Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Mi Rayo De Luz por AMMU TEIKOKU YUDAINA

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Bueno mis terrones de azucar, espero que disfruten mucho este nuevo capitulo, saben que es algo muy memorable. 

Disfruten, lean, comenten.

Nos vemos abajo. 

Así paso toda la mañana Deuteros, durante sus clases embobado en la ventana, recordando esos ojos azules, los cabellos de oro y esa complexión tan hermosa.

Solo ese chico estaba rodeando y robándole los suspiros.

Por primera vez en su vida, experimentaba ese sentimiento llamado amor.

Que en más de una ocasión fue regañado por sus profesores, y con los antecedentes que se le cargan, podría significar una expulsión si seguían.

Durante el primer periodo de clases Dohko le ayudo a que prestara atención.

A la hora del almuerzo, la guerra por conseguir algo decente para comer siempre se debatía, obviamente los de ultimo año tenían preferencias por su rango, más el grupito de Aspros.

Deuteros por su parte aunque le correspondía el rango de tercer año, aún seguía en segundo, pero su apariencia aterradora, le hacía ganar ventaja.

-Gracias amigo- Agarro un empaque que contenía una croqueta de carne, para comenzar a comerla sin cuidado.

-Si…- No importaba si tuviera hambre o no, estaba perdido en la imagen del chico de primer año que conoció esta mañana.

Este castaño comía tan feliz, devorando lo que compro, hasta robándole un poco del oro almuerzo, sí que Deuteros estaba en otro mundo.

Pasando el ultimo bocado –Es de primer año…- Pensó un momento –Si quieres le pegunto a Regulus sobre tu querido…- Se puso a pensar en algún apodo, disfrutaba poner sobrenombres a los demás.

-No, no hagas eso…- Se sonrojo y prosiguió a comer sin darse cuenta su servilleta, pero rápidamente la escupió –Aahrr…- Tosió un poco.

-Ja, ja, ja, ja, ¿Por qué no? Si te gusta, tienes que conocerlo mejor- Sonrió entretenido por la forma de actuar del mayor.

-Eso es lo que temo- Bajo su mirada un poco, cruzándose de brazo y apretando los dientes –No quiero… Que… Conozca nada de mi…- Todo el peso que tenía, por culpa de su hermano mayor, su familia y la reputación mal ganada, le hacía estragos.

-¿Por qué no? Eres interesante- Terminando de comer un poco de sandía picada –Sabes hablar Griego, Español, Inglés y aprendes Chino por mí… Además que tienes buenos movimientos en pelas callejeras- No lo miraba úes a comida lo tenía emocionado.

-Eso lo dices porque eres mi amigo- Suspiro, esta vez no quiso comer nada –Y eres el único que realmente se tomó el tiempo… De conocerme… Ese Ángel posiblemente no esté interesado en algo… Como yo…

Giro los ojos fastidiado –Deja de ser tan dramático, solo háblale, conócelo, diviértanse, hazte su amigo, y si algo pasa más allá estará bien, si no pues él se lo pierde, pero… Anímate- Le daba un pequeño golpe en el hombro.

Negó con su cabeza, cerrando sus ojos –No, no estoy seguro-

---Sección de primer año---

-Tienes que comer más Asmita, sabes que debes aumentar un poco de peso- Un joven de cabellos largos, alborotados y verdes, estaba sentando en su pupitre, mientras miraba con esos ojos rosas al joven de enfrente.

-No tengo mucho apetito- Aquella voz suave y serena de siempre, acomodándose sus lentes, mientras guarda su bento.

-La siguiente vez que tengas que pasar por la sección de segundo año, ten más cuidado- Ese tono autoritario, pero de hermandad.

-Shion, solo fue un accidente, estoy bien- Sonrió apenas.

-No permitiré que nadie moleste a mi mejor amigo, y tu padre me pidió que te cuidara- Cruzo sus brazos, cerrando sus ojos, haciendo un puchero.

-Ja, ja, ja, ja, deje de ser un niño hace tiempo, puedo defenderme solo-

-Lo sé, pero…- Desvió su mirada el tema es difícil.

