Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Filii Magia *(Hijos De La Magia)* por Isabel Uchiha Malfoy

[Reviews - 5]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del fanfic:

Solo os diré, disfrutad de esta historia.

Notas del capitulo:

Todo esta oscuro y las luces se prenden de repente, puestas sobre un escenario dos chicas bastante simpáticas y risueñas se dejan ver.
 
Holaaaaaaa gente soy Clio y ella es mi hermana Cleo y queremos invitarlos a leer estas simpaticos comentarios de nuestras queridas creadoras, dado que sin ellas nosotras no existiríamos ni mucho menos esta magnífica historia.... 
 

Una luz apunta a un costado del escenario y aparecen dos chicas 
 
Midori: Holaa gente hermosa soy Midori y ella es la siempre simpatica y bella Isabel.
 
Isabel: Gracias hermosa...Como ya nos han presentado este espacio sera para comentar como fue que surgio esta historia y poder interactuar con ustedes.
 
Midori: Así que si durante el desarrollo de la historia tienen alguna duda trataremos de contestarlas.

Isabel: Pero sin hacer spoiler y se responderan en el capitulo donde podamos aclararlas.
 
Midori : Esperamos que les guste y se diviertan con este espacio que es para ustedes.
 
Isabel: Sin mas preámbulos DISFRUTAD DE SU LECTURA
 
Midori: Nos leemos en las notas finales.
 


El tiempo es algo que transcurre lento y sin prisas; sin apuro, sin detenerse, el pasar de los dias y los años se vuelve indeseable cuando tienes la eternidad para pensar en aquello que hiciste bien e hiciste mal, recordando a aquellas personas que amaste pero aun asi con el transcurrir de las fechas, olvidaras.
 
Te has de pregutar quien soy yo, perdona mi falta de modales, mi nombre es Clio y tengo una hermana a la que amo muchisimo llamada Cleo y una madre tan linda y espectacular que me hace sollozar en agradecimiento por tenerla a mi lado, después de todo sin ella mi amada hermana y yo solo seriamos dos simples huerfanas sin benefecio que hubieran muerto en algun sucio y mugriento callejón, hasta que ese bello Angel aparecio pero me estoy adelantando a los hechos, contarte mi historia y la de un hermoso dragon es lo que quiero por lo que ponte comodo y disfruta del inicio de esta gran aventura.
 
Corria el año de 1960 mi hermana y yo nacimos en el seno de una familia de magos sangre pura de origen griego, mi familia estaba conformada por mi madre, mi padre, mi hermana Agnis y nosotras, nuestra familia siempre actuaba perfecta delante de la sociedad y de sus amigos, llevando a mi hermana a todos lados y dejandonos a nosotras en casa, pues en el mundo magico era muy mal visto el tener hijos gemelos o trillizos, como es el caso de nosotras, que al ser tres nuestra hermana tomó más magia de nuestra madre, por lo que nacio siendo poderosa, eso influyó para que nuestros padres no nos prestaran atencion y nos ignoraran la mayor parte de nuestra infancia.
 
Cuando cumplimos seis años nos llevaron a nuestra primera salida familiar y ese es un dia que jamás podre olvidar, pues fue el comienzo del infierno que vivimos antes de encontrar a nuestro ángel guardián.
 
FLASH BACK
 

Cleo: Tengo miedo - soltó con la voz temblorosa mientras sujetaba una muda de ropa en las manos.
 
Clio: ¿Porqué? - preguntó confusa mientras se ponía una blusa holgada.
 
Cleo: No lo se, es como un mal presentimiento - confesó preocupada viendo a su hna. buscar un swetter en el closed.
 
Clio: ¿Cómo la sensación de que algo cambiará con ésta salida? - indagó indecisa luego de ponerse el swetter de forma pausada, perdiendo el entusiasmo inicial.
 
Habían recibido una invitación de sus padres, diciendo que esa noche saldrían a dar un paseo, les resultó emocionante pues jamás las sacaban, siempre las mantenían ocultas, sólo su hna. Agnes tenía la completa atención de éstos y nadie sabía que existían ellas 2 aparte de su hna. Mayor.
 
Cleo: Esto no me gusta - aseguró con temor.
 
Clio: Cleo!! - dijo con tono triste para caminar hacia ella y acogerla en un abrazo consolador - Sea lo que sea, estaremos juntas siempre - aseguró separándose del abrazo para darle un beso en la frente.
 
