Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Eres hermoso, aun en tu maldad por gabinekochan

[Reviews - 12]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Vale, haré la historia de Draco antes del ataque con ácido y luego si seguimos con el presente.

 

Flash Back


Todos me observaban, en sus ojos podía ver el odio y la sed de venganza y cierto placer macabro. Mi padre, mi madre y yo estábamos juntos; unidos por cadenas que inhibían nuestra magia y nos hacían ver como prisioneros, esclavos. Nuestro aspecto no era el propio de un sangre pura de la alta sociedad, ahora éramos rebajados a simples humanos sin magia ni poder, y lo más horrible de todo, es que sabíamos que nuestras vidas empeorarian en este dia. El lugar estaba repleto, no solo el jurado se encontraba ahi, tambien otras personas fueron al lugar para sentir la satisfacción de saber cual era nuestro penoso destino.


-¡Silencio! - grito el juez supremo ante el bullicio que hacían los espectadores en el lugar- Ahora miembros del Wizengamot den a conocer el veredicto ante el caso Malfoy - un miembro del Wizengamot con su túnica color ciruela se levantó y con total odio pronunció en sus palabras. - Por traición, culpables -termino de decir para luego escuchar una bulla de alegría por parte del público. No podía decir nada en mi defensa, no me lo permitían y con eso mataba cualquier esperanza que aun pudiera tener. - Por aliarse a quien no debe ser nombrado y tener evidencia tangible en sus cuerpos de la marca tenebrosa, culpables - otro griterío de felicidad vino de las personas en la corte a excepción de un grito de total desacuerdo.


- ¡Narcissa Malfoy no posee la marca tenebrosa! - grito Hermione de pie y señalando a la señora Malfoy desde su asiento mientras que Ron intentaba sentarla para que dejara continuar hablar al miembro del Wizengamot con la sentencia. La voz de la sangre sucia me había sorprendido, no podía creer que tras tantos años de burla y malas acciones en contra de ella la gryffindor defendía a mi familia con tal fervor que hacia que los demás en la sala la mirasen con repudio e intentaran callar con la mirada.


- Señorita Granger guarde silencio o me veré en la penosa obligación de tener que sacarla del lugar - dijo el juez superior a lo que Hermione se sentó incapaz de hacer algo más. Cuando todo estuvo en calma el juez miro al jurado y con un ademán de su mano le dio a entender que prosiguiera.


- Secuestro a magos y brujas con evidencia de tortura, culpables - ahora ya no había bullicio sino un ambiente de puro rencor y melancolía al recordar esos tiempos de terror.– Asesinato a sangre fría a hijos de muggles, mestizos y miembros de nuestra sociedad mágica, culpables. Y finalmente – el hombre me miro con una sonrisa de maldad, eso no podía ser bueno – ¡Se acusa al joven Malfoy del asesinato de Harry Potter! – todos empezaron a gritarme una y mil frases de repudio pero no les prestaba atención ya que en mi interior me destrozaba el alma el siquiera pensar en eso. Mi corazón empezó a latir con fiereza al escuchar esa estupidez - ¡¿Qué mierdas dices maldito engendro?! – y antes de poder decir algo más un el auror que nos vigilaba golpeó mi estomago, el aire me hizo falta y mis piernas no pudieran sostener mi cuerpo ante tal acto de bestialidad contra mi frágil estructura. Mi padre y mi madre intentaron protegerme con sus cuerpos de los golpes que los dos aurores me mandaban y salieron heridos en su acto de amor, tras unos infinitos minutos de esa tortura en publico, el juez paro al momento en que Granger empezó a atacarlo verbalmente al decirle sobre los derechos y demandas que haría en contra de los aurores y el jurado por permitir que eso pasara.


¡Bellatrix Lestrange asesinó a Harry y tengo pruebas de eso! Yo vi la maldición asesina salir de la varita de Lestrange para dar a parar al cuerpo de Harry, acusan a Draco de algo que no hizo – empezó gritando para terminar hablando Hermione. Nos levantamos del suelo, mas bien nos forzaron con brutalidad a levantarnos para oír la sentencia. Sentía dolor en mi estomago pero al ver a mis padres sangrando, los rostros deformados por la fuerza de la paliza y uno que otro hueso roto en sus cuerpos, en mi se desbordo la ira y tenia las claras ganas de asesinar a esos malditos. Pero el agarre delicado de mi madre sobre mi brazo me obligó a calmarme un poco y dejar esa energía para una futura venganza, aunque, no creía que mi futuro pasara de este día. Granger me impresiono mas en este día que en años pasados tras haberla escuchado, defendía al que fuera, incluso a su enemigo.


