Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Un juego peligroso - Mi sugar mommy yo yo por Demidevi

[Reviews - 2]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Otra puta fanfic sacada del orto, si les gusta bien sino que lastima porque seguiré publicando estas mierdas hasta que alguien diga que le gusta la mierda que escribo

-Siempre vi a mis amigas hablar de lo buenos que son los “Sugar Daddies” que pueden darles lo que ellas quieren, por mi parte siendo una total idiota en esos temas no les prestaba atención, simplemente no me importa o no me importaba lo suficiente como para decirles que estaban haciendo mal. De igual forma la única persona que podía entenderme a parte de mi mantita color naranja era mi amiga, si adivinaron, estoy completamente enamorada de esa pendeja llamada Sofía, nos conocimos en el jardín de infantes o preescolar o como le digan en el país donde viven, el caso es que conozco todo acerca de ella. Nos contamos todo desde malas vivencias con los pendejos (Sofí) hasta los malos polvos (Yo merengues) cabe decir que mi amiga es la única que sabe de mi orientación sexual; no estoy segura de querer salir del clóset, no por miedo al qué dirán si me paso lo que digan por el culo. 

 

Estoy temerosa de decir que soy lesbiana a mis padres que son unos putos fanáticos religiosos, de esos hijos de puta que se la pasan con la cabeza gacha, adorando a Dios. Mientras le maman la verga a un pedazo de mierda que se hace llamar “cordero del señor” diciendo que ha dedicado su vida por el señor, no digo que sea una satánica, adoradora del diablo solo digo que me dan pena ajena aquellos infelices que se la pasan rezando así como predicando la palabra del señor como si eso les diera un boleto con todo incluido al cielo donde nos mirarán como ellos lo tuvieran ganada cuando sabemos que no es así… En fin, estuve por decirle a mis padres que me gustan las mujeres pero en ese momento pasaron una nota donde se veía a un viejo verde viendo como dos chicas se estaban besando lo normal pero como ese tiempo estaba bien burlarse de los “enfermos” como escuche llamar a esas personas mi padre, un gran ejemplo de hijo de puta, me guardé lo que quería decir para otro momento. 

 

Y, de eso han pasado ya muchos años, ahora soy una adolescente de diecinueve años, cursó el primer año de una materia que no me gusta; solamente la tomo para que mis padres no me sigan jodiendo. Pero pero pero acá está la cosa que no me importa mucho si apruebo o no los exámenes, la única y verdadera razón por la que aguanto a los plomos (Pesados) de mis compañeros y supuestas amigas con quienes tomó este curso de mierda es por ver al bombón que tenemos de profesora. Digo, ella está muy buena, tiene un buen par de tetas y un culito que a veces desearía haber nacido con una verga y no una concha en medio de las piernas para poder follarme a ese pedazo de mujer que está impartiendo clases mostrando esas hermosas piernas que tiene dejando que todos los putos babosos de mis compañeros hombres miren su escote; estoy más que segura ya tienen dura la polla, son realmente patéticos. Pero yo no soy diferente a ellos..digo diferente en cuanto a la baba que se me cae por querer ver un poco mejor los pechos de la profesora. Sino a lo biológico miren a ellos se la paro la verga por ver a una hermosa mujer, a mi se me está aguando la concha con solo imaginar a la profesora desnuda mientras me la mama como seguramente ella sabe hacerlo, quiero decir, siendo una mujer de mundo es más que obvio que se ha comido unas cuantas vergas en su juventud por eso digo lo de mamarme la concha hasta que me haga correr. 

 

En definitiva soy.. peor que estos pendejos… 

 

 

[.....]

 

Unos agobiantes minutos después 

 

-Clara: señorita Belmonte ¿podemos hablar en privado? -Preguntó la mujer de pelo negro azabache y cuerpo de infarto mientras sonríe antes de quitarse las gafas. 



-Por supuesto profesora no tengo problema -digo sonriendo a la vez que voy guardando mis cositas en mi mochila. 



-Clara: bien chicos, pueden retirarse, no olviden que he dejado unas copias en el kiosko. Tienen que ir por ellas ya que estaremos trabajando con el pequeño cuestionario que viene en las mismas -dice mi amor platónico sonriendo haciendo que mis bragas se mojen un poco más. 



-Los putos pendejos (ósea mis compañeros) : sí, profesora -dijeron en coro antes de salir dejándome con la profesora. 

 

 

[......] 

 

-Clara: ahora que estamos solas, señorita Belmonte o prefiere que la llame por su nombre, digo cómo ha estado viéndome el culo durante toda la clase creo que puedo decir que somos un poco más cercanas -dijo la mujer de pelo oscuro desde su lugar. 



-Yo.. Yo no hice algo como..eso.. es mi profesora y debo de respetarla como tal -dije lo primero que se me vino a la cabeza. 

 

-Clara: vamos no se haga, corrijo, no te hagas la tonta Anabella. Sé muy bien que me deseas -comenta mientras se pone de pie rodeando el mesón que funge como escritorio. 



La mujer de pelo oscuro y mirada clara luego de haber salido de su escondite fue donde me encuentro parada sin poder creer lo que dijo, la mujer con la que fantaseo en las noches donde me hago una paja antes de dormir me está diciendo de forma indirecta que también me desea o lo estoy imaginando. 



