Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Lost in th Darkness por Lunita Shinigami

[Reviews - 13]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

 

LOST IN THE DARKNESS

BY LUNA SHINIGAMI

 

HARRY POTTER

 

+++++++++++++++++++++++++++++++++++

 

 

Nota: los personajes de Harry Potter no pertenecen, este fic es sin ánimo de lucro.

 

Luchemos contra el plagio entre más seamos, más se escucharan nuestras voces, no dejemos que personas inescrupulosas se lleven nuestro trabajo… propuesta liderada por Katrinna Le Fay y adoptada por Luna Shinigami.

 

Ps. Si el fic no es de tu agrado, no te gusto el final, el comienzo o las notas de autor, no te gustan los personajes, ni te agrada la autora, por favor, a riesgo de ser grosera, no comentes, pero si tienes una crítica constructiva decente, soy toda oídos. Y tratare de mejorar.  ^^

 

Atentamente Luna Shinigami

 

++++++++++++++++++++++

 

Decima vez que se veía al espejo.

 

Undécima vez.

 

Doceava vez.

 

Nada estaba perfecto,  podía ver claramente el aumento considerable de su cuerpo, bufo con desagrado al ver la cruel imagen que le devolvía aquel estúpido reflejo.

 

Se giró, colocándose la bata en su cuerpo, y observando un viejo reloj de bolsillo.

 

-5:30- murmuro, aún era temprano, aún era temprano y la maldita imagen que le devolvía el infernal espejo era repulsiva era nauseabunda.

 

Sostuvo una mano en su boca para no vomitar, él era repulsivo y estaba más que decidido a acabar con eso.

 

Se bañó concienzudamente pero evitando tocar las partes de su cuerpo que en verdad eran desagradables, luego se secó rápidamente y se colocó ropa deportiva.

 

Era bueno estar de vacaciones de verano en una casa prácticamente sola.

 

Salió al jardín y se dio cuenta que no eran ni las seis de la mañana – tres vueltas- susurro y empezó su rutina diaria.

 

Tres vueltas, a tres kilómetros, pero claramente hacia más de esas tres vueltas.

 

Solo podía convocar con su varita agua, y cada sorbo le parecía una traición así mismo.

 

Aun así debía hidratarse.

 

Sentía el sudor caer por su frente blanca y sonrió al sentirla, estaba haciendo efecto, estaba haciendo más que efecto.

 

Entro despacio a la mansión, caminando con cautela cuando vio a su madre y la saludo de un beso en la mejilla.

 

-buenos días, mi dragón, ven a desayunar conmigo- dijo Narcissa viendo a su hijo regresar de su  “habitual caminata”

 

-oh no madre, gracias ya desayune- le sonrió el rubio a la única persona que podría sonreírle de esa manera, su madre, su dulce madre, claro que sentía culpa al mentirle descaradamente, pero su madre no lo entendería.

 

-oh al menos un té Draco hazme compañía- le pidió su madre, a lo cual el rubio no pudo negar su petición, tomando un té, lentamente, viendo el desayuno de su madre, frutas, jugo y pan integral, no era el desayuno alta en calorías, pero a los ojos del rubio, no era más que una masa cruel de calorías.- Ya debes irte mañana a Hogwarts, te extrañare hijo mío-

 

-Yo también madre, pero solo me faltan dos años para no volver- le aseguro – sacare las mejores notas ya verás-

 

Narcissa rio ampliamente acariciando los ojos de su pequeño hijo, era aún su pequeño ante sus ojos, rememorando cada segundo de esa escena que jamás se repetiría  ante ojos ajenos, eran Malfoy y por ende, eran fríos y calculadores, ellos jamás sentían nada por nadie, al menos en apariencia.

 

-No te obsesiones cariño, sabes que eres bueno, sobre todo en pociones- le dijo orgullosa del talento de su hijo, seguramente como su padrino, sería un gran pocionista o un fabricante de pociones.

 

-Pociones es mi amor lo sabes madre.- sonrió – ¿recuerdas cuando mi padrino me regalo mi primer caldero? –

 

La rubia de cabellos largos y algunos mechones negros asintió – como no voy a acordarme, tu padre pensó que tu padrino iba a regalarte una escoba y no, un mini caldero de juguete, solo tenías tres años y te la pasabas con ese bendito caldero para arriba y para bajo, dejaste la escoba que te regalo Lucius a un lado diciendo que serias como tu padrino y te teñirías el cabello de negro- ambos rieron y la sombra de la oscuridad rodeo los ojos plata del rubio- yo también lo extraño- susurro Narcissa sabiendo por que la oscuridad de los ojos de su hijo.

 

Draco apretó su mano con fuerza y asintió, su padre y su padrino habían ido a hacer negocios en Londres Muggle, aun contra todo pronóstico, el Mayor de los Malfoy había asistido a la urbe muggle para hacer negocios.

