro meses en que el dibujo original fue modificado un sin fin de veces, al final termino siendo una obra de arte, y el traje que seria la clave para su prximo desfile de modas, y aun cuando el modelo no estara a la venta, Sora haba insistido que la misma Hikari lo portara por la pasarela.



Tk se sinti desplazado, pero no por que no acompaara a la chica, ms bien por que tema que a la castaa le gustase el mundo del modelaje, as que movi cielo mar y tierra para poder impedirlo, pero no logro mucho cuando Tai apoyo la idea.



Hikari Yagami era una chica con un brillo nico, sus ojos de un bello color ciruela, su cabello castao ahora largo y una figura estilizada que la asa lucir con un porte elegante. Durante mucho tiempo fantaseo con el da de su boda, cuando por fin contrajera matrimonio con la persona que amaba.



Se miraba al espejo y este le devolva la imagen de una diosa, pero en su interior se revolva algo, tenia un mal presentimiento, su hermano tardo casi dos horas para levantarla, y dos mas solo para que desayunara y se vistiera, en ese momento, Sora, la creadora de tan bello vestido, Mimi una artista famosa de Hollywood, y Yolei su mejor amiga, iban de un lado para otro, quitando aqu, acomodando aya, y ella solo poda verse al espejo y desear salir corriendo.



- Como esta la futura seora de Ishida?
- No lo digas as hermano, por que pareciera que me voy a casar con Yamato y no con su hermano
- Bueno corrijo… la futura seora de Takaishi
- Nerviosa…
- Es normal… - se acerco lo suficiente para acunarla entre sus brazos como cuando era nia y le asustaba la oscuridad
- Hermano… - se aferro a el mientras el mayor de los dos la meca dulcemente en un vals inexistente – tengo un mal presentimiento…
- Todo estar bien yo voy a estar ah… veras que sers muy feliz
- Eso espero…



De orgullo estarn llorando
Tus padres y tus hermanos



El silencio reino por espacio de algunos segundos, Matt observaba al chico de cabellos castaos, mirar a sus dos pequeos hermanos, le hacia desear tener tanto valor como el menor de los Ishida.



Inicio Flash Back



Detrs de unos arbustos dos chicos los miraban con una sonrisa en los labios, los hermanos mayores de la parejita los observaban con curiosidad y cario.



- Crees que realmente pueda ser Tai?
- Mmp.. quin sabe?… pero sera lindo… es decir… seriamos familia
- Tienes razn… aunque djame decirte que ser familia para mi sera algo menos de lo que he soado…
- Porque Yamato?
- Pues veras… - el rubiecito de unos diez aos se retorca los dedos en busca de exponer de la mejor manera aquello que senta creciendo dentro de si
- Yama… djate los dedos o terminaras por lastimarte…jajajajajajaja…
- …. – lo miro rer, su risa era msica que inundaba el ambiente llevndolo a un mundo lleno de ilusiones – yo te amo… - dijo sin pensarlo siquiera, fue un susurro que se oculto detrs de la risa escandalosa
- Y yo a ti… - contesto a lo que su compaero pens que no escuchara
- Qu?... – no caba de la sorpresa
- Y yo a ti… - su cara esta ligeramente coloreada, sus mejillitas se encendan con el color carmes aumentando cada vez mas - es que yo escuche que tu… si yo… bueno si me equivoque… - sus ojitos se tornaron acuosos
- No Tai… - no quera hacerlo llorar, acaricio la mejilla del otro para secar con dulzura las lgrimas que asomaban – te quiero….
- Yama… - quito la mano que lo acariciaba, alarmando un poco a su compaero, este no supo cmo reaccionar al sentir los clidos brazos de su amigo sobre su cuello – yo tambin…
- Tai…-dijo en un suspiro hacindole cosquillas en la oreja al otro, este con una suave mueca de felicidad se separo un poco, sus ojos estaban cerrados y su boca entreabierta dejando salir su aliento con sabor a chocolate – eres perfecto…
- Mmhhh… - fue el sonido que alcanzo a salir de su boca, antes de que el rubio con la suya acallara cualquier otro



Las manos de Ishida rpidamente se aduearon de su cintura y espalda del castao, contrayndolo mas as si. El moreno, no sabia bien a ciencia cierta lo que de un momento a otro se haba suscitado entre los dos, pero que mas daba, se senta tan bien estando entre sus brazos, como un nio pequeo en el regazo de su madre, todos sus pensamientos de extinguieron, disfruto lo mas que pudo ese contacto, que al final paso de un beso al una guerra sin cuartel, en la que ambas bocas se exploraban mutuamente, queriendo saber el limite de aquella cavidad que por derecho les era propia.



