Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Sólo para olvidar por MeroNiakeehl

[Reviews - 117]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Hola :D
 
Harry Potter ni sus personajes me pertenecen
 
Gracias a todos por leer.
 
Y gracias por dejarme tan lindos comentarios. Aunque no he respondido, ya los he leido.
 

Capitulo 7

 

[Esa tarde, Severus había entrado a su casa y para su alegría Cygnus dormía, al parecer la avena le daba sueño y se dormía cada vez que se iba. Lyra no dijo nada acerca del tema, mucho menos sobre el gran parecido de ese hombre con el pequeño, sabía que no era el momento. Así que simplemente se habían quedado ambos sentados en silencio por unos minutos hasta que Severus le respondió a todas sus dudas, que no había exteriorizado por no querer molestar al otro]

 

Sí, es el padre de Cygnus, pero ninguno de los dos sabe nada acerca del otro. Cygnus nunca ha preguntado por él- No habían dicho más después de eso. Severus volvió a irse a su trabajo, dejándole claras especificaciones de que no le abriera a Sirius si volvía y de que no le contara nada a Cygnus. Ese día se habían complicado las cosas y no quería tener que contarle sobre su padre a tan corta edad-

 

[Ese día no había vuelto a ver a Sirius y estaba contento por eso. Se había aplaudido por no haber maldecido al otro ahí mismo, porque todo ese teatro de que no esta enojado eran puras chorradas y mentiras. Estaba furioso con el otro por lo que le hizo, había sacado lo mejor que pudo de esa relación y eso había sido su pequeño hijo, no cambiaria a ese niño por nada en el mundo. Aún estaba feliz y siempre lo iba a estar de haber tomado esas decisiones. Se quedó observando a su hijo dormir, era todo un angelito cuando dormía y eso para su suerte era mucho. Había crecido tan rápido y cuando se había dado cuenta ya caminaba y andaba balbuceando palabras por ahí. Ese niño era lo mejor que le había pasado en la vida y estaría siempre  agradecido con Sirius por habérselo dado, aunque este no supiera de ese ínfimo detalle]

 

[Se había ido a dormir tarde. Ya había hecho las maletas de ambos, quizás no estarían demasiado tiempo en Italia pero estaba seguro que Arabella querría salir cada noche y eso implicaba muchos cambios de vestuario, por más que le molestara eso. Despertó con los primeros rayos del sol, su hijo aún dormía y eso no era de sorprender, al niño no le gustaba despertarse a ninguna hora. Su pequeño murmuraba molesto cuando lo metió a la bañera, quejándose de la temperatura del agua sólo por hacerlo, ya que ésta estaba a la temperatura exacta]

 

Mami, ¿Cuándo nos vamos a casa de tía Bella?- Ni siquiera se molestó en decirle al niño que no lo llamara mamá, simplemente siguió lavando el suave cabello de su hijo, quien parecía estarse quedando dormido-

 

No te duermas Cygnus. Nos vamos mañana en la madrugada, así que cuando llegue espero verte dormido, aunque pedirte eso es como hacerte un regalo dormilón. Ya sabes que tío Regulus viene hoy a consentirte, así que espero que no se te ocurra comerte nada, sabes que estás vetado de los dulces hasta nuevo aviso- Como era de esperar empezó nuevamente a quejarse por eso, aún así sabía que no se atrevería a decirle que no ni a desobedecerle por más que Regulus se pusiera a intentar convencerle- Anda, vamos a sacarte de ahí, ya se empieza a enfriar el agua y no quiero que mi rey se enferme- Después de dejar al niño vestido, con el cabello seco y desayunado (esta vez no con avena ya que si la cosa le daba más sueño del que tenía a Cygnus no era recomendable), Lyra llegó sonriendo con un pequeño bolso y aunque sabía que en él traía galletas para el niño no dijo nada-

 

¡Que tengas buen día mami!- Ambos se habían despedido en el umbral de la puerta, como hacían cada mañana. Ese día no había podido pensar en nada que no fuera su hijo y en como Sirius podría atar cabos rápidamente. No dudaba que en el momento exacto en el que ambos se vieran no iba a poder negar nada, era más que obvio que hasta el más estúpido (Pettigrew si se le podía permitir pensar) se daría cuenta del exagerado parecido que tenían-

 