 

Pero la suerte no estaba de su lado,  saliendo del restaurant con Severus y subiéndose a un coche elegante, en Downing Street hicieron un giro, pero un hombre muggle de cincuenta y tantos, en avanzando grado de alcoholismo y  a una velocidad inhumana, choco con el auto de los magos, haciendo que este diera vueltas en el aire, el temor  o el poco tiempo  hicieron que ninguno de los magos pudiera desaparecer.

 

El auto quedo destrozado, el copiloto, Severus sufrió fracturas varias en las costillas brazos e incluso craneoencefálica.

 

Lucius Murió al instante, debido a que no llevaba cinturón de seguridad.

 

De ese accidente ya había pasado más de un año, Severus se recuperó, aunque aún le quedaba una ligera cogerá en el pie derecho, Narcissa trataba de sobrellevarlo como toda viuda, siguiendo adelante por su hijo en el día y en las noches llorando amargamente hasta que se le acabaran las lágrimas.

 

Lucius no era el ejemplo perfecto de esposo, era gruñón, exagerado, perfeccionista, racista, pero debajo de esas capas de racismo y aristocracia, había algo que amaba Lucius y era su pequeña familia, en la cual incluía a su amigo Severus, eran las tres personas que más amaba el rubio y era obviamente con creces amado.

 

-Yo también lo extraño mama- dijo quedamente y sonrió tristemente mirando los ojos azules de su madre, con un ligero tono plata – pero esta Severus  aun con nosotros, le convenceré de venirse a vivir a la mansión- le juro y la rubia le guiño un ojo, tener a Severus  con ellos era tener una parte de Lucius con ella.

 

No era tonta, ese cariño desmesurado de su esposo por Severus, no era solo cariño de hermanos y amigos, era de amantes, uno que ella consintió desde el principio y no le molestaba.

 

Sabia de hecho que si hubiera alguna forma para cambiar lugares, Severus hubiera muerto por Lucius.

 

-sé que convencerás a tu padrino, confió en ti hijo- sonrío besándolo- debemos alistar tu baúl- dijo viendo la hora y el rubio le seguía subiendo con su madre las escaleras, mientras  el té ya frío había quedado intacto encima de la mesa.

 

Continuara

 

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..

 

RESPUESTA AL RETO DE FACEBOOK RETAME!!!

 

“holaaaaaaaa yo tengo un reto... :D bueno un Draco con desórdenes alimenticios, bastante auto destructivo... solo pido que sea de 17 para abajo... o sea que los personajes todavía estén en la escuela... :)”

Andrea celeste Camacho Thompson

Los Chapter serán cortos y los subiré todos los sabados :P espero que les guste, aunque empiece lentamente.

 

 

 

LOST IN THE DARKNESS

BY LUNA SHINIGAMI

 

HARRY POTTER

 

+++++++++++++++++++++++++++++++++++

 

 

Nota: los personajes de Harry Potter no pertenecen, este fic es sin ánimo de lucro.

 

Luchemos contra el plagio entre más seamos, más se escucharan nuestras voces, no dejemos que personas inescrupulosas se lleven nuestro trabajo… propuesta liderada por Katrinna Le Fay y adoptada por Luna Shinigami.

 

Ps. Si el fic no es de tu agrado, no te gusto el final, el comienzo o las notas de autor, no te gustan los personajes, ni te agrada la autora, por favor, a riesgo de ser grosera, no comentes, pero si tienes una crítica constructiva decente, soy toda oídos. Y tratare de mejorar.  ^^

 

Atentamente Luna Shinigami

 

++++++++++++++++++++++

 

Decima vez que se veía al espejo.

 

Undécima vez.

 

Doceava vez.

 

Nada estaba perfecto,  podía ver claramente el aumento considerable de su cuerpo, bufo con desagrado al ver la cruel imagen que le devolvía aquel estúpido reflejo.

 

Se giró, colocándose la bata en su cuerpo, y observando un viejo reloj de bolsillo.

 

-5:30- murmuro, aún era temprano, aún era temprano y la maldita imagen que le devolvía el infernal espejo era repulsiva era nauseabunda.

 

Sostuvo una mano en su boca para no vomitar, él era repulsivo y estaba más que decidido a acabar con eso.

 

Se bañó concienzudamente pero evitando tocar las partes de su cuerpo que en verdad eran desagradables, luego se secó rápidamente y se colocó ropa deportiva.

 

Era bueno estar de vacaciones de verano en una casa prácticamente sola.

 

Salió al jardín y se dio cuenta que no eran ni las seis de la mañana – tres vueltas- susurro y empezó su rutina diaria.

 

Tres vueltas, a tres kilómetros, pero claramente hacia más de esas tres vueltas.

 

Solo podía convocar con su varita agua, y cada sorbo le parecía una traición así mismo.

 

Aun así debía hidratarse.

 

Sentía el sudor caer por su frente blanca y sonrió al sentirla, estaba haciendo efecto, estaba haciendo más que efecto.

 

Entro despacio a la mansión, caminando con cautela cuando vio a su madre y la saludo de un beso en la mejilla.