Se sonrieron, a su tierna edad actuaban como adultas, tuvieron que hacerlo, pues sus padres no las notaban y los elfos domésticos se metían en problemas por atenderlas a ellas, a los 3 años aprendieron a cuidarse solas, bañarse, vestirse y pedir comida a los elfos sin salir de la habitación, al menos solo de uno, para que los demás no fueran castigados, pedían sólo lo necesario, nada más.
 
Clio: Vístete, no vaya hacer que se enojen - aconsejó con una sonrisa afable - "Señora de la magia, por favor que esta sensación de desasosiego no sea nada malo" - pidió a la soberana u creadora, pues ese presentimiento se hacía cada vez más, su corazón temblaba y estaba segura que el su hna. igual.
 
=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=
 
Las noches en Atenas eran mágicas y hermosas, la luna llena se alzaba en todo su esplendor en el cielo despejado, dejando ver el manto estelar que hacia apto de presencia, había más estrellas esa noche de las que se podía contar.
 
Una familia paseaba por las concurridas calles, se veía feliz, al menos los tres que iban juntos, pues las más pequeñas se detenían a admirar todo cuanto pudieran, pues era la primera vez que salían en toda su corta edad.
 
Clio: ¿Puedes creer esto? - preguntó soñadora a su hna. mientras contemplaba la fuente que bañada con la luz de los faroles le daba un toque de ensueño.
 
Cleo: Si esto es un sueño, que nadie me despierte - pidió contemplando la luna, haciendo sonreír a su hna - ¡¡¿Pero que?!! - chilló cuando se vio apresada por unos enormes brazos peludos - Clio!!!, mmm!!!, mmm!!! - balbuceaba pues le habían cubierto la boca, pudo ver que su hna. pasaba lo mismo que ella.
 
No sabían a donde las llevaban, pero al parecer nadie notaba la situación, se detuvieron en un oscuro, hediondo y sucio callejón, dejándolas caer al suelo, ambas niñas se buscaron hasta abrazarse y consolarse la una a la otra.
 
- Ellas son - aseguró más que preguntar un hombre mayor de unos 40 años, cuerpo musculoso, con barba rasposa mientras fumaba un puro y se apoyaba en un fino bastón - No son tan buenas, pero algo podré hacer - dijo mientras se sacaba un sobre del bolsillo de su saco y se lo ofrecía al hombre a su lado.
 
- No, gracias - negó, mientras hacia una seña con la mano, viendo con desprecio a ambas niñas, las cuales lloraban a mares, pues era su padre - Sólo, llévatelas lejos, no quiero verlas jamás - pidió con voz gruesa.
 
- Vaya!, parece que el regalo de cumpleaños se me adelantó - celebró el hombre con el puro, mientras sonreía y dirigía una mirada que hizo a las pequeñas estremecerse de miedo.
 
Sólo vieron como su padre les daba la espalda y se alejaba, ignorando sus llamados, se vieron pérdidas cuando éste uso la aparición para irse, lloraron con gran dolor, abrazadas, aferrando se la una a la otra.
 
- Llevenselas de aquí - ordenó el hombre que al parecer era su dueño.
 
Al ver que querían apresarlas de nuevo, ambas se pusieron de pie rápidamente y esquivaron las zarpas que trataban de hacerse con ellas, con una mirada de complicidad se echaron a correr, salieron del callejón, gritaban pidiendo ayuda, pero la gente no les hacia caso, pronto descubrieron que estaban bajo el efecto de un hechizo inhibidor, no las podían oír ni ver, eso sin duda era algo malo.
 
Llegaron a los lindes de un bosque, el cual se veía muy tenebroso, pero preferían el bosque que a los hombres que les daban persecución.
 
Cleo: Clio!! No puedo!! - rezongó dando bocanadas de aire, pues este le faltaba a sus pulmones.
 
Clio: Vamos Cleo!!, tu puedes - ánimo, aunque ella no estaba de la mejor manera.
 
Corriendo en la oscuridad no notaron el peligro en el que se ponían hasta que fue muy tarde.
 
Cleo: Clio!!! - exclamó mientras la abrazaba y protegía con su cuerpo, mientras caían al vacío del acantilado.
 
=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=
 
En un palacio alejado de todos, un bello ser observaba con amor a aquellos ángeles que había creado a su imagen y semejanza, pero su amoroso corazón sintió dolor al ver a las dos pequeñas almas sufrir el rechazo de su propia sangre.
 