[Al volver a casa se había encontrado con Sirius parado en frente, con varios muchachos que metían flores a su casa. Regulus mirándole desde la entrada con una sonrisa más que burlona, Lyra miraba todas las flores con una sonrisa enamorada, su esposo en frente de su casa mirándola enloquecer por la exagerada cantidad de rosad. o sabía cuántas habría en total, pero no parecían doce, de eso estaba seguro]

 

¿Qué es esto Sirius?- Este simplemente sonriendo le entregó una pequeña tarjeta, al parecer de la  floristería en la que había comprado todas las flores, en esta solo salía un número- Dime por favor que no hay 1000 rosas en mi casa- Miró a la ventana de su casa, viendo como Cygnus jugaba con las flores sin tener la menor idea de que estaba ahí afuera. Sirius sonrió asintiendo, miró disimuladamente a Regulus, éste estaba entrando en la casa-

 

Me dijiste una vez que te gustaban esas cosas por más tonto que fuera- La casa parecía un invernadero con tanta florecita, pero le daba un toque de color a la algo lúgubre fachada que tenía la casa, cosa de Tom seguro- Es que sentí que simplemente pedirte perdón no bastaba, así que decidí que te voy a recompensar. Sé que no es lo mejor y que tampoco espero que por traerte un par de rosas te voy a convencer de volver conmigo, pero espero poder hacer un avance con esto. Un paso a la vez- ¿Volver con él? Ya estaba seguro que Sirius estaba loco, más aún de lo que había estado en Hogwarts-

 

¿Por qué razón volveríamos? Sirius, tu y yo no tenemos nada en común, absolutamente nada, ¿Cómo crees que esto funcionaria? Mira, te agradezco el gesto, pero no estoy interesado. Tengo una vida a la que atender y no te veo en ningún cuadro de ella, así que lo mejor sería que dejes esto-

 

Ni creas. He pasado casi 3 años detrás de ti sin saber nada, así que ni creas que me vas a hacer irme así nada más- Sinceramente ya se había hasta olvidado de la estúpida sonrisa que tenía o al menos lo intentaba, porque Regulus se parecía demasiado a Sirius para su propio bien y Cygnus ya era otro cuento- Yo sé que tienes un bebé y no me molesta, yo amo cualquier cosa que tenga que ver contigo…- Tom pasó justamente en ese momento al lado de ambos, deteniéndose exactamente al lado de Severus, ignorando a propósito la presencia de Sirius aunque parecía que no lo hacía a propósito, pero si era a posta, lo hacía cada vez que iba a la casa. Ignoraba a los vecinos-

 

¿Y el niño? Espero que no le dejaras comer dulces, no estoy de humor como para perseguirlo por la casa- Sirius miró de forma extraña al hombre delante de él, Severus parecía estar relajado en su presencia, como si se conocieran de toda la vida y por la forma en la que se estaban hablando era más que obvio, había demasiada confianza entre esos dos como para no ser así-

 

Di lo que quieras y compórtate como quieras, sé que le traes dulces. No le hagas muchas cosquillas después de dejarle comer si quieres que tus hermosos zapatos no se manchen de nuevo. Está adentro con Regulus- Tom le miró de reojo, después le devolvió una mirada que decía demasiado a Severus pero sin decir ni una palabra se adentró en la casa, estaba seguro que ese era el padre de Cygnus. Pero mejor dejar esa conversación para un momento privado-

 

El padre supongo- Sirius habló después de que Tom había entrado en la casa. Severus le miró fijamente con esa mirada intimidante que le salía tan bien, estaba preocupado por eso. El padre estaba presente, eso podía significar que no tendría oportunidad ninguna de acercarse al niño si el padre se oponía- La chica es tu vecina, la vi besar al hombre de la casa de al lado- Y ahí podía ir su mejor cuartada, porque eso si que era una pena, Lyra había tenido muchas más posibilidades de pasar por madre del niño que Tom por otro padre-

 

Sirius, lo que haga con mi vida no es tu asunto y como podrás ver tengo visitas, así que si me disculpas- Le había dado la espalda. Caminó hasta la puerta de la casa, podía escuchar a Tom quejarse por las flores y a Regulus reírse junto con Cygnus, seguro de la molesta mueca que estaba haciendo Tom-

 

No me voy a rendir- Fue lo último que escuchó de Sirius, quien se dio la vuelta y caminó calle abajo para alegría y tranquilidad de Severus-

Notas finales:

Gracias por leer. ♥


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).