-Clara: ¿qué me dices? También eres muy guapa para ser solo una chiquilla -dice. 

 

-Amm… ¿Gracias? -Titubeo y ella ríe. 



-Clara: hagamos esto más fácil, por lo que veo, tú no estás muy convencida de que una mujer que podría ser tu madre diga que quiere coger contigo ¿verdad? -Pregunta sin quitar esa maldita y sensual sonrisa de su rostro. 



-Está leyendo mi mente, señorita Ledesma, y yo veo que es una mujer muy atrevida. Miré que decirle eso a su alumna en un lugar donde todos miran el culo de todos. Es o sería muy peligroso que alguien descubra que quiere tener sexo con una menor de edad -dije entrecerrando uno de mis ojos provocando una leve molestia en mi mujer ideal. 



-Clara: está jugando con fuego, señorita Belmonte, de nuevo corrijo, Anabella. Y si es cierto; quiero coger contigo, no más bien quiero que me des el honor de follar con una de las chicas más codiciadas de toda la escuela, la capitana del club de fútbol femenino, y aquella que según los rumores es una verdadera puta -habló la mujer de ojos claros poniendo su mano sobre mi mejilla. 



-Está muy bien informada, profesora. ¿Sabe qué? Sí usted me tutea yo también lo haré ¿puedo llamarla por su nombre? -Preguntó recibiendo un asentimiento. 



-Clara: cómo estamos en buenos términos por aquí, ¿qué me dices de ir a mi casa? Para una sesión de estudios -dijo ella finalmente con una sonrisa en su rostro. 



-¿Sesión de estudios? -Preguntó tratando de no reír. 



-Clara: así es una sesión de estudios, ya que, tus notas son algo bajas en mi materia. Puedo aplazarte si así lo deseo -comenta burlona pasando su mano por mi cuello hasta llegar a uno de mis pechos. 



-¿Me estás amenazando? -Preguntó de nuevo tomando su mano apretandola un poco con la mía. 

 

-Clara: solo quiero asegurarme de que mi perrita estará haciendo lo que yo, lo que mami quiera, o es que prefieres irte de aquí y que tus papis te den una patada en tu hermoso culito -habló la mujer de pelo negro apartando mi mano de la suya de una forma un poco brusca. 



-Me parece bien, juguemos. Quiero ver quien será la perra de quien -dije tomando a mi profesora del cuello de su camisa para acercar su rostro al mío. 



En ese momento la muy puta me besó sin mi consentimiento, a decir verdad, no me importó ya que también le seguí el juego y nuestras bocas se unen en un beso demandante que nos dejó sin aire. Nos separamos con una sonrisa en el rostro. Ella fue la que rompe el silencio en el que nos sumimos 



-Clara: para ser una puta malcriada, sabes besar muy bien y tienes un rico sabor. Me pregunto si tu concha o tu culo saben igual de bien -me dice con una sonrisa llena de burla antes de irse a la puerta por donde la vi salir moviendo ese hermoso culo que deseo. 



“Serás… una puta..pero muy pronto serás mi puta y te haré lo que quiera. Ya verás” -Pensé antes de irme a comer algo en el jardín. 



Al día siguiente 

 

Todo iba normal, las clases, las conversaciones con mi amiga, e incluso la profesora se comportaba como una verdadera maestra. A lo mejor la zorra que tenemos de profesora está ideando un plan para hacerme caer pero no seré yo quien caiga, oh no, putita vas a ser tu quien caiga y vas a decirme “mami cógeme más duro” cómo dije todo iba normal pero cuando llegó la hora de la salida mi futura perrita de hermoso culo y buenas tetas me miró como diciendo que el juego ha comenzado. 

 

Ya en la noche pensaba hacerme de nuevo una paja pensando en el cuerpazo que tiene la profe, pero cuando estaba por hacerlo, llegó mi madre a ella es a la única que puedo tolerar, en fin, ella tocó la puerta de mi cuarto solamente para dejarme una cajita muy bien decorada. La mujer que me dio a luz y defiende a capa y espada a ese hijo de puta se fue dejándome sola en mi cuarto… Tomó la cajita que descansa en mi cama junto a mis patitas. La inspeccionó bien esperando que no sea alguna estúpida broma de algún pendejo que no tiene una mierda que hacer; la abrí y sonreí al ver el contenido de la misma, me pongo de pie tomando entre mis manos la atrevida prenda que me han enviado. 

 

 

De la cajita de mierda cae una notita que dice: 



“Espero que te guste, eso haré que uses cuando estés de rodillas como la perra que eres y me estés dando una buena mamada a mi concha” 

 

Te quiere Clara Ledesma





Lo único cuerdo que hice en ese momento fue reírme por el regalo, sí así quería jugar, por mí está más que bien… 



-Sí así vas a jugar, está bien, vamos a jugar. Pero la que me chupara bien la concha serás tú, Clara Ledesma mi futura perrita sexy -dije a la oscuridad de mi cuarto antes de guardar la tanguita debajo de mi almohada. 

 

Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).