Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

¡Soy humano! por Enea

[Reviews - 134]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Al final he decidio que será NaruSasuNaru!! 

Notas del capitulo:

Hola!! ¿Qué tal? Este es mi segundo fic y la verdad es que el primero no lo he acabado xD pero en esos momentos del autobús(que por cierto es donde más me inspiro), me apareció esta historia y no puedo negarme a escribirla y menos a publicarla a la vez que Muy adentro... que ya que estamos, voy a dar publicidad xD

 

Muy adentro, para los que no lo conocen, trata sobre el reencarnar, el amor después de la muerte, pero ¿qué pasa cuando tu alma gemela, aquella que ha renacido durante millones y millones de años contigo, no se acuerda de ti? ¿Y si encima le añadimos que es un chico? Pasen y vean!!! No sé si os gustará, pero creo que por ahora, esta bastante bien ^^ o sino, comenten y me dicen lo que podría cambiar!! Siempre estoy abierta a criticas constructivas que me hagan mejorar como escritora, ya que tengo pensado dedicarme a eso en mi tiempo libre.... bueno, que ya lo dedico pero bueno >.<

Cap 1: Naruto Uzumaki



Se levantó del banco sin esperar que el perro se callase. Siempre le pasaba lo mismo. Era algo que al principio le exasperaba, pero que ahora le resultaba hasta gracioso. Y lo más divertido del asunto era que, si se esforzaba, si dejaba que sus instintos lo invadieran del todo, entendería lo que aquel chucho marrón le estaba diciendo.

-Que raro, Baloo no suele ser cariñoso con los desconocidos-habló el dueño de Baloo mientres aferraba con fuerza la correa, ya que su perro tiraba con fuerza para poder ir hacia Naruto, a la vez que movía con felicidad la cola.

Sí, siempre provocaba ese efecto en los perros, aunque había algunos que ponían su cara de malas pulgas e intentaban morderlo, cosa que le fastidiaba bastante. No le gustaba herir a nadie innecesariamente.

El rubio sólo sonrió y empezó a alejarse de allí. No había sido una buena idea ir a un parque, pero es que la urgencia de salir de su casa había sido demasiado fuerte y no iba a molestar a sus tutores ya que sabía a la perfección lo que estarían haciendo en ese momento. El pervertido de su “padre” no dejaría en paz a su “madre” durante todo el fin de semana, ya que ninguno de los dos tenía trabajo. Eso significaba que estaba terminantemente prohibido pisar esa casa.

Tampoco podía quedar con sus amigos, ya que estaban en momento de exámenes y nadie era como él, que estudiaba la misma noche antes de una prueba. Y pensar que un licántropo iba a la universidad... ¡Y tenía amigos humanos! Nadie se lo creería.

Bueno, la verdad, es que nadie sabía lo que Naruto era en realidad. Solo sus tutores, pero nadie más. Naruto había sido la cría de un licántropo alfa y de una mujer lobo, quien había sido su mano derecha entre su pequeño clan. Esto había provocado que todo el mundo tuviera altas expectativas. Su padre se enorgullecía al mostrarlo, ya que hacia bastante tiempo que ningún vástago nacía de forma pura. Había llegado un momento en el que los licántropos eran convertidos a partir de humanos y no por descendencia, lo que provocaba que la sangre mágica y antigua que habían albergado los primeros hombres lobo desapareciese, provocando a la vez que éstos fueran más débiles ante el instinto de seguir a los asquerosos vampiros.

Iruka, la “madre” que le había estado cuidando todo ese tiempo, le había explicado el cómo habían llegado a esa situación y lo más sorprendente es que Iruka era humano.

Según lo que le había contado, tanto los licántropos como los vampiros habían sido un solo ser en un principio. Luego se fue procreando, dejando descendencia por todas partes y se fue notando como, poco a poco, empezaba a distinguirse dos razas, totalmente opuestas entre sí. Una hermosa y escalofriante y otra peluda e irrazonable. Pero aún así, los licántropos no dejaron del todo su forma humana, hasta que llegó un momento que sólo se transformaban en lobos cuando se enfadaban, se alteraban, tenían miedo o, simplemente, el instinto les podía.

Aún así, los vampiros los temían, ya que eran los únicos seres que podían acabar con su especie, pero cierto vampiro se percató que los chuchos, como despectivamente llamaban a sus primos lejanos, tenían la tendencia a obedecer lo que un vampiro ordenaba. Así éstos se convirtieron en esclavos de los chupasangre. Se desquitaban con ellos, los trataban peor que a la basura, pero aún así ellos no hacían nada para detener ese maltrato... No podían... El instinto de obedecer a un vampiro era demasiado grande, dolía demasiado no hacerlo, así que simplemente se quedaban callados al ver como uno a uno caía en mano de sus amos, como le tiraban comida al suelo y se reían al ver como la comían con desesperación al no saber cuándo será el próximo alimento que pueda saborear.