 

-buenos días, mi dragón, ven a desayunar conmigo- dijo Narcissa viendo a su hijo regresar de su  “habitual caminata”

 

-oh no madre, gracias ya desayune- le sonrió el rubio a la única persona que podría sonreírle de esa manera, su madre, su dulce madre, claro que sentía culpa al mentirle descaradamente, pero su madre no lo entendería.

 

-oh al menos un té Draco hazme compañía- le pidió su madre, a lo cual el rubio no pudo negar su petición, tomando un té, lentamente, viendo el desayuno de su madre, frutas, jugo y pan integral, no era el desayuno alta en calorías, pero a los ojos del rubio, no era más que una masa cruel de calorías.- Ya debes irte mañana a Hogwarts, te extrañare hijo mío-

 

-Yo también madre, pero solo me faltan dos años para no volver- le aseguro – sacare las mejores notas ya verás-

 

Narcissa rio ampliamente acariciando los ojos de su pequeño hijo, era aún su pequeño ante sus ojos, rememorando cada segundo de esa escena que jamás se repetiría  ante ojos ajenos, eran Malfoy y por ende, eran fríos y calculadores, ellos jamás sentían nada por nadie, al menos en apariencia.

 

-No te obsesiones cariño, sabes que eres bueno, sobre todo en pociones- le dijo orgullosa del talento de su hijo, seguramente como su padrino, sería un gran pocionista o un fabricante de pociones.

 

-Pociones es mi amor lo sabes madre.- sonrió – ¿recuerdas cuando mi padrino me regalo mi primer caldero? –

 

La rubia de cabellos largos y algunos mechones negros asintió – como no voy a acordarme, tu padre pensó que tu padrino iba a regalarte una escoba y no, un mini caldero de juguete, solo tenías tres años y te la pasabas con ese bendito caldero para arriba y para bajo, dejaste la escoba que te regalo Lucius a un lado diciendo que serias como tu padrino y te teñirías el cabello de negro- ambos rieron y la sombra de la oscuridad rodeo los ojos plata del rubio- yo también lo extraño- susurro Narcissa sabiendo por que la oscuridad de los ojos de su hijo.

 

Draco apretó su mano con fuerza y asintió, su padre y su padrino habían ido a hacer negocios en Londres Muggle, aun contra todo pronóstico, el Mayor de los Malfoy había asistido a la urbe muggle para hacer negocios.

 

Pero la suerte no estaba de su lado,  saliendo del restaurant con Severus y subiéndose a un coche elegante, en Downing Street hicieron un giro, pero un hombre muggle de cincuenta y tantos, en avanzando grado de alcoholismo y  a una velocidad inhumana, choco con el auto de los magos, haciendo que este diera vueltas en el aire, el temor  o el poco tiempo  hicieron que ninguno de los magos pudiera desaparecer.

 

El auto quedo destrozado, el copiloto, Severus sufrió fracturas varias en las costillas brazos e incluso craneoencefálica.

 

Lucius Murió al instante, debido a que no llevaba cinturón de seguridad.

 

De ese accidente ya había pasado más de un año, Severus se recuperó, aunque aún le quedaba una ligera cogerá en el pie derecho, Narcissa trataba de sobrellevarlo como toda viuda, siguiendo adelante por su hijo en el día y en las noches llorando amargamente hasta que se le acabaran las lágrimas.

 

Lucius no era el ejemplo perfecto de esposo, era gruñón, exagerado, perfeccionista, racista, pero debajo de esas capas de racismo y aristocracia, había algo que amaba Lucius y era su pequeña familia, en la cual incluía a su amigo Severus, eran las tres personas que más amaba el rubio y era obviamente con creces amado.

 

-Yo también lo extraño mama- dijo quedamente y sonrió tristemente mirando los ojos azules de su madre, con un ligero tono plata – pero esta Severus  aun con nosotros, le convenceré de venirse a vivir a la mansión- le juro y la rubia le guiño un ojo, tener a Severus  con ellos era tener una parte de Lucius con ella.

 

No era tonta, ese cariño desmesurado de su esposo por Severus, no era solo cariño de hermanos y amigos, era de amantes, uno que ella consintió desde el principio y no le molestaba.

 

Sabia de hecho que si hubiera alguna forma para cambiar lugares, Severus hubiera muerto por Lucius.

 

-sé que convencerás a tu padrino, confió en ti hijo- sonrío besándolo- debemos alistar tu baúl- dijo viendo la hora y el rubio le seguía subiendo con su madre las escaleras, mientras  el té ya frío había quedado intacto encima de la mesa.

 

Continuara

 

-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-..

 

RESPUESTA AL RETO DE FACEBOOK RETAME!!!

 

“holaaaaaaaa yo tengo un reto... :D bueno un Draco con desórdenes alimenticios, bastante auto destructivo... solo pido que sea de 17 para abajo... o sea que los personajes todavía estén en la escuela... :)”

Andrea celeste Camacho Thompson

Los Chapter serán cortos y los subiré todos los sabados :P espero que les guste, aunque empiece lentamente.

 

 

 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).