-Deja de preocuparte por mí, te agradezco que me cuides, es inevitable lo que me pasara…- Esa sonrisa tenue demostrándole que todo estaría bien.

-No digas eso, se encontrará la forma… Solo confía…- Le rogaba, tomándole una mano, para apoyarlo.

-Tratare…- Miro por la ventana, apoyándose en la mano libre, recordando un poco el encuentro de esa mañana –Sabes… Hoy conocí a alguien…-

El peliverde se sorprendió, acerco su rostro al contrario, como inspeccionándolo y frunció el ceño.

-¡¡¡¿ENSERIO?!!! ¡¡¡¿A QUIÉN?-

-Ja, ja, ja, ja solo no te pongas celoso- Le divertía el hecho de que su amigo lo sobreprotegiera por su condición.

Se cruzó de brazos sonrojado –Solo no quiero que te lastimen, eres mi mejor amigo y si alguno se atreve, lo golpeo- Amenazo con el puño al aire.

Esto divirtió al rubio, conocía a ese joven de cabellos alborotados desde muy pequeños y siempre lo protegía de cualquiera que se burlara o molestará por su apariencia o que usara lentes.

Muchos pensarían que había algo más, pero no existía ese aprecio por parte de ninguno, que Shion fuera sobreprotector no significaba que lo amara, solo que quería que estuviera bien.

Además siendo donceles ambos, sería algo difícil que eso pasara.

---Al día siguiente, en la escuela---

Deuteros llegaba suspirando por la mala mañana que había tenido, de nuevo una cosa que su hermano hizo y fue incriminado, ya no le importaba nada, solo acepta el regaño y se va.

Sintió que no tenía un lugar en su familia, y en cuanto pudiera graduarse, se iría para nunca volver a verlos.

Pero la sonrisa volvía, al pensar que podría ver a ese rubio Ángel que cautivo su corazón sin más.

Mala suerte no se lo cruzo por ningún lado, y eso que llego bastante temprano.

Sonó el timbre, indicando que las clases empezaban.

Y nuestro querido peli azul, con unos ligeros colmillos que se asoman al sonreír, se encuentra reposando su cabeza en su escritorio, cubriéndose con los brazos, decepcionado.

-Tan temprano y ya eres un desastre…- Negó con la cabeza, mientras toma asiento a un lado.

-Buenos… Días… Dohko…- Entrecortado contestó.

-Valla… ¿Qué hizo ahora tu hermano?- Le pregunto frunciendo el ceño.

-No quiero hablar de eso…-

Encogió sus brazos, quería seguir alegando, su naturaleza se lo demanda, pero poseía un pequeño regalo ara su amigo.

-Que mal que estés de mal humor, y yo que te traía noticas de tu bello Ángel…- Decía esto haciendo una voz algo aguda en burla –Oh, por cierto se llama Asmita-

Este dato, provoco que Deuteros se incorporará de inmediato y girara la cabeza hacia el castaño.

-¡¡¡¿CÓMO SABES ESO?!!!- Lo sujeto por los hombros, casi sacudiéndolo de la impresión.

-Oye, tranquilo…- No negaría que ese peli azul de piel morena tenía una fuerza aterradora.

-Pe… Perdón… Yo…- Se separó rápido, avergonzado por actuar impulsivamente, pero al final es de su rubio de quien hablan.

Niega suavemente, cerrando sus ojos, y sonriendo emocionado ahora –No te preocupes, entiendo… Si a mí me dieran información de la persona que me gustara haría lo mismo, o eso creo…- Levanto sus hombros, pues no se interesaba por nadie –En fin, Regulus me informo mucho de tu bello Ángel y encontré lo siguiente…-

-Dohko, te dije que no averiguaras nada…- Estando con sus mejillas sonrojadas y angustiando ahora con esa cara.

-Es el servicio que ofrezco como mejor amigo, ahora cállate y déjame decirte lo que se- Regaño al mayor, no le importaba la poca diferencia de edad, haría lo que fuera por ver feliz a su amigo –Se llama Asmita Virgem, tiene quince años, está en 1-A… Le gusta la música clásica, de hecho esta en ese club, junto a Degel y nació el cuatro de Septiembre es Virgo y… Ya…- Al termina vio al otro.

