Login
Amor Yaoi
Fanfics yaoi en español

Delfin de Plata por Jesskebede

[Reviews - 0]   LISTA DE CAPITULOS
- Tamaño del texto +

Notas del capitulo:

Primer Capítulo: Todo iba bien, hasta que dieron las 12 de la media noche. 

Capitulo 1. - Anillo de Plata.

 

 


Corrió lo más rápido que pudo, cuando uno de sus compañeros le informó que él se encontraba mal, realmente mal y lo necesitaba, lo más pronto posible.

 

[... 25 minutos antes...]

 


Eran las 12 de la noche. Media noche, cuando aún se encontraba en la Torre de Hokage. Supervisando a los recién llegados de una misión de reconocimiento en las afueras del País de las Aguas Termales.

No era misión grave ni de suma importancia, la cuál, lo tuviera que tener a él precisamente, esperando a esas horas de la noche a que él trío enviado a esas tierras llegasen agotados y ofuscados de 4 a 5 días de cansancio minuto a minuto.

Esos tres chicos aún eran demasiados jóvenes y ya habían sido asignados a una misión a otro país. Un notable logro cuando un joven ninja va avanzando bien en sus entrenamientos y misiones base.

Más cuando, con ellos va una Jonin de alto rango como lo era Kurenai Yuhi. Quién extrañamente para su gusto, llegaba demasiado simpática para tantos días fuera de la aldea.

  - ¡Iruka Sensei! ¡Que adorable de su parte venir a recibirnos!. - El moreno simplemente abrió los ojos, confundido, según recordaba Kurenai nunca saludaba así, a menos que fuera Asuman quién fuera esa persona.

  - Vamos. ¿Porqué era cara?. - En esos momentos llegaron Kotetsu e Izumo, quiénes traían los informes que irían directamente a dónde estaba la Quinta Hokage.

Ambos sonrientes e inmersos en sus pensamientos, en medio de conversaciones que no alcanzaba a oír por lo bajo de la conversación y el secretismo que iban manejando ambos.

" ¿Pero, que rayos? " . - Miró como se iban sin más la pareja, quién lo ignoro sin problema y después miró como la Jounin se marchaba con los tres chunin que ni siquiera los había saludo formalmente.

  - Hey, Iruka. Tienes un mensaje. - Genma lo miró serio, mientras el contrario no terminaba de entender cuál había sido su encargo en esos 5 minutos de asistencia.

La de llevar los documentos, no creía, ya dos chunin de confianza de la hokage los llevaban con seriedad... O eso creía.

Así que no entendía nada. Aunque esperaba no haber fallado la misión, porqué todo el mundo conocía el carácter de la Quinta Hokage y no quería recibir un golpe que lo hiciera atravesar alguna pared.

O un regaño...

  - Espero, que sea claro ese mensaje, Genma. - El castaño únicamente enarco una ceja confundido, antes de extenderle una especie de carta sin mayores comentarios.

  - ¿De qué hablas?. - Negó el más alto, tratando de verse casual y no incómodo, quería evitar buscarse un problema innecesario con un ninja tan habilidoso como lo era Genma.

Iba a ser un desastre si le buscaba tres pies al gato.

  - Olvidalo. - Contestó apenado, tomando inseguro la carta. Dándose cuenta que era un completo caos de caligrafía y de calidad en el papel.

Estaba demasiado arrugada y poco cuidado, de color amarillo a consecuencia de la vejez de dicho papel.

Parecía una absurda broma que alguien lo hubiera usado como para una misiva. Hasta que leyó lo que está decía y murmuraba impropiedades para uno de los docentes más estrictos de la academia.

Genma únicamente subió ambas cejas sorprendido por ver a Umino así, por primera vez, desde que lo conocía hacia más de 10 años.

  - ¡Debo irme!. - Salió corriendo de una forma aparatosa, mientras su mente iba llenando de pensamientos turbios e insanos.

  - Si... - Murmuró Genma, viendo como todo se veía demasiado irreal e incómodo.

  - Está demente. - Creía que el grupo 7 y los demás lo eran únicamente, pero ahora hasta un docente tan respetable podía perder la cordura, como había visto.

Konoha estaba perdida. Demasiado perdida.

[... Actualidad...]


  - Kakashi, imbecil. - Mascullo entre dientes, mientras saltaba de techo en techo, de hogar en hogar, de un núcleo familiar a otro, olvidandose totalmente de ser sigiloso. .

La ira como la preocupación lo estaban consumiendo por completo, estaba perdiendo la cabeza, mientras maldecia estar tan lejos de su casa y del hospital de Konoba.

