Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

No te olvides de mí... por Juuri Kiryu

[Reviews - 33]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

 

bueno es el primer fanfic que escribo del señor de los anillos >.< asi que por  favor, diganme que piensan sobre esto jeje

Notas del capitulo:

uf....bueno como ya dije, es el primerito que escribo sobre  LOTR, pero, necesito que me den sus opiniones, y de ustedes dependerá con quién se quedara nuestro elfo preferido

nota:  gracias tropical, por tomarte la molestia de leer y aconsejarme ^^, y chic@s, si como ella ven ciertos(de hecho fueron muchos) errores, diganmelo, que si no, no hay chiste en que lo lean ^^

y gracias a BlackDay por el comentario tan alentador ^^

 

Cuando Aragorn vio por primera vez, no pensó que sería tan fácil tomarles cariño a esos pequeños. Pero a la vez se sentía como un padre.

Cuando Frodo resulto herido, y su preocupación no daba cabida a otro pensamiento, por eso ni bien encontró a Arwen, decidió casi instantáneamente que ella tenía razón.

Si lograban pasar el rio, el portador estaría a salvo. Y entonces apresuraron el paso de nuevo. Tenía prisa, un vago presentimiento le decía que debía llegar a Rivendel rápidamente. Algo iba a ocurrir.

Trató de alcanzar a la medio elfa, mientras pensaba en la mirada decidida que le mostro al llevarse a Frodo. Era una de las cosas que lo habian enamorado en su momento. Pero con el tiempo, la necedad de la chica lo sacaba de sus cabales. Si cuando se comprometieron hubiera sabido en la que se metía… y él, que pensaba que Elrond no veía bien la unión por él. Luego se enteró de que era por salvarlo a él, de su hija 

Cuando llegaron a Rivendel, un montón de sentimientos y recuerdos lo embargaron, la mayoría buenos. Pero sus memorias más recientes, tristes en verdad. Miró en silencio como los hobbits se precipitaban a buscar a su amigo. Lo conmovió. Sabía que hace algunos años, él habría hecho lo mismo de estar Aragorn en la misma situación.

Luego de haberse limpiado y de haber comido, decidió ir al salón donde siempre iba en momentos frustrantes. 

Allí se encontró con Boromir, su primera impresión del joven capitán, fue que, aunque impulsivo, era un buen líder. O al menos una buena persona. Al tomar la espada que Boromir dejo caer, oyó un andar conocidísimo para él. La medio elfa se acercó. Y ella noto enseguida que la duda lo carcomía. Más no leyó todo el pesar, sino solo una parte. Ella le aseguro que triunfaria.

mas tarde un elfo joven se le acercó avisándole que Elrond convocaba a una reunión. Se dirigía hacia la sala de Rivendel, cuando lo vio llegar.

La comitiva del Bosque Negro entraba por las puertas del Valle. Al frente iba el hijo menor de Thranduil, Legolas. Un escalofrío recorrió a Aragorn al verlo. Había cambiado tanto.

Al verlo desmontar ágil y diestramente, pudo apreciar que había crecido. Sus brazos y piernas, tenían una complexión fuerte, se notaban bajo sus ropas al tensarse sus músculos, sus movimientos adquirían un toque de fuerza y elegancia. Su rostro también con cierto aire maduro, denotaba añoranza. Su piel, tersa y cubierta por una fina capa de sudor denotaba que no habían descansado desde la salida de su reino. La mirada celeste del elfo se paseó por la ciudad, y cuando reparó en el, una sombra cubrió sus irises azules.

Aunque se  recuperó pronto, esto no paso por alto para el dunadan. Aragorn sintió una punzada al ver esto. Aun lo recordaba. El príncipe ayudó a sus compañeros a desmontar, con el pretexto “ayuda a tus mayores”, que últimamente usaba en contramedida de “eres muy joven”

-          Creo que deberías hablar con él… - Elrohir  que apareció de la nada a su costado derecho- después de todo, tantos años no se pueden echar por la borda.

