Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

CARVELIAN por Kanon D

[Reviews - 21]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

El día esperado por fin había llegado y luego de un reposo físico, Elián volvió a asistir a la escuela. Por ello Alan madrugo para recibirlas.
-Buen día -las saluda Alan al verlas llegar.
-¿Alan? Creí que eras de los que llegaban justo a tiempo.
-¿Qué dices niña? Yo siempre soy madrugador ¿Verdad Carvel?
-Así es.
Ni bien habían llegado cuando se escucharon los murmuros. Carvel los dejó pasar ignorando aquello que pudieran decir. Alan no paró de hablar para que Elián no escuchara y ella de cierto modo comenzó a sentirse incómoda.
   Sus amigas la trataban como siempre y no hicieron ningún comentario al respecto mientras que Alan las seguía a todas partes, siempre procurando su bienestar.
   Las clases siguieron incómodas para Elián quien quisiera o no escuchaba algunas cosas que rumoraban. Pero por fortuna ya era la última hora, la de educación física. Hombres y mujeres estaban separados trabajando en estiramientos. Y como siempre, los chicos miraban embobados a Carvel. La molestia para muchos era que ahora sabían que no tenían posibilidades con ella. Pero eso no quitaba que la siguieran admirando.
-¿Por qué te preocupas tanto por ellas?-preguntó uno de sus compañeros a Alan.
-Son mis amigas, es natural que lo haga.
-Pero a ti te gusta Elián ¿no?
-¿Y eso qué? Porque me gusta ¿no debo hacerlo?
-No, perdón. No quería sonar así. Seguro muchos te tienen envidia por ser el chico más cercano a Carvel pero-
-¿Pero qué?
-Ya seguro todos saben que te gusta Elián, pero no te ves incómodo con Carvel. ¿Ella también te- y cuando estaba a media pregunta un balón se estampó directo al rostro de Alan.
-¡Perdón perdón perdón! -llega corriendo Carvel y ve que a su amigo le sale sangre por la nariz- ¡Vamos a la enfermería!-lo toma del brazo y salen corriendo de ahí.
-Carvelita, vivo de mi físico- bromea para aligerar la situación.
-¡Lo lamento tanto Alan! Pero no te preocupes Elián te amará aún si te llego a estropear el rostro.
-Creo que me siento algo mareado.
-¡De verdad!
-Es broma, perdón.
-Ya casi llegamos, aguanta un poco ¿si?
La mano de Carvel es tan suave y su carita de preocupación es tan linda. Y sí, quizá a Alan jamás le dejó de gustar Carvel. Su corazón era un lío, pero para su fortuna no era el único, Carvel sentía su corazón latir con fuerza y no es que gustara más de Alan que de Elián, sino que eran los nervios naturales de cuando aún no le dices a la persona que la amas.

  Al llegar, la enfermera de la escuela le curó la hemorragia, además le dio un regaño por estar tan desnutrido y al  terminar, Carvel y Elián le esperaban para llevarlo a casa.
-Les digo que no hay problema chicas. Puedo ir solo a casa.
-No. Carvel y yo te vamos a llevar de la mano de ser necesario y te vamos a cocinar.
-Así es. Bien, llegamos.
-¿Cómo creen que las voy a.hacer cocinar?
-Deja de discutir y siéntate.
-Carvelita, vamos.
-Alan, por favor siéntate- Elián le toma de la mano y lo hace sentar- Alan, no desayunas para llegar temprano a clases y cuidar de nosotras ¿verdad?
-No es así.
-Alan, por favor -le toma de las manos y llora-¡Por favor cuida también de ti!
-Elián.
-Tonto, ¿no ves que nos preocupamos por ti tanto como lo haces tú por nosotras?
-Me cuidaré más, perdón. Pide lo que quieras y lo haré. Pero por favor no llores Elián.
-¿Me llamaste por mí nombre?-lo miro sorprendida- Nunca lo habías hecho antes.
-¿En serio?
-Si. ¿Por qué?
-No preguntes, es incómodo.
-Anda, dilo.
-¿Para qué? Te digo que es incómodo. Además ya lo sabes.
-¿Saber qué?
-¿Estas jugando a incomodarme?
-Si, así que responde.
-¿Qué quieres que te diga?-aparta la vista estando rojo hasta los oídos-¿Que te amo?
-Si- acorta la distancia y le roba un beso. Alan abrió como platos los ojos, eso no lo esperaba. Pero se sentía tan bien, por fin podía rozar los labios de la chica que ama. Y ella le sonrió dulcemente. Pero algo no estaba bien para él.
-¡No, no, no! Eh, yo-
-Se besaron -llega Carvel sonriente.
-Si, pero.
-¿Pero, qué? Fue algo que se dio natural entre ustedes dos.
-¡Perdón!
-¿Por qué? No seas tontito. Ya eres parte de nuestro amor.
-¿Están bien con eso?
-¡Yo sí! -Carvel los abraza.
-Yo también Alan.
Las cosas entre ellos se habían dado tan natural que prácticamente sólo faltaba confirmarlo. El amor llega a veces de formas que nunca esperamos. ¿Pero quién le cierra la puerta al amor?
Notas finales: besos y abrazos c:

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).