  - ¡Pero, serás...!. - Abrió con miedo los ojos, cuando en un mal paso resbaló de una teja suelta de la casa de frente y veía como el cielo era su nueva visión, sin mucha ambición.

" Kakashi se encuentra mal. Ven enseguida a casa." Lo que decía la misiva dolía y le aterraba por completo, mientras en la firma grababa con nerviosismo un rubio bien querido... Naruto.

Era una mierda, a veces la vida.

" Te amo.". - Su cuerpo no reaccionó a tiempo, cuando tocó el suelo y todo su cuerpo dolió como los mil y un demonios.

Sus huesos crujieron con una sincronía maldita, en cuánto dio de lleno en contra del duro y polvoriento suelo. Golpeando lo que era la totalidad sus piernas y brazos, como cabeza, con demasiada fuerza debido a la velocidad en la que iba con urgencia a casa.

Duro 3 días en coma, debido al daño total de todo su cuerpo.

Se sentía ligeramente patético cuando se lo dijo el médico un poco serio, haciendolo creer que lo era, pues muchos ninjas habían sufrido cosas peores y el, ni siquiera una caída había podido evitar.

  - P... Pero... - Susurró con un horrible dolor en todo su cuerpo y sobre todo en su cabeza, la cual, sentía como si se fuera a partir en miles de pedazo cuando respiraba o la giraba un poco.

  - Tranquilo, tranquilo. - Trató de tranquilizar un joven peligris, quién veía preocupado como su novio, se encontraba lastimado y agotado por tres días en total inmovilidad.

  - ¡Kakashi! ¿Estas bien?. - Kurenai junto a uno de los médicos del hospital, miraron tan irreal la escena, en dónde el más dañado se preocupaba por cierto ninja que se veía culpable y nervioso.

  - Si, claro que lo soy mi delfincito. - Trató de sonar lo más calmado posible, pero ver a su amado con un enorme e incómodo collarín sobre su bello cuello, le hacia la tarea demasiado difícil.

Al final estaría bien, sólo necesitaba un par de semanas para descansar y estar mucho menor.

Era en cierta medida una ventaja que fuera un ninja, pues contaba con entrenamiento que le hacía más resistente y eso sería algo mucho más rápido, si un civil se lastimaba de esa manera.

  - Dime la verdad... - Rogó, levantando con dificultad uno de sus brazos hasta el rostro de su amado, el cuál no contaba con su característica máscara.

  - Dímelo. Naruto me mandó una carta... - Se estaba desesperando. En verdad.

  - Amor. - El contrario tomó firmemente su mano, entre las suyas. - Estoy bien, amor. Eso ya no es de importancia.

Sonrió con sinceridad, mientras Kurenai sacaba con incomodidad al doctor quién veía confundido la escena.

No entendía nada.

  - ¿Entonces? ¿Ya estás mejor?. - Sonrió preocupado aún, pero creería lo que su pareja decía. No podía no creerle, cuando ambos se amaban como lo hacían y compartían su vida hacia ya 3 años.

  - Te amo. - Susurró el mayor, besando con dulzura la frente del castaño mientras con su otro mano libre, apretaba con fuerza una pieza clave.

  - Debes descansar. - Susurró, apretando con cariño ambas manos del castaño, hasta que este durmiera con calma.

" ¿No creen que está tardando?" Una pelirrosa, miró a su sensei con preocupación. Ya eran las 2 de la noche y no había llegado a casa, aún cuando Kurenai junto a sus alumnos ya hubiesen llegado, hacía casi 2 horas.

Kakashi únicamente medito un par de segundos, antes de salir a buscar a su delfin seguido de Sakura, Naruto y Kiba, quién iba seguido de Akamaru.

Al poco se unió Gai quién iba con un semblante severo.

Sakura junto a Kiba, fueron los que encontraron un inconsciente Umino, quién se encontraba tirado en medio de un callejón, con un charco de sangre y una carta mojada de carmín, cercana a él.

Le dio un último beso en la frente y salió, con un anillo de plata con una gema de color blanca, en sus manos y un corazón doloroso.

Había planeado esa noche con 4 días de anticipación y todo estaba fríamente calculado, incluso Tsunade estaba de acuerdo y había apoyado en detener más tiempo a un castaño confundido.

Nadie discutiria con una mujer de carácter poderoso.

Era regla básica de supervivencia.

Pero todo no valió la pena, aunque no se iba rendir.

Kakashi Hatake nunca se rendía.

 

 

Continuará.

 

 

 

Notas del Autor:

Hace un tiempo hice una historia donde Iruka era el villano y sentí incomodidad intensa, así que quise darle romance a las cosas uwu #NomesaleaIrukacomovillano2


Si quieres dejar un comentario al autor debes login (registrase).