Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Sólo para olvidar por MeroNiakeehl

[Reviews - 117]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola  :D
 
Aqui el proximo capitulo, más Sevi y más bebé, espero les gusten esos dos dando vueltas.
 
Harry Potter ni sus personajes me pertenecen.
 
Nenas, gracias por leer y me alegra ver a algunas caras nuevas, las amo a todas y todos si hay niños.
 

Capitulo 5

 

Ya estoy en casa- Cygnus corrió a sus brazos momentos después de que entrara al salón, detrás de él venía su vecina, una muchacha de su edad, recién casada y embarazada de 6 meses. Se habían conocido cuando se había mudado ahí, ella ya vivía al lado, aunque era soltera en esos entonces- Perdona Lyra, enserio lamento haberte llamado un domingo pero tenía que ir a buscar esos papeles para inscribir a Cygnus- Le dijo a la chica con pelo azulado, la verdad que no era su color natural de cabello, ella era rubia pero prefería tener el cabello de un tono negro azulado que sólo le recordaba al cabello de Sirius, aunque ella lo había teñido cuando su hijo nació porque le había gustado el tono del cabello del niño-

 

No pasa nada, sabes que amo a este revoltoso aunque ya no lo pueda cargar- Ella había hecho un movimiento como de querer levantar al niño, llevándose una mirada de reproche por parte de Severus, lo que le hizo detener cualquier intento-

 

Aún soy lindo Lyra, puedes cargarme no me voy a molestar porque me levantes- Dijo Cygnus, haciendo que la chica se echara a reír mientras le revolvía el cabello, cosa que molestaba de vez en cuando al niño, a quien le gustaba lucir impecable-

 

Sabes que no te puedo levantar porque no puedo hacer fuerzas, que si no te llevaba en brazos todo el tiempo- Severus solo pudo apreciar la prepotente sonrisa que su hijo le dio a la chica, al parecer lleno de la misma confianza avasalladora que tiene Sirius Black, aunque prefería no ponerse a pensar en todo lo que su hijo se parecía a ese individuo-

 

Y luego dices que no lo malcriaste mucho- Sin poder contradecir a la chica que aún jugaba con el cabello de su hijo, se acercó- ¿Aún no haces las compras? Porque Cygnus y yo tenemos que abastecer la despensa, si quieres acompañarnos eres más que bienvenida- Fue a la cocina, seguido de cerca por su hijo, quien no le dejaba ni a sol ni a sombra después de que regresaba del trabajo-

 

Como podría negarme a pasar más tiempo con esta hermosura de niño- Lyra más que contenta se puso a la altura normal, cogiendo su abrigo del perchero- Me vas a tener que dejar ir a casa a buscar la lista y un paraguas, parece que va a llover- No sabía si el embarazo la estaba volviendo loca, pero presentía que ese día iba a llover con ganas y entonces se iban a tener que mojar de camino a casa-

 

*************

  

[Se habían conocido cuando había llegado a vivir a esa casa, la misma le pertenecía a Tom, quien amablemente le había ofrecido el inmueble ya que no lo estaba utilizando, (más aún después de que había ido a visitar a Severus a su casa en la Hilandera. Por poco y se desmaya al ver el barrio. Lo sacó de ahí alegando que ningún niño debería ser criado en ese lugar). Al llegar ya tenía 5 meses de embarazo y por lo delgado que era ya se le dificultaba mucho el cargar el peso extra, que la verdad no era mucho, pero jamás había estado en ese peso en ninguna etapa de su vida. Lyra estaba parada en frente de su casa con una sonrisa en la cara y una gran caja de pastelitos de bienvenida. Le había ayudado a entrar todas sus pertenencias. Más se quedó sorprendido al verla acomodar todo con un pase de varita]

 

Me percaté de que eras un mago cuando te vi aquí la primera vez con Tom, es un hombre realmente cautivador, por no decir hermoso, ¿Están casados? Porque si es así, bien por ti, te sacaste la lotería con él- Severus la escuchó hablar sobre Tom. No la culpaba, el hombre realmente estaba de muy buen ver y de haber estado en las manos de Abraxas en ese entonces estaría casado con él- Eso no significa que tu no seas atractivo, tu sabes a lo que me refiero, yo... no quise ofenderte- Casi se había reído por la forma casi desesperada en la que había intentado rectificarse, pero había preferido no hacerlo, la muchacha parecía lo suficientemente nerviosa como para desmayarse-

 

Tom y yo no estamos casados, sólo me deja vivir aquí porque no le gustaba donde vivía- No conocía a esa chica y no sabía que tanto estaba dispuesto a compartir con ella. No estaba realmente feliz con el rumbo que estaba tomando su vida, había dejado atrás el sueño de ser maestro de pociones, eso tomaba mucho tiempo y ya iba a tener un pequeño que necesitaba de todo su tiempo y atención- ¿No estudiaste en Hogwarts?- La rubia sonrió al escucharle hablar nuevamente, había sido un rato en silencio y el muchacho tenía una mirada tan profunda que la asustaba, así que estaba feliz de que al parecer él quisiera empezar una conversación-