- Pronto, muy pronto mis pequeñas niñas estarán con su madre y les daré todo el amor que merecen - mencionó con convicción.
 
Ese día, en ese momento la creadora de todos los seres con magia y de la magia misma tomó una decisión, una que cambiaría la vida de esas dos niñas.
 
_•_•_•_•_•_•_•_•_•_•_•_•_•_•_•_•_•
 
Habían cerrado fuertemente los ojos, aferrando se la una a la otra, mientras caían, pero sintieron que nunca habían llegado al fondo, al abrir los ojos vieron que flotaban en el aire, rodeadas de una magia cálida, no entendían que sucedía, pero se sentían seguras.
 
- No teman mis niñas, ahora todo estará bien - sentenció mientras tomaba una forma corpórea hasta dejarse ver por completo, flotando en el aire frente a ambas niñas, ambas lloraron al intuir quien podía ser ese bello ángel guardián que se les había aparecido - No lloren pequeñas, ya no tienen porque temer, yo las cuidaré de ahora en adelante - dijo con tono suave abrazando cariñosamente a ambas y después depositar un beso en sus frentes, ambas se durmieron al instante de eso - Prometo que ya no estarán más solas - murmuró mientras sonría de forma fraternal a las pequeñas durmientes en sus brazos. .
 
    End del flash back
 
Así fue como encontramos o en realidad a como conocimos a nuestra madre, de eso ya 20 años más o menos, al inicio fue extraño y difícil pero juntas, oh! Perdón! Yo soy Cleo, y es un placer para mi hna Clio y para mi el contarles esta gran aventura... Como les decía antes, fue difícil al inicio, pero sólo en las primeras semanas, luego un años después llegó Henry.
 
       Flash Back 
 

1 año después...
 
El recién iniciado matrimonio del heredero de Leonard Potter, Charlus Potter junto a su esposa Clary Potter antes Black, era muy feliz con el reciente nacimiento de sus gemelos, el mayor de nombre  James Charlus Potter Black y el menor de nombre Henry Pentecost Potter Black, ambos bebés a pesar de ser gemelos eran muy distintos pues no se parecían en nada, James era cabello negro como la noche, e indomable, piel canela y ojos avellana mientras de Henry era ojos azules, cabello azabache muy oscuro, cabello salvaje pero manejable, piel pálida. La familia era plena y feliz, al menos hasta que Leonard Potter intervino y vida de uno de los niños dejaría de ser a como la vivía hasta ese entonces.
 
- Olvídalo padre!! - bramó furioso Charlus a su padre Leonard Potter - No voy a permitir que decidas sobre la vida de mis hijos, que por cierto si no lo haz notado, también son tus nietos - vociferó ante las absurdas ideas de este.
 
- Ten más cuidado a como te refieres a mi - advirtió sisean te - Tú primogénito es el único con magia, y tu sabes cuales son las leyes de la naturaleza para con las familias que llegan a tener más de un heredero por parto, el segundo es un completo don nadie, para que demonios lo quieres sino posee magia - asevero viendo a ambos bebés en los brazos de su nuera - Lo mejor que puedes hacer es deshacerte de él - aconsejó.
 
- Y yo ya te dije que no lo voy hacer, es mi hijo y no lo voy a dejar por nada del mundo, así sea un squib - sentenció Charlus.
 
- Leonard - hablo severa Clary la esposa de Charlus - Mi esposo ya ha hablado y si usted no entiende pues es muy su problema, si segura con la misma cantaleta, le pido se vaya de mi casa y nos deje en paz - ordenó muy seria.
 
Incrédulo ante el descaro de su nuera por el pedido de esta, dio media vuelta enojado pero fue un engaño porque al instante siguiente dio la vuelta y lanzó un hechizo a estos, sostuvo al pequeño James mientras que el Hno. De este caía y del susto se ponía a llorar, aún entre los brazos de su madre.
 
- Bien pequeño James, tu serás el siguiente heredero de la familia Potter - aseguró mientras se lo dejaba a la elfina que con miedo obedecía a este y si sabía lo que le convenía era mejor mantenerse callada a pesar de no estar de acuerdo - Y tu pequeño engendro, no volverás a pisar mi casa jamás - sentenció mientras desaparecía de la casa con el bebé en brazos no importándole el bienestar de este pues al ser un bebé las apariciones no eran buenas para estos.
 
~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~•~

 
Mientras que en un castillo en medio de un bosque dos niñas le deseaban buen viaje a su madre.
 