 

-          Dudo que pueda olvidar el daño que le hice - miró al medio elfo sonreír de lado

 

-          Olvidar no, pero perdonar si – Elladan apareció del otro lado – de todas formas, aquí vienen – advirtió antes de recibir a los recién llegados – es un placer volver a verlo, príncipe Legolas… – su tono solemne fue acompañado de una leve reverencia.

 

 

-          Hir, Dan – Legolas una sonrisa se posó en los labios del elfo más joven – no hagan eso, es raro, somos amigos, si es que ambos así lo desean – hablo con un brillo en la mirada que cautivo a ambos elfos y al montaraz – Padre fue algo difícil de convencer. No quería que viniera yo, ¿¡lo imaginan!?- exclamo contento de verlos, pero ignorando al otro

 

-          A decir verdad no es difícil de imaginar… -  Elrohir rió brevemente- bueno, por supuesto que no despreciare tu amistad

 

-          Claro… - Elladan dijo  esto con cierta… picardía- su amistad, ¿no, Hir?

Tal vez era cosa suya, pero Aragorn había sentido eso como una indirecta. Carraspeo un poco para que los gemelos se callaran, pero solo captó la atención de Legolas, quien frunció levemente el ceño.

-          ¡que descortés he sido! – agregó volteando a Aragorn – mi señor me perdonará, pero es que tanto tiempo sin ver a estos dos amigos, yo no he podido contenerme, Aragorn, hijo de Arathorn- pronunció la oración con una exquisitez que sorprendió tanto a los hermanos como al dunedán,  pero también había un deje de frialdad.

 

-          Legolas… - pronuncio el nombre de su ami… ex amigo en un susurro que moría en la soledad – Legolas…

 

El otro fingió no haberlo escuchado y avanzo con sus compañeros elfos. Creyó ver por un momento que Elladan tocaba una de las nalgas del menor, pero cerró los ojos al tiempo que sacudía su cabeza, y al ver nuevamente se convenció de que había sido imaginación suya.

Claro. Aragorn recorrió nuevamente con los ojos el cuerpo de su amigo… realmente había cambiado. Incluso en su manera de caminar. Se movía con firmeza. A pesar de no ser más que un adolescente entre los suyos tenía un porte maduro… luego se fijó en su trasero… ¡¿se fijó en su trasero?!

¡Quería recuperar su amistad, no convertirse en un degenerado!

Suspiro… ahí estaba Boromir, viendo tranquilamente el tra… ¿acaso le estaba viendo (también) el trasero al príncipe elfo? ¡Lo único que faltaba era que todo Rivendel escudriñara el delgado cuerpo del príncipe! Bueno, a decir verdad no le extrañaría de los noldor, que tenían una mente un poco más… abierta…

Pero nunca se imaginó que Boromir, el Boromir del que había oído, tuviera… esos gustos… Porque él, Aragorn  hijo de Arathorn, en su vida se fijaría de esa manera en un nombre. Su gente si bien no condenaba esas relaciones… no las entendía del todo. 

Inició el concilio luego de que Gimli, y compañía llegaran.

Al pedir Boromir el anillo, Aragorn en su prisa de recordarle que seria como un suicidio, olvidó que prácticamente no tenía autoridad de decidir por sí mismo… no a los ojos de Boromir. Quién no tardó en recordárselo. Lo que le sorprendió fue que Legolas lo defendiera, con un porte regio, que sin duda, le hacía ver como un elfo ya adulto

-          No es un montaraz ordinario – oyó de la boca del elfo – es Aragorn, hijo de Arathorn, le debes obediencia

-          ¿Aragorn? ¿éste es el heredero de Isildur? – pregunto con un tanto de incredulidad y otro tanto de mofa

-          Y heredero del trono de Gondor- agregó Legolas con cierto fervor

-          Siéntate, Legolas… - amonestó nervioso el dunedán

-          Gondor no tiene rey – la dureza se plantó en los ojos del hombre de Gondor, lo cual llamo la atención de Legolas – no necesita un rey

Se decidió destruir el anillo, y ante la demostración innecesaria de Gimli al querer destrozar el anillo, Elrond les señalo su destino: Mordor. Y para disgusto de Aragorn, comenzaron a discutir. Legolas, perdió la paciencia y comenzó a discutir con Gimli y Boromir. El hombre miro al príncipe elfo, enfrentándole en silencio fugazmente. Pero el desorden no se diezmaba. Los temores de Gandalf se hicieron realidad. Frodo se ofreció a llevarlo.

