Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

El verdadero Fin del Mundo [Utena] por muad_did

[Reviews - 11]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Caa la tarde ya las sombras comenzaban a invadir los interiores de la antigua casa. Una hermosa joven de piel levemente oscura, de facciones dulces, vestida con un elegante uniforme con borlas doradas en los hombros y una falda roscea. Su abundante pelo caa formando ondas sobre sus hombros, cubrindole parcialmente el rostro que recorran unas fugaces lgrimas. Su mirada se perda hacia un rincn de la habitacin, donde descansaba una gran cama con el emblema de una rosa tallada. Limpindose las lgrimas record el encuentro con toga en esa misma habitacin el da anterior.

-Anthy, por favor…- Toga meneaba ligeramente la cabeza, haciendo que sus cabellos bailasen alrededor de su rostro- Sabes lo que senta por Utena, pero ya no podemos hacer nada, nadie mas la recuerda excepto tu y yo…- se sent en una silla para reflexionar unos momentos- Por lo que recordamos Utena Venci a tu hermano y restauro el poder de dios tomando la forma del “fin del mundo”- cruzo sus manos bajo su mentn mientras sus cabellos caan alrededor de su rostro- Si ella hubiera vuelto a este mundo nos habra buscado, tu misma saliste a buscarla sin encontrarla…-

Himeya gui su vista hacia la que fue la alcoba de Utena.

-Pero debe estar en alguna parte seorito Toga -Dijo con una convencida voz- Utena no puede haber muerto... lo siento aqu- Anthy toco su pecho- mi corazn me dice que Utena volver, debemos volver a estar juntas… es el destino…-

Toga la acompao a su cuarto. Pero Anthy volva cada tarde a la abandonada casa del ala este y se quedaba en el que haba sido el cuarto de Utena.

-Por qu me has abandonado? Utena!- Himeya cayo llorando sobre la cama- Dijiste que seria mi amiga para siempre… nunca debi convertirme en la novia de las rosas. Te he perdido porque no supe negar la verdad y rechazar a mi hermano…-

Himeya miro el anillo del emblema de rosa, lo nico que tena de Utena, con fura se lo quito de la mano y lo arrojo haca una esquina.

-Odio los duelos, odio a mi hermano, me odio a mi misma…-Grito con furia mientras las lagrimas seguan humedeciendo sus mejillas- Utena… te necesito… por favor vuelve… eres mi nica y verdadera amiga-

la ventana de la habitacin se abri con un fuerte viento y una pluma blanca entro con el, danzando en el aire hasta terminar posndose sobre el anillo que comenz a emitir una blanca luz, que fue creciendo poco a poco formando una figura. Himeya alzo la mirada sorprendida contemplando el ser de luz blanca que se presentaba ante ella.

La luz se desvaneci ligeramente mostrando unas enormes alas que cubran un delgado y estilizado cuerpo. Las alas se desplegaron, llegando a tocar las paredes por su tamao a la vez que la habitacin se llenaba de brillantes plumas blancas.

Entre las danzantes plumas Himeya aprecio las elegantes formas de la que haba sido su amiga…

-Utena! –Grito con delirio mientras se lanzaba a sus brazos-

Utena alargo sus brazos y recibi a Anthy envolvindola con ellos. Vesta el traje del prncipe pero en un blanco impoluto. Su rosceo cabello pareca tener vida propia, flotando a su alrededor. Anthy lloro sobre el pecho de Utena mientras agarraba con fuerza su traje para asegurarse de que no era un sueo y que realmente Utena estaba alli con ella.

-mi querida Anthy…-la voz de Utena era suave y cristalina- Siento mucho haberte dejado sola tanto tiempo, pero he vuelto para cumplir la promesa que te hice- dijo mientras apartaba un poco a Anthy para poder mirarla a los ojos -Permteme que me ponga cmoda-

Las alas de Utena se desvanecieron y su blanco traje se transformo en un instante de luz en el que haba sido tanto tiempo su uniforme.

-Ya me apeteca volver a llevar estas ropas- contesto esta- Supongo que tendrs mucho que preguntarme Himeya-

Anthy contempl a Utena sin poder hablar. Haba pasado tanto tiempo y ahora la tena frente a ella igual que la primera vez que se haban visto.

-Utena, que ocurri en el palacio invertido?, y por que nadie puede recodarte?- pregunto Himeya con nuevas lgrimas-

-Anthy… sabes lo que ocurri –dijo Utena mientras alzaba su mano para acariciar la mejilla de esta- Tu hermano volvi a reunirse con su otra mitad convirtindose en dios, pero para ello deb sacrificarme y convertirme en el prncipe del fin del mundo, por ello nadie me recuerda, porque en este mundo nunca he llegado a existir, solo a ti y a Toga os permiti dios tener estos recuerdos como un favor hacia mi-

-Utena entonces, cumpliste tu sueo de llegar a ser tu propio prncipe- Contesto Anthy mientras besaba su mano- Utena… he tenido tiempo para pensar… acerca de lo que senta hacia a ti…