Suspiro, mostrando unos ojos azules oscuro mirando para arriba, sonriendo, sonrojadas sus mejillas, pensando en tantas cosas con esa nueva información.

El castaño, quiso llamar su atención pasando su mano delante del otro, pero fue inútil, sin duda el amor explosivo se estaba desatando.

Al final del día escolar, tiempo de clubes.

---Club de Música clásica---

Dos chicos de uniforme azul, que representaba su grado.

Esperan pacientemente la salida de algunos miembros de ese club, precisamente alguien de cabellos dorados.

-¿Por qué me convenciste de esto?- El peli azul, rojo por completo, mientras cubría su rostro con el cabello, poseía los nervios en todo su ser.

-Si no te obligó a hacer esto, estarás todo el tiempo suspirando por él, pensando en cómo hablarle en vez de ir a la acción- Palmeaba su espalda, para darle ánimos.

-Dohko… LO voy a  asustar…- Pronunciar estas palabras, mas cabizbajo.

La forma en que todos lo miraban, su aspecto, asustaba a todos por el hecho de ser la sombra de su hermano y la mala fama de ser un busca pleitos, solo el castaño y ciertas personas conocían su verdadero ser.

Temía que su bello Ángel, al verlo como es pensara que se trataba de un demonio, que se atrevía ver más alto de lo que podría obtener.

Sus colmillos son algo que no se sentía muy cómodo de mostrar.

Poco a poco, fueron saliendo algunos de esta aula, con instrumentos como violín o flautas, que se dirigían a sus hogares.

Saludando al castaño o desviando su mirada para no chocar con los azules oscuros del moreno.

Sabía lo que todos hablaban a sus espaldas.

“Ese chico es un demonio”

“Se comporta como tal”

“De seguro se comporta así por la envidia que le tiene a su hermano mayor”

Lo mismo de siempre podría escuchar o recordar, baja su mirada no quería que lo vieran a la cara.

El asiático siempre tratando de hacer que el otro no le importara esas palabras, haciéndole algunas bromas o riendo de cualquier tontería.

Y esta ocasión lo apoyaría con ese amor que estaba sintiendo por un rubio que ni conocían, se debía hacer el intento al menos.

Aun siendo más bajo, le dio un sueva empujón, para que se pusiera en marcha a hablar con quien acaba de salir.

Susurrando muy apenas –Vamos, están solos… Aprovecha…- Le guiño un ojo y levanto el pulgar.

Deuteros se voltio a verlo, sin comprenderlo, pues no logro ver a Asmita que salía, y se encontraba a un lado de la entrada como esperando a alguien.

Al girarse de vuelta al frente, lo vio aparado, luciendo aún más hermoso que antes.

Casi perdía el equilibrio, si no fuera porque rápida recuperación, quedando parado delante del rubio con un paso fuerte, que llamo la atención del otro.

Deseaba en ese momento que no lo hubiera visto, que la tierra se abrirá y se lo tragara, cualquier cosa le hacía sentir avergonzado delante de esos ojos azul cielo.

Parpadeo varias veces, acomodándose sus lentes para lograr enfocar bien –¿Estas bien?- Puede que su vista no sea la mejor de todas, pero el sonido fue algo fuerte.

Ya estaba rojo como un tomate, acomodándose y tosiendo ligeramente, incluso riendo para no preocuparlo –Si… Estoy bien-

-Creí que se había caído- Después de todo es un estudiante muy educado, hablando con propiedad a sus superiores de grado.

-No, solo me tropecé… Pero…- La simple acción de verlo ocasiona que pierda el hilo de las palabras, incluso pensando “Es más hermoso de cerca”.

-¿Eres el estudiante de segundo que me ayudo ayer?- Ladeo su cabeza un poco, apenas si lo recordaba pues lo vio sin sus lentes, y solo logro identificar una silueta borrosa la primera vez.

Su ánimo decayó tanto, pues el pobre había pasado todo ese tiempo corto pensando en ese joven, pro este no lo recordaba bien.

Suspiro levemente –Sí, soy yo…- Quiso sonreír, pero se comenzaba a sentirse triste y hasta apenado.