Y Gandalf, Aragorn, Legolas, Gimli, Boromir, le ofrecieron su ayuda. Claro que Sam, Merry y Pippin se apuntaron sin preguntar. Frodo era su amigo, que demonios.

Así se creó la Comunidad del Anillo.

Antes de partir, Aragorn observó que Boromir se acercó al rubio elfo. Inconscientemente apretó  los puños.

Elrond, que estaba a su lado derecho miro a Gandalf en una mirada cómplice, ver a un Legolas después de 20 años inquietaba al heredero de Isildur.

A decir verdad, cuando Aragorn le había comentado que estaba enamorado, pensó que por fin Legolas le había confesado sus sentimientos. Pero cuál fue su sorpresa al enterarse de que el objeto de los afectos del hombre no era más ni menos que su hija Arwen. Tres días después de la noticia, el hijo de Thranduil salió con la prisa que llevarían los orcos si Sauron mismo estuviera detrás de ellos.

Y tanto a Gandalf como a Elrond los partía de la risa el ver las reacciones del joven montaraz 

Este último espero a que Boromir se alejara del elfo para acercase a hablarle. Hacia 20 años que no lo hacía… se sentía nervioso.

-          Legolas…- llamo  su atención nervioso, ¿sería como antes?

 

-          Aragorn – contesto sorprendido

 

-          Hace tanto tiempo…- exclamó el pelinegro – cambiaste…

 

-          Bueno…- respondió con gracia- veinte años, son veinte años- se rio un poco- te ves más… - se detuvo buscando la palabra

 

Aragorn sonrió, varios le habían dicho que se había vuelto más atractivo

-          Viejo – sonrió con aprobación el elfo

El otro sinitio un enfado minimo, que le recordó a sus tiempos de amigos

 

-          Legolas… yo…- su garganta se sintió horriblemente seca – lo de hace 20 años…

Legolas adivino de que iba la cosa y lo interrumpió:

-           Olvida eso, seremos compañeros por un largo tiempo y sinceramente no quiero que se compliquen más las cosas…

Aragorn cerró los ojos, eso de alguna forma le había dolido. Legolas acudió con Boromir que le llamó de repente. Esto lo hizo enfurecer. ¡Lo conocía apenas unos días, por el amor de los Valas!

El elfo rio por alguna tontería que el gondoriano decía. ¿Por qué diantres le sonreía al idiota de Boromir? Eso lo estaba cabreando. Agudizo el oído, para oír lo que decían.

-          Mi señor elfo, disculpe mi imprudencia – suspiró levemente – lo único que quiero es lo mejor para nuestra gente y …

-          Aun no soy un señor elfo, amigo mío – le sonrió – pero, es natural que un buen gobernante ame a su gente sobre todas las cosas…

-          Gracias, joven príncipe, pero yo no soy ni seré un gobernante… - le comentó con respeto

-          Llámame solo Legolas, y yo le llamare solo Boromir, así estaremos en condiciones iguales – el otro le asintió con una cálida sonrisa- ¿me acompañarías a despedirme de mi gente?

-          Si uste… si tú me permites caminar a tu lado – le dijo con una sonrisa

Aragorn suspiró con fastidio y  al final farfulló: estúpido Boromir.  No notó a Elrond que estaba mirándolo divertido

-          ¿quieres hablar? – le dijo con un poco de burla

-          … - primero solo gruño pero procedió a contarle cuanto le molestaba la creciente amistad del gondoriano y el elfo del bosque negro. El medio elfo rio divertido y le dijo:

-          Estás celoso – con una tranquilidad que desquició al dunedán…

-          ¡porque él era MI amigo! –trató de excusarse…

--------------------------------------------------Hace 20 años----------------------------------------------------------

El elfo y el montaraz eran los mejores amigos, nos habían encontrado a alguien que se complementara mejor. Ese día, Legolas estaba nervioso. Él… él…