Utena la hizo callar con poniendo su dedo en su labios

-Anthy, desde que soy prncipe puedo leer los corazones…-Dijo Utena mientras su dedo acariciaba el contorno de los labios de Anthy- Perdname Anthy, tenia miedo de mi misma, de mis propios sentimientos pero ahora se a quien pertenece mi corazn- contesto mientras alzaba la barbilla de Anthy

-Utena… yo…-No pudo continuar pues Utena acerc sus labios a los suyos, el aroma a rosas que despeda Utena la embriago unos instantes antes de devolverle el beso que durante tanto tiempo haba ansiado-

Las dos hermosas jvenes se abrazaron mientras sus labios se transmitan el amor que durante tanto tiempo les haba estado prohibido. Sus manos acariciaron sus feminanas curvas sobre sus uniformes. Con los ojos cerrados sus besos se mezclaron con las lgrimas de felicidad que brotaban de lsus ojos.

Pronto sus finas lenguas danzaron una junto a la otra, intercambindose sus sabores y aromas. Sus cabellos parecan flotar, entremezclndose los cabellos violetas de Anthy con el rosa de Utena, formando un hermoso marco para sus besos llenos de pasin.

Utena deslizo sus manos sobre el pecho de Anthy, y los botones saltaron por arte magia al contacto de sus dedos. La chaqueta de Anthy se desliz por sus brazos hasta el suelo, dejando al descubierto una fina lencera que apenas poda sostener sus bellos pechos, su color rojizo resaltaba de una forma excitante en contraste a su oscura piel. Las manos de Utena tomaron sus pechos sobre su sujetador y comenz a masajearlos lentamente.

-Utena – gimi Anthy mientras esta le mordisqueaba el cuello dulcemente- vayamos a otra habitacin…-

-Anthy…- le susurro Utena sin dejar de besarla y acariciarla- ya no estamos en la antigua ala este, abre los ojos…

Himeya abri los ojos y descubri sorprendida que ahora se encontraban dentro del palacio invertido, en la gran sala del trono de dios. Pero ahora eel lugar del trono lo ocupaba enorme cama, toda ella estaba hecha de cristal y en sus columnas haba grabado ngeles besndose. El dosel estaba formado por cientos de rosas rojas que impregnaban la habitacin con sus aromas.

-Ven…-Le susurro Utena mientras qacia desaparecer la ropa que le quedaba a Anthy dejndola solo con unas delicadas bragas, que dejaban ver un cuidado vello pubico, y un sujetador de encaje rojo, Utena tomo a Anthy en sus brazos como toman los hombres a sus esposas y la llevo sin dejar de besarla hasta depositarla en la cama y recostarse sobre ella.

La boca de Utena bajo hasta su pecho, donde los pezones de Anthy se erguan hinchados por encima del sujetador dejando a la vista sus grandes aureolas oscuras. Utena engullo uno a uno los pezones, mordisquendolos suavemente entre los gemidos de Anthy.

Utena se aparto un momento y puso sus manos sobre su pecho. Toda su ropa desapareci dejndola solo con una exquisita lencera blanca, que alzaba sus firmes pechos.

-Ahora estamos iguales- Dijo Utena con una sonrisa mientras se acercaba a Anthy para volver a unir sus bocas en un eterno beso-

Utena descendi una mano y acaricio las bragas de Anthy que ya dejaban ver una humedad creciente. Su mano se poso sobre el pubis y comenz a acariciarlo mientras su otra mano pellizcaba los pezones. Anthy se senta llevar al sptimo cielo gracias a los dedos de Utena que apartaban la tela y se hundan en su interior arrancado un grito de placer sino fuera porque su boca esta cubierta por la de Utena.

Su mano introdujo otro dedo y su boca comenz a bajar beso a beso por su pecho. Anthy apenas poda evitar gritar de placer. Poco a poco los labios de Utena llegaron a su pubis y atraparon su ya hinchado botn de placer. Anthy pego un pequeo brinco cuando la lengua de Utena comenz a rodear su cltoris y sus manos la acariciaban por todas partes…
En una sinfona de gemidos y obscenos sonidos Utena penetraba a Anthy con ayuda de sus dedos mientras su lengua se paseaba lujurioor su dulce sexo, bebiendo con avidez los fluidos que deste rezumaban.Anthy no aguanto ms y entre espasmos tuvo un largo orgasmo durante el cual Utena no dejo de chupar su cltoris ni acariciarla al son de sus sacudidas.

Utena volvi a besarla con lujuria en los labios mientras las manos de Anthy se dirigan como por idea propia a tomar el cuerpo de Utena. Anthy se recupero rpidamente de su gran orgasmo y se dedico a devolverle a su amiga el placer que le haba dado. Con diestras manos le arranco el sujetador y tomo sus blancos pechos coronados por grandes aureolas rozadas. Su boca atrapo los dos pezones y los chup ruidosamente a la vez que su mano descenda a la gruta del placer. Le dedico una pcara sonrisa a Utena cuando su mano reconoci la depilada entrepierna de Utena antes de sumergir su boca en ella. Con sus manos abra su sexo para introducir su lengua lo mas profundo posible en la ardiente gruta que se le ofreca.