Pero Naruto no obedecía a ningún vampiro. No era el perro de nadie y menos tratado como tal. Él era humano, en toda regla. Había vivido entre ellos más de quince años y ya su olor no se notaba casi nada. Todo el mundo lo miraba como un humano más. Cierto era que tenía unas marquitas en sus mejillas, pero sólo era un atibismo de lo que podría haber sido un bigote. Pero en eso se había quedado, en unas pequeñas y graciosas marcas. Sólo se había transformado completamente una vez y fue cuando... bueno, cuando perdió el control de su propio ser. Después de eso, encontró a Iruka y a Kakashi y éstos lo cuidaron como si fuera su propio hijo, ignorando el echo de que era un monstruo.

No le fue difícil ocultar su naturaleza. Para él era hasta demasiado fácil en ocasiones. Era tan sumamente humano, que ni siquiera en luna llena, que es cuando la parte animal quiere salir con más fuerza, se convertía, aunque tenía efectos secundarios como mal humor por una semana con un fuerte dolor de cabeza. Mas prefería eso antes que otra cosa.

El móvil de Naruto empezó a sonar, sacando al rubio de sus pensamientos.

-¿Sí?
-¿Naruto? Soy yo, Cris.
-¿Qué tal?
-Bien. Te llamaba para preguntarte si podías quedar. Es que todo el mundo está estudiando y a mi me duele ya la cabeza en demasía para seguir con esto.
-Claro, ¿dónde?
-No sé, ¿dónde estás?-preguntó a la vez que un autobús pasaba por al lado de Naruto. Si hubiera sido una persona normal no habría escuchado a su amigo, pero, bueno, era humano, pero no tanto...
-En Plaza España.
-Perfecto, pues esperame, que ahora voy y nos metemos por le parque de las Estaciones o nos vamos a cotillear por ahí.

Antes de que Naruto pudiese decir algo, ya había colgado.

No es que no quisiera ir al parque ni nada por el estilo, lo que pasaba es que acababa de salir de él. Bueno, tendría que soportar la banda sonora que le dedicarían sus queridísimos congéneres.

No tuvo que esperar mucho, Cris vivía relativamente cerca. Se adentraron de nuevo a aquel lugar, pero ya no había nadie. Eso sorprendió bastante a los chicos. No se habían percatado de la hora. Era bastante tarde, pero aún así no se movieron, sino que se sentaron en el césped y empezaron a hacer el tonto.

Cris había sido uno de las pocas personas que intuían que Naruto no era quién decía ser. Tenía como una especie de sexto sentido, pero aún no lo había desarrollado lo suficiente para decir con exactitud lo que era su amigo. Pero no le importaba, la verdad. De todas formas, sea lo que sea, Naruto era el ser más humilde, bueno y bondadoso que había conocido en la tierra.

Entre bromas, los chicos pasaban el rato, haciendo que el lugar se inundara con sus risas. Naruto, cansado de que su amigo se metiera con él por ser tan tonto en la materia que se tenían que examinar el próximo día, le empezó a hacer cosquillas, sentándose a horcajadas encima de él.

De pronto sintió como su cuerpo se tensaba, pero ya era demasiado tarde. Había estado distraído, así que no había sentido a tiempo ese olor tan característico en ellos.

En un abrir y cerrar de ojos, se sintió volar, pero aterrizó de pie, intentando ver a su amigo. Lo importante era que Cris estuviera bien.

Su corazón se paró un segundo al ver a su amigo tirado en el suelo. Lo primero que le vino a la mente es que el vampiro le había mordido, y así matado, pero se tranquilizó al escuchar un suave latido procedente del cuerpo que estaba a unos metros de él. Después del alivio, vino enfrentarse a su enemigo, a la vez que ideaba un plan para salir por patas de allí a la vez que se llevaba a Cris.

-Vaya, un chucho.

Notas finales:

Bueno, gente, espero comentarios y que os haya gustado!! La verdad es que la idea me gustó bastante cuando la tuve(que la he tenido hoy, pero bueno xD)

No porque publique este, dejaré el otro, que vuelvo a decir Muy adentro... léanlo y opinen!!

Comenten!!!

Los que ya leían Muy adentro, habrán notado que ahora el narrados es en tercera... lo que pasa es que quería probar algo nuevo. Siempre escribo en primera persona y quería cambiar de aires xD o de expresiones ^^

Es corto porque, aparte de que estoy muerta de sueño, son las seis de la mañana y ya me voy a sobar!! Prometo que el próximo será más largo y mejor redactado!! 

Espero comentarios o tomates virtuales!!


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).