- Señorita Granger es la última advertencia.- miró a la castaña con amenaza - No es necesario que nos de esa evidencia, esa acusación será revocada. Continué jurado – los malditos querían incriminarme por ese acto atroz, los muy bastardos. - La sentencia para los Malfoy es que se les de el beso del dementor y que pasen el resto de lo que les quede de vida en las celdas de Askaban – ahora se escuchaban aplausos, silbidos de aprobación, sonrisas y en sus ojos demostraban una felicidad desbordante. Inclusive el asqueroso Weasley hacia lo mismo, Y pensar que lo que los mortifagos habían hecho con ellos causándoles dolor y sufrimiento, ahora, ellos nos lo hacían a nosotros sin remordimiento alguno. Parecía que no aprenderían del pasado ni de los errores cometidos al estar cegados por la supuesta justicia y la venganza de sangre. Pero claro, la voz de Granger una vez mas se hizo escuchar, no pude evitar mirarla con una sorpresa leve por sus palabras que le podían costar caro de ahora en adelante en la vida mágica.


- Juez y jurado del Wizengamot parece que se les ha olvidado que la señora Malfoy y el joven Malfoy ayudaron al bando opuesto en la guerra arriesgando sus vidas. Le pido que reconsidere la sentencia, no se lo merecen. – El juez obligó a que dos aurores sacaran a la joven del lugar pero esta aun no terminaba de hablar, ni siquiera cuando era sacada arrastrada – ¡Si tanto desean vengarse de los mortifagos aun hay muchos esperando sentencia siendo culpables. Draco Malfoy luchó junto a Harry Potter. Es un héroe, lo saben y esto no se quedara así! – gritó la castaña para luego ya no ser escuchada, Ron no hizo nada y se quedó sentado con sus brazos cruzados y con su ceño fruncido tras haber escuchado las palabras de Hermione.


El silencio predominaba en el lugar, el juez sabía que la leona tenía razón, pero quería que los Malfoy se pudrieran en una asquerosa celda hasta la muerte por ser solo ellos. Pero conociendo a Hermione, el juez sabia que sino hacia algo o cambiaba la sentencia, la joven tomaría en sus manos el problema y haría en el mundo mágico un escándalo monumental que podía acabar con su puesto en el Wizengamot. La entrometida era buena hablando, incluso con las leves palabras que dijo parecía una abogada defendiendo a los pobres. – Muy bien – empezó a decir con calma –Tras haberlo pensado con detenimiento – la verdad solo pensó unos pocos minutos – He decidido que el matrimonio Malfoy cumplirá con la sentencia ya dicha – una vez mas los aplausos y gritos de alegría se hicieron escuchar.- Pero – el silencio volvió a predominar – El joven Draco Malfoy tendrá una sentencia diferente – lo mire incrédulo, no podía creer que hubiera algo peor que la vida en Askaban.


Los abucheos empezaron a oírse pero de inmediato fueron cayados al momento en que el juez hablo con cierto tono de diversión y repulsión en su voz.- Al joven Malfoy se le será expulsado del mundo mágico e Inglaterra, no podrá usar la magia ya que se le quitara la varita y se le será enviado a una población en donde la magia no predomina – suspire sin poder creerlo. Vivir con muggles, sin magia y sin mis padres – Será envido a Sur America- el maldito se había atrevido a sonreírme. Él sabia a la perfección que la familia Malfoy no tenía ningún contacto con esa parte del mundo, estaría solo. – Vivirá con los muggles, será una perfecta sentencia para alguien como… usted- lo dijo con desprecio – Un buen castigo ¿Verdad señores Malfoy? – mi madre no pudo evitar suspirar con un leve sollozo, mi padre sostuvo su mirada y porte orgulloso. Él juez quería que mis padres sufrieran al saber mi destino antes de que los dementores acabaran con ellos, quería hacernos sentir su rabia. Pero lo que no sabía era que nosotros soportábamos cualquier suceso devastador con elegancia y perseverancia, era mi oportunidad para ser libre y comenzar de nuevo, tener una vida como la que mis padres siempre quisieron que tuviera. La idea me atemorizaba y mas al saber que no volvería a ver a mis progenitores, que la ultima imagen de ellos que recordaría era sus cuerpos demacrados y denigrados, pero, con una mirada altiva y poderosa. Cuanto les agradecía el que me hubieran enseñado todo para sobrevivir a lo peor y tener mi rostro en alto siempre sin lamentar o retractarme de algo, los amaba por eso y mucho más.


Y con una carcajada él juez dio por terminado el caso. Todos nos sonreían felices, lo que nos pasaría les daba alivio y gracia. Nos obligaron a salir y sin siquiera dejarme despedir de mis padres, nos separaron, a ellos los enviarían a Askaban y yo seria enviado a ese lugar. No me dejaría vencer ni con la muerte de Harry, ni la perdida de mis padres ni mucho menos el que me enviaran a un territorio nuevo sin magia alguna o algo para subsistir. Lucharía para vivir por mí, y por todos ellos. Lucharía por las personas que siempre ame.


Harry a ti te ame más que a nadie y tu recuerdo me dará la fuerza para seguir viviendo.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).