Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Hetalia by... por yaoigirlxxx01

[Reviews - 15]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Serie de Drables  de Hetalia inspirados por la letra de las canciones de Lady Gaga.

Los capítulos no tendran relacion, asi que los pueden leer en el orden que quieran.

Hetalia Axis Powers no es mio, es de su creador.

 

Notas del capitulo:

Este es un UsaxJap.

Inspirado en la cancion Bad Romance de Lady Gaga.

 

Era una linda mañana, Kiku, un joven japonés de cabello negro, ojos negros y de complexión delgada, el cual se encontraba en su cocina preparando el desayuno, que consistía en arroz blanco, sopa de miso y un plato de verduras encurtidas. El chico preparo la mesa y llamo a su pareja con un ligero grito.

 

-          Ya está el desayuno, apúrate o se te va a hacer tarde-. Comunico Kiku.

-          Ya voy-. Contesto una voz un poco chillona.

 

Se escucharon pasos apresurados, lo cuales al llegar a la cocina cesaron, Kiku recibe con un beso en la mejilla a su novio, que tiene unos bellos ojos azules que se escondían detrás de unos lentes, cabello rubio, piel blanca, de origen americano.

 

-          Alfred, el desayuno está listo-. Dijo el japonés.

-          Qué bien, ¿Pero esto no es desayuno?-. Comento el otro joven un poco sorprendido.

-          No todo en carne con huevos y tocino-. Respondió calurosamente.

 

Y ambos empezaron a comer, más bien solo el japonés en cuanto al americano solo picaba la comida y medio ingería algo, cosa que hacía solo para no ofender a su novio.

 

-          No te gusto-. Dijo el japonés con algo de tristeza.

-          No es eso, solo es que no estoy acostumbrado-. Respondió el americano, sintiéndose mal.

-          Deja te preparo otra cosa-. Comento el japonés, mientras se disponía a recoger el plato.

 

Pero la una mano detuvo la acción, la cual hizo que el japonés dejara de insistir, Alfred se puso de pie y abrazo a su dulce japonés.

 

-          Perdóname, soy un egoísta, siempre que intentas hacer algo lindo por mí, lo arruino, seguro eras más feliz con Arthur, por mi dejaste a alguien que si apreciaba todo de ti-. Dijo el rubio intentando contener sus lagrimas, que amenazaban con salir.

-          No digas eso, Alfred-. Dijo el japonés rompiendo el abrazo drásticamente.

-          No vuelvas a repetir eso, nunca. Te amo a ti-. Dijo el japonés con seguridad.

-          Pero Kiku…-. Intento decir el rubio.

-          Te amo, con todos tus defectos, se que eres egoísta, ególatra, cerrado e incoherente, pero también eres cálido, amoroso, protector, tú eres mi héroe-. Dijo Kiku, poniéndose rojo al terminar su frase.

 

Alfred al ver la reacción de su pareja, lo tomo de los hombros y le dio un apasionado beso, en el cual las lenguas de ambos se fundían en una danza descontrolada, pero la falta de aire hizo que se separaran.

Lo siguiente que hizo el americano fue sentar a su amante en la mesa, mientras el se hincaba en la entrepierna del japonés para desabrocharle su pantalón y bajarlo para así liberar el miembro de Kiku y empezar a lamerlo.

La lengua de Alfred recorría el miembro del japonés de abajo hacia arriba para después introducirlo en su boca, Kiku solo emitía gemidos de placer que intentaba acallar con un brazo, mientras la cabeza del rubio subía y bajaba con rapidez, lo cual hizo que el pelinegro se corriera en la boca del americano y este se tragara todo lo que su amado Kiku le daba.

Alfred se puso de pie para besar de nueva cuenta a su amante y así compartir la esencia del japonés, pero ese beso no fue descontrolado, fue tierno y pausado.

Ya cuando se separaron, el americano beso a Kiku en la mejilla y procedió a despedirse.

 

-          Te cuidas, Kiku, regreso para la cena-. Dijo dulcemente el rubio.

-          Pero, termina de desayunar-. Dijo el japonés algo preocupado.

-          Ya desayune, fue una rica porción de leche tibia-. Dijo Alfred para después de salir la casa.

Al escuchar esas palabras, Kiku solo se sonrojo más y no evito soltar una leve risa.

 

-          Alfred, tu eres y siempre serás mi Mal Romance-. Dijo con felicidad el japonés.

 

Notas finales:

Espero que les haya gustado.

Cuidense.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).