Él le confesaría sus sentimientos a Aragorn. Y en cuánto el montaraz llegó, decidió ir directo al grano

-          Tengo algo que decirte…- hablaron ambos al mismo tiempo – tu primero – respondió Aragorn con una sonrisa…

-          Bueno, verás… - suspiró y tomó aire – yo… yo… yo te amo

Se sintió liberado al decirlo, pero temía la reacción

-          ¡¿eh?! ¿Qué? –abrió los ojos – … yo… Legolas… eso… no es normal – según el dunedán había buscado las palabras más adecuadas

El elfo lo miró sin creérselo, no podía ser que su amigo incondicional pensara de esa forma…

-          Yo me voy a comprometer con Arwen- le dijo con dureza en la voz  - te aconsejo que hagas lo mismo, no quiero tener que ver con alguien… así…

-          Felicidades – le contestó Legolas a secas- creo que ahí estamos de acuerdo, no quiero saber más de ti, si es que en verdad piensas eso

-          ¡claro que lo pienso! ¡y lo sostengo! – le grito con cierto enfado

-          ¡bien! Pues ojalá y nunca cambies de parecer – le dijo, aunque Aragorn no sabía bien a que se refería

-          No cambiaré, te lo aseguro – su voz contenía cierto veneno- no me agradaría que mi familia creciera con… con alguien como tu cerca… - Legolas tuvo el impulso de acercarse- aléjate de mí – lo miro con asco

-          ¡perfecto! – Legolas apretó los puños furioso, triste, decepcionado, deprimido, frustrado eran demasiadas sensaciones para el… aunque en el fondo lo intuía, tuvo que seguir el estúpido consejo de  Elladan… aun cuando Elrohir le aconsejó lo contrario.

Aragorn pareció darse cuenta de lo que había dicho y boqueo un par de veces. Los elfos eran seres sensibles, y él había tomado los sentimientos de Legolas solo para ponerlos en la basura. Y no de una manera sutil. Entonces se preocupó. Sabía que Legolas era un elfo joven, impulsivo algunas veces. Lo miro a los ojos, y se encontró con una dureza en ellos que ocultaban un mar de sentimientos, pero también halló odio… y se arrepintió

-          Legolas, yo no …

-          ¡oh, cállate! – estalló el príncipe- ¡ya sé que no es nada natural, pero no puedo controlarlo! – le espetó en la cara, luego tomo aire – pero no te preocupes, si tu felicidad reside en mi ausencia, no veras más, no te preocupes

Los ojos del elfo se aguaron, pero su expresión mostraba resolución, y se dio media vuelta

Aragorn quiso detenerlo, decirle que lo sentía, pero que no podía ser… y cuando las palabras salieron de su boca…

-          Legolas, yo…

-          Ojala que sean felices juntos – dijo mientas se alejaba - saludame a tu preciosa Arwen

Aragorn lo observo irse en silencio. Cuando lo vio salir, sintió una soledad que nunca en su vida había conocido. Recordó todas las palabras crueles que le dijo. Pensó en cuando ambos se conocieron. El joven elfo estaba ansioso por crecer, por tener aventuras y viajes. Sonrió al recordar el entusiasmo que ponía cuando aprendía cosas nuevas. Y se dio cuenta de que, difícilmente, tal vez nunca, podría volver a tener eso con alguien más.

Veinte años pasaron, en los que se volvió más reflexivo, ahora se daba cuenta del poder de las palabras, pero no supo mucho del elfo, hasta que el destino o la suerte, decidió unir de nuevo sus caminos…

-------------------------------------------------fin flash back-------------------------------------------------------------

Elrond sabía que el montaraz estaba recordando el asunto así que solo le dijo

-          Sí, pero, cuando le dices a alguien sandez y media, las cosas se complican, y aun como su mejor amigo, no tienes ningún derecho sobre él, no ¿crees?

 

 

 

 

Notas finales:

 bueno, me salio mas o menos largo el 1er cap, pero los otros seran un poco mas cortos XD

ustedes me dicen, con quien prefieren que se quede Legolas?

bien, lo he editado, a ver si se entiende mejor, es que a veces me norteo XD


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).