Clio: Madre - habló bajando las escaleras mientras que su hna aparecía por un pasillo de la planta baja - Regresa pronto - pidió dándole un abrazo.
 
Cleo: Dales nuestros saludos a tía Morte y a tía Destino - dijo mientras se unía al abrazo.
 
- Descuiden mis niñas, se los daré, pero no hagan travesuras en mi ausencia - advirtió con voz dulce dándoles un beso en la frente a cada una.
 
Clio: Oh!! Que pura mala fe conmigo, si yo no hice nada, lo del grifo fue un accidente - se quejó haciendo mofletes viendo se adorable.
 
Cleo: Le arrancaste las plumas del lomo, mientras volábamos en el - rememoró con una mano en el mentón.
 
Clio: No había de donde sujetarse - se defendió con las mejillas rojas mientras su hna y su madre se reían a costa suya.
 
Cleo: Igual, el pobre quedó traumado - mencionó con fingido pesar - Madre prometemos no hacer ninguna travesura, pero ¿podemos dar paseos por el bosque? - 
 
- Claro que si - dijo mientras una brecha se abría en medio del salón - Regresare en unos días - aseguró mientras entraba en la brecha y luego esta se cerraba.
 
^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*^*
 
Llevaban media hora paseando por el bosque, amaban la naturaleza y más ir en el lomo de triz, un ciervo rey que les tenía mucho cariño, pero de pronto la paz del bosque se vio interrumpido por un llanto, algo que llamó su atención.
 
Clio: Triz, puedes llevarnos hasta el lugar de donde proviene el llanto - pidió inclinandose hasta hablarle en la oreja mientras le acariciaba en cuello.
 
Cleo: Tú crees que le haya pasado lo mismo que a nosotros - indagó más asegurando que otra cosa, pues había oído a su hna Agnes decir ante que algún día a ella y a su hna Clio las abandonarían en el bosque por ser una vergüenza para la familia.
 
No dijeron más, simplemente dejaron que el ciervo las guiara al lugar, llegando a un claro, el más hermoso que hubieran visto jamás, las hadas, thriadas, sirenas y ninfas se bañaban ahí claro que al parecer todas estaban reunidas en un solo punto, rodeando algo, al acercarse vieron que se trataba de un hermoso bebé.
 
- Princesas!! - dijeron las sirenas mientras se acercaban a la orilla, una de ellas cargaba al bebé.
 
- Un hombre lo ha dejado aquí - aseguró una ninfa.
 
- Cierto, todas nos divertíamos pero algo nos asustó, fue como un plop y por eso nos escondimos - confirmó una hada.
 
Clio: Gracias, por haberlo cuidado, mi hna y yo nos haremos cargo - aseguró mientras bajaba del ciervo y se acercaba a la sirena que cargaba al bebé.
 
Cleo: Prometemos traerlo siempre que las visitemos - prometió viendo al bebé el cual al verlas les sonrió haciendo que sus ojos brillarán como esmeraldas al sol, eso las sonrojó a ambas pues era un bebé precioso.
 
Clio: Tu serás nuestro hermano de ahora en adelante - sentenció mientras lo acercaba a sus labios para darle un beso en la frente.
 
End del flash back
 
Y desde entonces hemos sido felices, pero nuestro Hno. Menor nace hoy y madre nos ha permitido verlo con ella, por cierto yo soy Henry, y me es un placer compartir esta aventura con todos ustedes.
 
Clio: Vamos, que no me lo quiero perder - aseguró impaciente.
 
Cleo: Impaciente!! - reprochó con cariño mientras sonreía y negaba con suavidad.
 
Henry: Pero tiene razón - apoyo a su hna Clio.
 
Corrieron al salón donde su madre los esperaba, con una sonrisa de esas hermosas que sólo ella sabía darles y que demostraban cuanto los amaba.
 
Cleo: ¿Ya nació? - indagó mientras le daba un beso en la mejilla a su madre, misma acción ejercida por sus otros Hnos.
 
Clio/Henry: Por favor, di que no - rogaron.
 
- No, aún no nace, llegan justo a tiempo - aseguró mientras cerraba la puerta y una luz salió de su mano y se sitió en el centro del cuarto, esta creo hasta hacerse bastante grande, como de su tamaño y luego personas se comenzaron a ver, como una escena de un lugar distinto al suyo donde una mujer daba a luz.
 
=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=•=
 
En otro lugar...
 