Cuando por fin se separaron, respiraban agitadamente, sus mejillas eran teidas por un suave color carmes, se miraron un rato sin saber que decir, uno feliz y algo sorprendido de que su contraparte le hubiese correspondido la muestra de cario con tal efusividad, y el castao sin saber como expresar lo que por dentro senta.



Tai ya incomodo se decidi, no haba nada que hablar, es decir aquel beso lo dejo todo en claro y el quera pertenecerle al Ishida as que por que intentar expresar algo que aun con todas las palabras del mundo seria imposible?



Tomo por las solapas de la chaqueta al rubio sin despegarle la mirada, el otro se temi lo peor, cerro los ojos de golpe y espero, fue fuerte, con ansia, con deseo y hasta con lujuria, no era el dolor que el Ishida esperaba, Yagami lo estaba besando de una manera tan salvaje, tan necesitada, por lo que el no lo hizo esperar, lo entendi perfectamente, no haba nada que decir el lo amaba, tanto como l a es muchacho castao, ahora su felicidad era completa.



Y frente al creador que es todo
Aremos una promesa
De amarnos toda la vida
En la riqueza o pobreza



El templo estaba bellamente decorado, las flores de jazmn lucan ramos junto a los azares que soltaban discretamente sus perfumes, en el altar se encontraba un chico rubio vestido con su traje de etiqueta, se observaba seguro, la decisin se lea en sus facciones, mas el temblor de sus manos lo delataba, su hermano se encontraba a unos pasos intentando calmar los temblores de su menor, rea sinceramente y bromeaba, el otro a duras penas sonrea, la marcha nupcial se escucho en la suntuosa iglesia, las puertas de roble se abrieron, la luz de la tarde con sus hermosos colores rojizos fueron los antecesores de los hermanos Yagami, ambos estaban de pie en la puerta, ella sujetaba fuerte el brazo de quien la entregara.



Con aquella msica de fondo ella camino al lado de l, y mientras se aproximaban los ojos de los novios se encontr, y las dudas desaparecieron, el dejo sus temblores a un lado, su temple era tan slido que pareca como si se encontrase en la situacin mas natural del mundo.



El mayor de los hermanos Ishida observaba la escena, pero su mirada estaba clavada en la persona cercana a la chica, ellos algn da realizaran ese mismo ritual, para unir sus vidas frente a todos y contra todo.



El joven moreno entrega a su pequea hermana a la felicidad, por que el estaba seguro de que T.k nunca la aria sufrir. Le dedico una sonrisa sincera al menor de los rubios, al mismo tiempo en que le deca




- Te estoy entregando lo que mas amo….
- Lo se… - contesto de inmediato – sabr hacerla tan feliz como tu a mi hermano…



Jake mate. Ese era el chico que el conoca, inteligente, grcil, amable, pero tambin algo pcaro, el castao se sonrojo hasta las orejas, y el mayor de los Ishida lo atrajo hacia si para poder continuar



La ceremonia dio inicio, todos tomaron sus puestos, los festejados en sus puestos de honor, escuchaban calmadamente el sermn religioso.



Y cuando demos el “si”
Lo aremos con la esperanza
De no quitarnos jams
Amor este par de alianzas



Por fin llego el momento que todos esperaban, el sacerdote les pidi se miraran de frente, ellos as lo hicieron, sus hermanos, con ayuda de unos cojines les entregaban los anillos que desde ese momento en adelante se convertira en el smbolo de su eterno y sagrado compromiso.



Este par de anillos
Con nuestros nombres grabados



Ellos colocaron delicadamente las arras en los dedos de su contraparte, una sonrisa delineo sus labios ahora eran un solo ser tambin en espritu.



- A partir de este momento te prometo serte fiel, no solo de acciones tambin de pensamiento, Hikari, quiero ser aquel que te proteja, aquel que haga tus sueos realidad y construya a tu lado castillos de arena, quimeras de ilusin que convirtamos en realidad, quiero ser tu todo, quiero que seas mi mundo- tomo la mano de la chica mientras recitaba el discurso perpetuo que escribi y memorizo desde el da en que por primera vez le pidiera matrimonio



Este par de anillos
Para dos enamorados



- Takeru yo nac para amarte, y solo a tu lado e encontrado la razn de mi existir, conozco cada uno de tus virtudes pero son tus defectos los que me hacen sentir este enorme sentimiento hacia ti, tu eres con quien quiero vivir, envejecer y morir, quiero ser quien sonra cuando tu lo haces, llorar contigo y consolarte, ser tu compaa en las horas desoladas, pero por sobre todo, la luz que ilumina tu camino en la oscuridad del recorrido que llamamos destino



Este par de anillos
Para dos enamorados



- Y estaremos juntos... – los dos se miraron como sin no existiera nada mas en el mundo – HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE – anunciaron al unsono



Todos los presentes estaban extasiados, era bello escuchar esas increbles muestras de cario, una unin determinada desde el mismo da en que se conocieron, ellos eran la pareja ideal.