-Lo sabía, pude reconocer tu voz- Sonrió, con una amplia sonrisa que lograba iluminar el pasillo o tal vez solo el corazón herido del peli azul.

Se podría quedar mirando ese hermoso rostro todo el día, y morir feliz al final.

-¿Reconociste mi voz?- Lo miro intrigado, supo que no veía mucho sin sus lentes, pero ¿Qué tanto es ese grado de visión?

-Sí, lo que pasa es que mis ojos no funcionan muy bien- Sonrió ahora con una ligera mueca de dolor.

-Lo siento… Yo… No quise…- Por andar preguntando de más por su curiosidad, pensaba que hirió los sentimientos del rubio. No sabía cómo reparar esa metida de pata que acaba de dar.

-No lo lamentes, no es algo que tu provocaras- Suspiro, estaba acostumbrado a que as personas a veces lo minimicen por su falta de buena visión.

Un silencio incomodo se posiciono entre ambos, uno sin saber que decir por miedo a comete un error por andar de curioso y el más joven no posee grandes dotes de sociabilizar.

Al final el peli azul se armó de valor, tanto por las señas silenciosas que el castaño le daba para que continuara, sí que Deuteros puede ser un dolor de cabeza en situaciones sentimentales, no daba una.

Suspiro, volviendo sus mejillas sonrojadas -¿Cuál es tu nombre?- Ya lo sabía, pero quería presentarse como era debido.

-Asmita Virgem- Su voz sonó tan clamada, que trasmitía paz con cada palabra -¿Y el de usted?-

Le intrigaba que lo tratara con tanta educación y amabilidad, tal vez aun no sabía todos los rumores que corrían por la escuela.

-Soy Deuteros Gemmin- Sonrió in acordarse de que sus colmillos pronunciados se vieran.

-Su nombre es muy lindo- Dio un cumplido sincero, le pareció bastante curioso y adorable, por alguna razón sonrió.

-¿Por qué dices eso?- Su incapacidad de seguir también una conversación o más bien aceptar un cumplido le jugaba cada vez peor.

-Porque es verdad… Es la primera vez que escucho ese nombre y me gusto- Asmita se podría decir es un enigma, pero al final tiene un gran corazón sincero, que no oculta lo que siente ante nadie.

Su corazón latía con cada dulce palabra esa voz angelical, esa sonrisa, aunque sus ojos no le ayudaran mucho seguían siendo los más bellos del mundo entero.

Si pudiera tomar su mano suavemente, le daría gracias a lo que fuera que estuviera arriba por darle esta oportunidad.

Lamentablemente para Deuteros y el momento, la persona la cual espera el rubio acaba de llegar y no con una sonrisa.

-Asmita, ¿Nos vamos?- Con el ceño fruncido, cruzado de brazos, parado delante de ambos, se encontraron un par de ojos rosas profundos, que no miraba nada feliz al peli azul.

Notas finales:

Buenos días, tardes, noches ¿Que hora es? ¿Quien me ha robado el reloj? ¿Como están mis terrones de azúcar? Yo me encuentro super feliz, ayer tuve un día maravilloso, jajajajja ya saben que soy muy feliz cada trece de mes. Fue mi aniversario e cuatro años, ok ya me calmo pero soy mega feliz jajaja

Jajajajajaja, no me pondré cursi, pero bueno...

¿Como no hacerlo por las fechas tan hermosas?

Ademas que este fic, tiene tanto amor, dulzura, cursileria y romanticismo y no se si me olvide de algo mas. Jajajajaja

Espero que lo disfruten mucho este capitulo de una pareja que antes no la había notado mucho, pero después con la guía de un terrón, le tome bastante cariño y aquí esta el segundo capitulo. 

Al fin de cuentas ustedes decidieron cual seria de lo actualizados en este hermoso y precioso mes. 

Sin mas por el momento, espero que lo disfruten mucho. 

¿Que les parece? Esa seria la pregunta del día de hoy.

Espero sus comentarios, respuestas y reclamos.  

Pues, espero disfruten este capitulo y les diré que dentro de dos semanas habrá otro capitulo, para que lo esperen con ansias. 

Cuídense mucho, disfruten su día, nos vemos en la próxima entrega.

Ammu se va. 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).