Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Rebelión Souharu por LaBandida

[Reviews - 14]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Bienvenidos, disfrutemos juntos de estos shots.

 

UN PACTO DE DOS PALABRAS

 

Rin miraba al chico de cabellos negros que ocupaba la litera de arriba, el hecho que llamo su atención es que este  sonreía mientras miraba al techo. En sus ojos había algo parecido a felicidad, ojos brillando en el máximo esplendor de las turquesas. ¿Qué pasaba por la mente de aquel chico? Quizás un milagro le había ocurrido. Quién sabe a lo mejor le habían dado la noticia de su vida. De pronto el chico de la litera de arriba rompió el silencio.

-Hey, Rin… ¿Tú tienes un nombre especial?-

-¿Nombre especial?-

-Sí, quiero decir, un nombre que solo usan las personas más cercanas a ti, más bien un pacto de palabras donde tu llamas a una persona de una forma y esa persona te llama de una forma única pero en el mismo sentido-

Rin se quedo pensativo y luego como una voz salida de las profundidades más siniestras del averno recordó el mote con el que se burlaban Makoto y Nagisa “Rinrin”. —No tengo— respondió a secas mirando hacia otro lado. —¿Tú tienes uno Sousuke?-

-Ya no lo tengo-

Rin miró a su amigo minuciosamente. Pudo ser una frase tan corta pero se podía sentir en esas cuatro palabras una especie de melancolía o añoranza. Sí, ahora Rin comprobaba sus sospechas respecto a que su amigo era bastante Tsundere, en un momento feliz al otro agónico.

-¿Puedo pedirte un favor?- preguntó Sousuke.

-Escupe-

-¿Podrías cubrirme por esta noche? Tengo que ir a un lugar-

-¿Estás loco? Como voy a cubrirte si hay medio mundo allá afuera limpiando el desorden del festival. Obviamente alguien te vera salir-

-Solo cúbreme… “Rinrin”-

-¿Quién fue?— Preguntó Rin con mirada asesina a un Sousuke que se ponía los zapatos a prisa.

-El rubiecillo que habla mucho-

-Solo por esta vez-

-Gracias— Y solo quedo el sonido de la puerta al cerrarse.

 

 

“Sentido de la orientación no me falles” Se rogó mentalmente, tenía años sin visitar aquel lugar y debía  apurar el paso o el último tren le arruinarían los planes. Alcanzó el último tren con éxito, tomo asiento plácidamente reflexionando mentalmente lo que diría al llegar tan de noche y sorpresivamente.

Las emociones vividas durante el festival volvieron a él en recuerdos breves. “Debí darme cuenta antes” la misma frase se repetía en su mente recriminándole el ser tan poco avispado. Las señales eran claras, se repetían en su cotidianeidad pero esos sentimientos extraños se vieron al descubierto cuando escucho aquella voz.

-Yamazaki-kun, ahora si te ha atrapado-

-Deja el Kun, llámame Sousuke- Respondió instintivamente para no delatarse en una frase más simple: “No me llames Yamazaki, solo Nanase puede llamarme así”.

Pero ese breve encuentro con Tachibana no fue la cereza del pastel, la cereza del pastel fue más simple, sin un tono de voz demasiado alevoso, incluso le pareció un susurro, un susurro que le hizo un hueco en el corazón.

-¡Hasta luego Sousuke!-

-Nos vemos Haru-

Al principio esas tres palabras le hicieron latir el corazón. ¿Cómo debía interpretar eso? Como un “al fin seremos los de antes”, esos tipos raros que comían croquetas en silencio. Quizás seremos más cercanos más que antes. O como un, ya no tenemos un vinculo especial. ¿Sonrisa y gravedad? ¿Cerca o lejos?

Pasada una hora, tras rogarle a kamisama le diera buen tino al fin se encontró frente al portón de madera, tocó la puerta un par de veces y un joven de mechas negras salió medio adormilado, cosa que le duro segundos porque en cuanto vio quién le esperaba afuera, sus ojos parecieron perder todo el sueño y el jade brillante  se amplió cuanto pudo.

-¿Sousu…

Sousuke puso una mano sobre la boca de Haru. —Yamazaki, para ti soy Yamazaki— Tras darse cuenta de su impropia acción quitó la mano avergonzado y evitando el contacto visual con Haruka su martirió verbal comenzó.

-Nosotros... No, tú, yo… Nadie más te llama Nanase a secas, solo Nanase... Nadie más me llama Yamazaki a secas, solo Yamazaki… Amm, quiero decir, eso, yo, perder. ¡Joder!— respiró un momento —Especial, nuestra forma especial.

Una carcajada sonora se escuchó en la calle. Haruka silencios profundos, caras enigmáticas Nanase había conseguido que Sousuke seño fruncido Yamazaki le hiciera reír.

-No te burles— Sí, en segundos Sousuke estaba bastante cabreado y le sujeto el cuello de la camisa.

-¿Te estás declarando?— Preguntó Haruka curioso.

Sousuke lo soltó y miró a otro lado. —¡Quiero croquetas!— Y eso fue lo más inteligente que pudo decir.

-Pues pasa… Yamazaki-

-Gracias… Nanase-

Ambos entraron al interior del inmueble, uno con las mejillas rojas y la mente repitiendo “baka” “baka” “baka” “baka” y el otro con una sonrisa tan grande que le dolía el rostro. Ambos, Nanase y Yamazaki, ambos, se sentaron y comieron croquetas de caballa, en medio de la madrugada, en  medio de un pacto especial de dos palabras. 

Notas finales:

Gracias por darle una oportunidad a esta bella OTP, espero algún día seas un amante del Souharu y sí ya lo eres en mi seguro tienes una hermana. 


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).