- Ah!!! Pero que conmovedor…. – la voz son desde la puerta con un marcado sarcasmo – miren nada mas… los hermanitos menores se estn casando no es conmovedor Taichi?... – Tai quedo esttico al reconocer a la persona que ahora caminaba hacia el altar – los Ishida se han quedado con los Yagami… que gran hazaa… - se instalo en el centro cerca de los ahora esposos, mirando detenidamente a los hermanos mayores de estos – los felicito…
- Ryo… por favor… basta…- el moreno camino un poco hacia l
- Y t eres quien me lo pide amor… - su mirada fue de total reproche
- Ryo esto no es gracioso… - aquel gesto lo pona incomodo
- No… no lo es, tampoco que tu me cambiaras por ese tipejo de ah – su dedo ndice sealo a Yamto
- El nunca te dejo, porque nunca estuvo contigo…- se defendi el rubio
- Pues ya lo veremos… - de su saco mal acomodado y sucio saco un escuadra calibre 22 – ahora que dices Tai…ven vamos…
- Ryo basta… por favor guarda eso… hablemos…- el tono de Tai era nervioso
- No quiero hablar… te quiero a ti… que no lo entiendes…- comenzaba a desesperarse
- Yo… Ryo… esta bien… ir contigo pero guarda eso…- su tono suplicante
- No Tai puede hacerte dao… - Yamato intento hacerlo desistir
- No te preocupes Yama te prometo volver…- rozo su mano casi imperceptiblemente
- Tu no volvers y tu deja de tocarlo…



Un ruido sordo inundo el ambiente, los invitados se tiraron al suelo



- Yama contstame estas bien…- gritaba un castao
- Tranquilo amor solo me rozo el brazo…- dijo acariciando la mejilla morena por la que una lagrima asomo
- Tai ven… date prisa…- grito al ver la escena
- Ryo que crees que es lo que haces le disparaste a…
- Merecido se lo tiene y ms te vale que vengas antes de que mi poca calma se agote…- el hombre temblaba del coraje
- Yo…
- Mierda Tai… te digo que vengas…- esta vez apunto directamente a la cabeza del rubio que lo observaba atnito
- Yo… Ryo… no hagas nada de lo que te puedas arrepentir…
- El que se arrepentir ser otro sino caminas…- le apuntaba a Matt – camina… - grito con desesperacin
- Ryo dame el arma… todo tiene solucin…
- Claro que la tiene, solo es deshacerme de l…
- No Yamato…



El silencio se instalo despus de la implosin, Taichi corri sin llegar a tiempo a sujetar el cuerpo ahora sin vida de una de las personas que mas amaba.



Varios de los invitados aprovecharon la confusin y le arrebataron el arma al hombre, mas el dao estaba hecho



- Hikari … Por qu?… - dijo con tono lastimero su hermano mientras trataba de detener la hemorragia, sus ojos estaban negados en lagrimas
- Ni-san… - llamo con voz apagada
- No hables vendr una ambulancia y todo esto quedara en un mal recuerdo – el vestido blanco se tea poco a poco de carmn
- Ni-san se que de ahora en adelante las cosas sern diferentes… - lo miraba con adoracin acercando su delicada mano a su rostro – haz pasado por tanto… siempre cuidando de mi futuro y de mi felicidad… era hora de regresarte todos esos aos de alegra… quiero que seas feliz…
- Como puedes pensar que lo ser si tu no estas…
- Porque l te cuidara… - miro al rubio mayor de los Ishida – Yama-chan a es cierto solo mi hermano puede decirte as… solo por esta vez… - el chico asinti- cuida mucho a mi hermano… hazlo feliz y malo mucho… lo he visto llorar demasiado y ahora quiero que sean solo sonrisas lo que adornen sus rostro…
- Hikari… - llamo su ahora esposo al ver que tosa sangre convulsionndose en el regazo de su hermano – no me dejes…
- A ti si te pido perdn… y lo nico que tengo que decirte es te amo…



La ambulancia llego, el moreno monto en ella acompaando a su hermanita que a travs de aparatos luchaba por su vida, la observaba tendida, su piel en cada momento denotaba mas el color blanco mortecino que la separaba de l.



- Resiste… si quieres que sea feliz… no me dejes mi luz… - lloraba Tai




Continuara….




Notas finales: dejen comentario...

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).