Debido a las hbiles manos de Anthy y a su extraordinaria ternura Utena sinti como se alcanzaba las cotas mas altas del placer junto a su amada y con un gemido que sala de los mas profundo de su ser expreso la llegada de su orgasmo a la vez que su sexo rezumaba abundantes aromas y sabores que Anthy no desaprovecho lo mas mnimo…

Minutos despus las dos descansaban abrazadas, besndose y susurrndose palabras al odo.

-Ha sido maravilloso Utena- susurro Anthy mientras acariciaba sus cabellos- Nunca imagine que poda gozar tanto… gracias…-

-Aun no hemos terminado –Contesto Utena con una sonrisa mientras se alzaba en la cama- te tengo reservada una sorpresa querida Himeya, recita la letana de la espada.

-Si Utena- Contesto Anthy sin entenderlo, pues haba perdido ese poder cuando su hermano fue vencido- Espada de la rosa, que duermes en mi interior, Oh, poder de dios, responde a mi seor y mustrate!- Su pecho se ilumin como antao y una forma redondeada surgi de el-

Utena acerc la mano y tomo lo que pareca una gruesa y larga vara blanca, con el emblema de la rosa gravado y tallada de tal forma que pareca un falo por los dos lados.

-Esta es el verdadero poder para revolucionar el mundo -Utena se introdujo uno de los lados lentamente en su sexo acompaado de un largo gemido, Anthy contemplo como los labios del sexo de Utena se abran para engullir semejante grosor- El poder del verdadero amor-Con delicadeza separo las piernas de Anthy y apoyo la punta en su entrada- me permites Anthy?

-Siempre has tenido ese derecho querida Utena- Dijo Anthy mientras la besaba y la acercaba a ella penetrndose- Tmame Utena!-

Utena penetro completamente a Anthy y se quedo en su interior unos momentos para que las dos se acostumbraran a la invasin. Fue Anthy quien comenz a mover las caderas en crculos, aumentando la presin y el placer de las dos. Utena tomo las manos de Anthy y las separa cruzando sus dedos con los de ella, a la vez que la besaba y comenzaba un lento vaivn. El placer se reflejaba en sus rostros y en la forma de compartir sus lenguas mientras el movimiento se volvi cada vez ms rpido y enrgico.

Las pelvis de las dos jvenes se movan rtmicamente en una locura de xtasis completo. Continuaron durante largos minutos, sus pieles brillaban por el sudor y a cualquier espectador le hubiera resultado hermoso asas muestras de amor que se procesaban. las dos mujeres.ntre besos y gemidos llegaron juntas al final del camino… en una ultima acometida la vara se introdujo completamente en sus dos sexos provocando en sus ellas sendos profundos orgasmos…

Extenuada por el placer Anthy de durmi en los brazos de Utena. En un estado entre el sueo y la vigilia vio como Utena pona una mano sobre su vientre, que se ilumino unos instantes hasta que la retiro.

-Anthy, no puedo volver a tu mundo pues ya no pertenezco a el- le susurro acercndose a su odo- Pero siempre puede nacer una nueva vida –Utena la beso por ultima vez- Este es el poder del fin del mundo Anthy, nuestras almas siempre estarn juntas…-

-Despierta Anthy por favor!- Anthy abri los ojos y encontr los de un preocupado Toga que la zarandea por los hombros- estas bien?

- Donde esta utena? -Anthy miro a su alrededor y se vio en el cuarto del ala este, completamente vestida, por la ventana entraba la luz del amanecer-

-Utena? –pregunto atnito toga mirando a su alrededor- Anthy has debido tener un sueo, como no apareciste esta maana te vine a buscar pero no despertabas… ha pasado algo?-

-Toga… no… estoy bien- Contesto Anthy que se levant lentamente de la cama pensando si realmente haba sido todo un sueo- Me quede dormida aqu ayer-

-Anthy… por favor… no te pido que olvides a Utena, pues ni yo mismo puedo, pero por favor deja de torturarte- Susurro paternalmente Toga mientras la ayudaba a levantarse- vamos, ve a descansar a tu habitacin-

-Eso har gracias Toga – contesto Anthy convencida ya que todo haba sido un sueo-

-Espera! Te dejas el anillo…-Grito Toga que se haba agachado a recogerlo- Qu hace aqu esta pluma blanca aqu?

Anthy se giro y de un salto tomo la pluma de las manos de toga para verla mejor. Era sin duda una de las que haban formado parte de las alas de Utena, incluso conservaba su aroma a rosas, llorando se desplomo, aunque no llego a tocar el suelo pues toga la tom en sus brazos.

Dos semanas despus Anthy coudi a la enfermera donde un sencillo test confirmo su embarazo. Anthy lloro de alegra mientras acariciaba su vientre pues ella y Utena volveran a encontrarse una vez ms…

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).