Era una noche de luna nueva, del 6 de junio y en la mansión Malfoy, la señora Malfoy estaba dando a luz. La medibruja que la atendía estaba sorprendida, pues la barriga de la bruja irradiaba luz, era la primera vez que atendía un caso como ese.
 
Lucius: Madame ¿qué significa esa luz? - preguntó consternado.
 
- No lo se, señor Malfoy... Para ser sincera es la primera vez que veo algo como esto - confesó sincera la medibruja.
 
Cissa: Lucius!!! - exclamó debido a una nueva contracción, apretando fuertemente la mano que éste le ofrecía - Es especial amor, nuestra bebé es especial - mencionó entre lágrimas y sudor debido a las contracciones desconcertando a su esposo en cierta manera.
 
- Muy bien señora Malfoy, cuando yo le diga que puje, usted puja - advirtió mientras se acomodaba mejor entre las piernas de la mujer - Puje!! - ordenó.
 
- Aaaaaahhhhh!!!! - 
 
Así estuvieron un buen rato, hasta que algo los alegró y llenó de felicidad sus corazones.
 
- Bua!!, bua!!, bua!! - lloraba la recién nacida, cubierta de sangre y placenta.
 
- Es una niña - avisó la medibruja alegrando a la pareja mientras limpiaba a la bebé - Es una sana y poderosa nena, su nivel de magia es sorprendente - informó asombrada, cediéndole la bebé al matrimonio.
 
- Aaaaahhhh!!! - gritó de nuevo Narcissa ante una nueva contracción.
 
Cissa: ¿Qué sucede? - preguntó alarmada.
 
- Tal parece que no solo era uno, sino dos bebés señores - informó la medibruja - Bien, puje - ordenó sacando de su estupor a la pareja, que estaban en shock ante la información.
 
Cissa: Sáquelo!!, saque a esta maldita cosa de mis entrañas!! - exclamó, pues sabía que el bebé sería un completo squib, y una deshonra para su estirpe - Aaaaahhhh!!! Maldita cosa!!! Me vas a matar!!! - rumio mientras pujaba y sentía que la desgarraban por dentro - Sal de una puta vez, engendro infeliz!! - bramó con dolor - ¡¡¿Porqué demonios no sale?!! - rugió con furia y dolor.
 
- No lo se - respondió asombrada y triste por el seguro destino que esa criatura iba a tener en esa casa.
 
Cissa: ¡¡¿Cómo que no lo sabe?!! - exclamó iracunda - Saque a esta maldita cosa de una vez, no importa si tiene que matarlo en el proceso, hágalo!! - ordenó.
 
- Haga un último esfuerzo señora Malfoy - pidió ignorando la palabrería de esta.
 
Tras varios intentos más, el bebé por fin salió, era hermoso, pequeño y bello, sano y saludable.
 
- Es un niño - avisó con cariño mientras limpiaba al bebé - Pero no siento su magia - informó con pesar ante esto, más con la mirada de odio que la madre del pequeño le dirigía.

 
+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+*+
 
- ¡Madre! - dijeron al unísono, indignados con la bruja que dio a luz a su pequeño Hno. Menor.
 
- Tranquilos mis niños, aún no es momento - aseguró, con una sonrisa suave, pues sabía que el destino de su hijo sería diferente que el de sus Hnos. Mayores. (
 

Notas finales:

Isabel: Y eso fue todo el capitulo 

Midori: Pero no se pierdan el proximo capitulo de su novela  ....

Isabel: No Mid olviden eso sigan disfrutando de la proxima actualizacion

Midori: Jajajajja ya parecemos propoganda de television

Isabel: Cierto sigan sintonizandonos ppr este canal y a la misma hora  

Midori:Jejejejeje esperamos sus rw para saber si les gusto

Isabel: Si les divirtio 

Midori: O si nos quieren decir cualquier cosa

Mid e Isa: Sayonaraaaaa nos vemos  

¡¡¡Sonido de disco rayado!!!...  

Isa: Esperad!!!...  

Mid: ¿Que pasa Isa?  

Isa: Nada malo Mid, no te preocupes, es sólo que esta historia y otras que crearemos juntas serán subidas también en las otras plataformas...  

Mid: Oh!! Cierto, cierto, así que podeis visitar también Slasheaven, Wattpad y Fanfiction...

Mid e Isa: Ahora si, Arribedercci.  

lady magia:

https://i.pinimg.com/474x/f6/b7/ab/f6b7ab8b27208e55a2069378e4c7d69d--galadriel-elrond.jp  


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).