 

No, mis padres son ingleses pero se mudaron a Francia cuando se casaron, así que estudié allá, además no me gusta Hogwarts, eso de odiarse porque alguien esté en otra casa es una ridiculez- Ambos sonrieron con eso, aunque ella no dejaba de ver la curva en su camiseta, no era tampoco la más grande de las criaturitas, pero sí que le gustaba moverse al renacuajo, por eso se quedaba acariciando su vientre para mantenerlo a raya- Además, dicen que tengo demasiado genio para los ingleses, que soy ‘demasiado francesa’, pero dejemos de hablar de mí. Dime, ¿Estudias? Yo voy a empezar este año con mis estudios, quiero enseñarles a los pequeñines- La cara se le iluminó, Severus nunca había visto a alguien, aparte de Remus, que se emocionara con la mera idea de estar rodeado de demonios babeadores y regordetes. Aunque después del tercer mes empezaba a pensar en cómo sería tener a Cygnus correteando por la casa, haciéndole dibujos y queriéndole sin más, sin motivos ocultos o egoísmo-

 

No tengo nada en mente, aunque debería. No planeo regresar al mundo mágico en un tiempo- ‘O en lo que me resta de vida, si es posible’. Eso no lo había dicho, pero la chica intuyó que algo así quería decir, esa mirada en su rostro no era fácil de pasar por alto, así que prefirió no preguntar por eso- A mi sólo se me daban las pociones, y claro, algunas cosas más, pero no veo como eso podría ayudarme aquí- El rostro de la rubia se iluminó al escucharle decir eso y se  levantó de la silla con un movimiento peligroso, por más que decir que casi se dobla el tobillo-

 

¿Y si estudias química? Son pociones, pero más fáciles. Quizás no vas a tener que tratar con ojos de sapo y escamas de dragón pero es prácticamente lo mismo- Después de decir eso se quedó viendo su vientre, al parecer se había percatado de que un embarazado no debería estar cerca de ningún tipo de poción, por más muggle y fácil que fuera- Pero para eso primero debes dar a luz y tener a alguien que te cuide al bebé. Mientras tanto puedo recomendarte donde trabajo, es un kindergarten, no hay que poner mucho esfuerzo, además necesitan un remplazo para mi, piénsalo, pagan muy bien- Después de esa tarde, Lyra y él pasaban mucho tiempo juntos, tanto así que al nacer Cygnus ella había sido la madrina del niño y se había ofrecido a cuidarlo por las tardes cuando Severus empezara a  trabajar-

************

 

¡Te lo dije! Hazle caso a la embarazada. En Inglaterra no se puede confiar en los días lindos, la experiencia de venir bajo la lluvia más de una vez por semana me lo confirma- Ella señalaba triunfante a la calle, donde el hermoso sol había desaparecido detrás de negras nubes que no dejaban de lanzar agua. La gente que estaba en las calles cuando entraron ahora estaba refugiada en los cafés y las tiendas de la zona- Vamos, agradécele a la embarazada neurótica por traer paraguas- Rodando los ojos la había mirado, Cygnus dormido en su hombro y cargando las compras con el otro brazo-

 

Si gracias, oh gran señora embarazada. Ahora, ¿Puede ser que nos vayamos? Cygnus ya no está para ser cargado, éste niño pesa- Así sonriendo abrió el paraguas, algunas personas que estaban atrapadas por la lluvia en el supermercado los miraron con envidia. Ellos empezaron a caminar mirando los negocios abarrotados de gente mojada o de los que se habían refugiado antes de que la lluvia empezara- ¿Viste como te miró esa señora? Nos hubiésemos quedado  un minuto más y te arranca el paraguas- Ambos empezaron a reír, no muy fuerte para no molestar a Cygnus de su sueño. No era de los madrugadores el niño y no le gustaba ser despertado-

 

Si, imagínate, envidia por un paraguas. La pobre ha de haberse sentido como una marginal por tener a tres bellezas tan cerca de ella- Ambos siguieron riéndose de camino a casa, sin ser consientes de las miradas que les seguían desde el café al otro lado de la calle. Al llegar a la puerta acompañó a Severus hasta que este entró- Mañana a la misma hora, así que no dejes a Cygnus dormido que siempre me convence con su carita para dejarle dormir más- Y sin más ambos se despidieron, ella se adentró en su casa sin saber que si hubiese tardado un segundo más se habría chocado de frente con el otro padre del niño, del que nunca había escuchado hablar-

Notas finales:

Gracias por leer.


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).